GO­YA, PI­CAS­SO Y DA­LÍ, TRES GE­NIOS FAS­CI­NA­DOS POR LA PA­SIÓN

Ar­te es­pa­ñol. Se ex­hi­ben en el Mu­seo La­rre­ta gra­ba­dos de Go­ya, Pi­cas­so y Da­lí, uni­dos por un te­ma de dra­má­ti­ca in­ten­si­dad a tra­vés de los si­glos.

Revista Ñ - - NEWS - POR MER­CE­DES PÉ­REZ BERGLIAFFA

Nues­tra vi­da, la vi­da de los es­pa­ño­les, con­sis­te en ir a mi­sa por la ma­ña­na, a los to­ros por la tar­de y al bur­del por la no­che. ¿Cuál es el ele­men­to de unión? La tris­te­za”, co­men­ta­ba Pa­blo Pi­cas­so al es­cri­tor An­dré Mal­raux du­ran­te la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la. Pi­cas­so se­ña­la­ba así una prác­ti­ca con­tro­ver­sial, que lle­va si­glos dis­cu­tién­do­se: la tau­ro­ma­quia. Ejer­ci­cio an­ti­guo, si bien sus orí­ge­nes no son cla­ros, sí hay prue­bas de di­ver­sas for­mas de ca­zar to­ros, de apa­ri­cio­nes de es­tos ani­ma­les en ri­tua­les, jue­gos, fies­tas y espectáculos.

La tau­ro­ma­quia –del grie­go, tau­ros, “to­ros”, y má­cho­mai, “lu­char”– sig­ni­fi­ca “ha­bi­li­dad de li­diar con to­ros”. La co­rri­da de to­ros es la más co­no­ci­da en la con­tem­po­ra­nei­dad. Y es, jus­ta­men­te, el te­ma nu­clear de la ex­po­si­ción que reúne en la Ar­gen­ti­na a tres gi­gan­tes del ar­te es­pa­ñol: Francisco Jo­sé de Go­ya y Lu­cien­tes, Pa­blo Pi­cas­so y Sal­va­dor Da­lí. Ellos se en­cuen­tran en Bue­nos Ai­res a tra­vés de sus obras, en la ex­po­si­ción Go­ya+ Pi­cas­so+ Da­lí. Ar­te y tau­ro­ma­quia, mon­ta­da en lel Mu­seo de Ar­te Es­pa­ñol En­ri­que La­rre­ta. Pro­duc­ción ori­gi­nal de la ins­ti­tu­ción, la mues­tra –cu­ra­da por Pa­tri­cia No­bi­lia, par­te del equi­po del mu­seo– fu­sio­na se­ries de gra­ba­dos de tres ar­tis­tas de épo­cas y con­tex­tos muy di­ver­sos, que gi­ran con es­tos tra­ba­jos al­re­de­dor de un pun­to de con­fluen­cia: la tau­ro­ma­quia.

“La ex­po­si­ción la ar­ma­mos con los tra­ba­jos de Go­ya que son pa­tri­mo­nio del mu­seo La­rre­ta, más gra­ba­dos de Pi­cas­so y Da­lí pro­ve­nien­tes de co­lec­cio­nes pri­va­das de la Ar­gen­ti­na”, ex­pli­ca No­bi­lia. Ca­da ar­tis­ta ocu­pa una sa­la: den­tro del re­co­rri­do ex­po­grá­fi­co, el pri­me­ro de los es­pa­cios es el de­di­ca­do a los tra­ba­jos de Pi­cas­so. Gran aman­te de las co­rri­das de to­ros, a las que acu­dió pri­me­ro cuan­do niño acom­pa­ñan­do a su pa­dre y más tar­de con sus ami­gos Geor­ges Bra­que, Jean Coc­teau y Geor­ges Ba­tai­lle, es fá­cil ob­ser­var en ge­ne­ral, en su pro­duc­ción, la fas­ci­na­ción que el ani­mal ejer­cía so­bre el ar­tis­ta. El ejem­plo más co­no­ci­do es qui­zá el “Guer­ni­ca”. Pin­ta­do en 1937 en alu­sión al bom­bar­deo na­zi so­bre esa ciu­dad ese mis­mo año, un to­ro apa­re­ce en el ex­tre­mo su­pe­rior iz­quier­do de la obra. El to­ro mi­ra fi­ja­men­te a los es­pec­ta­do­res mien­tras que el res­to de los per­so­na­jes no: se en­cuen­tran con sus ojos desor­bi­ta­dos, de­ses­pe­ra­dos por la vio­len­cia y la gue­rra.

En la sa­la de­di­ca­da a los gra­ba­dos de Pi­cas­so, hay di­ver­sas re­fe­ren­cias a la re­la­ción que es­ta­ble­ció el ar­tis­ta con la fi­gu­ra del to­ro: las obras ex­hi­bi­das po­drían re­pre­sen­tar –es­ta­ble­ce la cu­ra­do­ra de la ex­po­si­ción– una me­tá­fo­ra de las relaciones hu­ma­nas o un en­fren­ta­mien­to de fuer­zas ele­men­ta­les y opues­tas, des­de las más vio­len­tas has­ta las del amor y el ero­tis­mo. En es­te espacio hay gra­ba­dos so­bre li­nó­leo (“Avant la pi­que”, 1956); agua­tin­tas, es de­cir, gra­ba­dos so­bre cha­pa, co­mo el de­li­cio­so, ex­pre­si­vo y sin­té­ti­co “Del ál­bum de di­bu­jos rea­li­za­do en Va­llau­ris”, de 1961 y más agua­tin­tas que con­for­man el ti­ra­je de do­ce prue­bas ad­jun­ta­das al li­bro Tau­ro­ma­quia o el ar­te de to­rear, de Pe­pe Illo, edi­ta­do por Gus­ta­vo Gi­li en 1959.

En es­te li­bro –va­rios de sus gra­ba­dos se ex­po­nen en es­te sec­tor de la mues­tra– Pi­cas­so ilus­tró ca­si to­dos los mo­men­tos de la

la co­gi­da del to­re­ro, los pa­ses de mu­le­ta y ve­ró­ni­ca, el sal­to en ga­rro­cha so­bre el ani­mal. Y aun­que es­ta última prác­ti­ca du­ran­te los años en que vi­vió Pi­cas­so ya no se uti­li­za­ba, los tra­ba­jos pa­re­cen ha­ber si­do ins­pi­ra­dos a par­tir de al­gu­nos de los gra­ba­dos de Go­ya: re­tro­ali­men­ta­ción, es­tu­dio e ins­pi­ra­ción de Pi­cas­so en uno de los ar­tis­tas que más ad­mi­ra­ba.

Den­tro de es­ta mis­ma sa­la se observa el úni­co tra­ba­jo de la mues­tra en que apa­re­ce el cu­bis­mo de Pi­cas­so. Tam­bién se ex­po­ne aquí un de­li­cio­so y bre­ve vi­deo que si­gue la evo­lu­ción de la fi­gu­ra del to­ro en las dis­tin­tas eta­pas de Pi­cas­so.

Es ne­ce­sa­rio men­cio­nar que el mu­seo en

el que se rea­li­za la ex­po­si­ción fue la ca­sa del es­cri­tor y di­plo­má­ti­co En­ri­que La­rre­ta, ad­mi­ra­dor del Si­glo de Oro es­pa­ñol, y quien vi­vió en Eu­ro­pa en­tre 1910 y 1916, ad­qui­rien­do en­ton­ces obras y mo­bi­lia­rio que dan cuen­ta del es­ti­lo mu­dé­jar, del an­da­luz, y del Re­na­ci­mien­to y ba­rro­co eu­ro­peos. Por eso no sor­pren­de el ba­ño his­pano-mo­ris­co que es par­te del re­co­rri­do de la mues­tra. Allí se dis­pu­sie­ron si­llas pa­ra ob­ser­var un vi­deo en dos pan­ta­llas que in­clu­ye es­ce­nas que van des­de las cue­vas de Al­ta­mi­ra y Las­caux has­ta la ac­tua­li­dad. El vi­deo tam­bién re­gis­tra las protestas de los gru­pos que se ma­ni­fies­tan con­tra las co­rri­das de to­ro. “A ni­vel re­gio­nal hoy hay co­rri­das só­lo en Mé­xi­co,

Pe­rú y Co­lom­bia”, ex­pli­ca No­bi­lia.

La sa­la si­guien­te abre pa­so a los gra­ba­dos de Go­ya. Al­gu­nas de las plan­chas de co­bre de los tra­ba­jos pre­sen­tes fue­ron fir­ma­das y fe­cha­das en 1815, lo que in­di­ca que Go­ya, a la par, es­ta­ba con­clu­yen­do los gra­ba­dos de “Los desas­tres de la gue­rra” y los di­bu­jos pre­li­mi­na­res de sus fas­ci­nan­tes “Dis­pa­ra­tes”. Una pre­gun­ta so­bre­vue­la es­ta par­te de la ex­po­si­ción: ¿qué ra­zón im­pul­só a Go­ya a rea­li­zar una se­rie so­bre la tau­ro­ma­quia, lue­go de ha­ber crea­do, tam­bién, tra­ba­jos su­ma­men­te crí­ti­cos ha­cia las ins­ti­tu­cio­nes y la so­cie­dad? Por un la­do, la pre­sen­cia de un go­bierno opre­si­vo (con Fer­nan­do VII al trono) y la res­tau­ra­ción del Tri­bu­nal de la In-

qui­si­ción; por otro, las co­rri­das de to­ros vol­vían a es­tar per­mi­ti­das, lue­go de su prohi­bi­ción en 1805 por par­te de Car­los IV. An­te es­to, Go­ya –que vi­vía una si­tua­ción pre­ca­ria y ne­ce­si­ta­ba sus­ten­tar­se– pu­bli­có en 1816 un anun­cio en la Ga­ce­ta de Ma­drid en el que co­men­ta­ba la ven­ta de “es­tam­pas in­ven­ta­das que re­pre­sen­tan di­ver­sas suer­tes de to­ros”: la tau­ro­ma­quia era un te­ma que no “mo­les­ta­ba” a los po­de­res, pen­só Go­ya, sin im­pli­can­cia po­lí­ti­ca, li­bre de “sos­pe­chas”; y que se­ría fá­cil­men­te ven­di­ble. Sin em­bar­go, el éxi­to co­mer­cial de es­tos gra­ba­dos fue li­mi­ta­do.

En la sa­la si­guien­te –última de la mues­tra– se mues­tran las ori­gi­na­les li­to­gra­fías y he­lio­gra­ba­dos de Da­lí. Allí se ex­po­ne tam­bién un vi­deo so­bre el pi­so, en que ca­da gra­ba­do del ar­tis­ta su­rrea­lis­ta su­fre una trans­for­ma­ción, un pa­sa­je: Da­lí creó es­tos tra­ba­jos ba­sán­do­se en los gra­ba­dos rea­li­za­dos por Pi­cas­so men­cio­na­dos an­te­rior­men­te, pu­bli­ca­dos por Gi­li. En el vi­deo, gra­cias a la edi­ción di­gi­tal, pue­den ob­ser­var­se los pa­sa­jes de “La es­ta­tua”, “Tau­ro­ma­quia su­rrea­lis­ta. La te­le­vi­sión”, “El piano so­bre la nie­ve” y “Tau­ro­ma­quia en el ca­jón”, to­das crea­das en­tre 1966 y 1967. La fa­bu­lo­sa se­rie de li­to­gra­fías co­lo­rea­das, ex­pre­sa el in­men­so pla­cer que da­ba a Da­lí el te­ma de las co­rri­das de to­ros: “En una co­rri­da po­dría mo­rir­me de una so­bre­do­sis de susto y de gus­to”, so­lía de­cir el ar­tis­ta, vi­si­tan­te asiduo de es­tos even­tos.

Es im­por­tan­te ob­ser­var que ca­da vez que apa­re­ce un piano en al­guno de los tra­ba­jos de Da­lí, se lo re­la­cio­na con su ni­ñez, cuan­do su pa­dre de­ja­ba abier­tos so­bre el piano fa­mi­liar li­bros de me­di­ci­na con fo­to­gra­fías de per­so­nas con en­fer­me­da­des ve­né­reas. No en vano los pia­nos apa­re­cen aquí, en sus pin­tu­ras, y has­ta en Un pe­rro an­da­luz, la pe­lí­cu­la de Luis Bu­ñuel con guión de Da­lí.

Da­lí te­nía el sueño de rea­li­zar una “co­rri­da su­rrea­lis­ta” jun­to al to­re­ro Luis Mi­guel Do­min­guín. El plan era fi­na­li­zar la per­for­man­ce con dos he­li­cóp­te­ros, uno sa­can­do a un to­ro de la pla­za y otro lle­ván­do­se a Do­min­guín. Pe­ro Da­lí mu­rió sin po­der con­cre­tar su pro­yec­to. El via­je su­rrea­lis­ta de un to­ro en he­li­cóp­te­ro que­dó pen­dien­te.

“Des­gra­cias acae­ci­das en el ten­di­do de la pla­za de Ma­drid, y muer­te del al­cal­de de To­rre­jón”, 1816, gra­ba­do de Francisco Jo­sé de Go­ya y Lu­cien­tes.

Uno de los gra­ba­dos de Pa­blo Pi­cas­so ex­pues­tos en la mues­tra del Mu­seo La­rre­ta.

De­ta­lle de “Tau­ro­ma­quia su­rrea­lis­ta”, de Sal­va­dor Da­lí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.