“BA­TA­LLAS AÉ­REAS”, CUAN­DO LA MUER­TE LLE­GA DES­DE EL CIE­LO

El au­tor de Ba­ta­llas aé­reas ahon­da en es­ta en­tre­vis­ta en la par­ti­ci­pa­ción del avión en la vio­len­cia po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na, del ´55 a los vue­los de la muer­te.

Revista Ñ - - NEWS - POR AGUS­TÍN VA­LLE

Hay muy po­cas obras so­bre el bom­bar­deo a Bue­nos Ai­res del 16 de ju­nio de 1955, y es­te es el pri­mer li­bro es­cri­to por un pi­lo­to: un li­bro so­bre el bom­bar­deo, pues, y la ca­si des­co­no­ci­da ba­ta­lla aé­rea so­bre el Río de la Pla­ta, he­cho por al­guien que pien­sa des­de el avión. Des­de el avión en­tien­de la en­ver­ga­du­ra de que un avión na­val se­di­cio­so ha­ya si­do de­rri­ba­do por un pi­lo­to leal de la Fuer­za Aé­rea, Ernesto Mu­ñe­co Adra­das, des­de su Glos­ter Me­teor, “el pri­mer com­ba­te aé­reo con de­rri­bo en Su­da­mé­ri­ca pro­ta­go­ni­za­do por un avión jet”. Ale­jan­dro Co­ve­llo es pi­lo­to de Ae­ro­lí­neas Ar­gen­ti­nas y se for­mó co­mo pi­lo­to de Fuer­za Aé­rea. Ade­más es­cri­be li­bros so­bre se­gu­ri­dad ope­ra­cio­nal y ac­ci­den­tes aeo­ro­náu­ti­cos, y, tam­bién, in­te­gra ha­ce trein­ta años el Se­mi­na­rio de los jue­ves coor­di­na­do por To­mas Abraham. “Su co­no­ci­mien­to per­so­nal de la pers­pec­ti­va aé­rea su­po­ne una di­fe­ren­cia con cual­quier his­to­ria­dor o cro­nis­ta que des­co­noz­ca lo que sig­ni­fi­ca pa­sar par­te del tiem­po en el aire”, se­ña­la Christian Fe­rrer en su pró­lo­go a Ba­ta­llas Aé­reas (Edi­cio­nes Cic­cus). Co­ve­llo re­pa­sa los orí­ge­nes de la avia­ción y la tem­pra­na con­ver­sión del avión en má­qui­na de ma­tar (di­ce tam­bién Fe­rrer: “Aun­que en su mo­men­to fue ma­nio­bra­do por ama­teurs –ama­do­res–, su so­la exis­ten­cia ya anun­cia­ba su pron­to de­ve­nir en ins­tru­men­to de gue­rra. (…) Pron­to se des­cu­bri­ría que un avión po­día ser el se­me­jan­te de los pá­ja­ros: tan­to unos co­mo otros son se­res oví­pa­ros”. Así pues, su­mán­do­se a obras co­mo La masacre de Pla­za de Ma­yo, de Gon­za­lo Cha­ves, Co­ve­llo in­ves­ti­gó tan­to vía tra­ba­jo de ar­chi­vo co­mo me­dian­te en­tre­vis­tas, y ela­bo­ró un re­la­to a la vez mi­nu­cio­so y tan­gi­ble so­bre las par­ti­ci­pa­cio­nes del avión en di­ver­sos epi­so­dios de vio­len­cia po­lí­ti­ca. Desem­bo­ca en su cen­tro, la masacre del ´55, año del que que­dan fo­tos de los avio­nes gol­pis­tas pin­ta­dos con el le­ma “Cris­to Ven­ce”: aca­so los pi­lo­tos se da­ban una jus­ti­fi­ca­ción sub­cons­cien­te por sen­tir una afi­ni­dad elec­ti­va en­tre te­rro­res que cas­ti­gan des­de el cie­lo. To­do sol­da­do es­par­ce la muer­te en nom­bre de al­go, se­ña­la Fe­rrer en el pró­lo­go. Pe­ro “no to­do cie­lo es ne­gro”, di­ce Co­ve­llo. El li­bro in­clu­ye una be­llí­si­ma se­rie de ilustraciones de los avio­nes enu­me­ra­dos en es­ta his­to­ria, he­chas por Pa­blo Al­bor­noz; y co­mien­za con un epí­gra­fe: “Un li­bro se abre en cual­quier lu­gar, una ha­bi­ta­ción, un tren (…). Si abris­te es­te li­bro, te pi­do que abras una puer­ta, una ven­ta­na o si es­tás en un jar­dín mi­res ha­cia arri­ba. Lo que te pi­do, es­ti­ma­do lec­tor, es que mi­res el cie­lo an­tes de con­ti­nuar le­yen­do”. –¿Qué par­ti­cu­la­ri­da­des tu­vo el ata­que so­bre Bue­nos Ai­res del 16 de ju­nio, des­de su pers­pec­ti­va ae­ro­náu­ti­ca? –Fue un he­cho iné­di­to de to­da la his­to­ria y to­dos los pue­blos. Ha­bía ha­bi­do bom­bar­deos en ciu­da­des abier­tas en gue­rras co­lo­nia­lis­tas, gue­rras mun­dia­les, gue­rras ci­vi­les, pe­ro ja­más se ha­bían des­car­ga­do toneladas de ex­plo­si­vos so­bre una ciu­dad abier­ta cuan­do no ha­bía ni enemi­go ex­terno ni enemi­go ci­vil ni ma­ni­fes­ta­ción vio­len­ta en la ca­lle, ni na­da. La pri­me­ra olea­da la die­ron trein­ta avio­nes: hay que ima­gi­nar­se trein­ta avio­nes des­car­gan­do bom­bas so­bre Bue­nos Ai­res. Mu­rie­ron 308 per­so­nas no­mi­na­das (iden­ti­fi­ca­das); más que en Guer­ni­ca. Cla­ro, en Guer­ni­ca ha­bía re­fu­gios an­ti­aé­reos, es­ta­ban en gue­rra ci­vil. Pen­sá que en la Gue­rra de Mal­vi­nas, du­ran­te los 72 días del con­flic­to, las tres Fuer­zas Ar­ma­das ma­ta­ron a 264 sol­da­dos bri­tá­ni­cos. –¿Y có­mo en­tien­de us­ted ese ata­que en re­la­ción a su ob­je­ti­vo po­lí­ti­co, que pre­sun­ta­men­te era el mag­ni­ci­dio? –Uno de los mi­li­ta­res gol­pis­tas, Ri­ve­ro Kelly, es­cri­bió mu­chos años des­pués que “usar un bom­bar­deo pa­ra ma­tar a una per­so­na es una idea tor­pe (…). Fue una ope­ra­ción psi­co­ló­gi­ca”. Fue el sueño de so­lu­cio­nar to­dos los pro­ble­mas del país des­de un es­car­mien­to ejem­plar y la des­truc­ción ma­si­va des­de el aire. El ideó­lo­go del ata­que, avia­dor na­val Jor­ge Al­fre­do Bas­si, di­jo que se ins­pi­ró en el ata­que ja­po­nés a Pearl Har­bor. So­lo que allá ha­bía más de trein­ta bu­ques de gue­rra, y no ti­pos con ma­le­ti­nes yen­do al tra­ba­jo. Mu­rie­ron me­nos ci­vi­les en Pearl Har­bor que el 16 de ju­nio. El blan­co fue el ciu­da­dano ci­vil. Y es equí­vo­co ha­blar del “bom­bar­deo a la Pla­za de Ma­yo”: bom­bar­dea­ron tam­bién la Pla­za Mi­se­re­re, la CGT de Azo­par­do, la fá­bri­ca de Ja­bón Fe­de­ral, el Pa­la­cio Un­zué, ame­tra­lla­ron las ave­ni­da Ri­va­da­via y de Ma­yo des­de Mi­se­re­re has­ta Ca­sa Ro­sa­da. –¿Qué pien­sa del lu­gar que tie­ne en nues­tros re­la­tos his­tó­ri­cos es­te acon­te­ci­mien­to? –Fui die­ci­séis años pi­lo­to en la Fuer­za Aé­rea y ja­más ha­bía es­cu­cha­do que ese día hu­bo un com­ba­te aé­reo y un avión leal de­rri­bó a uno se­di­cio­so en el Río de la Pla­ta. Toy da­vía mu­chos miem­bros de la Fuer­za en ge­ne­ral no lo co­no­cen. Y más allá de la Fuer­za, la po­lí­ti­ca di­sol­vió el 16 de ju­nio. No so­lo la Li­ber­ta­do­ra; el mis­mo pe­ro­nis­mo lo di­sol­vió. En los tres me­ses en que si­guió go­ber­nan­do Pe­rón, el Es­ta­do no hi­zo nin­gún ac­to por esos muer­tos. El úni­co ac­to fue un pa­ro de la CGT. Creo que Pe­rón no que­ría echar­le más le­ña al fue­go. Re­cién en el go­bierno de Nés­tor Kirch­ner in­dem­ni­za­ron a fa­mi­lia­res de los muer­tos. Cuan­do Eduar­do Luis Duhal­de es­ta­ba en la Se­cre­ta­ría de De­re­chos Hu­ma­nos, el Es­ta­do por pri­me­ra vez sa­có un do­cu­men­to so­bre el he­cho, y la pri­me­ra con­me­mo­ra­ción pú­bli­ca se hi­zo en ju­nio de 2015 en la Ca­sa del Bi­cen­te­na­rio. –Tam­bién son es­ca­sas las obras ar­tís­ti­cas so­bre el he­cho, ¿no? El año pa­sa­do sa­lió El con­ser­je y la eter­ni­dad, no­ve­la de Ri­car­do Ro­me­ro con una es­ce­na den­tro de un edi­fi­cio con el bom­bar­deo de fon­do. –Hay un cuen­to de Pi­glia si­tua­do en el bom­bar­deo. Pe­ro la cultura ca­si no se ex­pre­só so­bre el he­cho. Pe­lí­cu­las, se­ries, no­ve­las, ¿cuán­tas co­no­ce­mos so­bre es­te he­cho? Po­quí­si­mas. Hu­bo pin­to­res ar­gen­ti­nos que pin­ta­ron Guer­ni­ca, y no es­to. Da­niel San­to­ro sí hi­zo un cua­dro [que es ta­pa del li­bro], tam­bién Horacio Cac­cia­bue, que lla­mó a su cua­dro “El Guer­ni­ca ar­gen­tino”, con las mis­mas me­di­das que el de Pi­cas­so; es­tá en el Mu­seo de Ave­lla­ne­da. A ve­ces pien­so si los vue­los de la muer­te, la tra­ge­dia ma­yor, de al­gu­na ma­ne­ra ta­pa­ron al 16 de ju­nio, que fue su pre­pa­ra­ción ideo­ló­gi­ca. –¿En qué sen­ti­do? ¿Lee al­gu­na lí­nea de con­ti­nui­dad en el uso del avión en la vio­len­cia po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na? –Ya en la Se­ma­na Trá­gi­ca de 1920, la Li­ga Pa­trió­ti­ca Ar­gen­ti­na, au­to­ra de la masacre de 1500 per­so­nas en com­pli­ci­dad con la po­li­cía, te­nía su pro­pia bri­ga­da de avia­do­res (era gen­te de cla­se al­ta), con un rol de lo­gís­ti­ca y pro­pa­gan­da. Des­pués, en 1924, en la zo­na del Cha­co, hu­bo una ma­tan­za de in­dí­ge­nas en la zo­na de Na­pal­pí. El go­ber­na­dor Centeno al­qui­la un avión a un ae­ro­club, lo ha­ce vo­lar por un ins­truc­tor que es pi­lo­to del ejército, y en el asien­to de atrás po­nen a un ar­ti­lle­ro, un es­ta­dou­ni­den­se, con un Win­ches­ter (y al­gu­nos tes­ti­mo­nios di­cen que te­nía bom­bas quí­mi­cas in­cen­dia­rias), y se su­man a los gen­dar­mes en la masacre. Fue la pri­me­ra vez que se usó el avión con ar­ma­men­to de gue­rra en la Ar­gen­ti­na. Hu­bo cua­tro­cien­tos muer­tos, más vio­la­cio­nes y tor­tu­ras... –¿Si­mi­lar a la masacre de in­dí­ge­nas en For­mo­sa en el ´47? –La de Rin­cón Bom­ba, sí, muy si­mi­lar, ahí tam­bién par­ti­ci­pó el avión, lle­vó tro­pas de gen­dar­me­ría, y tam­bién le pu­sie­ron una ame­tra­lla­do­ra a uno, pe­ro es di­fí­cil sa­ber su in­ci­den­cia por­que lle­ga en la des­ban­da­da, des­pués de per­pe­tra­da la masacre en tie­rra. Cuan­do el avión ata­ca ci­vi­les, es un ac­to de des­pro­por­ción. Y cuan­do ti­ra un bom­ba, es un ata­que opa­co, el pi­lo­to no ve los muer­tos. De agún mo­do si­mi­lar al dron, ac­tual­men­te. Esa des­pro­por­ción siem­pre es so­bre un “otro”: el ru­so, el ju­dío, el anar­quis­ta, el in­dio, la chus­ma ra­di­cal en el 30, los gra­si­tas en el ´55, los sub­ver­si­vos en el ´76. Mi li­bro re­cons­tru­ye los nu­tri­dos an­te­ce­den­tes ideo­ló­gi­cos de los vue­los de la muer­te.

AR­CHI­VO DE LA RA­ZÓN

En los bom­bar­deos de Pla­za de Ma­yo de 1955 se iden­ti­fi­có a 308 muer­tos. Más que los de Guer­ni­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.