Via­je a la geo­gra­fía de lo in­jus­to

En­tre­vis­ta con Agus Mo­ra­les. Lle­ga pa­ra con­tar có­mo cu­brió la ca­ce­ría a Osa­ma Bin La­den y cien­tos de his­to­rias de mi­gran­tes en Áfri­ca y Me­dio Orien­te.

Revista Ñ - - NOTA DE TAPA - POR ADRIA­NA MUSCILLO

La de­fi­ni­ción de “re­fu­gia­do” en el Dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, de­sig­na a la “per­so­na que, a con­se­cuen­cia de gue­rras, re­vo­lu­cio­nes o per­se­cu­cio­nes po­lí­ti­cas, se ve obli­ga­da a bus­car re­fu­gio fue­ra de su país”. De ahí se in­fie­re que, cuan­do al­guien hu­ye de su tie­rra por cau­sas dis­tin­tas a las men­cio­na­das, no se la de­no­mi­na “re­fu­gia­da” sino “mi­gran­te”. Doc­tor en Le­tras y au­tor de No so­mos re­fu­gia­dos, el es­cri­tor y pe­rio­dis­ta es­pa­ñol Agus Mo­ra­les di­ce que los re­fu­gia­dos no tie­nen un sen­ti­mien­to de per­te­nen­cia a un gru­po, por­que ca­da his­to­ria y ca­da pro­ce­den­cia es dis­tin­ta y pe­cu­liar. Su li­bro in­clu­ye 200 en­tre­vis­tas rea­li­za­das en 17 paí­ses. “Nun­ca es una so­la cau­sa la que de­ter­mi­na la de­ci­sión de huir”, di­ce. Ade­más, Mo­ra­les co­no­ció esas reali­da­des co­mo co­rres­pon­sal de la agen­cia de no­ti­cias EFE, en el Sur de Asia –es­pe­cial­men­te en India, Pa­kis­tán y Ban­gla­desh– y, co­mo ac­ti­vis­ta en Mé­di­cos sin Fron­te­ras, en Áfri­ca y Orien­te Me­dio. Des­de ha­ce tres años, di­ri­ge la re­vis­ta de pe­rio­dis­mo na­rra­ti­vo 5W.

–¿Un re­fu­gia­do es mu­cho más que una per­so­na des­pla­za­da de su ho­gar?

–Creo que hay que evi­tar caer en el cli­ché de la sim­pli­fi­ca­ción. Que una fa­mi­lia ha­ya sa­li­do de Si­ria es­ca­pan­do de la vio­len­cia no la re­du­ce a eso. Con­tar so­lo la pér­di­da, el sufrimiento, se­ría un re­duc­cio­nis­mo.

–En No so­mos re­fu­gia­dos de­cís que no ne­ce­sa­ria­men­te se per­ci­ben a sí mis­mas co­mo ta­les. –Sí, el tí­tu­lo me lo dio un em­pre­sa­rio si­rio que co­no­cí en la is­la grie­ga de Del­fos, él te­nía una fá­bri­ca de ja­bo­nes en Ale­po y ga­na­ba mu­cho di­ne­ro y me di­jo: “No­so­tros no so­mos re­fu­gia­dos, no­so­tros no so­mos par­te de esa ma­sa de per­so­nas que es­tá lle­gan­do a Eu­ro­pa”. ¿Por qué? Por­que la pa­la­bra “re­fu­gia­do” se aso­cia a ham­bre. En­ton­ces, él re­cha­za­ba la eti­que­ta. No hay un sen­ti­mien­to de iden­ti­fi­ca­ción en­tre un etío­pe que ha lle­ga­do a Eu­ro­pa y un si­rio. No se los pue­de agru­par en la pa­la­bra “re­fu­gia­dos”, no exis­te tal co­sa. Y, lue­go, des­de el pun­to de vis­ta le­gal, ya no lo son por­que, de he­cho, no tie­nen re­fu­gio. Por­que no han ac­ce­di­do al asi­lo, por­que vi­ven den­tro de su país, o por­que los lla­ma­mos de otra for­ma.

–Es di­fí­cil que en­ca­jen en una ca­te­go­ría… –Mi­ra, jus­ta­men­te esa dis­tin­ción es el ob­je­to de mi li­bro. He co­no­ci­do a si­rios que sa­lían de Si­ria, en bue­na par­te, por mo­ti­vos eco­nó­mi­cos, por­que que­rían una vi­da me­jor y, tam­bién, he co­no­ci­do a sub­saha­ria­nos que ha­bían lle­ga­do a Li­bia por mo­ti­vos eco­nó­mi­cos, a tra­ba­jar y, cuan­do es­ta­lló la gue­rra, se vie­ron obli­ga­dos a sa­lir de ahí y bus­car la ma­ne­ra de lle­gar a Eu­ro­pa. Y, en es­tos ca­sos, ¿qué son? Son ca­sos mix­tos. Mu­chas ve­ces es com­pli­ca­do ro­tu­lar. Y, ade­más, pue­de ha­ber va­ria­cio­nes en­tre ellos. En 2005, re­cuer­do ha­ber ha­bla­do con af­ga­nos que se ha­cían pa­sar por si­rios, por­que pen­sa­ban que así ten­drían más po­si­bi­li­da­des de lle­gar al nor­te de Eu­ro­pa. Crea­mos ca­te­go­rías y je­rar­quías que pro­fun­di­zan los con­flic­tos

en­tre las per­so­nas.

–Por ejem­plo, a los cen­troa­me­ri­ca­nos que se des­pla­zan se los lla­ma “mi­gran­tes” y, sin em­bar­go, el pro­ble­ma de ellos no es so­lo eco­nó­mi­co sino que no pue­den tra­ba­jar por­que las ma­ras los in­ti­mi­dan con el co­bro de “pea­jes”. –Cla­ro, ellos es­tán hu­yen­do de la vio­len­cia en sus paí­ses. ¿Por qué? Por­que hay gue­rras no de­cla­ra­das. Por­que si al­guien hu­ye de un con­tex­to de gue­rra co­mo el de Si­ria, to­do el mun­do lo re­co­ge co­mo tal pe­ro los cen­troa­me­ri­ca­nos hu­yen de las pan­di­llas, de las ma­ras, de la vio­len­cia in­ter­na, no so­lo de una cri­sis eco­nó­mi­ca, co­mo se cree.

–La “ca­ra­va­na de mi­gran­tes” hon­du­re­ños que quie­re lle­gar a los Estados Uni­dos y la ame­na­za de Trump de ce­rrar la fron­te­ra, si Mé­xi­co no los de­tie­ne, es ta­pa de los dia­rios es­tos días. –Fí­ja­te que los me­dios di­cen: “ca­ra­va­na de mi­gran­tes” pe­ro un “mi­gran­te” no es me­jor ni peor que un “re­fu­gia­do”. Sin em­bar­go, a la opi­nión pú­bli­ca lo que le lle­ga es que es­ta gen­te es­tá sa­lien­do de sus paí­ses por mo­ti­vos eco­nó­mi­cos. Y, en mu­chos ca­sos, no es so­lo eso, sino que su­fren tam­bién de vio­len­cia y ne­ce­si­tan pro­tec­ción, to­do eso no se es­tá con­tan­do de al­gu­na for­ma, eso lo apro­ve­chan de­ma­go­gos co­mo Trump pa­ra ha­cer que su agen­da se cum­pla.

–¿Al­go si­mi­lar pa­só en ma­yo de 2011, cuan­do te to­có cu­brir la muer­te de Bin La­den?

–Sí, yo era co­rres­pon­sal pa­ra EFE en Pa­kis­tán. Des­de el pun­to de vis­ta pe­rio­dís­ti­co fue al­go frustrante por­que fue una noticia re­trans­mi­ti­da des­de Was­hing­ton. Y lo que real­men­te pa­sa­ba en Pa­kis­tán no le im­por­ta­ba a na­die. Es­to es un fe­nó­meno muy tí­pi­co del si­glo XXI. En es­te ca­so, el re­la­to lo cons­truía la ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma. Contrarrestar es­te re­la­to des­de Pa­kis­tán era im­po­si­ble. Uno en­con­tra­ba al­gu­nos de­ta­lles que, al me­nos, ma­ti­za­ran la noticia. Me acer­qué a la ca­sa en la que vi­vía Bin La­den, y se res­pi­ra­ba un aire irreal allí. Con­tar eso, pa­re­cía que no te­nía va­lor, era co­mo si se hu­bie­ra ce­rra­do una eta­pa. Re­cor­de­mos que, des­de el 2001, la gue­rra con­tra el te­rro­ris­mo se re­pro­du­jo en Af­ga­nis­tán e Irak. Pa­kis­tán era un es­ce­na­rio con­jun­to, era un país don­de se po­día ex­ten­der es­ta gue­rra y, con la muer­te de Bin La­den, pa­re­cía que se ce­rra­ba un ca­pí­tu­lo sim­bó­li­co. Y, de he­cho, Orien­te Me­dio, el Es­ta­do Is­lá­mi­co ya pa­re­ce que fue­ra del si­glo pa­sa­do, al­go prehistórico. Por mu­cho que ofre­cié­ra­mos otra ver­sión, to­do lo que lle­gó fue el re­la­to úni­co. –¿Y cuál es el otro re­la­to, el que no lle­gó?

–No me gus­tan las teo­rías de la cons­pi­ra­ción, es­tá muy cla­ro que Osa­ma Bin La­den es­tá muer­to. Pri­me­ro, por­que lo di­jo la mis­ma or­ga­ni­za­ción Al Qae­da y, se­gun­do, por­que el tiem­po lo ha de­mos­tra­do, el de­cli­ve de su po­de­río mar­ca que, evi­den­te­men­te, es­tá muer­to. Sien­to que to­do lo que pa­só fue una de­mos­tra­ción, en el mo­men­to, de quién man­da­ba, que eran los Estados Uni­dos.

–El tiem­po le da­rá va­lor his­tó­ri­co a los de­ta­lles sin­gu­la­res de aque­llo que re­co­gis­te...

–Sí y el tiem­po tam­bién te per­mi­te, por ejem­plo, que, si aquel día cuen­tas que al­re­de­dor de la ca­sa de Bin La­den ha­bía plan­tas de ma­rihua­na sil­ves­tre, si eso lo cuen­tas el mis­mo día de su muer­te, pa­re­ce­ría una co­sa ba­nal. Si lo cuen­tas años des­pués, jun­to a otros ele­men­tos, te ayu­da a re­cons­truir un po­co el es­ce­na­rio de lo que pa­só. De he­cho, en mi opi­nión, co­mo yo lo vi, es­ta­ba te­ñi­do de su­rrea­lis­mo, por to­do lo que su­ce­dió, por ese de­ta­lle, un de­ta­lle tan pe­que­ño, no la ma­rihua­na, pe­ro lue­go tam­bién los pe­rio­dis­tas ha­cien­do di­rec­tos des­de allí, con la cá­ma­ra, to­do ese con­jun­to, en mi ca­be­za, al me­nos, yo con el tiem­po, lo re­cuer­do co­mo un es­ce­na­rio su­rrea­lis­ta y, así lo he in­ten­ta­do trans­mi­tir en el pri­mer ca­pí­tu­lo del li­bro No so­mos re­fu­gia­dos. Allí, ha­blo de es­to y de có­mo al­gu­nos ele­men­tos de esa co­ber­tu­ra, son muy tí­pi­cos del si­glo XXI. –¿Qué his­to­ria te im­pac­tó más?

–La de un so­ma­lí res­ca­ta­do en el Me­di­te­rrá­neo, no po­día ha­blar, bal­bu­cea­ba, de­cía ma­má y Co­ca Co­la. Ha­bía si­do tor­tu­ra­do en Li­bia. Lo me­tie­ron en la clínica del bar­co, po­co a po­co res­pon­dió me­jor. Pe­ro cuan­do es­ta­ba a pun­to de lle­gar a Eu­ro­pa, pi­dió sa­lir a to­mar al­go y mu­rió. So­lo unos ki­ló­me­tros más al nor­te o más al sur, de­ter­mi­nan tu vi­da. La in­jus­ti­cia es el te­ma del li­bro.

“So­lo unos ki­ló­me­tros más al nor­te o más al sur, de­ter­mi­nan tu vi­da”, afir­ma Mo­ra­les. AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.