La pa­ra­do­ja Bas­quiat

Revista Ñ - - EL ESPEJO -

Una ho­ra de es­pe­ra me se­pa­ra, en la ex­pla­na­da de la Fun­da­ción Louis Vouit­ton de París, de las pin­tu­ras de Jean-Mi­chel Bas­quiat. La mues­tra aca­ba de inau­gu­rar­se y ofre­ce sie­te de las in­men­sas sa­las del co­lo­sal edi­fi­cio, a la obra de es­te ar­tis­ta de evo­lu­ción pre­coz, hi­jo del un­der de los 80 na­ci­do en el mar­gen neo­yor­quiino, que sin sa­ber muy bien có­mo, se vol­vió en tiem­po ré­cord, pro­di­gio de las ins­ti­tu­cio­nes. De pa­dre hai­tiano y ma­dre puer­to­ri­que­ña, Bas­quiat hi­zo de su pa­le­ta es­tri­den­te una reivin­di­ca­ción de sus raí­ces afro-la­ti­nas, una de­nun­cia con­tra el ra­cis­mo ex­pe­ri­men­ta­do en los EE.UU. (don­de los ne­gros con­ti­nua­ban sien­do es­cla­vos sin ca­de­nas) y una suer­te de re­vo­lu­ción plás­ti­ca que lo­gró in­tro­du­cir en mu­seos, bie­na­les y ga­le­rías –con el aus­pi­cio del ya con­sa­gra­do Andy War­hol– par­te de la ima­gi­ne­ría anár­qui­ca y re­vul­si­va que ha­bía si­do ex­pul­sa­da, has­ta el mo­men­to, una y otra vez de sus im­pe­ca­bles lí­mi­tes blan­cos. (Y con­fi­na­da a los mu­ros de los ba­rrios ba­jos, a los sub­tes, a los es­pa­cios en los que po­co a po­co su rui­do se vol­vía in­vi­si­ble).

El ca­so Bas­quiat es otro de la lar­ga lis­ta de nom­bres que el sis­te­ma fa­go­ci­ta y con­vier­te en ma­ca­bra pa­ra­do­ja, pien­so mien­tras es­qui­vo la de­ce­na de es­pec­ta­do­res de­te­ni­dos fren­te a ca­da obra co­mo au­tó­ma­tas oyen­tes de au­dio­guías. Me pre­gun­to si el ar­tis­ta ha­brá ima­gi­na­do, an­tes de mo­rir de una so­bre­do­sis a los 27 años, el mi­llo­na­rio des­tino de sus cua­dros (los más ca­ros del mer­ca­do) que hoy de­nun­cian el ra­cis­mo pa­de­ci­do por los afro­ame­ri­ca­nos en me­dio de es­ta opu­len­ta sala de ar­te eu­ro­pea. Don­de las úni­cas per­so­nas ne­gras, ad­vier­to, son los guar­dias.

Sou­ve­ni­res de la gue­rra

Unos po­cos días des­pués, al ba­jar de la es­ta­ción cen­tral de tre­nes, mis pies re­suel­ven an­tes que mi men­te el pri­mer iti­ne­ra­rio, y sin sa­ber muy bien có­mo, desem­bo­co en ese frag­men­to de mu­ro, cer­ca de Pots­da­mer Platz, an­tes de Kreuz­berg y Mit­te, que ha­ce me­nos de trein­ta años di­vi­dió a Ber­lín co­mo un bo­tín de gue­rra.

Los car­te­les in­di­can los me­tros que me se­pa­ran de “To­po­gra­fía del te­rror”, un edi­fi­cio si­tua­do fren­te al va­cío que ha de­ja­do la de­mo­li­ción de otro, que su­po ser, has­ta fi­na­li­za­da la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, el lu­gar don­de la Ges­ta­po tor­tu­ra­ba a sus de­te­ni­dos. Un edi­fi­cio ba­jo y de lí­neas rec­tas. Un mu­seo so­bre el na­zis­mo. La en­tra­da es gra­tis. No en­tro. En fren­te una lí­nea de tiem­po de­ta­lla, pa­ra abul­ta­dos gru­pos de tu­ris­tas en pro­ce­sión, el desa­rro­llo de lo que fue uno de los ca­pí­tu­los más abe­rran­tes de la his­to­ria del si­glo XX. Ca­mi­na­mos en si­len­cio, mi­ran­do las fotos, leyendo el de­li­ran­te cres­cen­do de Hitler so­bre Eu­ro­pa, año tras año. Con­tra los res­tos del mu­ro de­rri­ba­do los au­tos pa­san in­di­fe­ren­tes. So­bre la pe­que­ña pa­red que di­vi­de am­bos es­pa­cios –el mu­seo y la cro­no­lo­gía– un gru­po de jó­ve­nes de en­tre 15 y 18 años ha­ce tiem­po. De ca­ra al sol, le dan la es­pal­da al mu­ro que nin­guno de ellos lle­gó real­men­te a co­no­cer.

No muy le­jos de es­te mu­seo se le­van­ta otro, de­di­ca­do al es­pio­na­je. Y unas po­cas cua­dras ha­cia el es­te, la gen­te to­ma cer­ve­za a pleno ra­yo de sol mien­tras ha­ce fi­la pa­ra en­trar al Mu­seo del Mu­ro, jun­to a Check Point Char­lie, el pa­so fron­te­ri­zo en­tre Orien­te y Oc­ci­den­te, gé­li­do sím­bo­lo de la Gue­rra Fría jun­to al que hoy se ins­ta­lan, co­mo par­te de una pues­ta en es­ce­na bi­za­rra, tan­ques de gue­rra y bol­sas de are­na re­lle­nas con ce­men­to.

En Ber­lín se pal­pa en el cuer­po el es­for­za­do in­ten­to de sus ha­bi­tan­tes por ha­cer que el tiem­po se con­vier­ta en his­to­ria. Pa­sa­da. Per­do­na­da.

Por to­dos la­dos se ofre­cen ar­tícu­los aso­cia­dos a la Unión So­vié­ti­ca: es­tre­llas ro­jas, go­rros co­sa­cos, pren­de­do­res con la hoz y el mar­ti­llo. El do­blez de esos sou­ve­ni­res so­bre­vie­ne, inad­ver­ti­do, co­mo un gol­pe: los aja­dos ros­tros de sus ex­haus­tos ven­de­do­res (¿exa­le­ma­nes del es­te? ¿In­mi­gran­tes ile­ga­les?) son el más pe­no­so e inevi­ta­ble re­cuer­do de la gue­rra.

FUN­DA­CIÓN LOUIS VOUIT­TON

Un­titled, 1981, de Jea­nMi­chel Bas­quiat. La obra se ex­po­ne en la Fun­da­ción Louis Vouit­ton de París.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.