Al res­ca­te de dos crí­ti­cas cla­ve

En el dia­rio Cla­rín. El 2 de ma­yo de 1981, las pá­gi­nas de Cul­tu­ra del dia­rio pu­bli­ca­ban es­ta re­se­ñas, que el ar­tis­ta tie­ne por pre­ci­sas y gra­vi­tan­tes.

Revista Ñ - - NOTA DE TAPA - POR CAR­LOS ES­PAR­TA­CO

Con­tem­plan­do los cua­dros de Luis Fe­li­pe Noé, se com­prue­ba de en­tra­da que el es­pec­ta­dor va a ser so­me­ti­do a una se­rie de prue­bas co­lin­dan­tes con cier­to es­plen­dor tea­tral, don­de la escenografía asu­me “el gra­do ce­ro” del dis­cur­so pic­tó­ri­co, la na­tu­ra­le­za.

El pin­tor, ins­crip­to en la “neo­fi­gu­ra­ción”, de­jó de pin­tar du­ran­te nue­ve años, apre­sa­do tal vez por la cri­sis del ar­te, en el sen­ti­do de “pun­to de rup­tu­ra” y “ve­ri­fi­ca­ción” del ver­da­de­ro te­ji­do del ar­te. No ig­no­ra­ba que los ni­ve­les a los que re­en­vía la de­fi­ni­ción de la cri­sis del ar­te son dos: la muer­te del ar­te y la cri­sis de la evo­lu­ción del ar­te. En el año 1975, vuel­ve a pin­tar y afir­ma que en su ad­he­sión a lo “neo­fi­gu­ra­ti­vo”, que com­par­te con sus com­pa­ñe­ros de ru­ta Mac­ció, Dei­ra y De la Ve­ga, “sien­te lo abs­trac­to de lo fi­gu­ra­ti­vo y lo fi­gu­ra­ti­vo de lo abs­trac­to”. Pa­ra ha­cer más evi­den­te es­ta afir­ma­ción, nos pre­sen­ta aho­ra una se­rie de pin­tu­ras que son tes­ti­mo­nio de un via­je al Ama­zo­nas en 1979, in­vi­ta­do por su ami­go y poe­ta Thia­go de Me­ló.

Po­de­mos de­cir que las obras rea­li­za­das en óleo so­bre ba­se acrí­li­ca nos ha­cen sen­tir su im­pac­to de in­me­dia­to, fí­si­ca­men­te. De es­te mo­do, nos en­con­tra­mos apre­sa­dos en los fas­tos de una pues­ta en es­ce­na sun­tuo­sa y de­li­ran­te, que nos su­mer­ge en el seno de un uni­ver­so de lí­neas tem­blo­ro­sas, ti­tu­bean­tes, de cho­rrea­du­ras don­de el pin­cel vio­len­ta la te­la, gi­ra so­bre sí mis­mo, se en­ro­lla en vo­lu­tas ebrias, tor­be­lli­nos que ima­gi­na­mos ca­si sin fin y sin re­torno... Noé nos mues­tra el na­ci­mien­to del pen­sa­mien­to crea­dor. Las lí­neas que cir­cu­lan por los cua­dros no ilus­tran ni exal­tan; son per­cep­cio­nes de su pro­pia rea­li­za­ción. El ar­tis­ta se ha pues­to del la­do del na­ci­mien­to del sol y ha re­cu­pe­ra­do la ale­gría, la lo­cu­ra del go­ce. Y el pla­cer de la for­ma es tan in­ten­so que im­pi­de que po­da­mos lle­var más le­jos la com­pa­ra­ción. For­mal­men­te ese sen­ti­do de es­pa­cio lo em­pa­ren­ta con la “ac­tion pain­ting” a la que se lo ha aso­cia­do más de una vez, pe­ro tam­bién ahí se de­tie­ne la com­pa­ra­ción.

Noé rom­pe con la la­ten­cia con­te­ni­dis­ta y ma­ni­fies­ta el vai­vén de la ima­gi­na­ción con un bri­llo ex­tra­ño fren­te a es­te gé­ne­ro de pro­yec­to. Las pie­zas pre­sen­ta­das en Ar­te Nue­vo (Florida 939) se ti­tu­lan “per­cep­cio­nes ama­zó­ni­cas y al­gu­nos otras obras de es­tu­pe­fa­cien­te be­lle­za”. En ellas hu­mor y cul­tu­ra se en­tre­mez­clan. To­das son re­fren­da­das con un jú­bi­lo que mues­tra las vir­tu­des de un ar­tis­ta en el apo­geo de su ta­len­to.

Car­los Es­par­ta­co fue un crí­ti­co y ac­ti­vis­ta de ar­te de gran in­fluen­cia en la es­ce­na por­te­ña des­de los 60 has­ta su muer­te, en 2014. Juan Pa­blo Ren­zi (1940.1992) desa­rro­lló su ca­rre­ra ar­tís­ti­ca en­tre la van­guar­dia es­té­ti­ca y la agi­ta­ción po­lí­ti­ca.

“Per­cep­ción ama­zó­ni­ca”, 1980, acrí­li­co so­bre te­la, 130 x 193 cm., y el re­cor­te deCla­rín con los tex­tos de Es­par­ta­co y Ren­zi so­bre la mues­tra de Noé en 1981.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.