La cu­ria chi­le­na en el ban­qui­llo

Don­de po­cos se sal­van. Si al ca­bo del pi­no­che­tis­mo la je­rar­quía ca­tó­li­ca go­za­ba de res­pe­to social, hoy los abu­sos y com­pli­ci­da­des pa­re­cen man­char a mu­chos con in­de­pen­den­cia de sus po­si­cio­nes ideo­ló­gi­cas.

Revista Ñ - - IDEAS -

Al terminar la dic­ta­du­ra pi­no­che­tis­ta, Chi­le era uno de los paí­ses más ca­tó­li­cos del mun­do. Cer­ca del 80 por cien­to de sus ha­bi­tan­tes se re­co­no­cía miem­bro de esa religión. La Igle­sia ca­tó­li­ca ha­bía si­do una de­fen­so­ra incansable de los de­re­chos hu­ma­nos y, co­mo aco­gió en sus pa­rro­quias a los per­se­gui­dos sin pre­gun­tar­les por su fe ni mi­li­tan­cia, se ga­nó in­clu­so el res­pe­to de in­cré­du­los y he­re­jes.

En esos tiem­pos ha­bía en el país cin­co ve­ces más po­bres que hoy y so­lo un ín­fi­mo por­cen­ta­je de la po­bla­ción te­nía ac­ce­so a la uni­ver­si­dad. En las ca­sas de los chi­le­nos ha­bía más Cris­tos, vír­ge­nes y fotos pa­pa­les que te­le­vi­so­res, compu­tado­res y ce­lu­la­res. Hay quie­nes sos­tie­nen que exis­tía una éli­te in­te­lec­tual más lec­to­ra y so­fis­ti­ca­da que la ac­tual y qui­zás sea cier­to (yo no es­toy se­gu­ro), pe­ro no se pue­de dis­cu­tir que des­de en­ton­ces has­ta aho­ra son mi­llo­nes los que han sa­li­do del ais­la­mien­to pa­ra en­trar en la in­ter­co­ne­xión.

En esos años no exis­tía In­ter­net. La in­for­ma­ción pú­bli­ca po­día con­tro­lar­se y las ins­ti­tu­cio­nes je­rár­qui­cas, co­mo la Igle­sia ca­tó­li­ca, sa­bían guar­dar muy bien sus se­cre­tos. Des­de la dé­ca­da de los 90 has­ta aho­ra, quie­nes se de­cla­ran ca­tó­li­cos dis­mi­nu­ye­ron en más de un 30 por cien­to y ac­tual­men­te ca­si un 40 por cien­to de los chi­le­nos se re­co­no­ce ateo, el doble de la me­dia de la re­gión. No es ex­tra­ño que un país –a me­di­da que se mo­der­ni­za, edu­ca y en­ri­que­ce– va­ya rem­pla­zan­do las creen­cias re­li­gio­sas por co­no­ci­mien­tos com­pro­ba­bles y la de­vo­ción, por más de­re­chos y bie­nes ma­te­ria­les, pe­ro en Chi­le el pro­ce­so se­cu­la­ri­za­dor es­tu­vo em­pu­ja­do prin­ci­pal­men­te por la de­cep­ción.

En­tre el año 2000 y sep­tiem­bre de es­te año, la Fis­ca­lía ha in­ves­ti­ga­do a 229 miem­bros de la Igle­sia por pre­sun­tos de­li­tos se­xua­les. El sá­ba­do 15 de sep­tiem­bre, el Va­ti­cano ex­pul­só del cle­ro a Cris­tián Precht, ex­vi­ca­rio de la So­li­da­ri­dad y uno de los sa­cer­do­tes más ad­mi­ra­dos por su de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos du­ran­te la dic­ta­du­ra mi­li­tar. Acu­sa­do de abu­sar de me­no­res y adul­tos, ter­mi­nó por con­fir­mar que, al me­nos en el te­rreno de las tro­pe­lías se­xua­les, en el in­te­rior de la Igle­sia no se pue­de ha­cer dis­tin­gos en­tre con­ser­va­do­res y li­be­ra­les, de­re­chis­tas e iz­quier­dis­tas, po­bla­cio­na­les y aris­to­crá­ti­cos. Co­mo co­ro­la­rio, la se­ma­na pa­sa­da fue ex­pul­sa­do del sa­cer­do­cio Fernando Ka­ra­di­ma, uno de los cu­ras más in­flu­yen­tes de Chi­le en la era Pi­no­chet.

Tam­bién ter­mi­nó por caer por su pro­pio pe­so el ar­gu­men­to que es­gri­mía la je­rar­quía cuan­do es­tos es­cán­da­los re­cién co­men­za­ron a es­ta­llar: que se tra­ta­ba de ca­sos ais­la­dos. Hoy po­cos se atre­ven a sos­te- ner que en es­tas per­ver­sio­nes, que su­ce­den por do­quier, na­da tie­nen que ver los prin­ci­pios y tra­di­cio­nes en que se fun­da­men­ta la or­ga­ni­za­ción de la Igle­sia.

Mien­tras el se­cre­tis­mo y el con­trol de la in­for­ma­ción fue­ron po­si­bles –las re­des so­cia­les ter­mi­na­ron con ellos–, la Igle­sia con­si­guió sos­te­ner una ima­gen pú­bli­ca cohe­ren­te con sus pré­di­cas.

Co­mo muy po­cos, sal­vo las víc­ti­mas, sa­bían lo que su­ce­día en su in­te­rior, prác­ti­ca­men­te na­die du­da­ba de que esos pas­to­res eran los due­ños de la ver­dad y quie­nes se atre­vían a cues­tio­nar­los eran ca­na­llas.

La Fis­ca­lía chi­le­na anunció re­cien­te­men­te que es­tán abier­tas más de cien cau­sas por abu­so se­xual en la Igle­sia. Hay ca­si una de­ce­na de obis­pos impu­tados, en­tre ellos el car­de­nal y ar­zo­bis­po de Santiago, Ri­car­do Ez­za­ti, por el de­li­to de en­cu­bri­mien­to; 96 sa­cer­do­tes y cua­tro diá­co­nos es­tán sien­do in­ves­ti­ga­dos, ade­más de trein­ta re­li­gio­sos sin or­den sa­cer­do­tal.

La se­ma­na pa­sa­da, Ma­ría Paz La­gos, la pre­si­den­ta de Voces Ca­tó­li­cas, se en­tre­vis­tó con el pa­pa Fran­cis­co en Ro­ma y le pi­dió que ace­le­re el nom­bra­mien­to del nue­vo ar­zo­bis­po de Santiago, a lo que Fran­cis­co res­pon­dió: “M´hi­ji­ta, no he en­con­tra­do a la per­so­na. Por fa­vor, re­ce pa­ra que la en­cuen­tre”. To­dos coin­ci­den en que le ha cos­ta­do mu­cho ha­llar nom­bres de rem­pla­zo pa­ra la to­ta­li­dad del epis­co­pa­do chi­leno al que en ma­yo obli­gó a re­nun­ciar. Con­se­guir can­di­da­tos li­bres de to­da sos­pe­cha se le ha vuel­to una ta­rea ti­tá­ni­ca. No es di­fí­cil con­cluir que to­da au­to­ri­dad ecle­siás­ti­ca ma­yor de cier­ta edad, si no pro­ta­go­ni­zó al­gún abu­so, al me­nos fue par­te de una red de com­pli­ci­da­des. En tiem­pos en los que la di­ver­si­dad se­xual era bru­tal­men­te dis­cri­mi­na­da, es­ta Igle­sia de hom­bres po­dría ha­ber ser­vi­do de re­fu­gio a ho­mo­se­xua­les.

Pe­ro no es es­ta orien­ta­ción, co­mo los sec­to­res ul­tra­con­ser­va­do­res quie­ren ha­cer creer, la cul­pa­ble de los de­li­tos. Es más pro­ba­ble que la pré­di­ca de la cas­ti­dad y la con­de­na de los de­seos se­xua­les sea pre­ci­sa­men­te lo que ha lle­va­do a sus miem­bros a es­con­der ins­tin­tos na­tu­ra­les y dar­les vía abu­san­do de otros que es­tán en una po­si­ción de ma­yor de­bi­li­dad.

No obs­tan­te, en lu­gar de en­fren­tar sin ta­pu­jos las cau­sas de su co­rrup­ción, la Igle­sia chi­le­na op­tó por co­rre­gir las for­mas emi­tien­do un ins­truc­ti­vo de­no­mi­na­do “Orien­ta­cio­nes que fo­men­tan el buen tra­to y la sa­na con­vi­ven­cia pas­to­ral”, en la­tín: Ins­tru­men­tum La­bo­ris. Es­te do­cu­men­to, pu­bli­ca­do en In­ter­net al día si­guien­te de la ex­pul­sión de Ka­ra­di­ma y fir­ma­do por el car­de­nal Ez­za­ti, acon­se­ja a los sa­cer­do­tes evi­tar de­ter­mi­na­das mues­tras de ca­ri­ño, co­mo por ejem­plo: “Abra­zos de­ma­sia­do apre­ta­dos; dar pal­ma­das en los glú­teos, to­car el área de los ge­ni­ta­les o el pe­cho; re­cos­tar­se o dor­mir jun­to a ni­ños, ni­ñas o ado­les­cen­tes; dar ma­sa­jes; lu­char o rea­li­zar jue­gos que im­pli­can to­car­se de ma­ne­ra inapro­pia­da; abra­zar por de­trás; be­sar en la bo­ca a los ni­ños, ni­ñas, ado­les­cen­tes o per­so­nas vul­ne­ra­bles”.

El ma­nual tam­bién ex­pli­ca có­mo cor­tar los víncu­los con ni­ños o ni­ñas que pu­die­ran enamo­rar­se de los sa­cer­do­tes y lla­ma a evi­tar “con­duc­tas que pue­den ser ma­lin­ter­pre­ta­das”, ta­les co­mo re­ga­lar di­ne­ro u ob­je­tos de va­lor a los ni­ños, ha­blar con ellos de­ma­sia­do por te­lé­fono, co­rreo elec­tró­ni­co o re­des so­cia­les, trans­por­tar­los en vehícu­los sin otro adul­to pre­sen­te, sa­car­les fotos des­nu­dos, usar len­gua­je soez, etc. Fue tal la an­da­na­da de crí­ti­cas a es­te ins­truc­ti­vo, que días más tar­de op­ta­ron por ba­jar­lo de la pá­gi­na del ar­zo­bis­pa­do de Santiago, don­de se ha­bía pu­bli­ca­do.

Si la Igle­sia as­pi­ra a so­bre­vi­vir ter­mi­na­da la era del se­cre­to, de­be en­fren­tar a ros­tro des­cu­bier­to la raíz del pro­ble­ma. De­be­rá pre­gun­tar­se si tie­ne sen­ti­do se­guir de­fen­dien­do el va­lor de la vir­gi­ni­dad y el ce­li­ba­to, qué lu­gar les da­rá a las mu­je­res en su je­rar­quía y si aca­so con­ti­nua­rá pen­san­do en la fe­li­gre­sía co­mo un re­ba­ño y en el sa­cer­do­te co­mo un pas­tor. Sos­pe­cho que es­ta vez no bas­ta­rán los cam­bios cos­mé­ti­cos. La he­ri­da es de­ma­sia­do gran­de y si se cu­bre de ma­qui­lla­je, en lu­gar de su­tu­rar, po­dría cau­sar un mal ma­yor que aquel que pre­ten­de re­me­diar.

EFE/ALBERTO PE­ÑA

Pro­tes­ta fren­te a la Ca­te­dral Me­tro­po­li­ta­na de Santiago de Chi­le con­tra los abu­sos en la Igle­sia.

POR PA­TRI­CIO FERNÁNDEZ Es­cri­tor, fun­da­dor y di­rec­tor de la re­vis­ta chi­le­na The Cli­nic.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.