Or­well y La si­re­ni­ta, prohi­bi­dos en Ku­wait

Cen­su­ra. Un país que en teo­ría es el que per­mi­tía ma­yo­res li­ber­ta­des en el gol­fo Pér­si­co, aho­ra sor­pren­de con una olea­da con­ser­va­do­ra.

Revista Ñ - - LITERATURA - POR ROD NORDLAND

Al pa­re­cer, nin­gún li­bro es de­ma­sia­do im­por­tan­te o de­ma­sia­do in­sig­ni­fi­can­te co­mo pa­ra que no sea in­clui­do en la lis­ta de li­bros cen­su­ra­dos de Ku­wait. Los blan­cos más re­cien­tes de los cen­so­res li­te­ra­rios del go­bierno in­clu­yen una en­ci­clo­pe­dia con una fo­to del David de Mi­guel Ángel y una ver­sión de Dis­ney de La si­re­ni­ta. El David no te­nía ho­ja de hi­go que lo cu­brie­ra, y la si­re­ni­ta so­lo te­nía pues­to me­dio bi­ki­ni. “No hay si­re­nas que usen hi­yab”, di­jo Sha­mael Al-Sha­rikh, una ac­ti­vis­ta ku­wai­tí a fa­vor de los de­re­chos de las mu­je­res. “Las au­to­ri­da­des con­si­de­ra­ron que su atuen­do era pro­mis­cuo. Es hu­mi­llan­te”. A los ku­wai­tíes les gus­ta pen­sar que su país es un en­cla­ve de li­ber­tad en el con­ser­va­dor gol­fo Pér­si­co, un re­fu­gio que al­gu­na vez aco­gió a es­cri­to­res ára­bes exi­lia­dos. Sin em­bar­go, hoy esa es una ima­gen di­fí­cil de man­te­ner. En res­pues­ta a las exi­gen­cias de un cre­cien­te blo­que con­ser­va­dor en el Par­la­men­to, el go­bierno ha de­ci­di­do prohi­bir ca­da vez más li­bros.

En agos­to, las au­to­ri­da­des re­co­no­cie­ron que ha­bían prohi­bi­do 4.390 li­bros des­de 2014, cien­tos de ellos es­te año; en­tre ellos hay mu­chas obras li­te­ra­rias que al­gu­na vez se con­si­de­ra­ron in­to­ca­bles, lo cual pro­vo­có ma­ni­fes­ta­cio­nes en las ca­lles y pro­tes­tas en In­ter­net. A ve­ces, el co­mi­té de cen­so­res (com­pues­to por seis lectores de pu­bli­ca­cio­nes en ára­be y seis lectores de obras en in­glés) que tie­ne au­to­ri­dad so­bre los li­bros, per­te­ne­cien­te al Mi­nis­te­rio de In­for­ma­ción, da sus ra­zo­nes: la an­to­lo­gía Why We Wri­te fue prohi­bi­da por­que Me­re­dith Ma­ran, su edi­to­ra, ha­bía acu­sa­do fal­sa­men­te a su pa­dre de ha­ber abu­sa­do de ella.

Los ga­na­do­res de pre­mios no son in­mu­nes; de he­cho, pa­re­cen ser víc­ti­mas fre­cuen­tes. Cien años de so­le­dad, de Gar­cía Már­quez, No­bel de Li­te­ra­tu­ra, es­tá prohi­bi­do por una es­ce­na en la que una es­po­sa ve a su ma­ri­do des­nu­do, al igual que Hi­jos de nues­tro ba­rrio, del egip­cio Na­guib Mah­fuz, pri­mer es­cri­tor de len­gua ára­be en ga­nar el pre­mio No­bel. En efec­to, to­do el asun­to re­sul­ta or­we­lliano, y la no­ve­la 1984 de Geor­ge Or­well tam­bién es­tá prohi­bi­da, al me­nos una de sus tra­duc­cio­nes al ára­be, pues otra sí es­tá per­mi­ti­da. Los lectores ku­wai­tíes han reac­cio­na­do. Al­gu­nos pu­bli­ca­ron en Twit­ter y Fa­ce­book las fo­to­gra­fías de pi­las de li­bros prohi­bi­dos que tie­nen en las bi­blio­te­cas de sus ca­sas. Los au­to­res su­gi­rie­ron que los ser­vi­cios ex­tran­je­ros de en­tre­ga en lí­nea po­dían eva­dir la prohi­bi­ción, que apli­ca en su ma­yor par­te a li­bre­rías y edi­to­ria­les lo­ca­les. “Aho­ra los li­bros se es­tán pa­re­cien­do a las dro­gas”, co­men­tó un ac­ti­vis­ta de un gru­po ku­wai­tí an­ti­cen­su­ra. “De­bes con­se­guir­te un tra­fi­can­te de li­bros prohi­bi­dos”.

En sep­tiem­bre, ac­ti­vis­tas y es­cri­to­res se ma­ni­fes­ta­ron con­tra la prohi­bi­ción. Ku­wait es de los po­cos paí­ses del gol­fo que per­mi­te ma­ni­fes­ta­cio­nes, que se con­tro­lan de ma­ne­ra es­tric­ta. Las pro­tes­tas no han con­ta­do con mu­chos asis­ten­tes, pe­ro cual­quier mul­ti­tud al ai­re li­bre de­be aguan­tar tem­pe­ra­tu­ras de ca­si 40 gra­dos. Con la fe­ria del li­bro del país —la tercera más gran­de en el mun­do ára­be, des­pués de El Cai­ro y Bei­rut—, a ce­le­brar­se en no­viem­bre, los fun­cio­na­rios tra­tan de de­fen­der­se. “No hay prohi­bi­ción de li­bros en Ku­wait”, de­cía una de­cla­ra­ción del Mi­nis­te­rio de In­for­ma­ción, “hay un co­mi­té de cen­su­ra que re­vi­sa to­dos los li­bros”. Un mi­nis­tro de in­for­ma­ción ad­jun­to dio más de­ta­lles: “En Ku­wait, en los úl­ti­mos cin­co años so­lo se prohi­bie­ron 4.300 li­bros de un to­tal de 208.000. Eso sig­ni­fi­ca que so­lo el 2% se prohi­bió, mien­tras que el 98% se apro­bó”. Es un te­ma de­li­ca­do por­que el Emir de Ku­wait ha im­pul­sa­do a su país pa­ra que sea un centro cul­tu­ral de la re­gión. Aun­que el tea­tro, la dan­za y la música go­zan del pa­tro­ci­nio real y es­tán exen­tos de cen­su­ra, no es así en el ca­so de los li­bros.

AFP

Fren­te a la Asam­blea Na­cio­nal, ma­ni­fes­tan­tes cuel­gan li­bros pa­ra pro­tes­tar por su prohi­bi­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.