Al son de las ri­mas gua­ran­gas

Pe­dro Mai­ral. El au­tor de La uru­gua­ya re­edi­ta, ya no fir­ma­dos con seu­dó­ni­mo, sus Por­no­so­ne­tos, ver­sos con un des­fa­cha­ta­do to­que ma­chis­ta.

Revista Ñ - - DOS PREMIOS CLARÍN NOVELA / LIBROS - POR EMILIO JU­RA­DO NAÓN

Por­no­so­ne­tos de Pe­dro Mai­ral (an­tes pu­bli­ca­dos en edi­cio­nes dis­per­sas con el seu­dó­ni­mo de Ra­món Paz) os­ten­ta el po­co ha­la­güe­ño ré­cord de ser cua­tro ve­ces con­ser­va­dor. Es con­ser­va­dor en la for­ma, ya que la elec­ción del so­ne­to, y la con­se­cuen­te téc­ni­ca de la mé­tri­ca y la ri­ma, atra­san si­glos en el desa­rro­llo de la poe­sía. Es con­ser­va­dor en el len­gua­je: un co­lo­quia­lis­mo cha­to y efec­tis­ta que se afe­rra a un lé­xi­co eró­ti­co sim­plón (“cu­lo”, “te­tas”, “po­ron­ga”, “ta­jo”, “cho­ta” se ubi­can en­tre las voces más arries­ga­das de su por­no­vo­ca­bu­la­rio).

Es con­ser­va­dor en lo ideo­ló­gi­co, en tan­to re­pro­du­ce el es­te­reo­ti­po del go­ce mas­cu­lino y he­te­ro­nor­ma­ti­vo, cu­yo lu­gar de enun­cia­ción es emi­nen­te­men­te fá­li­co (“me zum­ba la po­ron­ga fluo­res­cen­te/ co­mo es­pa­da de je­di con es­tá­ti­ca/ me hier­ve la ca­pa­ci­dad es­per­má­ti­ca/ las bo­las re­ple­tí­si­mas de gen­te”) y cu­ya des­ti­na­ta­ria de des­car­gas eró­ti­cas se re­du­ce a pe­rí­me­tros ob­je­tua­li­za­dos del cuer­po femenino (“ri­car­do co­no­ció a una mo­ro­cha­za/ y se mu­dó a su cu­lo de por vi­da/ la mo­ro­cha le dio la bienvenida/ y él tu­vo en­tre ca­che­tes nue­va ca­sa”).

Por su­pues­to, se po­dría ar­gu­men­tar que la moral no apli­ca a la li­te­ra­tu­ra o, an­tes bien, que el ma­chis­mo ex­plí­ci­to de es­tos so­ne­tos es ín­di­ce de iro­nía y des­fa­cha­tez. Y es cier­to que tan­to el gé­ne­ro poé­ti­co ve­tus­to co­mo el re­gis­tro oral me­dio­cre tam­bién pue­den en­con­trar una jus­ti­fi­ca­ción en la ex­cu­sa de ser “me­dio en chis­te”. Es que es­ta tría­da de con­ser­va­du­ris­mos se res­ca­ta mu­tua­men­te y no so­bre­vi­vi­rían dos sin la au­sen­cia del ter­ce­ro. ¿Se­ría in­tere­san­te un so­ne­to de Mai­ral so­bre, di­ga­mos, el mar, la lu­na, el mo­no­tri­bu­to? ¿Es­ta­ría dis­pues­to a es­cri­bir un poe­ma de amor en ver­so li­bre? ¿Y un poe­ma fa­lo­cen­tris­ta en ver­so li­bre?

De al­gu­na ma­ne­ra, la com­bi­na­ción de las tres lí­neas ba­jo una cú­pu­la jo­co­sa bus­can po­ner a los Por­no­so­ne­tos al res­guar­do de to­da va­lo­ra­ción es­té­ti­ca. In­clu­so leí- dos des­de el gé­ne­ro so­ne­to de­jan bas­tan­te que desear; por su reite­ra­da acu­mu­la­ción de co­nec­to­res, las ri­mas fá­ci­les (“es­tre­llas” con “be­llas”; “du­ra” con “ca­len­tu­ra”) y el ab­so­lu­to de­sin­te­rés por tra­ba­jar la sin­ta­xis den­tro del ver­so y la se­mán­ti­ca den­tro de la es­tro­fa.

Pe­ro el cuar­to y más te­rri­ble as­pec­to con­ser­va­dor de los Por­no­so­ne­tos (se­ría el úni­co real­men­te im­per­do­na­ble) es la es­ta­fa pu­ri­ta­na de enun­ciar co­mo “porno” tex­tos in­ca­pa­ces de en­cen­der una ex­ci­ta­ción en quie­nes los leen. Por­que en ri­gor no lo son: no son por­no­grá­fi­cos, no in­ci­tan el go­ce vo­yeu­ris­ta ni fa­bri­can un pla­cer en la ver­ba­li­za­ción de la se­xua­li­dad.

Los so­ne­tos de Mai­ral ape­nas pue­den leer­se co­mo poe­mas de amor re­ma­ni­dos, re­ple­tos de lu­ga­res co­mu­nes, con­ju­ga­dos en el de­ca­den­te tono por­te­ño del pi­ro­po (“qué ru­bia más her­mo­sa to­da sua­ve”, “qué lin­do te que­da­ba ese ves­ti­do”); una co­lec­ción de es­te­reo­ti­pos fe­me­ni­nos ca­ta­lo­ga­dos por co­lor y na­cio­na­li­dad (la grin­ga, la ru­bia, la mo­ro­cha, la ne­gra, la bra­si­le­ña, la pa­ra­gua­ya), en la que los po­cos ac­tos se­xua­les re­fe­ri­dos que­dan se­pul­ta­dos por una ca­ter­va de me­tá­fo­ras (“ten­go un ca­mión de san­cor en las bo­las”), elip­sis (“y ama­zo­na des­pués so­bre la du­ra/ de­ján­do­te caer so­bre tu pe­so”), com­pa­ra­cio­nes (“tu cu­lo de me­lón su­per­la­ti­vo”) y me­to­ni­mias (“la rí­gi­da fir­me­za la em­pi­na­da”), que los si­túan, más que en la dis­rup­ti­va tra­di­ción de la li­te­ra­tu­ra por­no­grá­fi­ca, en el sua­ve y cor­dial bran­ding del ero­tis­mo co­mer­cial.

Por eso, aun­que los Por­no­so­ne­tos pre­ten­dan ag­gior­nar una poé­ti­ca del gé­ne­ro (“yo ti­ro al­gu­na idea y me re­bo­ta/ el so­ne­to de­vuel­ve la pe­lo­ta”) y el yo lí­ri­co año­re un trip es­té­ti­co al la­men­tar­se “la con­cha de la lo­ra quiero un via­je/ que me lle­ve has­ta el fon­do del len­gua­je”, los nu­me­ro­sos poe­mas de Pe­dro Mai­ral no se ale­jan mu­cho de las ri­mas sim­pá­ti­cas del chis­to­so de la cla­se.

GE­RAR­DO DELL’ORO

Ini­ció su ca­rre­ra cuan­do ga­nó el Pre­mio Cla­rín con Una no­che con Sa­bri­na Lo­ve.

Por­no­so­ne­tos Pe­dro Mai­ral Eme­cé 152 págs. $320

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.