El ar­tis­ta de­trás del Ter­cer Paraíso

Mi­che­lan­ge­lo Pis­to­let­to. De pa­so por Bue­nos Ai­res pa­ra co­men­zar a idear su in­ter­ven­ción en Bie­nal­sur 2019, el ita­liano dio una con­fe­ren­cia en Un­tref.

Revista Ñ - - ARTE -

Co­mo un si­glo atrás lo hi­cie­ron las van­guar­dias his­tó­ri­cas, tam­bién hoy son mu­chos los ar­tis­tas que de di­ver­sos mo­dos bus­can re-unir el ar­te con la vi­da, en otro in­ten­to de ge­ne­rar una ma­yor con­cien­cia que lo­gre evi­tar la siem­pre in­mi­nen­te ca­tás­tro­fe (bé­li­ca, social, eco­ló­gi­ca... Hay pa­ra ele­gir). A sus 85, años Mi­che­lan­ge­lo Pis­to­let­to es uno de ellos.

Fi­gu­ra fun­da­cio­nal del Ar­te Po­ve­ra, el mo­vi­mien­to que en los 60 con­tra­di­jo la ló­gi­ca in­dus­trial del mi­ni­ma­lis­mo americano des­de una poé­ti­ca que je­rar­qui­zó los ma­te­ria­les rús­ti­cos (tie­rra, ar­pi­lle­ra, ma­de­ra, car­bón), en los años 90 Pis­to­let­to fun­dó en Bie­lla –su ciu­dad na­tal– Cit­ta­de­llar­te, un es­pa­cio (suer­te de re­si­den­cia) que in­vi­ta al tra­ba­jo co­lec­ti­vo e in­ter­dis­ci­pli­na­rio, tan­to co­mo a la re­la­ja­ción y el ocio, en pos de una so­cie­dad co­la­bo­ra­ti­va y más in­te­gra­da. Un “ter­cer paraíso” –co­mo el ar­tis­ta lo ha nom­bra­do– que in­te­gre en su seno las po­ten­cia­li­da­des del pri­me- ro y el se­gun­do (na­tu­ra­le­za y cien­cia, res­pec­ti­va­men­te).

Ar­tis­ta mul­ti­fa­cé­ti­co que in­te­gró la pin­tu­ra, el ob­je­to, la ac­ción y el vi­deo, Pis­to­let­to vi­si­tó la se­ma­na pa­sa­da por pri­me­ra vez la Ar­gen­ti­na. Lo pre­ce­die­ron, sin em­bar­go, al­gu­nas de sus obras: mien­tras la “Ve­nus de los tra­pos” in­te­gró en 2014 la mues­tra Lo clá­si­co en el ar­te, de Fun­da­ción Proa; su ins­ta­la­ción com­pues­ta por sie­te pie­zas es­pe­ja­das “División y mul­ti­pli­ca­ción del es­pe­jo”, se su­mó a la mues­tra que el CCK le de­di­có a Bor­ges en 2016.

De pa­so por Bue­nos Ai­res pa­ra re­co­rrer dis­tin­tos pun­tos de la ciu­dad que se com­pro­me­tió a in­ter­ve­nir en Bie­nal­sur 2019, el ar­tis­ta dic­tó una con­fe­ren­cia en el Rec­to­ra­do de la Un­tref so­bre su ciu­dad del ar­te, apos­tan­do a que es­ta idea se di­fun­da en la re­gión, y so­bre nue­vas vías pa­ra lle­var am­bos pro­yec­tos un pa­so más allá.

–¿Qué es Cit­ta­de­llar­te? ¿Cuál fue el ob­je­ti­vo de su crea­ción, en 1998? ¿Qué re­la­ción guar­da con ella la idea de Ter­cer Paraíso? –Cit­ta­de­llar­te es una ins­ti­tu­ción in­no­va­do­ra y co­la­bo­ra­ti­va. Se crea pa­ra no te­ner un so­lo ar­tis­ta tra­ba­jan­do en su pro­pio pro­yec­to per­so­nal, to­dos los ar­tis­tas que vie­nen quie­ren tra­ba­jar por un cam­bio res­pon­sa­ble en la vi­da social. De ahí la re­la­ción con el Ter­cer Paraíso, por­que es­te sím­bo­lo pro­po­ne dos círcu­los co­mo po­los opues­tos, tra­tan­do de co­nec­tar­se en el círcu­lo cen­tral. Los dos opues­tos pue­den pro­du­cir al­go que nun­ca ha exis­ti­do, crear con­flic­tos o bien ar­mo­nía. Si uno de esos círcu­los ex­tre­mos es la par­te ani­mal del ser hu­mano y el otro es la cien­cia y la tec­no­lo­gía, no en­ca­ja­rán muy bien si en me­dio no hay na­da. Al fi­nal, so­mos co­mo ani­ma­les puros con pu­ra tec­no­lo­gía, no per­so­nas ci­vi­li­za­das y au­to­con­tro­la­das. Que­re­mos un fu­tu­ro ba­sa­do en el equi­li­brio en­tre el ani­mal y la tec­no­lo­gía, por­que te­ne­mos la ca­pa­ci­dad de crear un mun­do ex­clu­si­va­men­te ar­ti­fi­cial. Con es­te co­no­ci­mien­to, po­dría­mos evi­tar el enor­me des­equi­li­brio en­tre los opues­tos. –¿Con­si­de­ra­ría es­te em­pren­di­mien­to co­mo par­te de su obra?

–Es una for­ma de trans­for­mar el con­cep­to vir­tual de pin­tu­ra en ac­ti­vi­dad prác­ti­ca. Es­ta­mos ac­ti­van­do la ca­pa­ci­dad de co­ne­xión, es un pa­so cien­tí­fi­co de la so­cie­dad, res­pec­to de lo que re­pre­sen­té con los es­pe­jos, que son au­to­fo­tos por­que re­tra­tan a las per­so­nas y to­do su­ce­de de­trás de ellos. La hu­ma­ni­dad es­tá aho­ra co­nec­ta­da tec­no­ló­gi­ca­men­te, has­ta el pun­to de ha­cer que la co­mu­ni­ca­ción in­te­ri­n­di­vi­dual fue­ra del sis­te­ma tec­no­ló­gi­co sea pre­ca­ria. Sin em­bar­go, de­be­mos te­ner en cuen­ta que la co­mu­ni­ca­ción tam­bién tie­ne co­mo una de sus con­se­cuen­cias la in­co­mu­ni­ca­bi­li­dad. Por eso es ne­ce­sa­rio desa­rro­llar una di­men­sión sin pre­ce­den­tes que co­nec­te el la­do po­si­ti­vo y ne­ga­ti­vo de los pro­ce­sos de co­mu­ni­ca­ción, en­con­tran­do nue­vos equi­li­brios en la re­la­ción en­tre na­tu­ra­le­za y ar­ti­fi­cio, en­tre las per­so­nas y la so­cie­dad, co­mo se mues­tra en las puer­tas de Cit­ta­de­llar­te.

El ar­tis­ta jun­to a es­pe­jos que aca­ba de rom­per con una ma­za en su ac­ción “On­ce me­nos uno”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.