Un fan­tas­ma que si­gue re­co­rrien­do el mun­do

Tea­tro. En un uni­per­so­nal de au­tor, Eléc­tri­co Car­los Marx trae al fi­ló­so­fo ale­mán a la Bue­nos Ai­res del pre­sen­te pa­ra pen­sar la reali­dad po­lí­ti­ca y social.

Revista Ñ - - ESCENARIOS - POR GA­BRIEL TRÍPODI

A 200 años de su na­ci­mien­to, el pen­sa­mien­to y la obra de Car­los Marx con­ti­núan sien­do de los más re­vo­lu­cio­na­rios e in­flu­yen­tes de to­dos los tiem­pos. En El ca­pi­tal (1867) –su gran tra­ta­do crí­ti­co de eco­no­mía po­lí­ti­ca– el fi­ló­so­fo ale­mán des­en­tra­ñó las ba­ses del sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta, y dis­tin­tas cues­tio­nes ideo­ló­gi­cas y de lu­cha de cla­ses, don­de des­cri­be las re­la­cio­nes siem­pre ten­sas de po­der y do­mi­na­ción. Las ideas mar­xis­tas atra­ve­sa­ron tan­tas dis­ci­pli­nas y teo­rías que nin­gu­na pa­re­ce sos­la­yar aquel pos­tu­la­do que mar­có un mo­men­to en la his­to­ria del pen­sa­mien­to oc­ci­den­tal. Las ar­tes tam­po­co fue­ron la ex­cep­ción. A par­tir de aque­lla fi­lo­so­fía, de­ter­mi­na­das es­té­ti­cas y mo­dos de ha­cer se im­preg­na­ron de una cos­mo­vi­sión di­fe­ren­te, de una nue­va con­cien­cia de cla­se, que mu­chos crea­do­res abor­da­ron en sus com­po­si­cio­nes y re­pre­sen­ta­cio­nes. Tal vez, co­mo una for­ma de des­ple­gar las po­ten­cia­li­da­des de los sec­to­res opri­mi­dos en bus­ca de la trans­for­ma­ción.

Con la obra Eléc­tri­co Car­los Marx, en el Centro Cul­tu­ral de la Coope­ra­ción, el pen­sa­dor via­ja a la ac­tual Bue­nos Ai­res de la mano del au­tor, ac­tor y di­rec­tor Manuel San­tos Iñu­rrie­ta. La in­ten­ción es co­no­cer qué pa­sa hoy en es­ta par­te de la re­gión. Aquí, en una ciu­dad hi­per­co­nec­ta­da y en cons­tan­te ebu­lli­ción po­lí­ti­ca y social, Marx co­no­ce “a va­rios pi­bes y pi­bas” que es­tán mar­chan­do por un país me­jor, por más de­re­chos e igual­da­des. Con ellos y un es­pí­ri­tu re­vo­lu­cio­na­rio, ex­plo­ra la si­tua­ción ar­gen­ti­na y apro­ve­cha his­trió­ni­co la opor­tu­ni­dad pa­ra re­fun­da­men­tar sus ideas so­bre el ca­pi­ta­lis­mo, las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas, las tec­no­lo­gías digitales e, in­clu­so, la prác­ti­ca tea­tral y dra­má­ti­ca. Los jó­ve­nes nun­ca se ven; él es el úni­co que pre­gun­ta y responde. Tam­bién lo ha­ce con Dios, que ca­da tan­to aco­ta en cla­ve mu­si- cal gre­go­ria­na. Se con­fi­gu­ra así un jue­go de con­cep­tos y teo­rías, en el que el per­so­na­je logra de­li­near mo­men­tos dis­pa­ra­do­res e in­vi­ta a re­fle­xio­nar so­bre un pa­sa­do que to­da­vía per­ma­ne­ce.

¿Qué di­rá, en­ton­ces, aquel Marx del si­glo XIX que alen­ta­ba a los trabajadores del mun­do a unir­se, so­bre la po­si­bi­li­dad que ofre­cen In­ter­net y las re­des so­cia­les? ¿Qué opi­na­rá so­bre el len­gua­je in­clu­si­vo o el nue­vo acuer­do de la Ar­gen­ti­na con el FMI? San­tos Iñu­rrie­ta, en la piel del pen­sa­dor, rea­li­za una pues­ta que se trans­for­ma en una suer­te de en­sa­yo tea­tral pa­ra dis­cu­tir y pro­ble­ma­ti­zar el pre­sen­te, lleno de hu­mor, poe­sía y cier­tas in­ter­ven­cio­nes au­to­bio­grá­fi­cas. Es que Marx, a la mi­tad de su per­for­man­ce, le ofre­ce un seg­men­to al pro­pio in­tér­pre­te, que apa­re­ce en el rol de ac­tor pa­ra re­pen­sar de igual ma­ne­ra las fi­lo­so­fías y las ar­tes co­mo he­rra­mien­tas de trans­for­ma­ción.

Con po­cos ele­men­tos es­ce­no­grá­fi­cos, el au­tor se va­le de la pa­la­bra más que de nin­gún otro ob­je­to o ac­ción. El ver­bo es el cuer­po y así cons­tru­ye los es­pa­cios, los tiem­pos y to­do lo que no se mues­tra, pe­ro que se pre­sen­ta y atra­vie­sa al fi­ló­so­fo. Sus ideas, por su­pues­to, son las pro­ta­go­nis­tas más fuer­tes. Y, con la in­ten­ción de am­pliar­las, ha­ce uso de un te­lón trans­pa­ren­te que se­pa­ra el es­ce­na­rio del pú­bli­co pa­ra pro­yec­tar allí fo­to­gra­fías, vi­deos y fra­ses de otros re­fe­ren­tes de la cul­tu­ra y la po­lí­ti­ca que refuerzan su vi­gen­cia: en­tre ellos, Vla­di­mir Le­nin, Jo­sé Ma­riá­te­gui, An­to­nio Grams­ci, Ju­lius Fuûík, Ho Chi Minh.

Por su par­te, el ac­tor y di­rec­tor ar­gen­tino no so­lo evi­den­cia la enor­me ac­tua­li­dad del au­tor de El ca­pi­tal, sino tam­bién el po­der que con­ser­van el tea­tro y las ar­tes co­mo for­mas de cues­tio­nar y, so­bre to­do, de cam­biar ha­cia al­go me­jor.

Manuel San­tos Iñu­rrie­ta re­pa­sa la vi­gen­cia de las ideas mar­xis­tas. Eléc­tri­co Car­los Marx Fe­cha: Sá­ba­dos 22:30 hs. Lu­gar: CC de la Coope­ra­ción, Co­rrien­tes 1543 En­tra­da $ 230.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.