CRÍ­ME­NES BA­JO LA SE­ÑAL DE LA CRUZ

En­tre­vis­ta. En La tra­ma de­trás de los abu­sos y de­li­tos se­xua­les en la Igle­sia ca­tó­li­ca, Ju­lián Ma­ra­deo ana­li­za el me­ca­nis­mo de en­cu­bri­mien­to ecle­sial y to­ma ca­sos ar­gen­ti­nos.

Revista Ñ - - SUMARIO - POR PAU­LA BISTAGNINO

No es el ca­so ais­la­do de un pe­de­ras­ta que eli­gió ser sa­cer­do­te. No es ca­sua­li­dad que el cu­ra pe­de­ras­ta ten­ga un su­pe­rior en­cu­bri­dor. No es ex­tra­or­di­na­rio que se tras­la­de al de­nun­cia­do. No es una reac­ción es­pon­tá­nea la­men­tar­lo cuan­do sa­le a la luz. Es un sis­te­ma de en­cu­bri­mien­to de los abu­sos, un ma­nual de pro­ce­di­mien­tos de­li­nea­do ha­ce lar­go tiem­po en el Va­ti­cano que, con ma­ti­ces y va­rian­tes, se apli­ca en ca­da dió­ce­sis. En la Ar­gen­ti­na y en el mun­do.

“Es una tra­ma”, di­ce Ju­lián Ma­ra­deo, que así tam­bién ti­tu­ló su li­bro, La Tra­ma de­trás de los abu­sos y de­li­tos se­xua­les en la Igle­sia ca­tó­li­ca (Edi­cio­nes B). Se pu­bli­có es­te año pe­ro, di­ce el pe­rio­dis­ta na­ci­do en la lo­ca­li­dad bo­nae­ren­se de Ma­da­ria­ga, se em­pe­zó a es­cri­bir en 2013 y “ca­si sin que­rer”: “Es­ta­ba en Pa­ra­ná, En­tre Ríos, in­ves­ti­gan­do la his­to­ria de la de­re­cha ca­tó­li­ca en la Ar­gen­ti­na –La de­re­cha ca­tó­li­ca: de la con­tra­rre­vo­lu­ción a Fran­cis­co, pu­bli­ca­do por Editorial La Cam­pa­na en 2015–. Y un pe­rio­dis­ta me pre­sen­tó a un ex as­pi­ran­te a sa­cer­do­te, Fa­bián Schunk, que ha­bía de­nun­cia­do por abu­so se­xual al cu­ra Jus­to Jo­sé Ila­rraz, res­pon­sa­ble del Se­mi­na­rio (Nues­tra Se­ño­ra del Ce­nácu­lo) de Pa­ra­ná en los 80”, re­fie­re.

Ma­ra­deo es­cu­chó esa his­to­ria y de­ci­dió pu­bli­car­la. No sa­bía que es­ta­ba abrien­do una puer­ta que no se ce­rra­ba des­pués de ese ca­so.

–¿Fue co­mo la pun­ta de un ovi­llo?

–Sí, fue así. Me em­pe­za­ron a con­tac­tar otras víc­ti­mas. Eso me lle­vó a in­ves­ti­gar en li­bros, do­cu­men­ta­les, et­cé­te­ra, y em­pe­cé a dar­me cuen­ta de que ha­bía una re­gu­la­ri­dad en los ca­sos. Una re­gu­la­ri­dad que con­fir­ma un sis­te­ma de en­cu­bri­mien­to pa­ra que ca­da dió­ce­sis ac­túe igual: hay un “ma­nual” que se apli­ca, pri­me­ro pa­ra evi­tar que sal­ga a la luz el ca­so, y lue­go, si eso pa­sa, pa­ra ma­ne­jar­lo. El “Ma­nual de en­cu­bri­mien­to” tie­ne seis pa­sos: pri­me­ro, ale­jan mí­ni­ma­men­te al cu­ra; se­gun­do, ca­llan y ame­na­zan a la víc­ti­ma, que sue­le ser me­nor de edad; ter­ce­ro, pre­sio­nan a quie­nes des­de den­tro de la ins­ti­tu­ción se que­jan y pue­den ser una ame­na­za; cuar­to, si el vic­ti­ma­rio se les tor­nó in­con­tro­la­ble, lo tras­la­dan a otra dió­ce­sis; quin­to, si se ha­ce pú­bli­co, emi­ten un co­mu­ni­ca­do en el que la­men­tan lo ocu­rri­do y si­mu­lan do­lor y apo­yo al agredido y a su fa­mi­lia. Mien­tras tan­to, ha­cen lo con­tra­rio... Y por úl­ti­mo, co­mien­zan un in­efi­caz e in­ter­mi­na­ble pro­ce­so in­terno que, sal­vo ex­cep­cio­nes, en­con­tra­rá des­tino en un ca­jón o ar­chi­vo de la San­ta Se­de.

–¿Des­de cuán­do fun­cio­na es­te sis­te­ma de en­cu­bri­mien­to?

–Hay un do­cu­men­to de la dé­ca­da del 60 ti­tu­la­do Cri­men so­lli­ci­ta­tio­nis –de­li­to de so­li­ci­ta­ción-. Se co­no­ció en 2003 pe­ro es de la dé­ca­da del 60. Ahí se plas­ma la or­den a to­dos los obis­pos de ocul­tar los de­li­tos se­xua­les del cle­ro ba­jo pe­na de ex­co­mu­nión. Y ahí apa­re­ce tam­bién lo del tras­la­do geo­grá­fi­co de los cu­ras sos­pe­cha­dos y acu­sa­dos. Lue­go es­to se ha ido com­ple­ji­zan­do y en­ton­ces cuan­do no es tan fá­cil de con­tro­lar, por las víc­ti­mas o cu­ras dís­co­los, se apli­ca una ley de si­len­cia­mien­to, pre­sio­nán­do­los. Por ejem­plo, a los cu­ras qui­tán­do­les el mi­nis- te­rio sa­cer­do­tal o en­vián­do­los a un lu­gar ig­no­to. A las víc­ti­mas de Ila­rraz, pa­ra dar un ca­so con­cre­to, co­mo no que­rían vol­ver a sus ho­ga­res, se los arrin­co­na­ba con esa ame­na­za pa­ra que se ca­lla­ran.

“Es­te es nues­tro se­cre­to”

El de Ila­rraz es uno de los tres ca­sos pa­ra­dig­má­ti­cos que Ma­ra­deo eli­ge pa­ra mos­trar có­mo fun­cio­na el sis­te­ma. Y los na­rra con el detalle de la re­cons­truc­ción que hi­zo a tra­vés de los tes­ti­mo­nios de sus víc­ti­mas, co­mo en es­te ex­trac­to del ca­pí­tu­lo 4, lla­ma­do “Los ele­gi­dos”. Es­cri­be: “Des­pués de las 23, se abría la puer­ta del Pa­be­llón, don­de dor­mían unos cua­ren­ta se­mi­na­ris­tas se­pa­ra­dos por una pa­red de un me­tro y me­dio, y en­tra­ba un hom­bre de unos 30 años, de ros­tro inex­pre­si­vo. Era el cu­ra Jus­to Jo­sé Ila­rraz. El lu­gar es­ta­ba en pe­num­bras, so­lo unos fo­cos dé­bi­les en las es­qui­nas. En for­ma me­tó­di­ca, el sa­cer­do­te se iba sen­tan­do en ca­da una de las ca­mas, en­tre las que ha­bía una pe­que­ña me­sa de luz. En al­gu­nas se de­mo­ra­ba un po­co más, eran las de sus ele­gi­dos. A ellos los aca­ri­cia­ba con frui­ción. Les exi­gía si­len­cio mien­tras su mano re­co­rría el ab­do­men has­ta le­van­tar­les el cal­zon- ci­llo pa­ra mas­tur­bar­los. Cuan­do es­ta­ban por eya­cu­lar, les ta­pa­ba la bo­ca y los be­sa­ba en los la­bios. Es­te es nues­tro se­cre­to, de­cía y pa­sa­ba al si­guien­te”.

–¿Por qué el ca­so de Ila­rraz es pa­ra­dig­má­ti­co pa­ra des­en­tra­ñar “la tra­ma”?

-Los abu­sos de Ila­rraz fue­ron en la dé­ca­da del 80. Y la Igle­sia los co­no­cía muy bien. De he­cho, en 1992 el en­ton­ces ar­zo­bis­po y hoy car­de­nal emé­ri­to Es­ta­nis­lao Kar­lic hi­zo un simulacro de jui­cio dio­ce­sano. Y ahí que­dó. Re­cién se co­no­ció pú­bli­ca­men­te en 2012 y aho­ra fue con­de­na­do a 25 años de pri­sión por co­rrup­ción agra­va­da de me­no­res.

Otro ca­so es el de Ju­lie­ta Añaz­co, una mu­jer de La Pla­ta que des­pués de 30 años en­con­tró al sa­cer­do­te que ha­bía abu­sa­do de ella cuan­do era una ne­na en unos cam­pa­men­tos de ve­rano –es­te año la Jus­ti­cia pla­ten­se ce­rró la cau­sa por­que con­si­de­ró los de­li­tos pres­crip­tos-. Ju­lie­ta es ade­más quien ini­ció la Red de So­bre­vi­vien­tes de Abu­so Ecle­siás­ti­co en Ar­gen­ti­na. Y el ter­ce­ro es el del Ins­ti­tu­to Pró­vo­lo de Men­do­za y La Pla­ta: cu­ras ita­lia­nos que ha­bían co­me­ti­do abu­sos en Ve­ro­na y que, cuan­do sus su­pe­rio­res de­tec­ta­ron que no iban a mo­di­fi­car su con­duc­ta, fue­ron en­via­dos a La Pla­ta y des­pués a Men­do­za. En am­bas se­des abu­sa­ron de chi­cos sor­dos que te­nían ba­jo su tu­te­la. El de­rro­te­ro de es­tos cu­ras y sus de­li­tos es­tán re­la­ta­dos en el do­cu­men­tal No abu­sa­rás, que tam­bién di­ri­gió Ma­ra­deo. –¿Cuál fue el pa­pel de Jor­ge Ber­go­glio en es­tos ca­sos?

–An­tes de ser Pa­pa, se man­tu­vo ali­nea­do con lo que des­de el Va­ti­cano se dic­ta­mi­na­ba. Por ejem­plo, cuan­do se co­no­ció el ca­so Ila­rraz, el ar­zo­bis­pa­do de Pa­ra­ná emi­tió un

co­mu­ni­ca­do en el que se mos­tra­ban ape­na­dos, si­mu­la­ban do­lor y de­cían que las puer­tas es­ta­ban “abier­tas pa­ra las víc­ti­mas”. O sea, lo que in­di­ca el ma­nual y que es una to­tal men­ti­ra. Bueno, Ber­go­glio lo re­pli­có. –¿Cam­bió al asu­mir co­mo Pa­pa?

–No. Y tam­bién el ca­so del Pró­vo­lo lo de­mues­tra: él re­ci­bió in­for­ma­ción de ma­nos de la Aso­cia­ción de Sor­dos de Ve­ro­na so­bre los cu­ras abu­sa­do­res en­via­dos a la Ar­gen­ti­na un año an­tes de que ex­plo­ta­ra el ca­so en Men­do­za, en 2016. Y sin em­bar­go, co­mo el ma­nual de en­cu­bri­mien­to bien lo dic­ta, él ac­tuó só­lo cuan­do se hi­zo pú­bli­co. Y ac­tuó in­ter­vi­nién­do­lo, pe­ro só­lo en el de Men­do­za, que fue el de­nun­cia­do. No hi­zo na­da con el de La Pla­ta –se em­pe­zó a in­ves­ti­gar en 2017 y se alla­nó re­cién ha­ce un mes y me­dio–.

–¿El Pa­pa no pue­de o no quie­re in­ter­ve­nir? –Ber­go­glio es con­ser­va­dor. Lo di­jo su vocero cuan­do asu­mió, Gui­ller­mo Mar­có: “No va a rom­per nun­ca con el sta­tu quo”. El cam­bió la ma­ne­ra de abor­dar­lo co­mu­ni­ca­cio­nal­men­te, pe­ro no cam­bió el fon­do. No hay trans­pa­ren­cia en el pro­ce­so ju­di­cial ca­nó­ni­co, las víc­ti­mas no ac­ce­den a los ex­pe­dien­tes y só­lo se en­te­ran de la sen­ten­cia, si es que hay. Tam­po­co en­tre­gan a los cu­ras sos­pe­cha­dos a la jus­ti­cia or­di­na­ria. –¿Có­mo es­tá la Ar­gen­ti­na res­pec­to del res­to de los paí­ses y de lo que su­ce­de en EE.UU? –Muy atra­sa­da. Fun­da­men­tal­men­te, por­que en Es­ta­dos Uni­dos lo que pa­só es que hi­cie­ron es­tos in­for­mes a par­tir de ac­ce­der a la in­for­ma­ción que tie­nen las pro­pias dió­ce­sis. Tam­bién es­tá pa­san­do en Ir­lan­da. En la Ar­gen­ti­na no hay un so­lo tri­bu­nal que se ha­ya ani­ma­do a exi­gir­le a la Igle­sia que en­tre­gue la in­for­ma­ción.

–¿Hay mu­chos más ca­sos?

–Con­ti­nua­men­te me es­tán es­cri­bien­do pa­ra con­tar­me ex­pe­rien­cias. Pe­ro la re­co­men­da­ción es que pri­me­ro va­yan a la jus­ti­cia y, en ca­so de que no pros­pe­re, sa­lir a los me­dios. Nos va­mos a ir en­te­ran­do.

EM­MA­NUEL FERNANDEZ

“Con­ti­nua­men­te me es­tán es­cri­bien­do pa­ra con­tar­me ex­pe­rien­cias. Pe­ro la re­co­men­da­ción es que pri­me­ro va­yan a la jus­ti­cia y, en ca­so de que no pros­pe­re, sa­lir a los me­dios“, di­ce el au­tor.

La tra­ma Ju­lián Ma­ra­deo Edi­cio­nes B 336 págs. $449

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.