BOGOTÁ DE­JA SU MAR­CA EN EL AR­TE DE LA RE­GIÓN

ARTBO. Se­ten­ta ga­le­rías de vein­te paí­ses par­ti­ci­pa­ron en la 14ª edi­ción de la fe­ria, que in­ten­ta po­si­cio­nar­se co­mo la prin­ci­pal pla­ta­for­ma del mer­ca­do del ar­te de La­ti­noa­mé­ri­ca.

Revista Ñ - - SUMARIO - POR EDUARDO VILLAR

Una gran ins­ta­la­ción de Car­los Cruz Diez re­ci­bía al pú­bli­co ape­nas in­gre­sa­ba en el am­plí­si­mo es­pa­cio de ex­po­si­ción de ARTBO, la fe­ria de ar­te con­tem­po­rá­neo de Bogotá cu­ya edi­ción 14ª ce­rró el do­min­go pa­sa­do con la par­ti­ci­pa­ción de 60 ga­le­rías de 21 paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca, Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa, en­tre ellas, seis de la Ar­gen­ti­na. “Trans­cro­mía”, la obra del ar­tis­ta ve­ne­zo­lano –con­si­de­ra­do uno de los ex­po­nen­tes más im­por­tan­tes del ar­te ci­né­ti­co y óp­ti­co en La­ti­noa­mé­ri­ca–, es una ins­ta­la­ción es­pe­cí­fi­ca­men­te rea­li­za­da pa­ra el es­pa­cio, com­pues­ta por una se­rie de lá­mi­nas col­gan­tes de po­li­car­bo­na­to que crean un la­be­rin­to de co­lor. En ese dé­da­lo se me­te uno co­mo en un jue­go en el que la per­cep­ción y la com­po­si­ción cro­má­ti­ca va­ría se­gún el es­pec­ta­dor se va des­pla­zan­do por el in­te­rior de la obra.

Sa­lien­do de ahí, ca­da uno de­bió in­ge­niár­se­las pa­ra en­con­trar su rum­bo per­so­nal en ese otro la­be­rin­to que –co­mo to­da fe­ria de ar­te con­tem­po­rá­neo– es ARTBO. La de Cruz Diez for­ma­ba par­te de un pu­ña­do de obras que in­te­gra­ban “Si­tio”, una de las sec­cio­nes de la fe­ria: ins­ta­la­cio­nes de gran­des di­men­sio­nes dis­tri­bui­das en dis­tin­tos pun­tos del pre­dio fe­rial, pre­sen­ta­das por di­fe­ren­tes ga­le­rías. Las in­clui­das en “Si­tio” son obras am­bi­cio­sas, de gran es­ca­la o ex­pe­ri­men­ta­les. Una de ellas es “Ejer­ci­cio in­di­vi­dual”, vi­deoins­ta­la­ción de la se­rie “Mo­men­tum” de la ar­tis­ta ar­gen­ti­na Silvia Ri­vas, que re­fle­xio­na so­bre la idea del tiem­po, y no es arries­ga­do de­cir que fue uno de los pun­tos sa­lien­tes y más co­men­ta­dos de la fe­ria. La obra se con­cen­tra en el mo­men­to pre­vio a un acon­te­ci­mien­to: la caí­da al va­cío. Era di­fí­cil apar­tar la vis­ta de la hip­nó­ti­ca ima­gen de la mu­cha­cha ca­yen­do una y otra vez en la enor­me pan­ta­lla co­lo­ca­da so­bre unos an­da­mios a unos cua­tro me­tros de al­tu­ra. Pa­ra Ri­vas, la in­clu­sión de su vi­deo en es­ta sec­ción de la fe­ria fue una opor­tu­ni­dad fun- da­men­tal que le per­mi­tió vi­si­bi­li­zar su obra de una ma­ne­ra inusual: el cos­to de es­te for­ma­to de gran es­ca­la es im­po­si­ble sin el apor­te de la fe­ria. Y los re­sul­ta­dos fue­ron óp­ti­mos: Rolf Art, la ga­le­ría ar­gen­ti­na que pre­sen­ta su obra –ade­más de va­rias pie­zas de Cris­ti­na Pif­fer y dos fotos de Fa­cun­do de Zu­vi­ría– , ven­dió en el se­gun­do día de la fe­ria, dos de las tres co­pias de “Ejer­ci­cio in­di­vi­dual” en 10.000 y 12.000 dó­la­res –el pre­cio de la tercera es 15.000–. Hay que acla­rar que la ven­ta no in­clu­ye el dis­po­si­ti­vo de re­pro­duc­ción, es de­cir: se tra­ta ex­clu­si­va­men­te del vi­deo en un pen-dri­ve y su­ge­ren­cias de la ar­tis­ta acer­ca de los re­que­ri­mien­tos pa­ra su ins­ta­la­ción y re­pro­duc­ción.

Ade­más de “Si­tio” y de la sec­ción prin­ci­pal con la ofer­ta de las ga­le­rías, ARTBO con­tó en su for­ma­to con otras sec­cio­nes, co­mo ya es ha­bi­tual en las fe­rias de ar­te: con cu­ra­du­ría del gua­te­mal­tec­to Ei­liano Val­dés, “Los pen­sa­mien­tos se vuel­ven co­sas” pre­sen­tó 14 pro­yec­tos in­di­vi­dua­les de ar­tis­tas. Uno de ellos per­te­ne­ce a la ar­gen­ti­na Ma­rie­la Sca­fa­ti, con re­tra­tos abs­trac­tos de ami­gos de la ar­tis­ta. Otra de las sec­cio­nes, “Ar­te­cá­ma­ra”, ex­pu­so tra­ba­jos de jó­ve­nes ar­tis­tas sin re­pre­sen­ta­ción co­mer­cial. En la sec­ción “Re­fe­ren­tes” se pre­sen­ta­ron obras his­tó­ri­cas de ar­tis­tas que rom­pie­ron pa­ra­dig­mas en la his­to­ria del ar­te. La cu­ra­do­ra es­ta­dou­ni­den­se Pilar Tomp­kins se­lec­cio­nó allí tra­ba­jos de la se­gun­da mi­tad del si­glo XX aso­cia­dos con el fe­mi­nis­mo, el ar­te queer y los dis­cur­sos de gé­ne­ro. En­tre las obras se­lec­cio­na­das hay una fo­to­per­for­man­ce de 1983 de la ar­gen­ti­na Li­lia­na Ma­res­ca, con re­gis­tro fo­to­grá­fi­co de Mar­cos López.

Los co­men­ta­rios que re­co­gió en­tre or­ga­ni­za­do­res y ex­po­si­to­res de ARTBO fue­ron muy po­si­ti­vos, tan­to en cuan­to a las ven­tas rea­li­za­das co­mo al nú­me­ro de vi­si­tan­tes, que su­peró los 35.000. La per­cep­ción ge­ne­ral es que es­ta fue la edi­ción más in­ter­na­cio­nal y con ma­yor re­pre­sen­ta­ción y di­ver­si­dad des­de que ARTBO se creó en 2004 por ini­cia­ti­va de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Bogotá. Se­gún la di­rec­to­ra de la fe­ria, Ma­ría

Paz Ga­vi­ria –hi­ja del ex pre­si­den­te del país, Cé­sar Ga­vi­ria–, el cui­da­do en los con­te­ni­dos en los úl­ti­mos años se ha con­ver­ti­do en un di­fe­ren­cial res­pec­to de otros en­cuen­tros si­mi­la­res en la re­gión. Ga­vi­ria cal­cu­la que unos 6.000 co­lec­cio­nis­tas, cu­ra­do­res y pro­fe­sio­na­les del ar­te pa­sa­ron es­te año por ARTBO. Asis­tie­ron ade­más miem­bros de los boards de ocho gran­des mu­seos, co­mo el MoMA de Nue­va York, el Pom­pi­dou de París, el Ru­fino Ta­ma­yo de Mé­xi­co y el Malba. “Es que la fe­ria es por su­pues­to una apues­ta de mer­ca­do –di­ce Ga­vi­ria– pe­ro va más allá: ARTBO ha pres­ta­do mu­cha aten­ción a sus con­te­ni­dos, que son muy di­ver­sos y es­tán muy bien cu­ra­dos”.

Es po­si­ble agre­gar otros fac­to­res pa­ra ex­pli­car su cre­ci­mien­to des­de la pri­me­ra edi­ción, que con­tó con ape­nas 29 ga­le­rías de sie­te paí­ses: jun­to con una ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca que la vuel­ve muy ac­ce­si­ble pa­ra el co­lec­cio­nis­mo es­ta­dou­ni­den­se, eu­ro­peo y la­ti­noa­me­ri­cano, es fun­da­men­tal el cam­bio en la per­cep­ción que in­ter­na­cio­nal­men­te ha ve­ni­do dán­do­se res­pec­to de Co­lom­bia en lo que se re­fie­re a se­gu­ri­dad y es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca. El in­te­rés que ARTBO tie­ne pa­ra el Es­ta­do co­lom­biano se ad­vier­te en el aten­to re­co­rri­do de más de dos ho­ras que el pre­si­den­te Iván Du­que hi­zo por los stands. Por otro la­do, es vi­tal el apo­yo sos­te­ni­do de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio, que ve a la fe­ria co­mo una opor­tu­ni­dad de cre­ci­mien­to. La en­ti­dad em­pre­sa­rial se ha con­ver­ti­do de he­cho en líder de la vi­da cul­tu­ral de la ciu­dad. El pa­no­ra­ma se com­ple­ta con la prio­ri­dad que el go­bierno co­lom­biano le da a la industria crea­ti­va co­mo fac­tor de cre­ci­mien­to de la eco­no­mía. Exis­te una de­ci­sión de for­ta­le­cer la mar­ca Co­lom­bia y con­ver­tir al país en des­tino cul­tu­ral, pa­ra lo cual hay en mar­cha una se­rie de pro­gra­mas con el Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo.

En cuan­to a la par­ti­ci­pa­ción ar­gen­ti­na en la sec­ción prin­ci­pal, Ruth Ben­za­car ven­dió “Sail­boat and Re­flec­tion”, una es­cul­tu­ra de bron­ce de Lean­dro Er­lich que flo­ta­ba en el ai­re sus­pen­di­da de un hi­lo. Su va­lor, 70.000 dó­la­res. La mis­ma ga­le­ría ven­dió en 60.000 dó­la­res “Sil­ken Mo­ment”, óleo de gran for­ma­to de Jor­ge Mac­chi, y una obra sin tí­tu­lo –de jean, can­vas, acrí­li­co y cie­rres– de Va­len­ti­na Lier­nur, en 10.000 dó­la­res.

Tam­bién es­ta­ban con­for­mes con la suer­te que co­rrie­ron en la fe­ria otras ga­le­rías ar­gen­ti­nas co­mo Is­la Flo­tan­te, que ven­dió una fo­to­gra­fía de Va­len­tín De­mar­co en 2.000 dó­la­res y una ins­ta­la­ción de di­jes de Ni­co­lás Mar­te­lla en 3.500, y Pas­to, que has­ta ayer ha­bía ven­di­do una obra de So­fía Du­rrieu y un óleo de Gi­me­na Ma­cri.

Es­ce­nas de la fe­ria que ce­rró el do­min­go pa­sa­do: arri­ba, vi­si­tan­tes en­tre las lá­mi­nas col­gan­tes de “Trans­cro­mía”, la ins­ta­la­ción del ve­ne­zo­lanoCar­los Cruz Diez. A la iz­quier­da, “Ejer­ci­cio in­di­vi­dual”, vi­deoins­ta­la­ción de la ar­gen­ti­na Silvia Ri­vas. Aba­jo, un sec­tor de la mues­tra “Re­fe­ren­tes”, cu­ra­da por la es­ta­dou­ni­den­se Pilar Tomp­kins.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.