EL HOS­PI­TAL AR­GEN­TINO DE PA­RÍS

Me­mo­rias del Ar­mis­ti­cio. Al cum­plir­se es­te do­min­go un si­glo del fin de la Pri­me­ra Gue­rra, una va­lio­sa pes­qui­sa echa luz so­bre la ges­ta de un gru­po de vo­lun­ta­rios que asis­tía a los alia­dos en el fren­te y la ca­pi­tal.

Revista Ñ - - SUMARIO - POR MA­RÍA LAU­RA AVIGNOLO

Cuan­do se ce­le­bran los 100 años del Ar­mis­ti­cio que pu­so fin a la lar­ga ma­sa­cre de la Pri­me­ra Gue­rra, el mun­do vuel­ve a un es­ce­na­rio que re­pro­du­ce el cli­ma de esa pos­gue­rra. El pre­si­den­te fran­cés Em­ma­nuel Ma­cron ad­vir­tió que “la le­pra na­cio­na­lis­ta, el mie­do y las con­se­cuen­cias de la cri­sis eco­nó­mi­ca” re­cuer­dan en Eu­ro­pa esa at­mós­fe­ra que rei­na­ba en­tre las dos gue­rras y la cri­sis de 1930. Y lla­mó a los ciu­da­da­nos “a re­sis­tir”.

En me­dio del ho­rror de uno de los más bru­ta­les con­flic­tos, en­tre ju­lio de 1914 y no­viem­bre de 1918, con 9 mi­llo­nes de com­ba­tien­tes muer­tos y 7 mi­llo­nes de ci­vi­les, en esa gue­rra fe­roz de trin­che­ras, gas mos­ta­za y artillería, el ca­si des­co­no­ci­do Hos­pi­tal Ar­gen­tino en Pa­rís fue un ejem­plo de hu­ma­ni­dad y com­pro­mi­so. Jus­to cuan­do la ri­ca co­mu­ni­dad en la ca­pi­tal fran­ce­sa fue re­for­za­da con la lle­ga­da de mé­di­cos que ve­nían a per­fec­cio­nar­se a la que en­ton­ces era la Me­ca de la me­di­ci­na, y con 6000 vo­lun­ta­rios ar­gen­ti­nos que com­ba­tie­ron a fa­vor de los alia­dos.

El nú­me­ro 14 de la rue Ju­les Cla­re­tie, no de­ma­sia­do le­jos del Ar­co del Triun­fo, del Bois de Bou­log­ne y la To­rre Eif­fel, era ocu­pa­do por seis pi­sos, 150 ca­mas, en pleno ba­rrio XVI. Un edi­fi­cio hauss­ma­niano, gran­de y be­llo se­gún las cró­ni­cas del dia­rio Le Fi­ga­ro, cons­trui­do por los An­cho­re­na, que co­mo tan­tas otras fa­mi­lias de te­rra­te­nien­tes ar­gen­ti­nos, pa­sa­ban al me­nos seis me­ses del año en Pa­rís. Un hos­pi­tal ins­pi­ra­do por cua­tro jó­ve­nes mé­di­cos ar­gen­ti­nos, con­cre­ta­do por el en­ton­ces mi­nis­tro ple­ni­po­ten­cia­rio Mar­ce­lo T. de Al­vear, que era in­for­ma­do por telegrama al bar­co en que atra­ve­sa­ba el Atlán­ti­co pa­ra asu­mir su car­go, y con un pre­su­pues­to de 181.361 fran­cos, que apor­tó la bur­gue­sía na­cio­nal en Pa­rís.

Jo­sé Santamarina, uno de los gran­des co­lec­cio­nis­tas de ar­te, el pin­tor Er­nes­to de la Cár­co­va, Ot­to Bem­berg, Hen­ri­que Díaz de Vi­var, el doc­tor Lo­ren­zo Moss, que ha­bía re­va­li­da­do su tí­tu­lo en Pa­ris e iba a ser un re­si­den­te, fue­ron al­gu­nos de los gran­des con­tri­bu­yen­tes. Así na­ció el Ho­pi­tal Ar­gen­tin, que fun­cio­nó has­ta no­viem­bre del 1918, cuan­do la gue­rra ya ha­bía ter­mi­na­do.

En su Me­mo­ria de gue­rra, el doc­tor En­ri­que Be­re­ter­bi­de cuen­ta que las reunio­nes se or­ga­ni­za­ban en la rue de la Tre­moi­lle, en la re­si­den­cia per­so­nal de Al­vear, o “en la ma- ra­vi­llo­sa man­sión del doc­tor Fer­nán­dez An­cho­re­na, en ple­na ave­ni­da Bois de Bou­log­ne”, don­de se dis­cu­tía el ci­ru­jano je­fe que de­bía di­ri­gir­lo.

El mi­nis­tro ple­ni­po­ten­cia­rio Al­vear eli­gió el 25 de ma­yo del 1917 pa­ra su inau­gu­ra­ción. Agra­de­ció a la Unión de Mu­je­res de Fran­cia, una ins­ti­tu­ción hu­ma­ni­ta­ria, ha­ber po­di­do cons­truir es­ta obra.

“Que me sea per­mi­ti­do de­cla­rar que la co­lo­nia ar­gen­ti­na en Pa­rís ha que­ri­do ele­gir es­te 25 de ma­yo, una fe­cha his­tó­ri­ca pa­ra no­so­tros, pen­san­do que la ma­ne­ra más efi­caz de con­me­mo­rar la eman­ci­pa­ción de un pue­blo y el na­ci­mien­to de nues­tra no­ble y li­bre de­mo­cra­cia, de con­sa­grar­nos a cu­rar a los he­roi­cos he­ri­dos del glo­rio­so Ejér­ci­to de Fran­cia, que ya ha con­se­gui­do la ad­mi­ra­ción del mun­do al lu­char por los prin­ci­pios más pu­ros del de­re­cho, de la jus­ti­cia y de la li­ber­tad”, di­jo el en­ton­ces mi­nis­tro ple­ni­po­ten­cia­rio y lue­go pre­si­den­te Al­vear, en su dis­cur­so an­te el Sub­se­cre­ta­rio de Sa­lud fran­cés.

Los im­pe­tuo­sos mé­di­cos En­ri­que Be­re­ter­vi­de, Ho­ra­cio Mar­tí­nez Lea­nes, Ro­dol­fo Que­sa­da Pa­che­co y Ra­fael Cisneros, que ha­bían lle­ga­do a Pa­rís a per­fec­cio­nar­se, ha­bían cum­pli­do su sue­ño. Ellos ha­bían te­ni­do la idea y la im­pul­sa­ban. Los ayu­da­ron Mar­ce­lo T de Al­vear, gran ami­go del ma­ris­cal Jof­fre, al que vi­si­ta­ba lar­ga­men­te jun­to a su es­po­sa, Re­gi­na Pa­ci­ni, en Ver­sai­lles, el te­rra­te­nien­te Jo­sé Santamarina y Lo­ren­zo Moss, que iba a ser su vi­ce­di­rec­tor.

Pe­ro en esa gue­rra atroz, don­de los mé­di­cos ele­gían po­ner a sal­vo a los me­nos he­ri­dos, por­que no exis­tían los an­ti­bió­ti­cos y las in­fec­cio­nes eran de­vas­ta­do­ras, el doc­tor y ci­ru­jano En­ri­que Fi­no­chiet­to fue el je­fe de ci­ru­gía de ese hos­pi­tal au­xi­liar pa­ri­sino. Lo ha­bía re­co­men­da­do Pe­dro Chu­tro, un aris­tó­cra­ta de la me­di­ci­na, que tra­ba­ja­ba en el Hos­pi­tal-li­ceo Buf­fon de Pa­rís, con sus 600 ca­mas, y quien ha­bía re­cha­za­do el ofre­ci­mien­to de di­ri­gir­lo.

Fi­no­chiet­to, hi­jo de una fa­mi­lia mo­des­ta de in­mi­gran­tes ita­lia­nos; gran di­bu­jan­te, edu­ca­do por los je­sui­tas e in­ven­tor de to­da cla­se de ins­tru­men­tos qui­rúr­gi­cos; ami­go y pro­mo­tor de Car­los Gar­del en Fran­cia, jun­to a Ju­lio Ca­na­ro, que has­ta le es­cri­bió su pro­pio tan­go; dis­tin­gui­do bai­la­rín; fue el gran al­ma del hos­pi­tal en esas no­ches de ho­rror. Jus­to cuan­do los bom­bar­deos ale­ma­nes po­dían dis­tin­guir el ilu­mi­na­do qui­ró­fano ar­gen­tino en el te­cho, que de­bió ser mu­da­do. Las 18 am­bu­lan­cias es­pe­ra­ban a los he­ri­dos en Passy y los tras­la­da­ban a la rue Cla­re­tie, don­de días des­pués iban a ser tras­la­da­dos a otro hos­pi­tal ma­yor.

Pe­ro es­te Ho­pi­tal Ar­gen­tin de la Pri­me­ra Gue­rra ha­bría pa­sa­do al ol­vi­do de no ha­ber si­do por la ca­pa­ci­dad de in­ves­ti­ga­ción de la his­to­ria de la me­di­ci­na, el amor por las imá­ge­nes y la cu­rio­si­dad de otro mé­di­co ar­gen­tino. Cé­sar Got­ta, gas­tro­en­te­ró­lo­go y ra­dió­lo­go, que co­men­zó a re­cons­truir es­ta his­to­ria cuan­do al­guien le pi­dió que die­ra una char­la so­bre al­go que el des­co­no­cía: un hos­pi­tal ar­gen­tino en Pa­rís. So­lo las fa­mi­lias de los mé­di­cos y be­ne­fac­to­res co­no­cían los he­chos.

En su li­bro Apo­yo de sanidad de los ar­gen­ti­nos a los fran­ce­ses en la Pri­me­ra Gue­rra, él re­cons­tru­ye la epo­pe­ya y con­si­gue fo­tos úni­cas.Des­de la sa­la de en­fer­mos, el qui­ró­fano, las 18 am­bu­lan­cias que iban a bus­car a los sol­da­dos he­ri­dos di­rec­ta­men­te en el fren­te de ba­ta­lla y que lle­ga­ban en tren a la es­ta­ción pa­ri­si­na de Passy, el equi­po ra­dio­ló­gi­co y el her­cú­leo tras­la­do de los he­ri­dos, des­de esas trin­che­ras pan­ta­no­sas y le­ta­les, ba­jo la im­pla­ca­ble artillería y el gas enemi­go.

Jun­to al doc­tor Ma­rio San­gui­ta, or­to­pe­dis­ta ar­gen­tino re­si­den­te en la Pi­car­die, ob­tu­vie­ron da­tos que na­die co­no­cía de es­ta his­to­ria. Des­cu­brie­ron tam­bién que has­ta hu­bo una ma­ter­ni­dad ar­gen­ti­na en el fren-

te. En­ri­que Be­re­ter­vi­de era un jo­ven doc­tor que iba a es­pe­cia­li­zar­se en pe­dia­tría. “Amaba es­cri­bir, las imá­ge­nes, las fo­tos. Y era to­tal­men­te fran­có­fi­lo. Yo te­nía dos años y me en­se­ña­ba a pro­nun­ciar “bleu-blanc-rou­ge”, los tres co­lo­res de la ban­de­ra fran­ce­sa, y a can­tar La Mar­se­lle­sa”, re­cuer­da Glo­ria Be­re­ter­bi­de, su nie­ta y pro­duc­to­ra de do­cu­men­ta­les. Mu­rió cuan­do ella te­nía 2 años.

Fue so­bre sus Me­mo­rias de Gue­rra, un li­bro es­cri­to con la ex­pe­rien­cia en los Hos­pi­ta­les de San­gre, don­de es­tu­vo en el fren­te, y en el Ho­pi­tal Ar­gen­tin, co­mo pu­die­ron re­cons­truir la épi­ca de­ci­sión de es­te gru­po de ar­gen­ti­nos en la Pri­me­ra Gue­rra. Él fue uno de sus ma­yo­res ins­pi­ra­do­res. Has­ta con­tó una anéc­do­ta de los pre­pa­ra­ti­vos, cuan­do el fa­mo­so ci­ru­jano Chu­tro re­cha­zó el car­go de di­rec­tor por ser un pro­yec­to in­cier­to que lle­va­ría de ar­gen­tino so­lo el nom­bre. Con po­ca pa­cien­cia, Al­vear res­pon­dió: ”Lo que pa­sa es que us­te­des son unos pa­ra­dos en la lo­ma”. El maes­tro se cal­zó la galera y se fue sin sa­lu­dar a na­die, en me­dio de un im­pre­sio­nan­te si­len­cio.

Los vai­ve­nes del hos­pi­tal son ma­gis­tral­men­te con­ta­dos en su li­bro de me­mo­rias por Be­re­ter­vi­de. Co­mo cuan­do la sa­la de ra­dio­lo­gía era su­per­vi­sa­da por un sa­cer­do­te con una lar­ga bar­ba, otro ve­te­rano del fren­te. Allí evo­ca ese día de abril de 1919, cuan­do lle­ga­ron al hos­pi­tal 80 he­ri­dos in­gle­ses del fren­te de Amiens. Se­sen­ta, lim­pios y cu­ra­dos, fue­ron eva­cua­dos por bar­co a Lon­dres y el res­to, dis­tri­bui­dos en los “ma­ra­vi­llo­sos cas­ti­llos que ha­bían si­do ce­di­dos co­mo hos­pi­ta­les. Con la lle­ga­da de la te­rri­ble ‘gri­pe es­pa­ño­la’ tu­ve que fir­mar más cer­ti­fi­ca­dos de de­fun­ción du­ran­te los úl­ti­mos me­ses que du­ran­te to­do nues­tra ac­tua­ción en el Ho­pi­tal Ar­gen­tin”, re­la­ta Be­re­ter­vi­de.

Los sol­da­dos lle­ga­ban de las trin­che­ras, em­ba­rra­dos, con la ro­pa su­cia y el pe­lo im­preg­na­do de gas mos­ta­za, con su olor ca­rac­te­rís­ti­co, los ex­cre­men­tos mez­cla­dos con agua has­ta las ro­di­llas. Eso pro­vo­ca­ba in­fec­cio­nes y era esen­cial “des­con­ta­mi­nar­los” al en­trar al hos­pi­tal. Mu­chos lle­ga­ban con pie de trin­che­ra, por es­tar con los pies hú­me­dos. Fran­cia re­co­no­ció a los mé­di­cos ar­gen­ti­nos con la me­da­lla de Bron­ce y di­fe­ren­tes gra­dos de la Le­gión de Ho­nor.

Hoy el 14 de la rue Cla­re­tie es una ca­lle pri­va­da de Pa­rís en uno de sus ba­rrios más dis­tin­gui­dos. El edi­fi­cio del vie­jo hos­pi­tal es­tá in­tac­to, con un pri­mer pi­so de bal­co­nes flo­ri­dos. Na­die co­no­ce en es­ta ge­ne­ra­ción la vie­ja his­to­ria de ha­ce un si­glo. Las fo­tos fue­ron cedidas por la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na, Bi­blio­te­ca Cen­tral Juan Jo­sé Ma­nuel Mon­tes de Oca; Co­lec­ción de H. Cé­sar Grot­ta. Re­pro­duc­cio­nes de Noel Smart.

El equi­po de vo­lun­ta­rios del hos­pi­tal. El edi­fi­cio que­da­ba en la rue Ju­les Cla­re­tie 14; el edi­fi­cio per­te­ne­cía a la fa­mi­lia An­cho­re­na, que lo ce­dió.

Al­vear y el sub­se­cre­ta­rio Sanidad, Jus­tin Go­dard, sa­len tras la inau­gu­ra­ción del Ho­pi­tal Ar­gen­tin.

El Hos­pi­tal. Al­can­za­do por las bom­bas lan­za­das por las fuer­zas de la artillería ale­man.

En re­cu­pe­ra­ción. Co­mo no exis­tían los an­ti­bió­ti­cos, so­lo eran tra­ta­dos los in­fec­ta­dos le­ves.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.