HER­BIE HAN­COCK, OTROS RIT­MOS, OTROS ÁM­BI­TOS

Her­bie Han­cock. El gran pia­nis­ta re­gre­sa con su re­per­to­rio te­ñi­do de soul, funky y elec­tró­ni­ca, que lo ale­jan del acar­to­na­mien­to de los cir­cui­tos vir­tuo­sos del jazz.

Revista Ñ - - SUMARIO - POR SAN­DRA DE LA FUEN­TE

En­tre Wa­ter­me­lon man y Mai­den Vo­ya­ge, dos pie­zas tan di­fe­ren­tes, se de­fi­ne la per­so­na­li­dad mu­si­cal del ca­ma­león Her­bie Han­cock, un mú­si­co de ener­gía e ima­gi­na­ción sor­pren­den­tes. Aun­que Wa­ter­me­lon man fue un hit de los años 70 –y muy a pe­sar del re­cha­zo del mun­do jaz­ze­ro tu­vo ha­cia su sim­pli­ci­dad ar­mó­ni­ca–, su suer­te co­men­zó an­tes, en la ver­sión que hi­zo Mon­go San­ta­ma­ría. Cuan­do Han­cock la re­to­mó tal co­mo apa­re­ce en el pri­mer cor­te de Head Hun­ters, fue pa­ra con­ver­tir­la en una obra maes­tra ex­pe­ri­men­tal, con el hue­so del rit­mo ape­nas ves­ti­do con el so­ni­do más eléc­tri­co po­si­ble.

La de Mai­den Vo­ya­ge fue una for­tu­na to­da­vía más pa­ra­do­jal: com­pues­ta pa­ra un co­mer­cial de te­le­vi­sión, se trans­for­mó no so­lo en obra de des­plie­gue vir­tuo­so sino tam­bién en ejem­plo de es­tu­dio pa­ra cual­quie­ra que desee acer­car­se al uni­ver­so ar­mó­ni­co del jazz mo­derno.

Pe­ro hay que de­cir que la suer­te de es­tas pie­zas es­tá fuer­te­men­te re­la­cio­na­da con la per­so­na­li­dad del pro­pio Han­cock, un hom­bre que re­cha­za la au­to in­dul­gen­cia –tan de mo­da en la ac­tua­li­dad– co­mo for­ma de ad­he­sión a su co­mu­ni­dad.

“¿Qué re­pre­sen­ta­ría ho­nes­ta­men­te mi ex­pe­rien­cia de for­mar par­te de la co­mu­ni­dad ne­gra?”, se pre­gun­ta­ba fren­te al piano, en una con­ver­sa­ción con El­vis Cos­te­llo, que pue­de ver­se en YouTu­be. “De­fi­ni­ti­va­men­te, no me re­pre­sen­tan las can­cio­nes de la cár­cel, ni las de los cam­pos de al­go­dón por­que nun­ca es­tu­ve en la cár­cel ni tra­ba­jé en el cam­po. Soy un hom­bre cria­do en Chica­go”, di­ce en­tre ri­sas, sen­ta­do al piano, an­tes de to­car el ba­jo funky que ima­gi­nó pa­ra las rue­das del ca­rro del ven­de­dor de san­días.

Ese mú­si­co es Han­cock, el pia­nis­ta in­ca­paz de des­can­sar so­bre un pa­sa­do de su­fri­mien­to que, por otra par­te, no le per­te­ne­ce y por eso no lo re­pre­sen­ta. Mu­si­ca­li­zar las pos­ta­les de su ju­ven­tud de es­tu­dian­te en esa Chica­go que le dio la opor­tu­ni­dad de for­mar­se co­mo el mú­si­co e in­ge­nie­ro elec­tró­ni­co que es hoy, ese fue su pun­to de par­ti­da y su pa­sa­por­te a la eter­ni­dad.

Wa­ter­me­lon Man na­ció en 1962, cuan­do Han­cock era to­da­vía el pia­nis­ta ca­si re­cién des­cu­bier­to por Do­nald Byrd. Pe­ro po­de­mos agra­de­cer­le a Chick Co­rea, a Mi­les Da­vis –o a los dos en igual pro­por­ción–, el he­cho de que Han­cock se hu­bie­ra vol­ca­do rá­pi­da­men­te a la elec­tró­ni­ca, a ese so­ni­do que lo ale­ja­ría del jazz ele­gan­te, del mun­do es­ti­li­za­do de Bill Evans.

“Que­ría desa­rro­llar al­gu­nos as­pec­tos mu­si­ca­les que ha­bía apren­di­do to­can­do en el quin­te­to de Mi­les”, cuen­ta en una en­tre­vis­ta que le hi­zo Len Lyons. “Ne­ce­si­ta­ba apli­car esos rit­mos a mis pro­pias com­po­si­cio­nes por­que sa­bía que no so­na­rían bien en el gru­po de Mi­les. El quin­te­to era muy bueno, pe­ro no po­día ha­cer de to­do. Mi­les sa­bía que yo pla­nea­ba ir­me, aun­que no ha­bía­mos ha­bla­do de una fe­cha jus­ta. En ese mo­men­to, el quin­te­to con­tra­tó un nue­vo con­tra­ba­jis­ta, Da­ve Ho­lland. Año 1968. Yo me ca­sé el 31 de agos­to, des­pués del pri­mer con­cier­to con Da­ve en el con­tra­ba­jo. Me fui de lu­na de miel a Bra­sil; se su­po­nía que vol­ve­ría en dos se­ma­nas, pe­ro me in­to­xi­qué con co­mi­da en mal es­ta­do y tu­ve que que­dar­me más tiem­po en Bra­sil. Los mé­di­cos no me de­ja­ban par­tir mien­tras du­ra­ra el tra­ta­mien­to. Cuan­do fi­nal­men­te re­gre­sé, Chick ha­bía to­ma­do mi lu­gar. Mi­les ha­bía de­ci­di­do que lo me­jor que le po­día pa­sar al quin­te­to era que yo me fue­ra, por­que Tony Wi­lliams es­ta­ba ya pla­nean­do aban­do­nar el gru­po tam­bién y Mi­les pre­fe­ría ir re­em­pla­zán­do­nos de a uno pa­ra no co­men­zar ca­si de ce­ro con una nue­va ban­da. Te­nía ra­zón. Le di­je que no ha­bía pro­ble­ma, pe­ro por su­pues­to que pa­ra mí fue du­ro. De cual­quier mo­do, creo que no hu­bie­ra exis­ti­do un buen mo­men­to pa­ra de­jar el quin­te­to, un gru­po que ya te­nía un so­ni­do pro­pio y en el que ha­bía siem­pre mu­cho tra­ba­jo. Me sen­tía muy có­mo­do ahí. Ne­ce­si­té un em­pu­jón pa­ra ir­me, y me lo die­ron”. El par­ti­cu­lar so­ni­do de Head Hun­ters co­men­zó a ges­tar­se en esa des­pe­di­da.

El re­cha­zo del mun­do jaz­ze­ro por el nue­vo Han­cock funky era pre­vi­si­ble. El jazz ya em­pe­za­ba a arras­trar su mo­chi­la de pre­jui­cios, y Han­cock no mos­tra­ba in­ten­cio­nes de com­par­tir esa car­ga. El pa­so que da­ba lo me­tía de lleno a li­diar con el pú­bli­co roc­ke­ro.

Una his­to­ria en sen­ti­do con­tra­rio, pe­ro que tam­bién re­ve­la su des­pla­za­mien­to del mun­do del jazz –o, me­jor, su ubi­cui­dad en el de la mú­si­ca– es la que su­ce­dió con Mai­den Vo­ya­ge. Quie­nes pen­sa­ban que la pie­za mo­ri­ría con el co­mer­cial te­le­vi­si­vo, no en­ten­die­ron la in­ver­sión crea­ti­va que ha­cía Han­cock. Hoy na­die re­cuer­da có­mo sur­gió la pie­za y él to­da­vía se ríe cuan­do cuen­ta la his­to­ria. “Fue pa­ra una pu­bli­ci­dad, sí, pe­ro tra­ba­jé muy se­ria­men­te en ella”, le res­pon­de al mis­mo Lyon cuan­do es­te le pre­gun­ta si no lo sor­pren­dió el al­can­ce que tu­vo ese jin­gle den­tro del mun­do del jazz. Al­can­za con es­cu­char la ver­sión que Han­cock ofre­ce al pú­bli­co del Salz­bur­ger Fes­ts­pie­le 1989 (tam­bién se pue­de ver en YouTu­be) pa­ra dis­fru­tar de su com­pro­mi­so con la mú­si­ca y con la bús­que­da de co­lo­res en el piano acús­ti­co.

No es que Han­cock “re­tro­ce­die­ra” so­bre sus pa­sos, co­mo di­ce Joa­chim E. Be­rendt en su im­pres­cin­di­ble El Jazz. De Nue­va Or­leans a los años ochen­ta. No es que de­ci­die­ra vol­ver a to­car “sim­ple­men­te mú­si­ca en ins­tru­men­tos nor­ma­les sin to­da la com­pli­ca­da elec­tró­ni­ca”. Lo que pa­ra Be­rendt es com- pli­ca­da ma­qui­na­ria, pa­ra Han­cock es el ac­ce­so a un uni­ver­so de co­lo­res y rit­mos al al­can­ce de su mano. Y el piano acús­ti­co se in­te­gra per­fec­ta­men­te bien en esa pa­le­ta ex­pre­si­va. Cuan­do el ca­ma­león ne­ce­si­ta ese to­que, lo bus­ca y lo tie­ne.

Por­que Han­cock no es un pro­vo­ca­dor sino un mú­si­co sin lí­mi­tes. Pa­ra ter­mi­nar de com­ple­tar la te­sis es­tán sus co­la­bo­ra­cio­nes con la can­tan­te lí­ri­ca ame­ri­ca­na Kath­leen Battle y la Orp­heus Cham­ber Or­ches­tra, en cóc­tel con Ste­ve Won­der, Chick Co­rea y Way­ne Shor­ter.

Re­sis­tir los dog­mas es su man­tra. Pa­sar del club de jazz pa­ra po­cos y en­ten­di­dos, al es­ta­dio de aplau­sos y gri­tos des­acom­pa­sa­dos fue su des­tino. Her­bie Han­cock no so­lo lle­nó y si­gue lle­nan­do es­ta­dios, sino que tam­bién de­vol­vió el bai­le con “Roc­kit”, esa can­ción que los jaz­ze­ros di­cen que ya no es jazz, y que irrum­pió en MTV, en el co­mien­zo de la dé­ca­da del 80.

En to­do ca­so, la cor­po­ra­ción jaz­ze­ra tie­ne ra­zón, lo de Han­cock no es jazz, pe­ro qué im­por­tan­cia tie­ne a qué gé­ne­ro per­te­ne­ce su mú­si­ca.

Mien­tras dis­cu­ti­mos cuá­les son las re­glas del buen gus­to jaz­ze­ro y dón­de fue­ron a pa­rar sus re­glas (hoy res­guar­da­das por un staff aca­dé­mi­co que no de­ja de cre­cer en to­do el pla­ne­ta), el Ca­ma­león Han­cock to­ca­rá en el Lu­na Park, el 14 –la­men­ta­ble­men­te el mis­mo día que se inau­gu­ra el BAJazz–, acom­pa­ña­do por el ba­te­ris­ta Jus­tin Brown, el ba­jis­ta y con­tra­ba­jis­ta Ja­mes Ge­nus, la ar­mó­ni­ca de Gre­goi­re Ma­ret y la voz de Mi­chael Ma­yo.

Re­sis­tir los dog­mas es su man­tra. El ex pia­nis­ta de Mi­les Da­vis, con quien to­có sie­te años, pa­só de los ex­clu­si­vos clu­bes de jazz a lle­nar es­ta­dios, y ob­tu­vo pa­sa­por­te de le­yen­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.