La ra­re­za co­mo una ase­ve­ra­ción y una es­té­ti­ca

Revista Ñ - - NOTA DE TAPA - POR ADRIA­NA MUSCILLO

EN­TRE­VIS­TA CON GUA­DA­LU­PE NET­TEL Na­rra­do­ra me­xi­ca­na. Miem­bro del Ju­ra­do de Ho­nor del Pre­mio Cla­rín No­ve­la.

Qui­zás ha­ya si­do su eter­na con­di­ción de “ra­ra”, esa perenne sen­sa­ción de es­tar siem­pre del otro la­do de los “nor­ma­les”, lo que lle­vó a Gu­da­lu­pe Net­tel (Mé­xi­co, 1973) a es­cri­bir his­to­rias don­de los per­so­na­jes son un po­co ella mis­ma: una ex­tran­je­ra en su pro­pio te­rri­to­rio.

Mu­chos es­cri­to­res han sen­ti­do ese des­ajus­te. Y su ca­so bien po­dría ser par­te de la obra de Ru­bén Darío, jun­to a Lis­le, Ver­lai­ne, Lau­tre­mont, Poe, Ib­sen, Mar­tí y va­rios más, en ese com­pen­dio de “ra­ros” a los que tan­to ad­mi­ra­ba el ni­ca­ra­güen­se. Una tri­bu en la que Net­tel, que pa­só gran par­te de la in­fan­cia li­dian­do con tra­ta­mien­tos pa­ra su ojo de­re­cho, ca­si cie­go de na­ci­mien­to, y con­vir­tien­do en li­te­ra­tu­ra esa di­fi­cul­tad, no des­en­to­na­ría. Con sus li­bros tra­du­ci­dos a más de diez idio­mas, Net­tel es re­co­no­ci­da co­mo una de las au­to­ras más in­tere­san­tes de la li­te­ra­tu­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na ac­tual. Se doc­to­ró en Cien­cias del Len­gua­je por la Éco­le des Hau­tes Étu­des en Scien­ces So­cia­les de Pa­rís. Es­cri­bió cua­tro co­lec­cio­nes de cuen­tos y las no­ve­las El hués­ped (fi­na­lis­ta del Pre­mio He­rral­de de No­ve­la 2005), El cuer­po en que na­cí y Des­pués del in­vierno, ga­na­do­ra del Pre­mio He­rral­de de No­ve­la 2014, que de­fi­nió al­gu­na vez co­mo una no­ve­la que ex­plo­ra “dis­tin­tos ti­pos de amor, pe­ro so­bre to­do, la no­ción de so­li­da­ri­dad”.

Ade­más de es­cri­bir fic­ción, Net­tel di­ri­ge des­de ha­ce po­co más de un año una de las pu­bli­ca­cio­nes más pres­ti­gio­sas de su país. Es una de las dos mu­je­res en 80 años (la otra fue Ju­lie­ta Cam­pos), que ha es­ta­do al fren­te de la Re­vis­ta de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Mé­xi­co (UNAM), edi­ta­da por es­cri­to­res de la ta­lla de Jo­sé Emi­lio Pa­che­co y Luis Vi­llo­ro. El nú­me­ro de oc­tu­bre es­tá de­di­ca­do a los mo­vi­mien­tos es­tu­dian­ti­les de 1968. “Es la re­vis­ta con ma­yor tra­di­ción en mi país. Exis­te des­de 1929. Tie­ne una ver­sión im­pre­sa y otra di­gi­tal. Nues­tro dos­sier de no­viem­bre es so­bre uto­pías y dis­to­pías; el de di­ciem­bre se­rá so­bre cul­tos, re­li­gio­sos y no. Es un pro­yec­to que me en­can­ta y es­toy muy or­gu­llo­sa de to­do el equi­po edi­to­rial que par­ti­ci­pa en él”, di­rá la es­cri­to­ra.

Net­tel in­te­gró jun­to con Al­mu­de­na Gran­des y Jor­ge Fer­nán­dez Díaz el Ju­ra­do de Ho­nor del Pre­mio Cla­rín No­ve­la 2018, que eli­gió Tú eres pa­ra mí, de Jo­sé Nie­metz e In­ten­sos com­pro­mi­sos con la na­da, de Mar­cial Ga­la.

–¿Qué cri­te­rios pri­vi­le­gia­ron en el mo­men­to de ele­gir las no­ve­las ga­na­do­ras? –To­das las no­ve­las fi­na­lis­tas es­ta­ban muy bien es­cri­tas, pe­ro es­tas dos te­nían las his­to­rias más ori­gi­na­les y des­ca­be­lla­das. Los na­rra­do­res de am­bas des­plie­gan una voz úni­ca que nos cau­ti­vó des­de el prin­ci­pio. Ha­blan, ade­más, de un te­ma que me apa­sio­na: el de­re­cho a ser dis­tin­to, ya sea fí­si­ca, po­lí­ti­ca, psi­co­ló­gi­ca o se­xual­men­te. Tú eres pa­ra mí es la más ori­gi­nal y desopi­lan­te y en In­ten­sos com­pro­mi­sos con la na­da se no­ta que de­trás hay un es­cri­tor con ex­pe­rien­cia y mu­chas ta­blas. La for­ma en que re­tra­ta la so­cie­dad cu­ba­na de pro­vin­cia me pa­re­ce muy lo­gra­da e in­tri­gan­te.

–Los per­so­na­jes de sus fic­cio­nes son ob­se­si­vos, ma­nía­cos. Tie­nen fi­ja­cio­nes, ri­tua­les, pen­sa­mien­tos os­cu­ros, fo­bias y pa­ra­noias. ¿Cuál es la ma­te­ria pri­ma con la que los mol­dea? ¿Se pa­re­cen a us­ted?

–Mis per­so­na­jes reivin­di­can lo mis­mo que los de los au­to­res ga­na­do­res: son se­res dis­tin­tos que lle­van su di­fe­ren­cia co­mo una ase­ve­ra­ción, co­mo una pos­tu­ra exis­ten­cial y es­té­ti­ca. Los cons­tru­yo con re­ta­zos de per­so­nas que co­noz­co, ami­gos, co­le­gas, a ve­ces con mi pro­pia bio­gra­fía.

–El cuer­po en que na­cí es una obra, ma­yor­men­te, au­to­bio­grá­fi­ca. ¿Hay una bús­que­da per­so­nal que se sa­tis­fa­ce en ese ges­to? –La ver­dad, no. Me ayu­da a en­ten­der al­gu­nas co­sas, pe­ro ese no es el mo­tor de mi es­cri­tu­ra, sino mi fas­ci­na­ción por una his­to­ria –pro­pia o aje­na– de la que quie­ro apro­piar­me y lue­go com­par­tir con los de­más.

–En Des­pués del in­vierno, Clau­dio y Ce­ci­lia son dos “freaks”. ¿Se ins­pi­ró en per­so­nas que co­no­ce pa­ra ima­gi­nar­los?

–Sí. Me ins­pi­ré en va­rios ami­gos y un po­co en mi ju­ven­tud. Clau­dio es una es­pe­cie de Fran­kens­tein cons­trui­do con los ras­gos y las neu­ro­sis de mu­chos co­no­ci­dos. Pa­ra Ce­ci­lia usé frag­men­tos del dia­rio que lle­va­ba en aquel en­ton­ces. Pe­ro es una his­to­ria esen­cial­men­te fic­ti­cia.

EFE/MAR­TA PÉ­REZ

Net­tel di­ri­ge ac­tual­men­te la pres­ti­gio­sa re­vis­ta de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.