La ol­vi­da­da épi­ca de Fi­no­chiet­to

Revista Ñ - - IDEAS -

Cé­sar Got­ta es ar­gen­tino, gas­tro­en­te­ró­lo­go y ra­dió­lo­go ya re­ti­ra­do, aun­que si­gue vi­si­tan­do su fa­mo­so ins­ti­tu­to de imá­ge­nes. Con sus 82 años ha des­cu­bier­to que la his­to­ria de la me­di­ci­na y las imá­ge­nes son su otro hobby, su pa­sión. Así nos con­tó có­mo des­cu­brió una ins­ti­tu­ción ol­vi­da­da por la his­to­rio­gra­fía ar­gen­ti­na, que en­no­ble­ce a sus fun­da­do­res, en la Pri­me­ra Gue­rra. La obra y las fo­tos pue­den con­sul­tar­se en la bi­blio­te­ca de la Aca­de­mia Na­cio­nal de Me­di­ci­na.

–¿Có­mo lle­ga a “des­cu­brir” es­te hos­pi­tal ar­gen­tino en Pa­rís?

–Ha­ce mu­chos años, pre­pa­ran­do una char­la so­bre En­ri­que Fi­no­chiet­to, en­con­tré que ha­bía es­ta­do en Pa­rís en la Gue­rra del ´14 y asu­mi­do la je­fa­tu­ra de un hos­pi­tal desa­rro­lla­do por ar­gen­ti­nos y don­de tra­ba­ja­ban ca­si ex­clu­si­va­men­te mé­di­cos nues­tros. In­ten­té in­terio­ri­zar­me pe­ro no en­con­tra­ba na­da es­cri­to en Bue­nos Ai­res. Tam­po­co es­ta­ba re­gis­tra­do en la Aca­de­mia de Me­di­ci­na o en la his­to­ria de la me­di­ci­na ar­gen­ti­na. En las his­to­rias de la bi­blio­te­ca no ha­bía lo que yo bus­ca­ba, ape­nas dos o tres tra­ba­jos del pro­pio Fi­no­chiet­to so­bre el tra­ta­mien­to de las he­ri­das de gue­rra. Fue una con­fe­ren­cia im­por­tan­te, que dio en Bue­nos Ai­res, a la que asis­tie­ron los prin­ci­pa­les ci­ru­ja­nos por­te­ños. Eso es lo úni­co que co­no­cía. Tra­ba­jos, da­tos so­bre ac­cio­nes mé­di­cas, tra­ta­mien­to de he­ri­das de ba­la. Pe­ro no có­mo se desa­rro­lló el hos­pi­tal. Y cuan­do ya es­ta­ba por re­sig­nar­me, me lla­man por te­lé­fono des­de Pa­rís y me ofre­cen una con­fe­ren­cia so­bre el te­ma. Un día mi hi­jo en­cuen­tra un tex­to de 1919 que se re­fie­re al Ho­pi­tal Ar­gen­tin. Un hom­bre me en­vía una vie­ja re­vis­ta Ca­ras & Ca­re­tas des­de Bra­ga­do. Eran 4 ó 5 ho­jas con fo­tos y nom­bres de mé­di­cos que ha­bían es­ta­do allí. Bus­qué por la guía te­le­fó­ni­ca y los fui lla­man­do. Y fi­nal­men­te con­se­guí in­for­ma­ción de los des­cen­dien­tes de En­ri­que Be­re­ter­vi­de y de Ra­fael Moss. Ellos me brin­da­ron fo­to­gra­fías, car­tas, da­tos. Un li­bro he­cho por el abue­lo de la se­ño­ra Be­re­ter­vi­de. –Se re­fie­re a Me­mo­rias de gue­rra, no?

–Sí. Lo co­pié, le pe­dí au­to­ri­za­ción pa­ra co­piar­lo. Le di un li­bro a la bi­blio­te­ca de la fa­cul­tad, otro a la de la Aso­cia­ción Mé­di­ca y otro a la bi­blio­te­ca de la Aca­de­mia. Fui a Pa­rís, di la con­fe­ren­cia. La tra­du­jo el doc­tor San­gui­na. To­do eso ter­mi­nó sien­do un li­bro, en el cual se van en­con­tran­do mu­chas más co­sas. El li­bro no se lla­ma Hos­pi­tal Ar­gen­tino, si no La ayu­da mé­di­ca, por­que hu­bo otras co­sas. El Dr. Chu­tro, uno de los gran­des de la ci­ru­gía ar­gen­ti­na, es­tu­vo tam­bién allí; fue ci­ru­jano del Hos­pi­tal Buf­fon, cons­trui­do en el Ly­cée Buf­fon: se me ocu­rrió re­la­tar una se­rie de his­to­rias di­ver­ti­das e in­tere­san­tes. Apa­re­ció tam­bién des­crip­to por el Dr. Bu­ro­ni, uno de los que com­po­nen el li­bro, el he­cho de que la nie­ta del Ge­ne­ral San Mar­tín, que vi­vía en esos años en Pa­rís ca­sa­da con un di­plo­má­ti­co es­pa­ñol, pres­tó su pa­la­cio pa­ra ha­cer un hos­pi­tal de gue­rra. Hay otros dos o tres he­chos más pro­ta­go­ni­za­dos por ar­gen­ti­nos que es­ta­ban en Fran­cia, pa­ra ayu­da de los he­ri­dos fran­ce­ses.

–Hay un rol fun­da­men­tal del pre­si­den­te Al­vear, que en ese mo­men­to era Mi­nis­tro Ple­ni­po­ten­cia­rio.

–Era Mi­nis­tro Ple­ni­po­ten­cia­rio por­que en Fran­cia ha­bía Le­ga­ción en vez de Em­ba­ja­da. Él lle­gó a Pa­rís y ayu­dó. Te­nía que ha­cer­lo de ma­ne­ra no muy evi­den­te, por­que la Ar­gen­ti­na, al ha­ber­se de­cla­ra­do neu­tral, no po­día te­ner ac­cio­nes en fa­vor de nin­guno de los be­li­ge­ran­tes, por­que el be­li­ge­ran­te opues­to po­dría pro­tes­tar, to­mar me­di­das, al­go por el es­ti­lo. Él era un ca­ci­que, pu­do or­de­nar mu­cho. Y tam­bién es muy im­por­tan­te lo que hi­zo Jo­sé Santamarina. Yo di­ría que se apo­ya en tres pa­tas es­te hos­pi­tal: la orien­ta­ción de Al­vear, co­la­bo­ra­ción eco­nó­mi­ca con­vo­ca­da por Jo­sé Santamarina, un ar­gen­tino que pa­sa­ba mu­cho tiem­po en Pa­rís con la co­lo­nia ar­gen­ti­na, que era eco­nó­mi­ca­men­te fuer­te y que po­dían ayu­dar a ha­cer un hos­pi­tal, por­que un hos­pi­tal no es ba­ra­to y no se im­pro­vi­sa ra­pi­da­men­te. Y ade­más la co­la­bo­ra­ción de mé­di­cos ar­gen­ti­nos, que ha­bían ido ori­gi­nal­men­te a per­fec­cio­nar­se a Pa­rís y al­guno tal vez ha­ya ido con la in­ten­ción de ayu­dar a los he­ri­dos, que eran mu­chos.

–La ca­sa don­de fun­cio­nó el hos­pi­tal era de los An­cho­re­na.

–Así pa­re­ce. Y mi­re que la ca­sa es im­por­tan­te, es un lin­do edi­fi­cio. En el li­bro es­tá des­crip­to qué ha­bía en ca­da pi­so, en ca­da lu­gar del edi­fi­cio. Muy útil re­sul­tó y to­dos los mé­di­cos ar­gen­ti­nos que tra­ba­ja­ron ahí re­ci­bie­ron la con­de­co­ra­ción de la Le­gión de Ho­nor en dis­tin­tos gra­dos. Hu­bo un gran re­co­no­ci­mien­to de Fran­cia a los mé­di­cos ar­gen­ti­nos.

–¿Có­mo fun­cio­na­ba el hos­pi­tal?

– Es­ta­ba muy cer­ca de la Es­ta­ción de Passy; lle­ga­ban los en­fer­mos en tren a la es­ta­ción y ahí los tras­la­da­ban las 18 am­bu­lan­cias del hos­pi­tal.

–¿Era un hos­pi­tal de emer­gen­cias?

–Su fun­ción prin­ci­pal era la aten­ción del he­ri­do de gue­rra. Si ha­bía un se­ñor de en­fren­te con apen­di­ci­tis, no le co­rres­pon­día aten­der­se allí. Pe­ro su­pe que hu­bo pa­cien­tes in­ter­na­dos por la fa­mo­sa fie­bre de esos años.

–¿Có­mo se tras­la­da­ba a esos he­ri­dos?

–Era al­go com­ple­jí­si­mo. Si bien en Pa­rís no en­tra­ron las tro­pas ale­ma­nas, la ciu­dad re­ci­bió gol­pes de la po­de­ro­sa artillería ale­ma­na, que es­ta­ba de­trás de la lí­nea de com­ba­te. Ca­ño­na­zos que ha­cían 60 ó 70 ki­ló­me­tros y pro­vo­ca­ban da­ños enor­mes. No se usó mu­cho por­que no te­nía mu­cha pun­te­ría, se usa­ba so­bre to­do a fin de in­ti­mi­dar a la po­bla­ción ci­vil. –Pe­ro de to­das ma­ne­ras es­ta­ba di­ri­gi­do por el Dr. Fi­no­chiet­to, con quien us­ted es­tá em­pa­ren­ta­do.

–Fi­no­chiet­to to­mó mu­cho la di­rec­ción, so­bre to­do en la par­te mé­di­ca. Tam­bién es­tu­vo ahí el Dr. Moss, que vi­vía en Pa­rís y te­nía mu­cha in­fluen­cia en la di­rec­ción. En­ri­que Fi­no­chiet­to, que no te­nía ni 40 años en­ton­ces, se lo pa­sa­ba ope­ran­do. La can­ti­dad de ope­ra­cio­nes que te­nían por día era bas­tan­te gran­de y el tiem­po que es­ta­ban ellos en el qui­ró­fano, a ve­ces sin dor­mir. Los qui­ró­fa­nos tu­vie­ron que tras­la­dar­los, por­que te­nían las sa­las de ci­ru­gía en el úl­ti­mo pi­so, una es­pe­cie de es­tu­dio con ven­ta­na­les. Y eso era un in­con­ve­nien­te por­que en no­ches de bom­bar­deos eran un ob­je­ti­vo fá­cil de ver des­de el cie­lo. En­ri­que se ca­rac­te­ri­za­ba más por la con­duc­ción qui­rúr­gi­ca. –Ha­bía tam­bién unos hos­pi­ta­les de san­gre, en los que es­tu­vo Be­re­ter­vi­de, ¿de qué se tra­ta­ba?

– Son los es­pe­cia­li­za­dos en he­ri­das san­gran­tes y en­fer­me­da­des que re­quie­ren trans­fu­sio­nes. Y no ol­vi­de que a Fran­cia lle­ga­ron no­ti­cias, no muy tem­prano, de que en 1914 en Bue­nos Ai­res, el doc­tor Ago­te ha­bía he­cho en el Hos­pi­tal Raw­son la pri­me­ra trans­fu­sión con san­gre ci­tra­ta­da, que fue un avan­ce cru­cial. Se po­día sa­car san­gre de una per­so­na y trans­fun­dir­la a otra, con al­gu­nos re­cau­dos. Eso cam­bió la his­to­ria de la me­di­ci­na en el mun­do en­te­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.