LA PO­TEN­CIA DE LO FE­ME­NINO

En­tre­vis­ta con Gé­rard Pom­mier. El psi­coa­na­lis­ta afir­ma que el fe­mi­nis­mo co­mo ma­les­tar de la cul­tu­ra e in­su­bor­di­na­ción es el mo­tor del cam­bio.

Revista Ñ - - IDEAS - POR ALE­JAN­DRA VARELA

Nin­gu­na re­vo­lu­ción pue­de triun­far si no se de­ja ga­nar por la po­ten­cia de lo fe­me­nino. La ima­gen que di­bu­ja so­bre la ca­ra del Che Gue­va­ra el ros­tro de una mu­jer des­co­no­ci­da que ve­mos en la ta­pa del li­bro del psi­quia­tra y psi­coa­na­lis­ta fran­cés Gé­rard Pom­mier sin­te­ti­za es­ta re­ve­la­ción. Lo fe­me­nino, una re­vo­lu­ción sin fin (Edi­to­rial Pai­dós) tie­ne al­go de esa in­va­sión, de ese es­ta­do in­sur­gen­te en el cuer­po de cual­quier su­je­to. So­la­men­te si los hom­bres ce­den en la lu­cha con­tra su fe­mi­ni­za­ción, si de­jan de ver en es­ta car­ga que el po­der del pa­dre im­po­ne so­bre ellos un signo de in­fe­rio­ri­dad, so­lo si des­cu­bren que, en reali­dad, es la iman­ta­ción de una fuer­za des­co­no­ci­da que no quie­re so­juz­gar a na­die sino cre­cer des­de una in­te­rio­ri­dad en­cen­di­da, po­drán trans­for­mar el mun­do.

Pe­ro la ver­da­de­ra re­vo­lu­ción la es­tán ha­cien­do las mu­je­res al pen­sar­se en una po­lí­ti­ca sin fi­lia­ción. El fe­mi­nis­mo co­mo la ma­ni­fes­ta­ción su­pre­ma de esa in­su­bor­di­na­ción no de­rro­ca al pa­dre pa­ra des­pués sen­tir nos­tal­gia de su ti­ra­nía y re­fun­dar una ley que lo re­cuer­de y re­pi­ta. Esa es la po­lí­ti­ca de los hi­jos. Lo fe­me­nino no tie­ne esa vo­lun­tad res­tau­ra­do­ra que siem­pre se enamo­ra del pa­sa­do. Su po­lí­ti­ca es la de al­guien que lle­ga sin pe­dir dis­cul­pas, que quie­re to­mar lo que le ne­ga­ron y que, al mo­men­to de trans­gre­dir, de­rri­ba la im­pos­tu­ra pa­ter­na y se eman­ci­pa de to­da iden­ti­fi­ca­ción.

Lo fe­me­nino co­mo por­ve­nir, co­mo una con­quis­ta que siem­pre el en­torno in­ten­ta­rá ne­gar o pos­ter­gar, es el te­ma que lle­vó a Pom­mier a re­co­rrer va­rias ciu­da­des del país pa­ra pre­sen­tar su li­bro, con­ven­ci­do de que es en el fe­mi­nis­mo co­mo ma­les­tar de la cul­tu­ra, don­de se agi­ta el nue­vo mo­tor de la his­to­ria.

–Us­ted en­cuen­tra en el uso del cuer­po des­nu­do en una ma­ni­fes­ta­ción po­lí­ti­ca, la re­cu­pe­ra­ción, de par­te de las mu­je­res, de un re­cur­so que fue apro­pia­do por el po­der mas­cu­lino ¿Es tam­bién un mo­do de re­co­no­cer que es en el cuer­po don­de se da la cen­tra­li­dad del con­flic­to?

– Mos­trar el cuer­po des­nu­do fe­me­nino en una ma­ni­fes­ta­ción es un he­cho po­lí­ti­co que po­ne a la fe­mi­ni­dad en un lu­gar su­pe­rior a la reivin­di­ca­ción de igual­dad. Su­pe­rior a la mas­cu­li­ni­dad por­que la fe­mi­ni­dad es el ob­je­to de de­seo uni­ver­sal ¿Qué hay más sin­gu­lar que un cuer­po des­nu­do? Na­da. Es pu­ra fas­ci­na­ción que no pi­de na­da sino que afir­ma su su­pe­rio­ri­dad, a tal pun­to que es ta­bú en to­das las re­li­gio­nes mo­no­teís­tas que han opri­mi­do a las mu­je­res pe­ro tam­bién a los hom­bres. Es el ac­to po­lí­ti­co más sin­gu­lar que afir­ma la es­pe­ci­fi­ci­dad del fe­mi­nis­mo co­mo di­fe­ren­te de cual­quier mo­vi­mien­to po­lí­ti­co que se ba­sa en la fra­ter­ni­dad, en la igual­dad. No exis­te el fe­me­nino de fra­ter­ni­dad, hoy po­dría­mos de­cir que es la so­ro­ri­dad pe­ro hay al­go en lo fe­me­nino que es ex­te­rior a la fra­ter­ni­dad, que es ab­so­lu­ta­men­te sin­gu­lar.

–Us­ted se­ña­la que el eje de la opre­sión es la se­pa­ra­ción en­tre la ma­ter­ni­dad y la fe­mi­ni­dad. Allí se ob­ser­va el va­lor po­lí­ti­co del abor­to por­que una mu­jer so­lo pue­de ser li­bre si va con­tra la biología y, a su vez, por­que de­cla­ra la au­to­no­mía so­bre su cuer­po.

–El des­tino de la ma­ter­ni­dad es al­go muy dis­tin­to al des­tino de la fe­mi­ni­dad. Una ni­ña em­pie­za a ju­gar con sus mu­ñe­cas y ya es­tá em­pe­zan­do a ha­cer un pa­pel de ma­dre que es muy dis­tin­to a un pa­pel de mu­jer que con­sis­te en una po­si­ción de amor o de se­duc­ción res­pec­to a otro ni­ño. El des­tino ma­terno es una re­pe­ti­ción del la­zo con la ma­dre y el des­tino fe­me­nino es una re­pe­ti­ción del la­zo de se­duc­ción con el pa­dre que es, a la vez, una per­so­na se­duc­to­ra y ame­na­zan­te por­que en el fon­do de es­te amor hay al­go prohi­bi­do, in­ces­tuo­so y por eso el apren­di­za­je de es­ta mu­jer no tie­ne na­da que ver con la re­pe­ti­ción de la re­la­ción con la ma­dre. Ma­dre y mu­jer son dos co­sas dis­tin­tas y ca­si to­das las mu­je­res de hoy quie­ren vi­vir su vi­da de mu­jer an­tes de ser ma­dres. A los vein­te años nin­gu­na mu­jer quie­re te­ner ni­ños, quie­re vi­vir lo es­pe­cí­fi­co de lo fe­me­nino que no tie­ne na­da que ver con la ma­ter­ni- dad. Y los hom­bres, que tie­nen mie­do de la fe­mi­ni­dad, tie­nen mie­do de la be­lle­za de las mu­je­res, tie­nen mie­do del or­gas­mo fe­me­nino, quie­ren ha­cer ca­llar lo fe­me­nino y obli­gan a las mu­je­res a ser ma­dres pe­ro si las mu­je­res se de­di­can a ser so­lo ma­dres, su vi­da es un in­fierno. Freud lo es­cri­bió, des­pués de años de ma­tri­mo­nio, con dos o tres ni­ños, la mu­jer no es más una mu­jer, es un ama de ca­sa que ha su­fri­do la pér­di­da de su fe­mi­ni­dad .

–Us­ted re­em­pla­za el tér­mino de cas­tra­ción freu­diano por fe­mi­ni­za­ción. El pa­dre ejer­ce su po­der fe­mi­ni­zan­do a los hi­jos ¿Una par­ti­cu­la­ri­dad que pro­du­jo el fe­mi­nis­mo de es­ta épo­ca es la acep­ta­ción de va­rios hom­bres de su fe­mi­ni­dad?

–Exac­ta­men­te, es una ma­ne­ra de re­co­no­cer­se a sí mis­mo en su división. Pue­de ser más an­gus­tian­te pe­ro es mu­cho más ver­da­de­ro. La li­be­ra­ción de las mu­je­res va a li­be­rar tam­bién a los hom­bres. Si no si­guen sien­do ni­ños. Hay que so­por­tar es­ta división ín­ti­ma en ca­da uno co­mo las mu­je­res la han su­fri­do du­ran­te mi­les de años. Las mu­je­res pa­sa­ban por en­fer­mas, por his­té­ri­cas y aho­ra los hom­bres pue­den dar­se cuen­ta que ellos mis­mos son his­té­ri­cos, es de­cir, di­vi­di­dos por su de­seo. Hay que mi­rar la ca­ra de nues­tros pa­dres,

siem­pre es una ca­ra que es­tá afue­ra de la ca­ra. Hay al­go di­vi­di­do en el de­seo de ser pa­dre. Eso es la con­di­ción hu­ma­na y el des­tino hu­mano se­rá ir en es­te ca­mino de ter­mi­nar con es­te pa­sa­do de opre­sión. Es co­mo lo di­ce la ta­pa del li­bro que de­trás de ca­da re­vo­lu­cio­na­rio, co­mo el Che Gue­va­ra, hay al­guien que re­cha­za la hu­mi­lla­ción que lo fe­mi­ni­za. Un re­vo­lu­cio­na­rio, en­ten­di­do de es­ta ma­ne­ra, nie­ga el de­re­cho de ser fe­mi­ni­za­do con­tra su pro­pio de­seo. –Si bien el pa­dre nun­ca de­jó de caer ¿po­dría­mos pen­sar que hoy ocu­rren las dos co­sas al mis­mo tiem­po? Por un la­do, la pro­fun­di­za­ción del fe­mi­nis­mo y, por otro, la afir­ma­ción del rol del pa­dre. Pien­so en la lle­ga­da al po­der de va­rios lí­de­res po­lí­ti­cos que de­cla­ran su mi­so­gi­nia.

–Sí, es esa la di­fi­cul­tad. Por un la­do, es­tá la ne­ce­si­dad de ter­mi­nar con es­te pa­dre ogro, ese pa­dre lo­bo de las no­ches de la pri­me­ra in­fan­cia pe­ro, en el mis­mo mo­men­to que apa­re­ce el de­seo de ma­tar­lo, es­tá el de­seo tam­bién de te­ner al­gu­na re­fe­ren­cia, al­gún amor al mis­mo pa­dre. Es una con­tra­dic­ción in­ter­na del de­seo que es mu­cho más fá­cil de ver en el de­seo fe­me­nino. Al­go en el amor mis­mo con­tie­ne una pers­pec­ti­va de ma­tar ¿Qué ha­cer? Des­va­ne­cer­se, sui­ci­dar­se. Por­que mu­chas mu­je­res, co­mo Ma­rilyn Mon­roe, se sui­ci­da­ron por­que fue­ron to­ma­das en es­te pun­to pú­bli­co de ser la re­pre­sen­ta­ción de la fe­mi­ni­dad ideal y así se sin­tie­ron muy ame­na­za­das. Lo tie­nen to­do. El di­ne­ro, tie­nen los hom­bres que quie­ren y cuan­do tie­nen to­do pue­den sui­ci­dar­se por­que son to­ma­das por es­te vér­ti­go.

–Cuan­do se re­fie­re a las mu­je­res que lle­gan a un lu­gar de po­der, sos­tie­ne que de­be­rían cam­biar la na­tu­ra­le­za de ese po­der ¿Es una ta­rea que so­lo de­ben rea­li­zar las mu­je­res? Si una mu­jer se ma­ne­ja ba­jo esa ló­gi­ca de lo fe­me­nino que no bus­ca opri­mir al otro sino que es po­ten­cia en sí mis­ma ¿no co­rre el ries­go de que­dar de­bi­li­ta­da fren­te a un ejer­ci­cio del po­der mas­cu­lino?

–Es­te pun­to hay que pen­sar­lo mu­cho más, aho­ra no ten­go una res­pues­ta. La ver­dad ,que hay mu­je­res co­mo Mar­ga­ret That­cher y An­ge­la Mer­kel que han to­ma­do un lu­gar de po­der ha­bi­tual­men­te mas­cu­lino y que ha­cen una po­lí­ti­ca mas­cu­li­na. Eso no me sor­pren­de por­que las mu­je­res son hom­bres co­mo to­do el mun­do. No es ver­dad que los hom­bres tie­nen el fa­lo y que las mu­je­res no lo tie­nen, co­mo de­cía Freud. Los dos lo tie­nen en el in­ter­cam­bio, no hay fa­lo en erec­ción sino hay de­seo de uno por el otro. El fa­lo en erec­ción es al­go que se pro­du­ce en­tre dos per­so­nas que se desean. La teo­ría de Ju­dith Butler, que pien­sa el gé­ne­ro des­de la imi­ta­ción, pue­de ser útil del la­do po­lí­ti­co pe­ro no ha­bla ni una pa­la­bra de la cau­sa. No es ver­dad que el gé­ne­ro es el re­sul­ta­do de una re­pre­sión cul­tu­ral por­que ¿de dón­de vie­ne la re­pre­sión cul­tu­ral? Es la ima­gen de lo que se ha pa­sa­do du­ran­te la pri­me­ra in­fan­cia al mo­men­to de ele­gir el gé­ne­ro psí­qui­co, no vie­ne de la cul­tu­ra. Las teo­rías de Butler pue­den te­ner una cier­ta apa­rien­cia útil pe­ro son ar­mas de pa­pel.

–Pe­ro que el gé­ne­ro es una imi­ta­ción no es al­go que se com­pren­da fá­cil­men­te en la vi­da so­cial. Es­ta teo­ría ayu­da a des­na­tu­ra­li­zar lo que se asu­me co­mo na­tu­ral.

–Pe­ro es na­tu­ra­li­za­do por la re­pre­sión que ocu­rre en la in­fan­cia, por­que una vez he­cha la elec­ción de gé­ne­ro se re­cha­za la otra elec­ción. Pa­ra ob­te­ner una iden­ti­fi­ca­ción co­mo mu­jer hay que re­cha­zar la iden­ti­fi­ca­ción con el hom­bre. Así pa­re­ce co­mo na­tu­ral pe­ro no hay na­da de na­tu­ral en la se­xua­li­dad. La se­xua­li­dad hu­ma­na no tie­ne na­da que ver ni con la re­pro­duc­ción, ni con las hor­mo­nas, ni con cual­quier co­sa or­gá­ni­ca. Tie­ne que ver so­la­men­te con li­be­rar­se de su in­fan­cia. Un hom­bre y una mu­jer quie­ren ha­cer el amor por­que sus pa­dres son un pe­so, por­que hay que sa­lir de la fa­mi­lia y siem­pre la in­fan­cia es­tá en la men­te. Ha­cer el amor es la di­so­lu­ción del com­ple­jo de Edi­po, pa­ra de­cir­lo en una sola fra­se

–Tam­bién plan­tea que no hay que pen­sar a la mu­jer co­mo al­te­ri­dad por­que la idea de di­fe­ren­cia le qui­ta el com­po­nen­te be­li­co­so a lo fe­me­nino ¿Se co­rre el ries­go de una acep­ta­ción sin con­flic­to?

–Que es una idea que no co­rres­pon­de con lo que pa­sa en la vi­da. Siem­pre hay un la­zo amo­ro­so y con­flic­ti­vo en­tre las mu­je­res y los hom­bres y po­ner a la mu­jer co­mo afue­ra de la hu­ma­ni­dad, idea­li­za­da, es una men­ti­ra com­ple­ta. Im­pli­ca qui­tar­le a la mu­jer su mal­dad . Cuan­tas ve­ces el de­seo sur­ge des­pués de una dispu­ta. Eso no nos ha­ce a no­so­tros, los hom­bres, la vi­da fá­cil. Lo su­fri­mos pe­ro pien­so que es­ta­mos del otro la­do, que van a ocu­rrir re­sis­ten­cias du­ran­te un tiem­po pe­ro hay al­go que ya es una vic­to­ria. Es un mo­vi­mien­to que es de­ma­sia­do po­ten­te en Fran­cia, en Es­ta­dos Uni­dos, en In­gla­te­rra, en va­rios paí­ses de Eu­ro­pa y en al­gu­nos paí­ses de Amé­ri­ca del sur co­mo la Ar­gen­ti­na. An­tes era evi­den­te pa­ra to­do el mun­do que uno po­día bur­lar­se de una mu­jer. Aho­ra no, aho­ra tie­nen mie­do.Y ese mie­do es un buen signo.

AFP

Los hom­bres tie­nen mie­do de la be­lle­za de las mu­je­res, sos­tie­ne el au­tor. Ya Po­sei­dón, cap­tu­ra­do por el atrac­ti­vo de Me­du­sa, ter­mi­na vio­lán­do­la.

Lo fe­me­nino. Una re­vo­lu­ción sin fin Gé­rard Pom­mier Pai­dós 256 págs. $ 399

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.