¿TRA­DI­CIO­NA­LES O RE­NO­VA­DO­RES?

Co­lec­ción Fortabat. El nue­vo guión de Mar­ce­lo Pa­che­co pa­ra la mues­tra per­ma­nen­te des­plie­ga 100 años de ar­te ar­gen­tino ha­cien­do pie en esa di­co­to­mía de nues­tra iden­ti­dad.

Revista Ñ - - ARTE - POR JU­LIA VILLARO

De al­gún mo­do to­da co­lec­ción –de cual­quier ti­po de ob­je­tos, pe­ro so­bre to­do de obras de ar­te– guar­da una suer­te de ca­lei­dos­co­pio: bas­ta gi­rar las pie­zas pa­ra que an­te el ojo se ar­me una nue­va fi­gu­ra. Pa­ra ce­le­brar sus pri­me­ros diez años abier­ta al pú­bli­co, la Fun­da­ción Fortabat de­ci­dió rea­li­zar un nue­vo mon­ta­je de su pa­tri­mo­nio que in­clu­ye, ade­más de la inau­gu­ra­ción de nue­vas sa­las, la pre­sen­ta­ción de pie­zas que has­ta el mo­men­to no ha­bían si­do ex­hi­bi­das. Rea­li­za­do por el cu­ra­dor Mar­ce­lo Pa­che­co, el nue­vo guión ha­ce fo­co en el ex­ten­so pa­tri­mo­nio de ar­te ar­gen­tino del si­glo XX. Si to­da cu­ra­du­ría –y en ver­dad, to­da co­lec­ción– es­ta­ble­ce una hi­pó­te­sis so­bre aque­llo que or­ga­ni­za, en es­te ca­so Pa­che­co se ci­ñe, pa­ra des­ple­gar un re­la­to que ex­pli­que el desa­rro­llo del ar­te ar­gen­tino de los úl­ti­mos cien años, a la di­co­to­mía en­tre tra­di­cio­na­les y re­no­va­do­res, esa dia­léc­ti­ca que ha que­da­do ato­ra­da en la iden­ti­dad cul­tu­ral ar­gen­ti­na des­de sus mis­mos co­mien­zos.

Pe­ro ¿de qué la­do de esa di­co­to­mía de­be­ría­mos ubi­car el va­cío me­ta­fí­si­co que ha­bi­ta en los in­te­rio­res, que de tan tran­qui­los in­quie­tan, que pin­ta For­tu­na­to La­cá­me­ra? ¿Es hoy tra­di­cio­nal o re­no­va­dor Fer­nan­do Fa­der, cu­yos em­pas­tes ra­bio­sos, con la ex­cu­sa de ser du­raz­nos flo­re­cien­do, nos de­jan en los um­bra­les de la abs­trac­ción? ¿De qué la­do po­ner al maes­tro Spi­lim­ber­go, cu­ya men­te y mano ver­sá­til pue­den en­car­nar el cla­si­cis­mo más pu­ri­tano o la más com­pro­me­ti­da van­guar­dia? Pa­se­mos, pa­ra­fra­sean­do a Ben­ja­min, el pin­cel a con­tra­pe­lo de la sa­la y ve­re­mos que el ar­te (y he aquí su mi­la­gro) por na­tu­ra­le­za des­bor­da siem­pre to­das las ca­te­go­rías.

Des­de su en­tra­da, el se­gun­do sub­sue­lo del vas­to edi­fi­cio –don­de aho­ra se ex­hi­be la co­lec­ción per­ma­nen­te– con­fi­gu­ra un cir­cui­to di­vi­di­do en dé­ca­das, lo que per­mi­te te­ner un es­que­ma del de­ve­nir plás­ti­co a gol­pe de ojo: de los óleos –car­ga­dos de ocres y ma­rro­nes que bus­ca­ban des­cri­bir la vi­da en el in­te­rior de Ce­sá­reo Ber­nal­do de Qui­rós–, a las acua­re­las de Xul So­lar; de las pri­me­ras obras que Ho­ra­cio Butler y Raquel For­ner rea­li­zan en Pa­rís –a don­de via­jan, jun­to a otros jó­ve­nes pin­to­res, pa­ra em­pa­par­se de van­guar­dia– a las abs­trac­cio­nes li­bres de Juan del Pre­te – pre­cur­sor de la no fi­gu­ra­ción en pin­tu­ra, siem­pre al mar­gen de los gru­pos–. Con sus po­la­ri­da­des y des­bor­des, por las obras flu­ye el re­la­to. Al­gu­nas se des­pla­zan de las cro­no­lo­gías. Los bre­ves tex­tos ex­pli­ca­ti­vos que dan ini­cio a ca­da nue­vo gru­po de pie­zas, tie­nen por ob­je­ti­vo apun­ta­lar la lec­tu­ra his­tó­ri­ca (por dé­ca­das) del es­pec­ta­dor.

Sin du­das el pla­to fuer­te de la sa­la es la pre­sen­ta­ción de “Ra­mo­na es­pe­ra” de An­to­nio Ber­ni, pa­ra la que vie­nen pre­pa­rán­do­nos los en­sam­bles de te­la, pin­tu­ras y pe­que­ños ob­je­tos de Jor­ge de la Ve­ga, y las po­ten­tes pin­tu­ras de Er­nes­to Dei­ra y Ró­mu­lo Mac­ció, que ca­si con la mis­ma pa­le­ta, es­ta­ble­cen un fo­co de co­lo­res, acorralados por el ne­gro, en me­dio de la sa­la. Es que en es­ta se­gun­da par­te del re­co­rri­do es co­mo si el am­bien­te le­van­ta­se tem­pe­ra­tu­ra. El co­lla­ge de Ber­ni per­te­ne­ce a su se­rie de Ra­mo­na Mon­tiel –pros­ti­tu­ta de fan­ta­sía a quien el ar­tis­ta dio vi­da, al igual que a su en­tra­ña­ble Jua­ni­to La­gu­na, a par­tir de la cha­ta­rra y los des­car­tes– y la mues­tra jun­to a otras pros­ti­tu­tas, es­pe­ran­do clien­tes. Por sus gran­des di­men­sio­nes, por la fuer­za de su ima­gen –y de los ma­te­ria­les con que fue he­cha– y por la car­ga que tie­ne el nom­bre de su au­tor den­tro de cual­quier re­la­to de la his­to­ria del ar­te ar­gen­tino, es­ta Ra­mo­na, (que se pre­sen­ta por pri­me­ra vez al pú­bli­co den­tro de la co­lec­ción) pro­me­te ser una de las obras más mi­ra­das del es­pa­cio. Ubi­ca­da en una de las pa­re­des cor­tas del rec-

tán­gu­lo que con­for­ma la sa­la –y a pe­sar de que las se­pa­ra una gran dis­tan­cia– Ra­mo­na se en­cuen­tra, ade­más, fren­te a los ar­le­qui­nes de Pe­to­rut­ti, otro ar­tis­ta que tam­bién ha fun­cio­na­do co­mo en­cla­ve den­tro del sen­de­ro que si­guió el ar­te ar­gen­tino del si­glo XX.

Ca­si aban­do­nan­do la sa­la, va­le la pe­na de­te­ner­se fren­te al ho­me­na­je que el mis­mo Ber­ni le rin­de a la “Di­fun­ta Co­rrea”, una obra de 1976, que fun­cio­na co­mo un an­te­ce­den­te di­rec­to de la es­té­ti­ca trash de los años 90, en la que el ar­tis­ta cru­za la más pu­ra pin­tu­ra de un pai­sa­je oní­ri­co con el al­tar pa­gano, pa­ra dar lu­gar a una suer­te de ins­ta­la­ción, mu­cho an­tes de la era de las ins­ta­la­cio­nes. En el sue­lo, de­ba­jo del lien­zo, se dis­po­nen to­do ti­po de ob­je­tos vo­ti­vos: bo­te­llas con flo­res, rue­das de bi­ci­cle­ta, fo­tos, ye­sos y mu­le­tas, to­do en­cua­dra­do por un mór­bi­do te­lón de ny­lon.

Un pi­so más arri­ba se abre la sa­la Ale­jan­dro Ben­go­lea, un nue­vo es­pa­cio den­tro de la co­lec­ción per­ma­nen­te de la Fun­da­ción. Nie­to de Fortabat, Ben­go­lea reali­zó su pro­pio aco­pio den­tro del mun­do del ar­te ar­gen­tino, del que da muy bue­na cuen­ta es­ta pe­que­ña (pe­ro in­ten­sa) sa­la. La dis­po­si­ción es cla­ra: mien­tras en una de las pa­re­des las obras de Luis Fe­li­pe Noé, Ró­mu­lo Mac­ció, Jor­ge de la Ve­ga y Al­ber­to Gre­co se su­ce­den ca­si de mo­do or­gá­ni­co, co­mo si una die­ra pie a la emer­gen­cia de la otra, en una suer­te de ma­ni­fies­to de lo que es­tos pin­to­res pen­sa­ban (y so­bre to­do sen­tían) que de­bía ser la pin­tu­ra, en la otra, el ar­te de los 80 y 90 le ofre­ce su con­tra­ca­ra: de las eva­si­vas at­mós­fe­ras acuá­ti­cas de Al­fre­do Prior y los opre­si­vos es­ce­na­rios del pri­mer Gui­ller­mo Kuit­ca, a la son­ri­sa vuel­ta mue­ca que siem­pre nos de­jan las obras de los re­fe­ren­tes de la lla­ma­da “ge­ne­ra­ción del Ro­jas”: Ale­jan­dro Ku­ro­pat­wa, Pa­blo Si­quier, Jor­ge Gu­mier Maier, Fa­bio Ka­ce­ro y Mar­ce­lo Pom­bo.

El cen­tro de la sa­la es­tá re­gi­do por la es­cul­tu­ra y los ob­je­tos, y tam­bién os­ci­la en­tre los años 60 –re­pre­sen­ta­dos por las ca­jas de ca­mem­bert de Al­ber­to He­re­dia y la “Ca­ja de cam­po” de Luis Fer­nan­do Be­ne­dit– y los 90 – con obras del úl­ti­mo Pa­blo Suá­rez, Omar Schi­ri­llo y Se­bas­tián Gor­dín–. En­tre ellas, “Or­gá­ni­co” la pie­za de re­si­na po­liés­ter de Nor­ber­to Gó­mez, des­ta­ca por la cruel­dad de su tex­tu­ra –que re­mi­te a las tri­pas y li­ga­men­tos de un cuer­po que se re­tuer­ce– y re­sul­ta una suer­te de acento sór­di­do en­tre la iro­nía y el kitsch.

La plan­ta al­ta –es­pa­cio en don­de de aho­ra en más ten­drán lu­gar las ex­po­si­cio­nes tem­po­ra­les– per­mi­te re­pa­sar al­gu­nas de las obras re­co­no­ci­das por los pre­mios Fortabat des­de 1984 has­ta 1999. En es­pe­cial des­ta­can las es­cul­tu­ras y pie­zas en vo­lu­men: al “Jar­dín de no­na­tos” de la siem­pre sin­gu­lar Ni­co­la Cos­tan­tino, la be­lle­za sim­ple y no­ble de la es­cul­tu­ra en ma­de­ra de Jor­ge Ga­ma­rra y la con­tun­den­cia cir­cu­lar y me­tá­li­ca de la “Res vi­tae” de Jac­ques Be­del, se le su­ma, un po­co más ade­lan­te en el es­pa­cio, la po­ten­cia de hie­rro y gra­ni­to de Her­nán Dom­pé (Pre­mio en el 1986).

Por úl­ti­mo, “Ex­plo­ran­do la Fun­da­ción Fortabat” pro­me­te ser un es­pa­cio in­tere­san­te y fres­co, en el que un cu­ra­dor po­ne en diá­lo­go al­gu­na de las obras del pa­tri­mo­nio con un ar­tis­ta con­tem­po­rá­neo. Con cu­ra­du­ría de Gabriela Fran­co­ne e in­ves­ti­ga­ción de Lau­ra Li­na, el turno fue aho­ra pa­ra Mil­dred Bur­ton, cu­yo di­bu­jo de fan­ta­sía su­rrea­lis­ta (siem­pre apa­ci­ble so­lo en la su­per­fi­cie) rea­li­za un muy buen con­tra­pun­to con los di­bu­jos y las fru­tas po­dri­das, re­ves­ti­das de strass, de Lu­cia­na Ron­do­li­ni. Y más allá de cual­quier si­mi­li­tud en­tre las es­té­ti­cas y los con­cep­tos de­trás de la obra de ca­da una de ellas, se­rá im­po­si­ble no pen­sar en la co­no­ci­da “Blon­da bug” de Mil­dred al ver las mos­qui­tas de fru­ta que inexo­ra­ble­men­te (y co­mo cual­quier cás­ca­ra en es­ta­do de des­com­po­si­ción) atrae la pie­za de Ron­do­li­ni.

ES­TU­DIO PE­DRO ROTH

An­to­nio Ber­ni. “Ra­mo­na es­pe­ra”, 1964. Téc­ni­ca mix­ta, 300 x 200 cm.

PA­BLO MESSIL

Al­ber­to Gre­co. Sin tí­tu­lo, 1960. Téc­ni­ca mix­ta so­bre te­la, 120 x 200 cm. Co­lec­ción Ale­jan­dro Ben­go­lea. Jac­ques Be­del. “Res Vi­tae”, 1997. Alu­mi­nio elec­tro­lí­ti­co so­bre es­fe­ra hue­ca con con­tra­pe­so, 96 cm de diá­me­tro.

Jor­ge de la Ve­ga. ”Rui­do de mar”, 1963. Téc­ni­ca mix­ta so­bre te­la, 162 x 129 cm. ES­TU­DIO PE­DRO ROTH

LUCY DEI­RA

Er­nes­to Dei­ra. “Can­ta, oh dio­sa, la có­le­ra del pé­li­da Aqui­leo”, 1984. Acrí­li­co so­bre te­la, 155 x 196 cm.

ES­TU­DIO PE­DRO ROTH

Xul So­lar. “Cúpulas”, 1948. Acua­re­la so­bre pa­pel, 34 x 49 cm.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.