Cir­co ro­mano re­mas­te­ri­za­do

Rio Negro Neuquen - - Opinión -

Los ca­pri­chos de nues­tro pre­si­den­te no dan tre­gua y a la ho­ra de pro­yec­tar epo­pe­yas y gran­des con­tien­das ha­cen ga­la, con or­gu­llo, de su ca­ra más im­pia­do­sa. La pa­sión real pa­re­ce her­ma­nar con san­gre a cual­quier ri­val pa­ra nues­tro man­da­ta­rio; y el fútbol con­ven­ga­mos que su úni­ca pa­sión le da la chan­ce de re­flo­tar el ver­da­de­ro sa­bor de la con­tien­da, el su­dor del mie­do y la ven­gan­za. En pa­la­bras del pro­pio pre­si­den­te, “cuan­do me le­van­té di­je: va­mos a ha­cer que es­ta fi­nal (Ri­ver-Bo­ca) ten­ga

real­men­te to­dos los con­di­men­tos que tu­vie­ron otras fi­na­les en otro mo­men­to de la Ar­gen­ti­na”. Da­dos los vio­len­tos in­ci­den­tes y muer­tes en las can­chas por el cho­que de hinchadas, se prohi­bió el ac­ce­so a los es­ta­dios de fútbol de sim­pa­ti­zan­tes vi­si­tan­tes. A un día del ini­cio del G20, y con Vla­di­mir Pu­tin en los pal­cos, el re­pues­to cir­co ro­mano ar­gen­tino re­abre sus puer­tas. Por­que el real fútbol pa­tea ca­be­zas, no pe­lo­tas, y al pa­re­cer se es­tá ex­tra­ñan­do… al me­nos des­de las bu­ta­cas de pri­vi­le­gio. Só­lo res­ta pre­gun­tar­se si se de­ja­rá abier­to el au­dio de tan no­ble even­to de ex­plo­tar en al­gu­na po­pu­lar, al rit­mo de las ban­de­ras, esa can­ción que a Ma­cri tan­to le in­co­mo­da… Ka­ri­na Ze­ri­llo Caz­za­ro

DNI 21.653.863

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.