La re­elec­ción, ¿un pro­ce­so pro­ce­den­te o im­pro­ce­den­te?

Rio Negro Neuquen - - Opinión - MIGUEL A. KNECHT*

Al mo­men­to de con­si­de­rar la pro­ce­den­cia o no de una po­si­ble pos­tu­la­ción pa­ra la re­elec­ción por par­te del go­ber­na­dor de la pro­vin­cia de Río Ne­gro en las pró­xi­mas elec­cio­nes del 2019, de­be­mos va­lo­rar los si­guien­tes as­pec­tos:

1º) El Art. 175º de la Cons­ti­tu­ción pro­vin­cial es­ta­ble­ce que el go­ber­na­dor y vi­ce­go­ber­na­dor pue­den ser elec­tos re­cí­pro­ca­men­te por un nue­vo pe­río­do y por una úni­ca vez. Si con­si­de­ra­mos que en la pri­me­ra ins­tan­cia (en el 2011) fue elec­to co­mo vi­ce­go­ber­na­dor y que de acuer­do a la apli­ca­ción del Art. 180, Inc. 2 (ace­fa­lía), du­ran­te los pri­me­ros me­ses del 2012 se hi­zo car­go del Po­der Eje­cu­ti­vo has­ta fi­na­li­zar el man­da­to, tal cual lo es­ti­pu­la­do en el men­cio­na­do ar­tícu­lo. Pos­te­rior­men­te cul­mi­nó su ges­tión en el 2015 en re­pre­sen­ta­ción del FpV, con la anuen­cia de la Le­gis­la­tu­ra pro­vin­cial.

2º) Si se in­ter­pre­ta que en el 2015 el pue­blo de Río Ne­gro lo vo­ta en su con­di­ción de go­ber­na­dor por pri­me­ra vez, cons­ti­tu­ye es­te pe­río­do (2015-2019) su pri­mer man­da­to ofi­cial en el car­go (Par­ti­do JSRN), ha­bi­li­tan­do en di­cha ins­tan­cia su pos­te­rior re­elec­ción en el 2019, co­mo su se­gun­do man­da­to, se­gún lo es­ta­ble­ci­do por la Cons­ti­tu­ción pro­vin­cial.

3º) En la in­ter­pre­ta­ción pre­ce­den­te se de­be­rá con­si­de­rar que la si­tua­ción de ace­fa­lía pro­vin­cial (en el 2011) re­sul­tó un es­ce­na­rio po­lí­ti­co iné­di­to en la ins­ti­tu­cio­na­li­dad del go­bierno y se de­be­rá con­tem­plar que des­de el 2015 re­pre­sen­ta a otro par­ti­do po­lí­ti­co (JSRN). El da­to se­ña­la­do no re­sul­ta de me­nor re­le­van­cia y de­be­rá ser me­ri­tua­do por la Jus­ti­cia al mo­men­to de ex­pe­dir­se so­bre la ha­bi­li­ta­ción o no del can­di­da­to. O sea, ges­tión 2011-2015, par­ti­do FpV y pri­me­ra ges­tión 2015-2019 re­pre­sen­tan­do al Par­ti­do Pro­vin­cial JSRN.

Pe­ro pre­vio a va­lo­rar la in­ter­pre­ta­ción pre­ce­den­te de­be­mos sub­ra­yar que la ac­ción de la Jus­ti­cia tran­si­ta úni­ca­men­te por la ha­bi­li­ta­ción del can­di­da­to y que por nin­gu­na cir­cuns­tan­cia se lo im­po­ne com­pul­si­va­men­te a la so­cie­dad. Jus­ta­men­te, en ese con­tex­to, la as­pi­ra­ción re­sul­ta pro­ce­den­te y le­gí­ti­ma, ya que la mis­ma es­tá su­pe­di­ta­da –en for­ma obli­ga­to­ria– a la de­ci­sión de la gen­te me­dian­te las elec­cio­nes del 2019, don­de con­va­li­da­rá di­cha ins­ti­tu­cio­na­li­dad.

En ese or­den, se­rá la pro­pia so­cie­dad rio­ne­gri­na la que lo re­eli­ja co­mo go­ber­na­dor y no la Jus­ti­cia pro­vin­cial.

En sín­te­sis, se pue­de afir­mar que re­sul­ta pro­ce­den­te su pos­tu­la­ción por­que só­lo se tra­ta de una ha­bi­li­ta­ción co­mo can­di­da­to por par­te de la Jus­ti­cia pro­vin­cial y na­da más, ya que pa­ra con­ti­nuar en el ejer­ci­cio del PEP de­be­rá su­pe­rar sa­tis­fac­to­ria­men­te la fa­se más tras­ce­den­te del pro­ce­so, el cual lo de­ter­mi­na la de­ci­sión in­ape­la­ble de la gen­te, quien es en de­fi­ni­ti­va la que es­ta­ble­ce esa po­si­bi­li­dad del nue­vo man­da­to 2015-2019.

Por úl­ti­mo, pa­ra la Jus­ti­cia, su pos­tu­la­ción, le pue­de re­sul­tar pro­ce­den­te o no, pe­ro pa­ra el pro­ta­go­nis­ta se in­tu­ye a la le­ja­nía que in­te­rior­men­te no la des­es­ti­ma por­que se­gu­ra­men­te rei­na­rá en él un sen­ti­mien­to de paz in­te­rior abo­na­do por una le­gí­ti­ma as­pi­ra­ción, a la cual le ha en­tre­ga­do su pro­lí­fe­ra vi­da po­lí­ti­ca, plas­ma­da en ac­cio­nes con­cre­tas de go­bierno en fa­vor del bie­nes­tar de la gen­te.

*Do­cen­te, ex­con­ce­jal de JP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.