Hon­do pe­sar en el sepelio de las sie­te víc­ti­mas del in­cen­dio en Vied­ma

La ma­dre y sus seis hi­jos fue­ron se­pul­ta­dos ayer. El pa­dre si­gue en es­ta­do de­li­ca­do pe­ro es­ta­ble, mien­tras es­pe­ra su tras­la­do a un cen­tro de ma­yor com­ple­ji­dad. “Era des­ga­rra­dor” y “fue una tram­pa mor­tal”, di­jo ayer el fis­cal Pe­ral­ta, quien fue tes­ti­go del

Rio Negro Neuquen - - Sociedad - ADRIÁN PECOLLO adrian­pe­co­llo@rio­ne­gro.com.ar

“To­do in­di­ca que es­ta­ban se­can­do al­go, arri­ba de la co­ci­na hay es­com­bros caí­dos y eso se­ña­la­ría que el fo­co es­tu­vo ahí”, di­jo el fis­cal Juan Pe­ral­ta, quien es­tu­vo en el lu­gar del he­cho.

“Fue una tram­pa mor­tal, no pu­die­ron sa­lir”, re­pi­te el fis­cal Juan Pe­dro Pe­ral­ta al re­cor­dar el trá­gi­co desen­la­ce del in­cen­dio que cos­tó la vi­da a sie­te miem­bros de una fa­mi­lia de Vied­ma.

“To­do se con­su­mió muy rá­pi­do” en esa re­du­ci­da ha­bi­ta­ción en la que vi­vían Dé­bo­ra Huai­qui­llan y Jonathan San­za­na, y sus seis hi­jos, de uno y do­ce años. Só­lo el pa­dre so­bre­vi­vió, y lu­cha por su vi­da.

Ayer se rea­li­za­ron los se­pe­lios de las sie­te víc­ti­mas fa­ta­les, que –se­gún el re­sul­ta­do de las au­top­sias– fa­lle­cie­ron por “car­bo­ni­za­ción vi­tal”. El ve­la­to­rio se cum­plió en el sa­lón de la Mu­tual de Obre­ros de la Cons­truc­ción, em­bar­ga­do en el pe­sar y en lo irre­pa­ra­ble.

Pe­ral­ta fue tes­ti­go del “ho­rror”. Lle­gó al lu­gar cer­ca de las 4. Ya es­ta­ban los pro­ge­ni­to­res de Dé­bo­ra, Fé­lix Huai­qui­llan y su es­po­sa, y tam­bién San­za­na, pa­dre de Jonathan. Los bom­be­ros y efec­ti­vos so­fo­ca­ban los úl­ti­mos fo­cos in­ter­nos en la ha­bi­ta­ción.

Hu­bo que es­pe­rar que ba­ja­ra la tem­pe­ra­tu­ra de la pie­za y, al ra­to, re­cién in­gre­sa­ron los pe­ri­tos. En prin­ci­pio, se hi­zo un “es­com­bria­do” –sa­car es­com­bro por ca­pas– pa­ra ver si exis­te al­gún ele­men­to que pre­ci­se el ori­gen del in­cen­dio, pe­ro no se en­con­tró na­da.

“To­do in­di­ca que es­ta­ban se­can­do al­go o que­dó al­go en­cen­di­do. Arri­ba de la co­ci­na hay es­com­bros des­pren­di­dos y eso se­ña­la­ría que el fo­co es­tu­vo ahí”.

Era una ha­bi­ta­ción pe­que­ña. En un rin­cón, la co­ci­na, y, al la­do, un ropero –con ro­pa de ocho per­so­nas– y las dos ca­mas, una de dos pla­zas y otra de una pla­za.

“El es­ce­na­rio era des­ga­rra­dor, un ho­rror”, di­ce Pe­ral­ta, al na­rrar su in­gre­so al lu­gar.

Uno de los chi­cos ha­bía que­da­do aba­jo de la ca­ma, otro en­tre am­bas. La ma­dre y los cua­tro me­no­res es­ta­ban arrin­co­na­dos.

“Fue una tram­pa mor­tal, no pu­die­ron sa­lir”, re­pi­te el fis­cal. El te­cho te­nía pla­cas de tel­go­por, que cuan­do se que­mó ori­gi­nó ese hu­mo tó­xi­co. “To­do se con­su­mió muy rá­pi­do”, re­la­tó Pe­ral­ta.

“No sa­be­mos con exac­ti­tud si el pa­dre es­ta­ba en el in­te­rior”. El pri­me­ro en lle­gar fue el her­mano de Dé­bo­ra, Pa­blo –que tie­ne su de­par­ta­men­to tam­bién en el pa­tio fa­mi­liar–, y ob­ser­vó que Jonathan es­ta­ba afue­ra arro­jan­do agua –con “una man­gue­ri­ta”– en un in­ten­to de­ses­pe­ra­do de apa­gar el fue­go, ya des­con­tro­la­do.

Los Huai­qui­llán y los San­za­na son fa­mi­lias de la cons­truc­ción. Son ca­si ve­ci­nos y son ini­cia­do­res de una ba­rria­da de tra­ba­ja­do­res del sec­tor.

En esas ho­ras de­sola­do­ras, Don Fé­lix re­pe­tía que su pro­pó­si­to era con­cluir­les una pie­za arri­ba de su vi­vien­da y así “dar­le más es­pa­cio” a la fa­mi­lia cons­ti­tui­da por su hi­ja y Jonathan. “Ya la es­ta­ba cons­tru­yen­do, pe­ro la cri­sis...”, de­cía en la ma­dru­ga­da del jue­ves fa­tí­di­co.

MIGUEL BAS­TE­RRA

Una lar­ga ca­ra­va­na acom­pa­ñó ayer el cor­te­jo de des­pe­di­da de las víc­ti­mas del trá­gi­co in­cen­dio en la ca­pi­tal pro­vin­cial.

MIGUEL BAS­TE­RRA

La co­mu­ni­dad vied­men­se que­dó cons­ter­na­da por la tra­ge­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.