Pen­se­mos en quie­nes pa­de­cen la ru­ta y en las víc­ti­mas

Rio Negro - Opiniones - - OPINIONES - Ju­lie­ta Ber­me­jo Di­ri­gen­te del Pro/Ge­ne­ral Ro­ca

Hoy, 264 días des­pués de la tan an­sia­da, pro­mo­cio­na­da y ver­gon­zo­sa au­dien­cia pú­bli­ca por la Ru­ta Na­cio­nal 22, es­ta­mos ca­si en el mis­mo lu­gar del que par­ti­mos. To­do co­men­zó a raíz de la pos­tu­ra del in­ten­den­te Martín So­ria, quien con­tra to­da ló­gi­ca, prio­ri­zan­do lo es­té­ti­co an­te la seguridad, el pro­gre­so, la co­nec­ti­vi­dad y el me­jor flu­jo vehi­cu­lar, de­tu­vo la obra me­dian­te un re­cur­so ju­di­cial. Y lue­go, una vez más su es­tra­te­gia fue usar un con­flic­to pa­ra pro­mo­cio­nar su ima­gen en vez de apor­tar so­lu­cio­nes via­bles. Por­que cri­ti­có lo mu­ros, pe­ro pro­pu­so más mu­ros (en ca­lles San Juan y Men­do­za), co­mo so­lu­ción. Una pe­na. Por­que mien­tras si­guen es­pe­ran­do una so­lu­ción los mi­les y mi­les de ve­ci­nos de Ro­ca, Cer­van­tes, Huer­go, que usan ca­da día la ru­ta por razones la­bo­ra­les.

Los que pa­san, los que sim­ple­men­te pa­sean. Por­que los re­por­tes de víc­ti­mas fa­ta­les se in­cre­men­tan, mien­tras al­gu­nos jue­gan a la po­lí­ti­ca. Es­ta fue una obra so­li­ci­ta­da, anun­cia­da y no lle­va­da a ca­bo des­de ha­ce más de una dé­ca­da. En la au­dien­cia pú­bli­ca fui­mos po­cas las vo­ces que nos pro­cla­ma­mos a fa­vor de la au­to­pis­ta, pe­ro no hay que per­der de vis­ta que la ma­yo­ría de quie­nes se ma­ni­fes­ta­ron en con­tra eran em­plea­dos mu­ni­ci­pa­les lle­va­dos a aplau­dir con fu­ria ca­da fra­se de So­ria.

Es­to le bas­tó a la Se­cre­ta­ria de Me­dio Am­bien­te pro­vin­cial, Di­na Mi­ga­ni, pa­ra am­pa­rar­se en la “fal­ta de li­cen­cia so­cial” pa­ra no dar un ap­to am­bien­tal (ni a fa­vor, ni en con­tra). No to­mó una de­ci­sión, la pos­ter­gó. Aun­que te­nía 30 días há­bi­les lue­go de la au­dien­cia pa­ra ex­pe­dir­se. Tal vez mu­chos no lo se­pan, pe­ro du­ran­te 14 días que es­tu­vo vi­gen­te un pe­ti­to­rio on­li­ne (a tra­vés de la pá­gi­na in­ter­na­cio­nal www.chan­ge.org), pa­ra apo­yar el pro­yec­to de la Au­to­pis­ta 22. Se su­ma­ron 10.897 ad­he­sio­nes, to­das vo­lun­ta­rias, y lle­ga­ron jun­to con una car­ta a los mails del in­ten­den­te Martín So­ria, a la ofi­ci­na del pre­si­den­te Mau­ri­cio

Mi­les de usua­rios de Ro­ca y otras ciu­da­des es­pe­ran una so­lu­ción, mien­tras al­gu­nos jue­gan a la po­lí­ti­ca.

Macri, al mi­nis­tro de Trans­por­te, Gui­ller­mo Die­trich, y al Di­rec­tor de Via­li­dad Na­cio­nal, Ja­vier Igua­cel.

Hay li­cen­cia so­cial, que su­pera por mu­cho al gru­po de 500 ve­ci­nos que con to­tal le­gi­ti­mi­dad acom­pa­ña­ron a So­ria a otras de sus pues­tas en es­ce­na, mon­ta­da es­ta vez en la ro­ton­da de ave­ni­da Ro­ca pa­ra fre­nar la obra. Es­tu­ve con Mi­ga­ni. Ha­ce unas se­ma­nas coin­ci­dí con ella en una reunión, y no su­po qué de­cir cuan­do le pre­gun­té por qué aún no ha­bía una re­so­lu­ción de par­te de su re­par­ti­ción. Si to­dos los ve­ci­nos se die­ran cuen­ta que por pri­me­ra vez se quie­re ha­cer de ver­dad, y por cues­tio­nes po­lí­ti­cas un mu­ni­ci­pio y una pro­vin­cia no lo per­mi­ten, sal­drían to­dos a ma­ni­fes­tar.

Por­que que­da cla­ro que aquí per­de­mos to­dos: per­de­mos vi­das, per­de­mos tiem­po, per­de­mos sue­ños. Ade­más, no de­be­mos per­der de vis­ta que la ma­yo­ría de las ob­ser­va­cio­nes es­cu­cha­das en la au­dien­cia fue­ron te­ni­das en cuen­ta y Via­li­dad Na­cio­nal su­mó mo­di­fi­ca­cio­nes, co­mo el ac­ce­so de ca­lle Ju­juy, las con­tem­pla­cio­nes pa­ra el sis­te­ma de riego y has­ta se ha­bló del ne­ce­sa­rio re­cam­bio de ma­qui­na­rias. La ciu­da­da­nía, ya ha da­do mues­tras que es­tá un po­co can­sa­da de que la di­ri­gen­cia po­lí­ti­ca pien­se más en sus ca­rre­ras elec­to­ra­les que en re­sol­ver los pro­ble­mas. Es­te­mos del la­do de quie­nes pa­de­cen y son víc­ti­mas de la ru­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.