El río no es­pe­ra

Rio Negro - Opiniones - - OPINIONES - Ma­riano Man­si­lla Dipu­tado pro­vin­cial del Fren­te Neu­quino

La cre­cien­te par­ti­ci­pa­ción de la po­bla­ción en la de­fen­sa de nues­tros re­cur­sos na­tu­ra­les, en gru­pos de los más di­ver­sos, des­de ni­ños has­ta an­cia­nos nos de­mues­tra la im­por­tan­cia que el te­ma es­tá te­nien­do pa­ra los ciu­da­da­nos. Asi­mis­mo, el he­cho an­tes men­cio­na­do tam­bién ha con­tri­bui­do pa­ra que un nú­me­ro ca­da vez más cre­cien­te de per­so­nas pug­na­ran pa­ra que el te­ma se pon­ga en la agen­da de ma­ne­ra per­du­ra­ble. Prác­ti­ca­men­te hoy no exis­te par­ti­do po­lí­ti­co que no ten­ga el agua y la no con­ta­mi­na­ción de sus cur­sos co­mo te­mas prio­ri­ta­rios de sus pla­ta­for­mas. Aho­ra, lo que ha­cen una vez que lle­gan al po­der es otra co­sa. Co­mo la ma­yo­ría de los te­mas de la agen­da pú­bli­ca que cuan­do son tra­mi­ta­dos por in­efi­cien­tes, ines­cru­pu­lo­sos o fun­cio­na­rios de­sin­te­re­sa­dos por los re­sul­ta­dos de la ges­tión, los pro­ble­mas ter­mi­nan sien­do agra­va­dos y sus con­se­cuen­cias más ne­fas­tas aún. Pe­ro tam­bién de­be­mos te­ner pre­sen­te y no per­der de vis­ta que la con­ta­mi­na­ción de nues­tros ríos y cur­sos de agua tam­bién es una de­mos­tra­ción gro­tes­ca de nues­tra vi­da en so­cie­dad. Y en­ton­ces uno pue­de de­cir y coin­ci­dir en que “es una bar­ba­ri­dad con­ta­mi­nar los ríos” y mien­tras lo de­ci­mos apre­ta­mos el bo­tón del inodo­ro sin pre­gun­tar­nos qué pa­sa de allí en más.

Los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos no es­ca­pan a es­ta si­tua­ción: la po­bla­ción da por sen­ta­do que es­ta gen­te es­tá tra­ba­jan­do y cui­dan­do nues­tra sa­lud. Na­da más ale­ja­do de nues­tra realidad. La con­ta­mi­na­ción de­bie­ra ti­pi­fi­car­se co­mo co­rrup­ción y los fun­cio­na­rios con­ta­mi­nan­tes su­je­tos a pro­ce­so, por­que tam­bién com­pren­de a los po­de­res pú­bli­cos la de­ci­sión po­lí­ti­ca que nos arro­ja la ca­ca en el va­so de agua que be­ben nues­tros ni­ños. Las res­pon­sa­bi­li­da­des no só­lo son de los fun­cio­na­rios del po­der Eje­cu­ti­vo que no in­vier­ten en in­fraes­truc­tu­ra pa­ra cloa­cas, plan­tas de­pu­ra­do­ras con ver­ti­do ce­ro, pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­nís­ti­ca o ins­ta­la­ción de una po­li­cía am­bien­tal, sino que tam­bién com­pren­de al le­gis­la­dor que mi­ra pa­ra otro la­do y lle­gan al juez que tie­ne que re­sol­ver un am­pa­ro por con­ta­mi­na­ción.

Las pruebas son tan con­tun­den­tes que la Jus­ti­cia no tie­ne mo­do de sal­var a nin­guno de es­tos cul­pa­bles: ni a los que en­ve­ne­nan el río ni a los que ta­lan los bos­ques na­ti­vos. Sin em­bar­go aún no hay nin­gu­na con­de­na. Es ra­ro.

El ca­so de Neu­quén es to­da­vía más gra­ve y no só­lo por­que la res­pon­sa­bi­li­dad de es­ta con­ta­mi­na­ción fla­gran­te que pa­de­ce­mos es ad­mi­nis­tra­da ex­clu­si­va­men­te por la pro­vin­cia, sino por ser con­fluen­cia de ríos y pro­duc­tor de con­ta­mi­na­ción des­de la cuen­ca, en ríos y cur­sos de agua que ter­mi­nan en el mar. ¿Y qué ha­ce el go­bierno pro­vin­cial con es­ta realidad? La ocul­ta.

Nos mien­ten co­mo mien­ten los in­for­mes del EPAS cuan­do Pre­fec­tu­ra Na­cio­nal in­di­ca que nues­tros ríos es­tán con­ta­mi­na­dos diez ve­ces más que los in­for­mes pro­vin­cia­les. Nos mien­ten co­mo vie­nen min­tien­do sis­te­má­ti­ca­men­te con nues­tro gas.

Nos mien­ten co­mo vie­nen min­tien­do con las in­ver­sio­nes por re­ga­lías. Nos mien­ten en la ca­ra.

Hoy nues­tros ve­ci­nos tie­nen que an­dar men­di­gan­do por una ga­rra­fa de 10 kg en una pro­vin­cia pro­duc­to­ra que tie­ne co­mo pró­xi­mo ac­to de go­bierno mi­rar la inau­gu­ra­ción de un po­lo pe­tro­quí­mi­co en Buenos Aires con el gas de Neu­quén. Unos ver­da­de­ros campeones del fe­de­ra­lis­mo. En mu­chas par­tes del mun­do, in­clu­si­ve en la ve­ci­na Río Ne­gro se im­ple­men­ta po­co a po­co el ver­ti­do ce­ro. Hoy es una ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa. La pues­ta en va­lor de nues­tros cuer­pos de agua, de­be co­men­zar con un cam­bio de pa­ra­dig­ma en ma­te­ria de sa­nea­mien­to urbano, don­de se aban­do­ne aque­lla vie­ja pre­ten­sión acer­ca del gran po­der de de­pu­ra­ción de nues­tros ríos, por una mi­ra­da que pon­ga én­fa­sis en la re­cu­pe­ra­ción de los lí­qui­dos re­si­dua­les de nues­tra vi­da ur­ba­na, an­tes que en un pun­to de des­car­ga.

La au­sen­cia de con­tro­les sig­ni­fi­ca en los he­chos la im­po­si­bi­li­dad de ve­ri­fi­car los vuel­cos au­to­ri­za­dos, o los pa­rá­me­tros de des­car­ga per­mi­ti­dos. Hoy to­dos esos va­lo­res por las nu­bes con al­tí­si­ma to­xi­ci­dad. Plan­tas cloa­ca­les des­bor­da­das, co­lap­sa­das, cuan­do no prác­ti­ca­men­te inexis­ten­tes.

Un ca­ño de cloa­ca que lle­ga al río co­mo en el ca­so Rin­cón de Los Sau­ces re­cien­te­men­te de­nun­cia­do en el dia­rio “Río Ne­gro” y sin san­ción de nin­gún ti­po.

En nues­tra vi­sión, con­si­de­ra­mos que es­ta in­ver­sión del pa­ra­dig­ma ac­tual sig­ni­fi­ca ga­ran­ti­zar re­cur­sos, ya no pa­ra que las plan­tas des­car­guen lí­qui­dos re­si­dua­les con ni­ve­les per­mi­ti­dos, sino, li­sa y lla­na­men­te que se des­ti­nen los fon­dos pú­bli­cos pa­ra apli­car las tec­no­lo­gías que per­mi­tan la re­uti­li­za­ción de es­tos desechos.

Por eso de­ci­mos que es­ta pro­ble­má­ti­ca tie­ne so­lu­ción. Pe­ro se re­quie­re com­pren­sión de la fa­ta­li­dad que ace­cha y una fir­me de­ci­sión po­lí­ti­ca pa­ra re­ver­tir­lo des­de aho­ra.

El río no es­pe­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.