Nues­tra ex­tra­ña relación con el fue­go: Ba­ri­lo­che pue­de con­ver­tir el ries­go en be­ne­fi­cio

Rio Negro - Opiniones - - OPINIONES - Juan Gow­da* In­ge­nie­ro fo­res­tal, doc­tor en Eco­lo­gía

El fue­go es un pro­ce­so com­ple­jo, que no siem­pre acep­ta que­dar con­te­ni­do. A ve­ces es­ca­pa a los lí­mi­tes que le he­mos im­pues­to, que­man­do nues­tros ho­ga­res, au­tos, ciu­da­des y bos­ques, con­vir­tién­do­se en un enemi­go in­con­tro­la­ble. Du­ran­te el úl­ti­mo si­glo, sus usos más tra­di­cio­na­les (que­ma de pas­tu­ra, des­mon­tes) han ga­na­do una ma­la repu­tación por lo que hoy in­ver­ti­mos mu­cho di­ne­ro y re­cur­sos hu­ma­nos en com­ba­tir­los. A ni­vel na­cio­nal, con­ta­mos con una Ley de Pre­su­pues­tos Mí­ni­mos pa­ra el Ma­ne­jo del Fue­go (Ley Nac. 26.815/2013) que de­be­ría ayu­dar­nos pla­ni­fi­car su uso, pe­ro que pa­re­ce ol­vi­da­da por la ma­yo­ría de nues­tras ins­ti­tu­cio­nes: Ley Nac. 26.815 (Art. 2). La pre­sen­te ley se apli­ca a las ac­cio­nes y ope­ra­cio­nes de pre­ven­ción, pre-su­pre­sión y com­ba­te de in­cen­dios fo­res­ta­les y ru­ra­les que que­men ve­ge­ta­ción vi­va o muer­ta, en bos­ques na­ti­vos e im­plan­ta­dos, áreas na­tu­ra­les pro­te­gi­das, zo­nas agrí­co­las, pra­de­ras, pas­ti­za­les, ma­to­rra­les y hu­me­da­les y en áreas don­de las es­truc­tu­ras edi­li­cias se en­tre­mez­clan con la ve­ge­ta­ción fue­ra del am­bien­te es­tric­ta­men­te urbano o es­truc­tu­ral. Asi­mis­mo al­can­za a fue­gos pla­ni­fi­ca­dos, que se de­jan ar­der ba­jo con­di­cio­nes am­bien­ta­les pre­via­men­te es­ta­ble­ci­das, y pa­ra el lo­gro de ob­je­ti­vos de ma­ne­jo de una uni­dad te­rri­to­rial

Es­ta Ley de pre­su­pues­tos mí­ni- mos ge­ne­ra una opor­tu­ni­dad de ges­tión y pla­ni­fi­ca­ción pa­ra nues­tra re­gión has­ta hoy des­per­di­cia­da. Im­po­ne a las au­to­ri­da­des lo­ca­les (pro­vin­cias y Par­ques Na­cio­na­les) la obli­ga­ción de ela­bo­rar pla­nes de ma­ne­jo de fue­go que con­tem­plen a es­ca­la lo­cal el gra­do de pe­li­gro po­ten­cial y me­di­das con­cre­tas de pre­ven­ción y pre­su­pre­sión de in­cen­dios (Art. 10). Si bien el fue­go es ga­ti­lla­do por una ig­ni­ción, el mis­mo pue­de o no pro­pa­gar­se de­pen­dien­do de la con­ti­nui­dad del com­bus­ti­ble que ro­dee al pun­to de ini­cio. Sin un ele­men­to conductor, el fue­go se apa­ga. En sis­te­mas na­tu­ra­les, el con­trol de un fue­go de­cla­ra­do es muy com­ple­jo y cos­to­so, da­do que no po­de­mos cam­biar la to­po­gra­fía, el vien­to y la llu­via. Los úni­cos ele­men­tos de ma­ne­jo que nos que­dan, por lo tan­to, son (1) el ma­ne­jo de la in­fla­ma­bi­li­dad de las co­mu­ni­da­des ve­ge­ta­les que nos ro­dean, (2) la re­duc­ción en la con­ti­nui­dad de la ve­ge­ta­ción, aso­cia­da a nues­tra com­pren­sión de va­ria­bles que de­ter­mi­nan la pro­pa­ga­ción del fue­go, y (3) la re­duc­ción en el nú­me­ro de ig­ni­cio­nes se­cun­da­rias.

Vea­mos por ejem­plo có­mo es la relación con el fue­go del PN Nahuel Hua­pi en ge­ne­ral y en Ba­ri­lo­che en par­ti­cu­lar.

El PN Nahuel Hua­pi con­cen­tra el ma­yor nú­me­ro de ig­ni­cio­nes de la Pa­ta­go­nia, la ma­yo­ría cen­tra­das en el en­torno del eji­do de Ba­ri­lo­che. La prin­ci­pal he­rra­mien­ta de ma­ne­jo im­ple­men­ta­da es su su­pre­sión, com­ple­men­ta­da con cam­pa­ñas de con­cien­ti­za­ción so­bre el efecto des­truc­ti­vo del fue­go. No se eje­cu­tan has­ta la fe­cha me­di­das de pre­ven­ción o pre-su­pre­sión ten­dien­tes a re­du­cir el ries­go es­truc­tu­ral de pro­pa­ga­ción de in­cen­dios si­quie­ra a lo lar­go de ca­mi­nos, don­de se re­gis­tran más del 90 % de los fo­cos. Ba­ri­lo­che cre­ce en y con el bos­que al cual sus ha­bi­tan­tes de mo­di­fi­can con­ti­nua­men­te pa­ra ade­cuar­lo a sus gus­tos y ne­ce­si­da­des, plan­tan­do, po­dan­do, re­gan­do y ta­lan­do. La ma­yo­ría de los re­si­duos fo­res­ta­les ge­ne­ra­dos por par­ti­cu­la­res lle­gan al ver­te­de­ro mu­ni­ci­pal, don­de son que­ma­dos re­gu­lar­men­te. La mu­ni­ci­pa­li­dad de Ba­ri­lo­che no tie­ne en la actualidad nin­gún plan de ma­ne­jo de bio­ma­sa ur­ba­na en ám­bi­to pú­bli­co ni de pre­ven­ción de in­cen­dios. El re­si­duo fo­res­tal con­ta­mi­na­do con re­si­duo só­li­do urbano (RSU) se en­tie­rra ge­ne­ran­do gas al de­gra­dar­se de for­ma anae­ró­bi­ca. Me­nos del 10% del RSU se re­ci­cla, el res­to se en­tie­rra ge­ne­ran­do gas “na­tu­ral” y con­ta­mi­na­ción de na­pas. Los fue­gos del ver­te­de­ro tie­nen dos orí­ge­nes: el con­tro­la­do aso­cia­do a que­mas pro­gra­ma­das y el in­con­tro­la­ble aso­cia­do a las ema­na­cio­nes del gas pro­du­ci­do por re­si­duo en­te­rra­do. El costo

Fue un alia­do del hom­bre por 40.000 años pe­ro hoy, si es­ca­pa a los lí­mi­tes que le im­po­ne­mos, lo con­si­de­ra­mos enemi­go. In­ver­ti­mos mu­cho en com­ba­tir­lo an­tes que en pla­ni­fi­car su uso.

La mu­ni­ci­pa­li­dad no tie­ne nin­gún plan de ma­ne­jo de bio­ma­sa ur­ba­na en el ám­bi­to pú­bli­co ni de pre­ven­ción de in­cen­dios, lo que tie­ne un costo de más de 4 mi­llo­nes de pe­sos al mes.

es­ti­ma­do de sos­te­ner es­te es­que­ma de (des)ma­ne­jo de bio­com­bus­ti­bles su­pera los 4 mi­llo­nes de pe­sos men­sua­les se­gún es­ti­ma­cio­nes del mu­ni­ci­pio.

Los in­cen­dios de 1996 y 1999 vi­ven to­da­vía en nues­tra me­mo­ria. Des­gra­cia­da­men­te, des­de en­ton­ces no he­mos tra­ba­ja­do pa­ra pre­ve­nir in­cen­dios fu­tu­ros. La re­mo­ción de bio­ma­sa en el sud­oes­te de la ciu­dad re­du­ci­ría el ries­go de gran­des in­cen­dios pu­dien­do con­tri­buir a la pro­vi­sión de le­ña y bio­ma­sa ne­ce­sa­ria pa­ra las fa­mi­lias más vul­ne­ra­bles de Ba­ri­lo­che. Un plan de re­duc­ción de com­bus­ti­bles de­fi­ni­do en­tre la pro­vin­cia, el Par­que Na­cio­nal y el Mu­ni­ci­pio de Ba­ri­lo­che no só­lo es ne­ce­sa­rio pa­ra cum­plir con la Ley sino pa­ra re­du­cir el ries­go de pér­di­da de vi­das y vi­vien­das. Si­mi­lar­men­te, los fue­gos del ver­te­de­ro afec­tan prin­ci­pal­men­te a los sec­to­res más vul­ne­ra­bles de nues­tra ciu­dad, que aún no cuen­tan con una red de gas na­tu­ral. En otras la­ti­tu­des, en és­tos es­pa­cios se han ins­ta­la­do plan­tas de pro­duc­ción de elec­tri­ci­dad y agua caliente pa­ra ca­le­fac­ción y uso sa­ni­ta­rio, (co­ge­ne­ra­ción me­dian­te in­ci­ne­ra­ción y/o pro­duc­ción de bio­gás) ge­ne­ran­do in­gre­sos a los mu­ni­ci­pios en vez de gas­tos. Ba­ri­lo­che tie­ne las con­di­cio­nes idea­les pa­ra con­ver­tir sus dos gran­des ries­gos am­bien­ta­les aso­cia­dos al fue­go en be­ne­fi­cios con­cre­tos. Só­lo ha­ce fal­ta que em­pe­ce­mos a pla­ni­fi­car nues­tro fu­tu­ro y pro­mo­ver el uso de nues­tros re­cur­sos eco­nó­mi­cos en in­ver­sio­nes que nos ayu­den a ima­gi­nar un fu­tu­ro en el que po­da­mos con­du­cir los fue­gos de Ba­ri­lo­che a que nos pro­vean de ca­lor, elec­tri­ci­dad y seguridad.

* Es­tu­dia la relación en­tre po­lí­ti­ca fo­res­tal, or­de­na­mien­to te­rri­to­rial y el uso sus­ten­ta­ble del bos­que andino en el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes en Bio­di­ver­si­dad y Me­dioam­bien­te (Ini­bio­ma) dependiente del Co­ni­cet y la UNC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.