Río Ne­gro: tie­rras, Jus­ti­cia y au­to­no­mía na­cio­nal

Rio Negro - Opiniones - - OPINIONES - Sil­via Hor­ne Dipu­tada de la Na­ción por Río Ne­gro

En los pa­si­llos, va­rios ám­bi­tos (no to­dos) de la Jus­ti­cia (los que la im­par­ten, fo­ros de De­re­cho) sue­len mo­ver­se se­gún los vai­ve­nes de la po­lí­ti­ca he­ge­mó­ni­ca de turno. La de­ci­sión de la Sa­la II de la Cá­ma­ra Fe­de­ral de Ca­sa­ción Pe­nal de re­abrir la cau­sa que in­ves­ti­ga irre­gu­la­ri­da­des en el pro­ce­so de ven­ta de tie­rras lin­de­ras al la­go Es­con­di­do al mag­na­te ex­tran­je­ro Jo­seph Le­wis co­rri­ge una de­ci­sión an­te­rior. La Sa­la I, que ha­bía re­cha­za­do la de­nun­cia y so­bre­seí­do a to­dos los im­pli­ca­dos, in­clu­yen­do fun­cio­na­rios del go­bierno de We­re­til­neck, po­ne en evi­den­cia la uti­li­za­ción fa­laz del dis­cur­so re­pu­bli­cano por par­te del ofi­cia­lis­mo pro­vin­cial y na­cio­nal y ve­mos có­mo lo des­tru­ye to­da ga­ran­tía re­pu­bli­ca­na de mo­do es­can­da­lo­so. El fis­cal de Cá­ma­ra Her­nán Fe­li­ciano Tre­jo de la Sa­la I pu­do ha­ber in­cum­pli­do con sus de­be­res de fun­cio­na­rio pú­bli­co tal co­mo de­nun­cié en la FIA a car­go de Mar­ce­lo Pon­zo­ne. Con­si­de­ro que Tre­jo, al de­jar de la­do to­da in­ves­ti­ga­ción, es­ta­ría vio­lan­do el de­bi­do pro­ce­so por omi­tir lo que exi­ge la nor­ma­ti­va vi­gen­te.

San­tia­go Ey­he­ra­bi­de, de la Pro­cu­ra­du­ría de In­ves­ti­ga­cio­nes Ad­mi­nis­tra­ti­vas, re­cha­zó la ex­tin­ción y so­bre­sei­mien­to dic­ta­dos por la sa­la, ya que se in­cum­ple con la ley de de­fen­sa na­cio­nal 23544, el de­cre­to ley 15385/44, la ley Q 279 y el de­cre­to pro­vin­cial 545/1970. Re­cor­de­mos que el de­fen­sor del pue­blo se pro­nun­ció en el mis­mo sen­ti­do so­bre la com­pra de las 12.000 hec­tá­reas por par­te de la cor­po­ra­ción Pro­per­ties.

En el 2017, de­nun­cié an­te la Fis­ca­lía de In­ves­ti­ga­cio­nes Ad­mi­nis­tra­ti­vas por in­cum­pli­mien­to de los de­be­res de fun­cio­na­rio pú­bli­co al go­ber­na­dor We­re­til­neck por au­to­ri­zar que Le­wis uti­li­za­ra agua del río Es­con­di­do pa­ra ge­ne­rar ener­gía eléc­tri­ca. Pro­pu­se que el ac­ce­so al la­go Es­con­di­do fue­ra de­cla­ra­do de in­te­rés pú­bli­co. Y, por otra par­te, cuan­do fui le­gis­la­do­ra pro­vin­cial jun­to con Cé­sar Mi­guel y Martín Do­ña­te pre­sen­ta­mos un pro­yec­to de ley pa­ra que el ae­ro­puer­to que Le­wis tie­ne en sus tie­rras fue­ra de uso pú­bli­co, ci­vil y mi­li­tar. Re­cor­de­mos que ese ae­ro­puer­to tie­ne una en­ver­ga­du­ra que su­pera las ne­ce­si­da­des de trans­por­te “per­so­nal”: tie­ne di­men­sio­nes si­mi­la­res al de San Car­los de Ba­ri­lo­che, con una ex­ten­sión de 2.000 me­tros de lar­go y 50 de an­cho, lo que lo ha­bi­li­ta pa­ra el uso de un Boeing 737.

Co­mo ciu­da­da­nos/as y ha­bi­tan­tes, y en mi ca­so co­mo re­pre­sen­tan­te en el Con­gre­so de Dipu­tados de la Pro­vin­cia de Río Ne­gro y co­mo par­te del ma­yor par­ti­do po­lí­ti­co de opo­si­ción al Po­der Eje­cu­ti­vo pro­vin­cial y na­cio­nal, pien­so que que­re­mos y de­be­mos acla­rar que to­das es­tas irre­gu­la­ri­da­des son po­si­bles en el mar­co más am­plio de una po­lí­ti­ca na­cio­nal y pro­vin­cial de pér­di­da de soberanía, ven­ta de los re­cur­sos na­tu­ra­les y des­pre­cio por los de­re­chos de nues­tra po­bla­ción de dis­fru­tar de sus re­cur­sos na­tu­ra­les y tu­rís­ti­cos. Hoy La­go Es­con­di­do es una pis­ci­na pri­va­da de un mag­na­te y sus ami­gos. La mo­di­fi­ca­ción de la ley de Tie­rras que reali­zó Mau­ri­cio Macri fa­ci­li­tan­do la com­pra de tie­rras a ex­tran­je­ros va en con­so­nan­cia con su po­lí­ti­ca de li­be­ra­li­za­ción y aper­tu­ra que des­tru­ye a rit­mos alar­man­tes la pro­duc­ción na­cio­nal y el te­ji­do so­cial de em­pleo y seguridad so­cial. Es de­cir, la ven­ta de tie­rras es una pri­va­ti­za­ción de te­rri­to­rio, de nues­tra soberanía, y el sur­gi­mien­to de un en­cla­ve “pseu­do­es­ta­tal” den­tro del Es­ta­do pro­vin­cial y na­cio­nal por de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas ema­na­das de ór­ga­nos eje­cu­ti­vos, le­gis­la­ti­vos y la nue­va e ile­gal go­ber­na­bi­li­dad ju­di­cia­li­za­da. Por es­to in­ter­pu­se un am­pa­ro pa­ra fre­nar la ex­tran­je­ri­za­ción de las tie­rras, ya que el de­cre­to 820/16 que fir­mó Macri pa­ra per­mi­tir la pro­pie­dad ex­tran­je­ra de nues­tras tie­rras es in­cons­ti­tu­cio­nal y ar­bi­tra­rio: se mo­di­fi­có una ley na­cio­nal con un de­cre­to re­gla­men­ta­rio. Co­mo sos­tie­nen los so­ció­lo­gos ale­ma­nes El­mar Alt­va­ter y Bir­git Mahn­kopf en su tra­ba­jo “La glo­ba­li­za­ción de la in­se­gu­ri­dad”, en Ar­gen­ti­na, y sin caer en hi­pó­te­sis pa­ra­noi­cas, la mer­can­ti­li­za­ción de tie­rras, re­cur­sos na­tu­ra­les y tu­rís­ti­cos (re­cor­de­mos el ce­rro Ca­te­dral) en ma­nos pri­va­das y ex­tran­je­ras (Le­wis, Be­net­ton, Tur­ner, Lay, Ca­rrit­her, Hi­riart, Swa­rovs­ki, en­tre otros) son tam­bién un pro­ble­ma de seguridad na­cio­nal, des­de el mo­men­to en que gru­pos ar­ma­dos de ci­vi­les y la pro­pia Gen­dar­me­ría na­cio­nal ope­ran en tie­rras de ac­ce­so res­trin­gi­do y/o ubi­ca­cio­nes es­tra­té­gi­cas. ¿Quién con­tro­la las fuer­zas de seguridad pú­bli­ca que ope­ra­ran allí? ¿Có­mo po­de­mos per­mi­tir que se ame­na­ce “de­fen­der” una ocu­pa­ción de tie­rras ile­gí­ti­ma y de le­ga­li­dad du­do­sa a fuer­za de ri­fles Win­ches­ter?

La me­tá­fo­ra del bar­co que se on­du­la al rit­mo de los tiem­pos que le to­ca con la que sue­le des­cri­bir­se al Po­der Ju­di­cial da cuen­ta de una realidad in­sal­va­ble: im­par­tir jus­ti­cia no es una ac­ción asép­ti­ca de la­bo­ra­to­rio, sino que de­be­rá per­se­guir el bien co­mún es­ta­ble­cien­do acuer­dos equi­ta­ti­vos en dispu­ta de in­tere­ses no siem­pre en ma­nos con la mis­ma fuer­za.

La Sa­la III de Ca­sa­ción ava­ló el ar­gu­men­to de que la com­pra de tie­rras aten­ta con­tra la de­fen­sa na­cio­nal.

Es por es­to que ve­mos de ma­ne­ra es­pe­ran­za­da la con­fir­ma­ción de Ca­sa­ción que con su fa­llo anu­ló los so­bre­sei­mien­tos en es­ta cau­sa.

La Sa­la III del má­xi­mo tri­bu­nal uti­li­zó los argumentos de la pro­cu­ra­du­ría es­pe­cia­li­za­da que sos­tie­nen que la com­pra de tie­rras aten­ta con­tra la de­fen­sa na­cio­nal. Aho­ra ex­fun­cio­na­rios/as y las au­to­ri­da­des de las em­pre­sas ex­tran­je­ras HR Pro­per­ties, La­go Corp, Hid­den La­ke y Char­les Le­wis de­be­rán so­me­ter­se a la Jus­ti­cia co­mo lo de­be­mos ha­cer to­dos los ha­bi­tan­tes de nues­tro país.

In­cum­plir con las le­yes, las prác­ti­cas ju­rí­di­cas co­rrec­tas y los de­re­chos hu­ma­nos a fa­vor de cor­po­ra­cio­nes, que aten­tan con­tra el go­ce de re­cur­sos na­tu­ra­les y tu­rís­ti­cos que son de nues­tro país, cons­ti­tu­ye un ac­to in­cons­ti­tu­cio­nal y re­ñi­do con to­da éti­ca. La jus­ta go­ber­nan­za no se de­cla­ma, se prac­ti­ca. Co­mo ciu­da­da­nos/as la de­be­mos en­cau­zar por las vías de la par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca, cul­tu­ral y so­cial y, prin­ci­pal­men­te, el vo­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.