Tí­tu­los de pro­pie­dad, claves pa­ra el desarrollo neu­quino

Rio Negro - Opiniones - - OPINIONES - Lean­dro Ló­pez Dipu­tado na­cio­nal por Cam­bie­mos

La pro­vin­cia del Neu­quén tie­ne una su­per­fi­cie de 94.078 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, al­go así co­mo 9 mi­llo­nes de hec­tá­reas, en las que ha­bi­ta­mos unas 650.000 per­so­nas. Su su­per­fi­cie es muy am­plia, y es­ca­sa­men­te po­bla­da. Pa­ra te­ner re­fe­ren­cias: Sui­za tie­ne 41.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos (la mi­tad que Neu­quén) y unos 6 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, Irlanda tie­ne 70.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos y ca­si 5 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, Ita­lia tie­ne 300.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos (el tri­ple que Neu­quén) y 60 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes.

Se cal­cu­la que ca­si la mi­tad de la su­per­fi­cie de la pro­vin­cia del Neu­quén es tie­rra fis­cal, pro­pie­dad del Es­ta­do, tan­to pro­vin­cial co­mo mu­ni­ci­pal. Mi­les de neu­qui­nos tra­ba­jan cam­pos o ha­bi­tan vi­vien­das de los que no son due­ños. Pe­ro la Pro­vin­cia y los mu­ni­ci­pios otor­gan do­cu­men­tos de es­ca­so va­lor le­gal a es­tas per­so­nas, aten­tan­do con­tra el desarrollo hu­mano y eco­nó­mi­co.

En Neu­quén se en­tre­gan: te­nen­cias pre­ca­rias, per­mi­sos de usos, cer­ti­fi­ca­dos de ocu­pa­ción y cual­quier otro in­ven­to le­gal en lu­gar de re­co­no­cer el de­re­cho a la pro­pie­dad.

El mis­mo IPVU tie­ne cer­ca de 40.000 vi­vien­das ad­ju­di­ca­das pe­ro sin es­cri- tu­rar, con per­jui­cio a los be­ne­fi­cia­rios, pe­ro tam­bién a las ar­cas del Es­ta­do.

La fal­ta de tí­tu­los de pro­pie­dad ge­ne­ra enor­mes pro­ble­mas a los neu­qui­nos, so­bre to­do a los más po­bres. La fal­ta de seguridad ju­rí­di­ca trae apa­re­ja­da una enor­me de­pen­den­cia del po­lí­ti­co/fun­cio­na­rio de turno, al­go que mu­chas ve­ces es uti­li­za­do co­mo me­ca­nis­mo de ex­tor­sión po­lí­ti­ca. Du­ran­te las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas se asus­ta a la gen­te con la po­si­bi­li­dad de per­der su ca­sa o cam­po en ca­so de no ga­nar el par­ti­do go­ber­nan­te, lo que pro­du­ce una es­pe­cie de es­cla­vi­tud po­lí­ti­ca, con­di­cio­nan­do la li­ber­tad de los neu­qui­nos más hu­mil­des. Pe­ro la fal­ta de tí­tu­los de pro­pie­dad no só­lo ge­ne­ra per­di­da de li­ber­tad po­lí­ti­ca por de­pen­den­cia de un fun­cio­na­rio, sino que tam­bién ge­ne­ra un fuer­te atra­so eco­nó­mi­co, im­pi­dien­do el ac­ce­so al cré­di­to, el co­mer­cio y la in­ver­sión.

Pro­pie­dad y desarrollo

Vien­do el ma­pa de la pro­vin­cia del Neu­quén se pue­de ver cla­ra­men­te una relación en­tre atra­so eco­nó­mi­co y fal­ta de tí­tu­los de pro­pie­dad.

Las zo­nas me­nos desa­rro­lla­das eco­nó­mi­ca­men­te son, al mis­mo tiem­po, aque­llas con ma­yor can­ti­dad de tie­rras fis­ca­les y me­nos tí­tu­los de pro­pie­dad. En el cen­tro y nor­te neu­quino y las zo­nas pe­tro­le­ras hay muy po­cas es­cri­tu­ras, y abun­dan las tie­rras fis­ca­les y los do­cu­men­tos de es­ca­so va­lor le­gal. Den­tro de los pue­blos y ciu­da­des pa­sa lo mis­mo: los ba­rrios más pu­dien­tes tie­nen es­cri­tu­ras, mien­tras que los ba­rrios más po­bres son los que no tie­nen tí­tu­los de pro­pie­dad.

Com­pa­re­mos al­gu­nas zo­nas: en Vi­lla La An­gos­tu­ra y San Martín de los An­des hay mu­chos tí­tu­los de pro­pie­dad, los cam­pos y las vi­vien­das tie­nen es­cri­tu­ras y ca­si no hay tie­rras fis­ca­les ni tí­tu­los pre­ca­rios. En es­ta área de la pro­vin­cia (zo­na sur) el gra­do de desarrollo eco­nó­mi­co es ele­va­do, tie­ne ba­jos ín­di­ces de po­bre­za, hay ho­te­les y ser­vi­cios pa­ra el tu­ris­mo de ca­li­dad in­ter­na­cio­nal, hay co­tos de ca­za, loun­ge de pesca, cen­tros de es­quí y re­ci­be per­ma­nen­te in­ver­sión en in­dus­tria tu­rís­ti­ca y ga­na­de­ra. Pe­ro si mi­ra­mos la zo­na cen­tro-cor­di­lle­ra­na, don­de se en­cuen­tra Vi­lla Pehue­nia y Mo­quehue, ve­mos me­nor gra­do de desarrollo. Allí ca­si no hay tí­tu­los de pro­pie­dad, hay sos­pe­chas y de­nun­cias de co­rrup­ción en la en­tre­ga de tie­rras y la de­pen­den­cia del po­der po­lí­ti­co ahu­yen­ta las in­ver­sio­nes. En Vi­lla Pehue­nia quien quie­ra com­prar un te­rreno tie­ne que ha­blar con el in­ten­den­te y en Mo­quehue hay que pe­dir per­mi­so a Pul­ma­rí, una cor­po­ra­ción bu­ro­crá­ti­ca y len­ta, que im­pi­de el desarrollo.

Otros ca­sos si­mi­la­res de fal­ta de in­ver­sión y desarrollo se re­gis­tran en los cam­pos del nor­te neu­quino, don­de ca­si na­die tie­ne tí­tu­los de pro­pie­dad. Sin tí­tu­los no hay in­ver­sión ni cré­di­tos, no se invierte en ge­né­ti­ca, no se ha­cen alam­bra­dos ni be­be­de­ros, se so­bre­pas­to­rea los cam­pos y se pro­du­ce de­ser­ti­fi­ca­ción.

El dra­ma de Añe­lo

Qui­zás don­de es más evi­den­te el atra­so que ge­ne­ra la fal­ta de es­cri­tu­ras es en Añe­lo, que a pe­sar de ser el co­ra­zón de Va­ca Muer­ta tie­ne una fal­ta de in­ver­sión alar­man­te.

En Añe­lo no se con­si­guen te­rre­nos con escritura, por lo que las gran­des ca­de­nas de ho­te­les, su­per­mer­ca­dos, ban­cos, co­mer­cios, etc., no rea­li­zan in­ver­sio­nes en el lu­gar, per­dien­do gran­des opor­tu­ni­da­des de desarrollo. Los ha­bi­tan­tes de Añe­lo tie­nen sus ca­sas en gran­des te­rre­nos, pe­ro no pue­den pe­dir cré­di­tos hi­po­te­ca­rios pa­ra cons­truir por fal­ta de escritura. La fal­ta de seguridad ju­rí­di­ca ha­ce im­po­si­ble la in­ver­sión. Con só­lo dar­les la escritura a los ve­ci­nos el in­ten­den­te de Añe­lo po­dría ge­ne­rar una re­vo­lu­ción de in­ver­sión pri­va­da, lo­gran­do que mi­les de me­tros cua­dra­dos de cons­truc­ción em­pu­jen el cre­ci­mien­to del pue­blo.

La fal­ta de tí­tu­los de pro­pie­dad tam­bién ge­ne­ra pro­ble­mas so­cia­les. Los ve­ci­nos de cam­pos o te­rre­nos sin es­cri­tu­ras mu­chas ve­ces pe­lean por los lí­mi­tes de ca­da pro­pie­dad, an­te la fal­ta de cer­te­za de los mis­mos. Los ma­tri­mo­nios que se di­vor­cian o las pa­re­jas que se se­pa­ran no pue­den di­vi­dir co­rrec­ta­men­te sus bie­nes, no pue­den ven­der su ca­sa o te­rreno y mu­chas ve­ces una de las par­tes se que­da sin na­da. Tam­bién sur­gen con­flic­tos en­tre her­ma­nos o pa­rien­tes cuan­do ocu­rre la muer­te de un ocu­pan­te sin tí­tu­lo. La he­ren­cia no siem­pre se re­par­te en par­tes igua­les, y mu­chas ve­ces un her­mano se ter­mi­na que­dan­do con to­do el te­rreno, en per­jui­cio del res­to de los he­re­de­ros.

En to­dos los juz­ga­dos neu­qui­nos hay mi­les de jui­cios que ge­ne­ran enor­mes gas­tos de bu­ro­cra­cia y ho­no­ra­rios de abo­ga­dos, por la fal­ta de cer­te­zas y seguridad ju­rí­di­ca. Al no te­ner es­cri­tu­ras son muy co­mu­nes las usur­pa­cio­nes, re­cla­mos de lí­mi­tes, ser­vi­dum­bres, con­tra­tos no cum­pli­dos, re­cla­mos de sub­di­vi­sio­nes y cual­quier ti­po de ac­cio­nes ju­di­cia­les en­tre pri­va­dos. El desarrollo eco­nó­mi­co vie­ne de la mano de la seguridad ju­rí­di­ca, y en Neu­quén es­ta es­tá au­sen­te en mi­les de ki­ló­me­tros cua­dra­dos. Nues­tra pro­vin­cia po­dría au­men­tar ex­po­nen­cial­men­te la pro­duc­ción agrí­co­lo-ga­na­de­ra, la can­ti­dad y ca­li­dad de ho­te­les, ca­ba­ñas y res­tau­ran­tes; mul­ti­pli­car los me­tros cons­trui­dos, el ac­ce­so al cré­di­to, y ge­ne­rar mi­les de pues­tos de tra­ba­jo con una me­di­da muy sim­ple y ba­ra­ta: dar es­cri­tu­ras a la gen­te.

El go­ber­na­dor y los in­ten­den­tes de­be­rían lan­zar una cam­pa­ña de es­cri­tu­ra­ción ma­si­va, lo que va a me­jo­rar la vi­da de mi­les de neu­qui­nos, a un costo muy ba­jo. Só­lo ha­ce fal­ta en­ten­der la im­por­tan­cia de la pro­pie­dad pri­va­da en el desarrollo eco­nó­mi­co, y te­ner la vo­lun­tad po­lí­ti­ca de dar­le li­ber­tad a la gen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.