Los in­mi­gran­tes, una re­vo­lu­ción si­len­cio­sa en Ar­gen­ti­na y nues­tra Pa­ta­go­nia

Rio Negro - Opiniones - - OPINIONES - Jor­ge Mu­ñoz Pas­to­ral de Mi­gra­cio­nes Neu­quén

Es­to so­mos los mi­les y mi­les de mi­gran­tes en Ar­gen­ti­na. La re­vo­lu­ción si­len­cio­sa… A eso he­mos ve­ni­do a es­te ma­ra­vi­llo­so país y pa­ra ello nos quedamos. Pa­ra es­to nos or­ga­ni­za­mos y nos le­van­ta­mos to­dos los días. So­mos la re­vo­lu­ción de la di­ver­si­dad, la igual­dad, el tra­ba­jo ho­nes­to. So­mos la re­vo­lu­ción de la ver­da­de­ra fra­ter­ni­dad, de la paz. Es­to es lo que ofren­da­mos dia­ria­men­te en ca­da rin­cón de Ar­gen­ti­na, des­de La Quiaca has­ta Us­huaia… so­mos la re­vo­lu­ción de la es­pe­ran­za. Y so­mos la re­vo­lu­ción si­len­cio­sa en el pla­ne­ta jun­to a otros mi­llo­nes de “des­arrai­ga­dos” a la fuer­za, por el ham­bre, la po­bre­za, la vio­len­cia, el do­lor que ge­ne­ra el ca­pi­ta­lis­mo de­pre­da­dor que im­po­ne un mo­de­lo de pro­duc­ción y con­su­mo que no re­sis­te ya es­ta “ca­sa co­mún” que lla­ma­mos Tie­rra. So­mos la por­ción de em­po­bre­ci­dos que si­len­cio­sa­men­te nos he­mos re­be­la­do, nos re­sis­ti­mos a po­ner­nos de ro­di­llas an­te el ham­bre y la po­bre­za a la que nos quie­ren con­de­nar en nues­tros lu­ga­res de origen. Y a cos­ta de aban­do­nar el “lu­gar en el mun­do” que creía­mos era el nues­tro, en­ca­ra­mos la in­cer­ti­dum­bre y sa­li­mos en bus­ca de ese otro lu­gar, ese otro des­tino, ese “buen vi­vir” al que es­ta­mos con­vo­ca­dos to­dos, esa otra “pa­tria”, la de aco­gi­da y que des­pués de al­gu­nos años co­men­za­mos a amar co­mo a la de “par­ti­da”, la año­ra­da, la aho­ra le­ja­na… So­mos la re­vo­lu­ción si­len­cio­sa por­que son múl­ti­ples los sec­to­res in­tere­sa­dos en “nin­gu­near­nos”, tam­bién al­gu­nos her­ma­nos po­bres co­mo no­so­tros, in­vo­lun­ta­ria­men­te, has­ta por ig­no­ran­cia, por te­mo­res que vie­nen de los pre­jui­cios y mitos mi­gra­to­rios di­fun­di­dos por el sis­te­ma y sus “me­dios de in­co­mu­ni­ca­ción” y sus go­bier­nos.

So­mos una he­ri­da que “cla­ma al cie­lo” y po­ne en evi­den­cia to­da la cruel­dad de es­te ca­pi­ta­lis­mo ac­tual, al­cahue­tea con nues­tra pre­sen­cia, con nues­tros cuer­pos, vi­vien­tes y re­sis­tien­do, que el mo­de­lo ha fra­ca­sa­do…

So­mos la re­vo­lu­ción si­len­cio­sa pe­ro im­pa­ra­ble. Ni los mé­to­dos an­ti­mi­gran­tes más cri­mi­na­les del mun­do, EE. UU. y Unión Eu­ro­pea, nos han po­di­do detener por­que so­mos por­ta­do­res de la vi­da que triun­fa so­bre la muer­te, so­mos por­ta­do­res de la es­pe­ran­za cier­ta que pro­po­ne la su­ma de mi­llo­nes que op­ta­mos por el “buen vi­vir” y ha­cer del pla­ne­ta nues­tro lu­gar.

So­mos in­ven­ci­bles por­que la di­ver­si­dad que en­ri­que­ce y po­ten­cia la vi­da no es un dis­cur­so en­tre no­so­tros, so­mos la re­vo­lu­ción de la di­ver­si­dad. Por­que con nues­tra bús­que­da pa­cien­te de nues­tro lu­gar en el mun­do va­mos sem­bran­do vi­da, es­pe­ran­za, di­ver­si­dad, jus­ti­cia dis­tri­bu­ti­va, tra­ba­jo ho­nes­to, fra­ter­ni­dad y paz, por­que res­pon­de­mos con amor a la vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal co­ti­dia­na y el des­pre­cio… Hu­mil­de­men­te or­gu­llo­sos nos sen­ti­mos de ser es­ta re­vo­lu­ción si­len­cio­sa y la que­re­mos pa­ra to­dos, sin nin­gún ti­po de dis­tin­ción ni dis­cri­mi­na­ción, pa­ra to­do ser hu­mano, por el so­lo he­cho de ser per­so­na, co­mo los De­re­chos Hu­ma­nos...

“Es­to su­ce­de en el país que tie­ne la his­to­ria mi­gra­to­ria más im­por­tan­te del con­ti­nen­te, aun por en­ci­ma de EE. UU. en al­gu­nos as­pec­tos. La vi­gen­cia de los de­re­chos hu­ma­nos de los mi­gran­tes, en es­pe­cial de los más po­bres, de­pen­de en gran me­di­da de la ma­yor o me­nor con­cien­cia que ten­ga­mos ca­da uno de no­so­tros mis­mos de que los de­re­chos son nues­tros, de ca­da uno, por el so­lo he­cho de ser per­so­nas y que el ac­ce­so y/o ejer­ci­cio de ellos nos per­te­ne­cen”. De la Red Na­cio­nal de Lí­de­res Mi­gran­tes en Ar­gen­ti­na y de la cual so­mos miem­bros fun­da­do­res.

Es­ta­mos or­gu­llo­sos de ha­ber ele­gi­do Ar­gen­ti­na pa­ra que­dar­nos y ha­ber pa­ri­do, jun­to a mu­chas or­ga­ni­za­cio­nes de DD. HH., sin­di­ca­les, de mi­gran­tes, otras iglesias y par­ti­dos po­lí­ti­cos, la me­jor ley de Mi­gra­cio­nes del pla­ne­ta, la 25871, que en su ar­tícu­lo 4º nos co­lo­ca­ba en el lu­gar de su­je­tos de de­re­chos y nos con­vo­ca a tra­ba­jar pa­ra que nun­ca más na­die nos

La ley 25871 nos ha­ce su­je­tos de de­re­cho, pa­ra que na­die nos uti­li­ce pa­ra jus­ti­fi­car la de­lin­cuen­cia, la tra­ta, el des­em­pleo u otro mal so­cial. Pa­ra de­jar de ver a las mi­gra­cio­nes co­mo “un pro­ble­ma” y va­lo­rar­lo co­mo “opor­tu­ni­dad”.

La ri­que­za que ge­ne­ra la ac­ti­vi­dad la­dri­lle­ra en Allen, desa­rro­lla­da por co­mu­ni­dad bo­li­via­na, es ma­yor al pre­su­pues­to anual del es­ta­do rio­ne­grino y to­da se dis­tri­bu­ye en la zo­na.

uti­li­ce co­mo ex­cu­sa pa­ra in­ten­tar jus­ti­fi­car la de­lin­cuen­cia, la tra­ta, el des­em­pleo o cual­quier otro mal so­cial en Ar­gen­ti­na y su­pe­rar el abor­da­je de las mi­gra­cio­nes co­mo “un pro­ble­ma” pa­ra va­lo­rar­lo co­mo “opor­tu­ni­dad”.

Y pa­ra los “in­cré­du­los”, un “bo­tón de mues­tra”. Jun­to a un equi­po de in­ves­ti­ga­do­res de la Fa­cul­tad de Eco­no­mía de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal del Co­mahue hi­ci­mos un es­tu­dio acer­ca de la ri­que­za eco­nó­mi­ca que ge­ne­ra la ac­ti­vi­dad la­dri­lle­ra en Allen, desa­rro­lla­da en su to­ta­li­dad por la co­mu­ni­dad bo­li­via­na. El re­sul­ta­do del es­tu­dio arro­jó que la ri­que­za que ge­ne­ran en la pro­vin­cia de Río Ne­gro es ma­yor al pre­su­pues­to anual del Es­ta­do pro­vin­cial. El es­tu­dio tam­bién pro­por­cio­nó la in­for­ma­ción so­bre la dis­tri­bu­ción de esa ri­que­za y de­cía que ca­si la to­ta­li­dad que­da­ba en el país y cen­tral­men­te en la pro­vin­cia, lo que per­mi­tió com­pa­rar con la ac­ti­vi­dad fru­tí­co­la, don­de la ma­yor par­te se va al ex­te­rior en la actualidad.

Po­dría­mos ha­cer el mis­mo es­tu­dio acer­ca de la ac­ti­vi­dad hor­tí­co­la o co­mer­cial que rea­li­za la mis­ma co­mu­ni­dad bo­li­via­na en la zo­na y los re­sul­ta­dos se­rían tam­bién po­si­ti­va­men­te sor­pren­den­tes. De la mis­ma ma­ne­ra po­dría es­tu­diar­se a cual­quier otra co­mu­ni­dad de mi­gran­tes y sus re­sul­ta­dos nos ha­rían re­vi­sar nues­tras fre­cuen­tes pos­tu­ras hos­ti­les y xe­nó­fo­bas.

Tan­to más nos sor­pren­de­ría­mos si es­tu­diá­ra­mos otros as­pec­tos tan re­le­van­tes co­mo el eco­nó­mi­co o el cul­tu­ral. Só­lo un par de ejem­plos: la ri­que­za y di­ver­si­dad idio­má­ti­ca y el en­ri­que­ci­mien­to en va­rie­dad y pro­fu­sión de pla­tos de co­mi­das, que hoy com­po­nen el me­nú ali­men­ta­rio en nues­tros te­rri­to­rios.

*Miem­bro de la Co­mi­sión Po­lí­ti­ca de la Red Na­cio­nal de Lí­de­res Mi­gran­tes en Ar­gen­ti­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.