Tra­tar en for­ma efi­cen­te los efluen­tes de­be ser po­lí­ti­ca de Es­ta­do

Rio Negro - Opiniones - - NEWS - Mar­ce­lo Fer­nán­dez Döt­zel Pre­si­den­te de Co­le­gio de In­ge­nie­ros de Neuquén

EEl Co­le­gio de In­ge­nie­ros vie­ne tra­ba­jan­do des­de ha­ce me­ses en el análisis in­te­gral del vol­ca­do de los efluen­tes lí­qui­dos en la pro­vin­cia del Neuquén. Ha­bien­do lle­ga­do ya ha­ce unos me­ses a las pri­me­ras con­clu­sio­nes, que hi­ci­mos co­no­cer al go­ber­na­dor de la pro­vin­cia y a to­dos los in­ten­den­tes de la Con­fluen­cia, nos preo­cu­pa so­bre­ma­ne­ra que és­tas coin­ci­dan con de­nun­cias ju­di­cia­les y una po­li­ti­za­ción del te­ma que no ayu­da a la so­lu­ción. Sin em­bar­go, al ser una cues­tión plan­tea­da co­mo una po­lí­ti­ca de Es­ta­do, tal vez cons­ti­tu­ya una pre­cio­sa opor­tu­ni­dad pa­ra que de la dis­cu­sión téc­ni­ca se­ria, con ba­sa­men­tos cien­tí­fi­cos y una cuo­ta de sen­ti­do co­mún in­dis­pen­sa­ble, po­da­mos con­tar en nues­tra pro­vin­cia con una po­lí­ti­ca pú­bli­ca pa­ra el sa­nea­mien­to que nos ri­ja en los pró­xi­mos cin­cuen­ta años. Es­te no es un pro­ble­ma ju­di­cial, es una cues­tión com­pli­ca­da que de­be re­sol­ver la in­ge­nie­ría des­de la cien­cia y la téc­ni­ca, pues­tas al ser­vi­cio del bie­nes­tar ge­ne­ral y con una ca­bal com­pren­sión, des­de los ám­bi­tos po­lí­ti­cos don­de se to­man las má­xi­mas de­ci­sio­nes.

Nues­tras con­clu­sio­nes:

El Co­le­gio de In­ge­nie­ros, preo­cu­pa­do por la pro­ble­má­ti­ca am­bien­tal de la pro­vin­cia y te­nien­do en cuen­ta que to­da pro­pues­ta de­be te­ner una con­tra­par­te téc­ni­ca y eco­nó­mi­ca am­bien­tal­men­te sus­ten­ta­ble que via­bi­li­ce su

con­cre­ción, en­tien­de ne­ce­sa­rio pro­po­ner un ca­mino pa­ra en­con­trar la me­jor so­lu­ción des­de la in­ge­nie­ría, que re­suel­va la pro­ble­má­ti­ca del tra­ta­mien­to de los efluen­tes cloa­ca­les e in­dus­tria­les en el te­rri­to­rio pro­vin­cial. No nos in­te­re­sa ha­cer un jui­cio de va­lor de lo bueno o ma­lo que se ha he­cho has­ta el mo­men­to, sino más bien ha­cer un diag­nós­ti­co co­rrec­to so­bre ba­se cien­tí­fi­ca que nos po­si­bi­li­te di­se­ñar po­lí­ti­cas y pla­nes efi­cien­tes y efi­ca­ces pa­ra re­sol­ver el pro­ble­ma ac­tual y fu­tu­ro te­nien­do en cuen­ta el ver­ti­gi­no­so cre­ci­mien­to de la re­gión y su desa­rro­llo ar­mó­ni­co.

Sí en­ten­de­mos que la si­tua­ción ac­tual es preo­cu­pan­te y que tien­de a com­pli­car­se en mu­chas lo­ca­li­da­des, fru­to del fuer­te cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co que des­de ha­ce mu­chos años vi­ve la pro­vin­cia, en fun­ción de un im­por­tan­te avan­ce eco­nó­mi­co que atrae po­bla­ción en for­ma cons­tan­te ha­cia to­do el te­rri­to­rio pro­vin­cial. Tam­bién cree­mos que cui­dar la pu­re­za de nues­tros re­cur­sos hí­dri­cos es un pa­tri­mo­nio inalie­na­ble y por lo tan­to de­be for­mar par­te de una po­lí­ti­ca de Es­ta­do a ni­vel pro­vin­cial, que no sea so­me­ti­da a los vai­ve­nes elec­to­ra­les. Pau­tas bá­si­cas de tra­ba­jo: • No se po­drán ver­ter lí­qui­dos cloa­ca­les o in­dus­tria­les sin tra­tar y sin cum­plir con los pa­rá­me­tros de vuel­co es­ta­ble­ci­dos por la ley 899 di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te, en to­do el te­rri­to­rio pro­vin­cial, a par­tir de la san­ción de una ley o de­cre­to, que te­nien­do en cuen­ta la si­tua­ción ac­tual fi­je pla­zos pe­ren­to­rios de apli­ca­ción pa­ra es­ta po­lí­ti­ca de Es­ta­do.

• To­da plan­ta de tra­ta­mien­to de efluen­tes cloa­ca­les que vuel­que los lí­qui­dos tra­ta­dos en un cur­so de agua, o la­go pro­vin­cial o in­ter­pro­vin­cial, de­be ser mo­ni­to­rea­da en for­ma per­ma­nen­te por una au­di­to­ría ex­ter­na im­par­cial, in­de­pen­dien­te y de al­to re­co­no­ci­mien­to téc­ni­co-cien­tí­fi­co con­sen­sua­do con go­bier­nos lo­ca­les y pro­vin­cia­les y co­le­gios pro­fe­sio­na­les com­pe­ten­tes, que in­for­me men­sual­men­te a los con­ce­jos de­li­be­ran­tes y Le­gis­la­tu­ra pro­vin­cial la real si­tua­ción de la ca­li­dad de agua en los ríos y so­bre el fun­cio­na­mien­to

de ca­da plan­ta, a fin de que se cum­plan los es­tán­da­res de di­se­ño y pa­rá­me­tros de vuel­co.

En una se­gun­da ins­tan­cia, en­ten­de­mos via­ble desa­rro­llar y apli­car un plan de ac­ción en to­do el te­rri­to­rio pro­vin­cial, pa­ra ge­ne­rar so­lu­cio­nes en ca­da lo­ca­li­dad, a fin de com­pro­me­ter en las mis­mas a las au­to­ri­da­des y or­ga­ni­za­cio­nes lo­ca­les. • Ca­da ciu­dad de la pro­vin­cia de­be­rá ha­cer un pla­nea­mien­to in­te­gral a lar­go pla­zo de su sa­nea­mien­to, te­nien­do en cuen­ta que se de­be ten­der a no ubi­car en el fu­tu­ro las plan­tas de tra­ta­mien­to cer­ca de los re­cur­sos hí­dri­cos que tie­nen las lo­ca­li­da­des en las pro­xi­mi­da­des de su cas­co ur­bano. Se de­be pro­pen­der a so­lu­cio­nes que ten­gan en cuen­ta el reuso del agua en em­pren­di­mien­tos de fo­res­ta­ción u otra uti­li­za­ción con­ve­nien­te y pro­ve­cho­sa. De no ser po­si­ble tal so­lu­ción por cues­tio­nes téc­ni­co-eco­nó­mi­cas, cual­quier plan­ta de tra­ta­mien­to que en el fu­tu­ro vuel­que efluen­tes tra­ta­dos en ríos o la­gos pro­vin­cia­les de­be­rá ser mo­ni­to­rea­da por un au­di­tor ex­terno, en las mis­mas con­di­cio­nes que las fi­ja­das pa­ra las plan­tas ac­tual­men­te exis­ten­tes que de­ban ser man­te­ni­das. • De nin­gu­na ma­ne­ra es­to es al­go im­po­si­ble de ha­cer, ya que la plan­ta de tra­ta­mien­to de lí­qui­dos cloa­ca­les de San Mar­tín de los An­des vier­te sus efluen­tes en la cu­be­ta orien­tal del la­go Lá­car sien­do per­ma­nen­te­men­te mo­ni­to­rea­da pa­ra el cum­pli­mien­to de exi­gen­tes es­tán­da­res de ca­li­dad. Hoy cau­sa preo­cu­pa­ción re­co­rrer al­gu­nos ríos pro­vin­cia­les en cer­ca­nía de la desem­bo­ca­du­ra de las plan­tas, y esa si­tua­ción de­be ser re­ver­ti­da drás­ti­ca­men­te y en muy po­co tiem­po, si fue­ra po­si­ble con po­lí­ti­cas ac­ti­vas y agre­si­vas de Es­ta­do, que no pue­dan ser mo­di­fi­ca­das en el tiem­po, sal­vo pa­ra me­jo­rar­las.

Fi­nal­men­te que­re­mos sub­ra­yar que la pro­vin­cia cuen­ta con re­cur­sos hu­ma­nos ca­li­fi­ca­dos en in­ge­nie­ría, tan­to en el ám­bi­to es­ta­tal co­mo pri­va­do, que po­drían lle­var ade­lan­te es­te plan, de­bien­do prio­ri­zar­se el uso de di­chos re­cur­sos, por so­bre la con­tra­ta­ción de pro­fe­sio­na­les de otras zo­nas del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.