Pro­ce­so pe­nal de Río Ne­gro pa­ra to­dos: “Re­glas cla­ras”

Rio Negro - Opiniones - - NEWS - Emi­li­ano Ga­lle­go Abo­ga­do es­pe­cia­li­za­do en De­re­cho Pe­nal

El sis­te­ma pa­ra per­se­guir y cas­ti­gar es com­ple­jo. Su ba­se y lí­mi­tes los fi­ja la Cons­ti­tu­ción y los tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les que la in­te­gran.

¿Qué pa­sa en Río Ne­gro cuan­do al­guien co­me­te un de­li­to? ¿Quié­nes in­ter­vie­nen? ¿Qué pue­den y no pue­den ha­cer los jue­ces? ¿Los jui­cios son co­mo en las pe­lí­cu­las? ¿Qué ha­ce un fis­cal? ¿Qué ha­ce un de­fen­sor? Es­tas y otras cues­tio­nes las voy a tra­tar de ex­pli­car pa­ra que to­dos las po­da­mos eva­luar ca­da vez que un he­cho de­lic­ti­vo sal­ta a los me­dios. El sis­te­ma pa­ra per­se­guir y cas­ti­gar es muy com­ple­jo. Lo in­te­gran mu­chas per­so­nas con fun­cio­nes di­fe­ren­tes. Es co­mo un au­to: tie­ne mu­chas par­tes y ca­da una tie­ne un rol dis­tin­to. Pe­ro su ba­se y sus lí­mi­tes los fi­ja siem­pre la Cons­ti­tu­ción y los tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les que la in­te­gran. Y ese es el ori­gen del po­der de to­das las au­to­ri­da­des del Es­ta­do.

A par­tir de esa ba­se el Es­ta­do es­tá obli­ga­do a po­ner en mar­cha unas re­glas prác­ti­cas que son vi­ta­les en es­ta épo­ca don­de más de uno an­da bus­can­do el te­lé­fono de Ram­bo pa­ra que ha­ga jus­ti­cia. Vea­mos:

• Inocen­cia: has­ta que no ter­mi­ne el jui­cio na­die pue­de de­cir que el impu­tado es cul­pa­ble. Pue­de ser que nos gus­te o que no nos gus­te lo que re­suel­va el juez, pe­ro re­pre­sen­ta a la ley. Y es­to es así por más que mu­chos po­lí­ti­cos o fun­cio­na­rios vean una ex­ce­len­te opor­tu­ni­dad pa­ra cap­tar vo­tos me­dian­te la vie­ja ar­ti­ma­ña de ti­rar naf­ta al fue­go o pe­dir la eje­cu­ción pú­bli­ca de los impu­tados.

• Le­ga­li­dad: pa­ra de­ci­dir el juez apli­ca so­la­men­te el de­re­cho, no otra co­sa. Si el juez es de Ri­ver y juz­ga a al­guien de Bo­ca, es­to no de­be ser te­ni­do en cuen­ta pa­ra dic­tar el fa­llo. El juez pue­de se­lec­cio­nar y apli­car to­das las nor­mas que con­si­de­re ade­cua­das pa­ra re­sol­ver un ca­so.

• Di­vi­sión de fun­cio­nes: el juez apli­ca la ley, no la fa­bri­ca. Pa­re­ce in­ne­ce­sa­rio, pe­ro hay que acla­rar­lo ya que mu­chas ve­ces ve­mos gen­te (so­bre to­do en la te­le) con mu­chas ga­nas de “vi­si­tar” al juez y can­tar­le cua­tro fres­cas por to­mar al­gu­na de­ter­mi­na­ción. El juez apli­ca una ley que hi­zo al­guien más. Re­cor­dar es­to al mo­men­to de vo­tar a los que ha­cen la ley, des­pués de to­do son nues­tros re­pre­sen­tan­tes.

• Im­par­cia­li­dad: el juez “no se ca­sa con na­die”. De­ci­de el de­re­cho apli­ca­ble y lo apli­ca sin mi­rar a quién. De ahí que la co­no­ci­da ima­gen que re­pre­sen­ta la jus­ti­cia ten­ga los ojos ven­da­dos.

• Pla­zos: “el tiem­po es ti­rano”. El pro­ce­so de in­ves­ti­ga­ción y el que es pa­ra juz­gar tie­nen pla­zos. Y lle­var una in­ves­ti­ga­ción en pla­zo y avan­zar al jui­cio es res­pon­sa­bi­li­dad ex­clu­si­va del fis­cal. Si esos pla­zos se ven­cen el juez de­be apli­car el Có­di­go –y la Cons­ti­tu­ción– y de­cla­rar ter­mi­na­do el pro­ce­so y li­bre de cul­pa y car­go al acu­sa­do.

La ra­zón es cla­ra: pen­se­mos en al­guien que es in­ves­ti­ga­do des­de ha­ce cua­tro años por un de­li­to que tie­ne pre­vis­ta una pe­na de dos años de pri­sión. En ese tiem­po los re­cur­sos de to­dos se gas­ta­ron en una in­ves­ti­ga­ción de­ma­sia­do ca­ra.

Por otro la­do, ¿qué ser hu­mano es­tá en con­di­cio­nes de so­por­tar tal in­ves­ti­ga­ción sin una mí­ni­ma de­fi­ni­ción? Y, por úl­ti­mo: to­dos que­re­mos sa­ber qué ha es­ta­do ha­cien­do el fis­cal du­ran­te cua­tro años en los que la cau­sa no avan­zó.

Con­ti­nua­rá...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.