Las Gru­tas, historia de una pa­sión rio­ne­gri­na

Rio Negro - Opiniones - - OPINIONES - Jor­ge Castañeda Es­cri­tor de Val­che­ta

Se­gún se des­pren­de del ac­ta Nº 1 del 30 de enero de 1960, el pre­si­den­te del en­ton­ces Concejo Mu­ni­ci­pal de San An­to­nio Oes­te, Cel­so Bres­ciano, pro­pi­cia­ba una reunión con­vo­can­do a un gru­po de ve­ci­nos y crean­do una Co­mi­sión Ho­no­ra­ria del Bal­nea­rio, que­dan­do in­te­gra­da por los se­ño­res Jo­sé Kan­je, Fi­den­cio H. Leal, Orlando Ve­ga, Mi­guel San­to­lí­qui­do, Juan J. Leal, Leo­pol­do Ca­ba­lei­ro, Ju­lio Gui­do, Eg­ber­to Vi­chich y otros que des­pués se in­cor­po­ra­rían.

El es­cri­tor Héc­tor Izco re­se­ña que “co­mo pri­me­ra me­di­da se dis­po­ne un tra­za­do y un lo­teo. Pe­que­ño, abar­ca lo que hoy se­ría des­de la ca­lle Catriel has­ta las in­me­dia­cio­nes de la Se­gun­da Ba­ja­da en lo lar­go, y en lo an­cho la ave­ni­da Costanera y la ac­tual ca­lle Vied­ma. Pe­que­ñas man­za­nas, y den­tro de ellas pe­que­ños te­rre­nos, co­rrien­te­men­te de 10x14 me­tros, y su ad­ju­di­ca­ción, res­pec­to a los me­jo­res lu­ga­res por sor­teo, a un pre­cio de 3.000 m/n. Y ca­si de la na­da –aco­ta Izco– sur­gen las pri­me­ras cons­truc­cio­nes, mo­des­tas y adap­ta­das a las me­di­das de esos te­rre­nos, y más que na­da a las ex­pec­ta­ti­vas y po­si­bi­li­da­des del mo­men­to. ”El lu­gar, que es­ta­ba fue­ra del eji­do mu­ni­ci­pal de San An­to­nio, for­ma­ba par­te del cam­po del se­ñor Eu­ge­nio Ta­rrue­lla, cu­ya men­su­ra no es­ta­ba aún apro­ba­da”. Los es­tu­dio­sos de la historia lo­cal son coin­ci­den­tes al afir­mar que más atrás en el tiem­po en ese lu­gar “por el año 1938 ha­bía allí un vie­jo po­bla­dor que se lla­ma­ba don Isi­dro Ál­va­rez, que co­mo va­rios de las zo­nas de mé­da­nos de cos­ta te­nía un ran­chi­to y un co­rral aten­dien­do una pun­ta de chi­vas”.

En su li­bro “Las Gru­tas” la his­to­ria­do­ra Josefina Ar­ce de Ba­llor agre­ga el va­lio­so da­to de que por 1892 se ra­di­có en el lu­gar un es­pa­ñol: Pablo Her­nán­dez. Es­te hom­bre cons­tru­yó su ran­cho so­bre un cos­ta­do del ca­mino, cer­có un co­rral pa­ra un gran re­ba­ño de ca­bras y vi­vió al­gu­nos años de­di­ca­do a su ma­ja­da an­dan­do siem­pre so­lo ro­dea­do de un ha­lo mis­te­rio­so y lo lla­ma­ban “el pas­tor”. Men­cio­na tam­bién que Isi­dro Ál­va­rez “lle­gó a ra­di­car­se pro­ce­den­te del río Sa­la­do y traía con­si­go 100 ca­be­zas de va­cu­nos, 300 ovi­nos y 24 ca­ba­llos”. Agre­ga que “cuan­do es­tu­vo aco­mo­da­do co­men­zó a tra­ba­jar: se pre­pa­ró un ca­rri­to, lo ador­nó con los co­lo­res pa­trios, a los cos­ta­dos con pin­tu­ra ne­gra; se in­ter­na­ba en el mon­te, sa­ca­ba le­ña, car­ga­ba has­ta el to­pe y con su mu­li­ta ata­da se iba de le­ña­te­ro a San An­to­nio Oes­te. Ven­día to­da la car­ga por 300 pe­sos y traía de re­gre­so las ne­ce­si­da­des”. “Don Isi­dro Ál­va­rez –es­cri­be do­ña Josefina– vi­vió así, en com­pa­ñía de su es­po­sa, treinta y cin­co años; con sus ca­bras, de las que ven­día la le­che, y su se­ño­ra fa­bri­ca­ba los que­si­llos, que eran co­di­cia­dos por los sa­nan­to­nien­ses”. Agre­ga tam­bién el va­lio­so da­to de que al lu­gar lle­ga por 1952 “don Juan Ta­rrue­lla, un ha­cen­da­do que traía per­mi­so de la Pro­vin­cia y que cons­tru­yen­do una ca­sa se ins­ta­ló con su fa­mi­lia”. Don Héc­tor re­se­ña en su li­bro so­bre San An­to­nio Oes­te que “en el año 1938, un gru­po de mu­cha­chos, con fla­man­tes vein­te años ca­si to­dos, de­ci­den ha­cer una ca­si­ta de ve­rano en Las Gru­tas. De quién fue la idea no se sa­be con cer­te­za”.

Es­tos mu­cha­chos se­gún el au­tor eran: Leo­pol­do Ca­ba­lei­ro, Fi­den­cio Leal, Da­río Gar­cía Díaz, An­drés Or­tiz y oca­sio­nal­men­te Cé­sar Do­mín­guez y el mis­mo Héc­tor Izco.

Des­de esos le­ja­nos, o no tan­to, hitos fun­da­cio­na­les mu­cho tiem­po ha trans­cu­rri­do y hoy el bal­nea­rio Las Gru­tas es uno de los des­ti­nos tu­rís­ti­cos más im­por­tan­tes de to­da la Pa­ta­go­nia, de tan­ta en­ver­ga­du­ra que ni si­quie­ra aque­llos avi­zo­res pio­ne­ros se lle­ga­ron a ima­gi­nar. Nue­vos te­mas se apro­xi­man al de­ba­te: ¿de­be el bal­nea­rio Las Gru­tas ser un mu­ni­ci­pio au­tó­no­mo?

Creo que to­das las opi­nio­nes son im­por­tan­tes y de­ben ser te­ni­das

¿Quién era el mis­te­rio­so pas­tor de ca­bras? ¿Dón­de es­ta­rá el ca­rri­to con los co­lo­res ar­gen­ti­nos? ¿Se­rá mu­ni­ci­pio au­tó­no­mo? In­te­rro­gan­tes de un pe­que­ño lo­teo que hoy es un des­tino tu­rís­ti­co cla­ve en la Pa­ta­go­nia.

Se po­dría dar más au­to­no­mía al go­bierno co­mu­nal y ma­yor par­ti­ci­pa­ción a los lu­ga­re­ños. Y pro­mo­ver la in­te­gra­ción no só­lo a San An­to­nio, sino a un cir­cui­to atlán­ti­co con Sie­rra Grande y Val­che­ta.

El bal­nea­rio Las Gru­tas es hoy uno de los des­ti­nos tu­rís­ti­cos más im­por­tan­tes de to­da la Pa­ta­go­nia, que ni si­quie­ra aque­llos pio­ne­ros lle­ga­ron a ima­gi­nar.

en cuen­ta.

La ini­cia­ti­va me­re­ce un de­ba­te res­pon­sa­ble don­de to­dos pue­dan opi­nar sin des­ca­li­fi­ca­cio­nes ni opor­tu­nis­mos.

Co­mo es co­no­ci­do en otras no­tas de opinión me he ma­ni­fes­ta­do par­ti­da­rio de la in­te­gra­ción, no só­lo en­tre co­mar­cas sino tam­bién en­tre re­gio­nes, co­mo la reali­dad geo­po­lí­ti­ca mun­dial lo de­mues­tra.

Sí, se po­dría ha­blar de más au­to­no­mía en las de­ci­sio­nes del go­bierno co­mu­nal y de una ma­yor par­ti­ci­pa­ción res­pon­sa­ble de los lu­ga­re­ños en los asun­tos co­mu­ni­ta­rios.

Pe­ro con­si­de­ran­do la in­te­gra­ción no so­la­men­te del eji­do sa­nan­to­nien­se, sino del cir­cui­to atlán­ti­co con las ciu­da­des de Sie­rra Grande y Val­che­ta, pa­ra en­tre otras de­man­das aten­der en for­ma man­co­mu­na­da las ca­da vez ma­yo­res exi­gen­cias del tu­ris­ta, so­bre to­do en el marco del fu­tu­ro Co­rre­dor Bio­ceá­ni­co Nor­pa­ta­gó­ni­co, y con­si­de­ran­do que la se­gre­ga­ción nun­ca ha da­do buenos re­sul­ta­dos.

Tal vez por ahí pa­se el des­tino que so­ña­ron los pio­ne­ros pa­ra el bal­nea­rio Las Gru­tas y pa­ra la re­gión en su con­jun­to que tie­ne in­me­jo­ra­bles pa­ra un desa­rro­llo ar­mó­ni­co y pu­jan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.