Mu­chos de los re­cla­mos de 1918 man­tie­nen su vi­gen­cia

Rio Negro - Opiniones - - OPINIONES - Rodrigo Pé­rez* Politólogo

Ha­ce 100 años, un 15 de ju­nio de 1918, un gru­po de es­tu­dian­tes in­te­rrum­pía la elec­ción del rec­tor de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Cór­do­ba y allí se ini­cia­ba el mo­vi­mien­to re­for­mis­ta uni­ver­si­ta­rio, el cual se ex­ten­dió por to­da Amé­ri­ca La­ti­na cons­ti­tu­yen­do al es­tu­dian­te co­mo un nuevo ac­tor so­cial. El mo­vi­mien­to ju­ve­nil que sur­gió en la Uni­ver­si­dad de Cór­do­ba re­co­no­cía sus raí­ces y res­pon­día a ne­ce­si­da­des de los es­tu­dian­tes de to­da Amé­ri­ca.

La fuer­za de ese re­cla­mo fue tal que hoy con­ti­núa vi­gen­te a 100 años. La gesta re­for­mis­ta re­pre­sen­tó uno de los he­chos so­cia­les, cul­tu­ra­les y po­lí­ti­cos más im­por­tan­tes de La­ti­noa­mé­ri­ca en el si­glo XX.

La Re­for­ma Uni­ver­si­ta­ria se tra­tó de un acon­te­ci­mien­to his­tó­ri­co que no só­lo sen­tó las ba­ses para una im­por­tan­te trans­for­ma­ción po­lí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal del sis­te­ma uni­ver­si­ta­rio (in­clu­yen­do la au­to­no­mía uni­ver­si­ta­ria, el prin­ci­pio de co­go­bierno y el ac­ce­so a las cátedras me­dian­te con­cur­sos), sino que tam­bién im­pac­tó en la for­ma de en­ten­der la edu­ca­ción en su con­jun­to a tra­vés de prin­ci­pios co­mo la li­ber­tad de cá­te­dra y la vin­cu­la­ción en­tre in­ves­ti­ga­ción y do­cen­cia.

Las tres uni­ver­si­da­des na­cio­na­les exis­ten­tes en 1918 (Cór­do­ba, Bue­nos Ai­res y La Pla­ta) te­nían en co­mún la ur­gen­cia de mo­der­ni­dad, pe­ro es­ta­lló en Cór­do­ba aque­llo de ser una uni­ver-

si­dad “mo­nár­qui­ca y mo­nás­ti­ca” rom­pien­do el au­to­ri­ta­ris­mo ci­vil y el dog­ma de la Igle­sia pre­con­ci­liar.

El ini­cio

El 15 de ju­nio un gru­po de es­tu­dian­tes y gra­dua­dos re­cién re­ci­bi­dos ini­cia­ba una to­ma que se­ría iden­ti­fi­ca­da co­mo el ini­cio del pro­ce­so. Los jó­ve­nes reac­cio­na­ban con­tra un go­bierno uni­ver­si­ta­rio de ca­rác­ter vi­ta­li­cio y cor­po­ra­ti­vo, tam­bién con­tra una en­se­ñan­za im­par­ti­da por pro­fe­so­res po­co ca­li­fi­ca­dos y afec­tos al cle­ri­ca­lis­mo con­ser­va­dor.

Aquel día im­pi­die­ron por la fuer­za la con­sa­gra­ción de un rec­tor que ase­gu­ra­ba el sta­tu quo, to­ma­ron la uni­ver­si­dad y fue­ron pre­sos. Cuan­do la ju­ven­tud uni­ver­si­ta­ria de Cór­do­ba se di­ri­gió a los “hom­bres li­bres de Su­da­mé­ri­ca” su lla­ma­da des­bor­dó la pro­vin­cia, pa­só los lí­mi­tes del país y sal­tó al mun­do. Nin­gún otro mo­vi­mien­to ge­ne­ra­cio­nal ha si­do tan ori­gi­nal, por eso el cam­bio in­te­lec­tual que pro­du­jo fue iné­di­to e irre­ver­si­ble. Aque­lla Uni­ver­si­dad de Cór­do­ba es­ta­ba con­sa­gra­da a la Vir­gen Ma­ría, al gra­duar­se se ju­ra­ba sin al­ter­na­ti­va so­bre los Evan­ge­lios, su bi­blio­te­ca no con­ta­ba con li­bros de Marx o Darwin, los pro­fe­so­res no participaban del go­bierno, que de­ten­ta­ba aca­de­mias aje­nas a la en­se­ñan­za, coop­ta­das y vi­ta­li­cias. En un pri­mer con­gre­so na­cio­nal de es­tu­dian­tes fi­ja­ron las pau­tas de un pro­yec­to de ley uni­ver­si­ta­ria con ne­ce­si­dad de au­to­no­mía, go­bierno tri­par­ti­to de pro­fe­so­res, gra­dua­dos y es­tu­dian­tes; con­cur­sos y pe­rio­di­ci­dad de cátedras, para que ac­ce­dan a ellas los más ca­pa­ces; pu­bli­ci­dad de los ac­tos, bie­nes­tar es­tu­dian­til, ex­ten­sión y orien­ta­ción so­cial de la uni­ver­si­dad, li­ber­tad de juramento, gra­tui­dad de la edu­ca­ción su­pe­rior.

La Re­for­ma no temía po­li­ti­zar la uni­ver­si­dad, en lo pe­da­gó­gi­co pos­tu­la­ban el se­mi­na­rio, el la­bo­ra­to­rio, el diá­lo­go, la cá­te­dra li­bre, y re­cha­za­ban la cla­se ma­gis­tral, el monólogo y la ci­ta de au­to­ri­dad. Los es­tu­dian­tes re­cla­ma­ban el in­cre­men­to de be­cas de es­tu­dio, la se­lec­ción de los do­cen­tes a tra­vés de con­cur­sos, la ex­ten­sión uni­ver­si­ta­ria (cur­sos o con­fe­ren­cias en los que las uni­ver­si­da­des dis­tri­bu­yan co­no­ci­mien­to a quie­nes no pue­den ac­ce­der a ella a tra­vés de es­tu­dios for­ma­les), la in­cor­po­ra­ción de cur­sos li­bres y la am­plia­ción del cu­po de in­gre­san­tes a las ca­rre­ras de la uni­ver­si­dad. El cen­tro de es­tu­dian­tes y el con­se­je­ro es­tu­dian­til eran pie­zas es­tra­té­gi­cas cla­ves, en­ten­di­das co­mo idea de ser­vi­cio y co­mo es­cue­la cí­vi­ca. Des­de allí lu­cha­ban acer­cán­do­se a los obre­ros por la ex­ten­sión, el ser­vi­cio pro­fe­sio­nal gra­tui­to y una in­ten­ción de ins­truir­los y aten­der­los.

Ade­más el mo­vi­mien­to re­for­mis­ta con su exi­gen­cia de vin­cu­lar a la uni­ver­si­dad con la so­cie­dad y sus lla­ma­dos a la so­li­da­ri­dad la­ti­noa­me­ri­ca­na y a la unión en­tre es­tu­dian­tes y tra­ba­ja­do­res tu­vo un im­pac­to so­cial y cul­tu­ral pro­fun­do que in­flu­yó en los pro­ce­sos de mo­vi­li­za­ción, de­mo­cra­ti­za­ción e in­de­pen­den­cia de Amé­ri­ca La­ti­na.

He­ren­cia en el Co­mahue

Ha­ce po­cas se­ma­nas atrás se inau­gu­ró en la Fa­cul­tad de Eco­no­mía y Ad­mi­nis­tra­ción de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal del Co­mahue un mu­ral en ho­me­na­je al cen­te­na­rio de la Re­for­ma Uni­ver­si­ta­ria. Re­pre­sen­ta la con­ti­nui­dad de la lu­cha de los es­tu­dian­tes re­for­mis­tas de 1918 y los ac­tua­les es­tu­dian­tes que si­guen de­fen­dien­do aque­llos idea­les. Hoy con­ti­núa la lu­cha por una uni­ver­si­dad pú­bli­ca, gra­tui­ta, au­tó­no­ma, lai­ca, cien­tí­fi­ca, con in­gre­so irres­tric­to, co­go­ber­na­da y que res­pe­te y con­ten­ga la di­ver­si­dad.

En­tre las reivin­di­ca­cio­nes de aque­llos es­tu­dian­tes re­for­mis­tas se des­ta­có la par­ti­ci­pa­ción es­tu­dian­til en el go­bierno uni­ver­si­ta­rio.

Los 100 años que nos dis­tan­cian de la Re­for­ma con­fir­man que en mu­chos ca­sos aún es­ta­mos le­jos de cum­plir aque­llos re­cla­mos que an­he­la­ron quie­nes le­van­ta­ron esas ban­de­ras re­for­mis­tas. Los de­fen­so­res de una uni­ver­si­dad de­mo­crá­ti­ca, am­plia y con va­lo­res cien­tí­fi­cos se en­cuen­tran an­te desafíos ac­tua­les.

*Do­cen­te e in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Co­mahue

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.