“Gra­tui­dad” e inequi­dad de la educación uni­ver­si­ta­ria

Rio Negro - Opiniones - - OPINIONES - Fran­cis­co Ga­leano* *Mé­di­co, más­ter en Sa­lud y So­cie­dad de la Flac­so, doc­tor en Me­di­ci­na de la UNLP y do­cen­te de la Uni­ver­si­dad del Co­mahue .

Es ne­ce­sa­ria una re­la­ción equi­ta­ti­va en­tre bien pú­bli­co y uso pri­va­do, que sea en ba­se a las necesidades sa­ni­ta­rias de los ha­bi­tan­tes de la re­gión y no a las pre­fe­ren­cias de for­ma­ción de los mé­di­cos re­cién gra­dua­dos.

En el 2007, el Con­gre­so de­ci­dió de­cla­rar al 22 de no­viem­bre co­mo el Día Na­cio­nal de la Gra­tui­dad Uni­ver­si­ta­ria. En el 2017 se des­ti­na­ron más de 75.000 millones de pe­sos del Te­so­ro a las universidades na­cio­na­les y pa­ra el 2018 se pre­vió una par­ti­da de 95.000 millones. Pa­ra es­te año la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal del Co­mahue tie­ne pre­su­pues­ta­do un apor­te de $ 2.068.964.529.

Es por es­tas ci­fras que les ex­pli­co a los alum­nos que la uni­ver­si­dad no es gra­tui­ta, es no aran­ce­la­da, al­go muy di­fe­ren­te. Ante es­ta reali­dad los ins­to a que sean res­pon­sa­bles y va­lo­ren el es­fuer­zo de sus pa­dres y del con­jun­to de la so­cie­dad que les ha per­mi­ti­do ser par­te del es­ca­so 4% de la po­bla­ción que lle­ga a es­ta ins­tan­cia de ca­pa­ci­ta­ción su­pe­rior.

Ac­to se­gui­do les ex­pli­co que só­lo es gra­tui­ta pa­ra los ex­tran­je­ros. Di­go es­to sa­bien­do que me es­ta­rán le­yen­do es­tu­dian­tes chi­le­nos, bo­li­via­nos o co­lom­bia­nos. Ni ellos, ni sus pa­dres, han pa­ga­do na­da, lo cual a mi cri­te­rio es su­ma­men­te inequi­ta­ti­vo.

A pro­pó­si­to de equi­dad, ha­ce po­co Ma­ría Eu­ge­nia Vidal se pre­gun­ta­ba si era equi­ta­ti­vo des­ti­nar un por­cen­ta­je im­por­tan­te del presupuesto edu­ca­ti­vo de la pro­vin­cia a la crea­ción de universidades, te­nien­do en cuen­ta que “na­die que na­ce en la po­bre­za en la Ar­gen­ti­na hoy lle­ga a la uni­ver­si­dad”.

Su afir­ma­ción no fue acer­ta­da. Lo que sí es cier­to es que la ma­yo­ría de los alum­nos de ho­ga­res hu­mil­des que in­gre­san a las universidades no lo­gran fi­na­li­zar sus es­tu­dios.

Pe­ro no es ce­rran­do uni­ver­si- da­des co­mo se so­lu­cio­na es­ta in­jus­ti­cia, sino ge­ne­ran­do po­lí­ti­cas de ver­da­de­ra in­clu­sión.

Lo que ocu­rre con los sectores so­cia­les des­fa­vo­re­ci­dos es un pro­ce­so de in­clu­sión ex­clu­yen­te. Los que in­gre­san a la uni­ver­si­dad, gra­cias a la gra­tui­dad y el in­gre­so irres­tric­to, son los mis­mos que por otro la­do su­fren el ma­yor por­cen­ta­je de aban­dono es­tu­dian­til.

Pa­ra el pro­fe­sor Vin­cent Tin­to, la presunta puer­ta abier­ta a la educación su­pe­rior, en el ca­so de los sectores de es­ca­sos re­cur­sos, es “una puer­ta gi­ra­to­ria”. Co­mo pro­fe­sor de pri­mer año soy tes­ti­go de es­te pro­ce­so de ex­clu­sión.

Si bus­ca­mos de­te­ner la puer­ta gi­ra­to­ria del ac­tual pro­ce­so de in­clu­sión ex­clu­yen­te, no lo lo­gra­re­mos so­la­men­te con el in­gre­so irres­tric­to y la gra­tui­dad. Por sí so­las es­tas opor­tu­ni­da­des no ga­ran­ti­zan el éxi­to del pa­so por la uni­ver­si­dad.

Pa­ra ello es ne­ce­sa­rio es­ta­ble­cer, en­tre mu­chas otras me­di­das, un sis­te­ma de be­cas que per­mi­tan a es­tos alum­nos po­der cu­brir los cos­tos to­ta­les aso­cia­dos a la educación su­pe­rior, mon­tos por le­jos su­pe­rio­res a las be­cas ac­tua­les.

Es­tas be­cas tam­bién de­ben es­tar dis­po­ni­bles pa­ra es­ti­mu­lar el in­gre­so y la per­ma­nen­cia en la uni­ver­si­dad de los me­jo­res pro­me­dios, in­de­pen­dien­te­men­te de la con­di­ción so­cio­eco­nó­mi­ca del pos­tu­lan­te y só­lo en las dis­ci­pli­nas de for­ma­ción que el Es­ta­do con­si­de­re prio­ri­ta­rias.

De­sigual­da­des

En la UNC egre­san 15 de ca­da 100 in­gre­san­tes, una de las ci­fras más ba­jas del país. Más allá de es­te ma­gro re­sul­ta­do, 810 mé­di­cos se han for­ma­do des­de la pri­me­ra pro­mo­ción en el 2003. En lo que res­pec­ta a la ca­pa­ci­ta­ción de pos­gra­do, la pro­vin­cia de Río Ne­gro fi­nan­cia anual­men­te la for­ma­ción ren­ta­da de de­ce­nas de pro­fe­sio­na­les, me­dian­te re­si­den­cias mé­di­cas en 18 dis­ci­pli­nas.

A pe­sar de es­tas ci­fras, enor­mes sectores de la pro­vin­cia es­tán des­po­bla­dos de mé­di­cos y ca­ren­tes to­tal­men­te de es­pe­cia­lis­tas.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, cuan­to más se for­me ese pro­fe­sio­nal más le­jos es­ta­rá de ver en per­so­na a los que lo fi­nan­cia­ron des­de esas re­mo­tas lo­ca­li­da­des.

Anes­te­sis­tas, ca­so tes­ti­go

Un ca­so es­pe­cial es la residencia pro­vin­cial de anes­te­sia. Es­tá fi­nan­cia­da por la Pro­vin­cia y pa­ra­dó­ji­ca­men­te los anes­te­sis­tas egre­sa­dos no atien­den en los hos­pi­ta­les que los for­ma­ron. Se ac­ce­de de es­ta for­ma a un tí­tu­lo de es­pe­cia­lis­ta gra­tui­ta­men­te y co­mo un bien pú­bli­co, pa­ra ha­cer lue­go de él un uso pri­va­do.

A am­bas ins­tan­cias de for­ma­ción se ac­ce­de y se egre­sa sin la ne­ce­si­dad de re­tri­buir eco­nó­mi­ca­men­te o con tra­ba­jo por esa ca­pa­ci­ta­ción.

Si uno adop­ta­ra una mi­ra­da eco­no­mi­cis­ta re­sul­ta­ría más ren­ta­ble pa­ra el país “im­por­tar” mé­di­cos ve­ne­zo­la­nos, co­mo se ha he­cho es­te mes ante la emer­gen­cia sa­ni­ta­ria.

Sa­be­mos que egre­sa­dos de nues­tra fa­cul­tad se de­di­can a es­pe­cia­li­da­des co­mo Me­di­ci­na Or­to­mo­le­cu­lar, Ci­ru­gía Plás­ti­ca Es­té­ti­ca, Re­ge­ne­ra­ción Ce­lu­lar, o sim­ple­men­te a la que sea me­jor pa­ga, sien­do es­tas es­pe­cia­li­da­des le­ja­nas a las necesidades de Sa­lud de la po­bla­ción más hu­mil­de. Por su­pues­to que peor aún es lo que ocu­rre con la for­ma­ción gra­tui­ta de abo­ga­dos, con­ta­do­res, es­cri­ba­nos, far­ma­céu­ti­cos y tan­tas otras pro­fe­sio­nes li­be­ra­les inac­ce­si­bles a la gran ma­sa del pue­blo sin el pa­go pre­vio.

Es­ta reali­dad des­vir­túa el discurso de la “ren­ta­bi­li­dad so­cial de la educación”, ba­se ideo­ló­gi­ca pa­ra fi­nan­ciar la educación su­pe­rior co­mo un bien pú­bli­co.

Es ne­ce­sa­rio dis­cu­tir una re­la­ción más equi­ta­ti­va en ba­se a las necesidades sa­ni­ta­rias de los ha­bi­tan­tes del te­rri­to­rio re­gio­nal y no a las pre­fe­ren­cias de for­ma­ción de los mé­di­cos re­cién gra­dua­dos.

Pa­ra lo­grar una ma­yor equi­dad se im­po­ne dis­cu­tir otras vías de apor­tes a la educación su­pe­rior pa­ra re­tri­bu­ción por la for­ma­ción de gra­do y pos­gra­do re­ci­bi­da del Es­ta­do. Es­ta po­dría ser de distintos ti­pos:

• Fi­jar un sis­te­ma de aran­ce­les mí­ni­mos y be­cas su­fi­cien­tes.

• De­ter­mi­nar un gra­va­men anual a ca­da egre­sa­do, un tiem­po des­pués de su ma­tri­cu­la­ción y por el tiem­po que du­re la mis­ma.

• Es­ta­ble­cer con­ve­nios de re­ci­pro­ci­dad con los egre­sa­dos de las re­si­den­cias mé­di­cas, ya sean con­tra­tos de pres­ta­ción de ser­vi­cios tem­po­ra­les en al­gu­na zo­na de­ter­mi­na­da se­gún las necesidades sa­ni­ta­rias de la re­gión o en su de­fec­to pa­go de aran­ce­les com­pen­sa­to­rios por la for­ma­ción du­ran­te igual lap­so de tiem­po.

• Apor­tes eco­nó­mi­cos pro­vin­cia­les.

• Apor­tes mu­ni­ci­pa­les en for­ma de be­cas a los alum­nos de sus lo­ca­li­da­des.

• Apor­tes de los es­ta­ble­ci­mien­tos sa­na­to­ria­les pri­va­dos, sec­tor que se nu­tre de nues­tros egre­sa­dos y don­de en de­fi­ni­ti­va tra­ba­ja­rán los mis­mos.

La posibilidad de que la Pro­vin­cia re­cu­rra a pro­fe­sio­na­les ve­ne­zo­la­nos re­ve­la fa­llas en la for­ma­ción de mé­di­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.