Ni­ños y ado­les­cen­tes en ries­go ¿son prioridad?

Rio Negro - Opiniones - - PORTADA - Jor­ge Va­lla­za*

A PE­SAR DE QUE EN LOS DIS­CUR­SOS SE PRE­SEN­TAN CO­MO GRAN PREO­CU­PA­CIÓN DE LOS GO­BIER­NOS, EL EM­PEO­RA­MIEN­TO DE LA SI­TUA­CIÓN SO­CIAL GOL­PEA A UNO DE LOS SECTORES MÁS VUL­NE­RA­BLES. OPINAN LA SE­CRE­TA­RIA DE NI­ÑEZ DE RÍO NE­GRO, UN LE­GIS­LA­DOR OPO­SI­TOR Y UN DO­CEN­TE ES­PE­CIA­LI­ZA­DO EN EL TE­MA.

La po­lí­ti­ca pú­bli­ca de Río Ne­gro en el área de Ni­ñez y Ado­les­cen­cia ha tran­si­ta­do en los úl­ti­mos años un tur­bu­len­to ca­mino, ca­rac­te­ri­za­do por cam­bios de fun­cio­na­rios, mi­gra­ción de pro­fe­sio­na­les, subeje­cu­ción pre­su­pues­ta­ria, fal­ta de dis­po­si­ti­vos ade­cua­dos y de re­cur­sos pa­ra que fun­cio­nen los pro­gra­mas, es­ca­sez de con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra que los trabajadores desem­pe­ñen sus ta­reas, po­co apo­yo a or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les que abor­dan es­ta pro­ble­má­ti­ca, etc.

Fren­te a es­ta reali­dad –ex­pre­sa­da en for­ma per­ma­nen­te y de múl­ti­ples for­mas por los distintos ac­to­res que con­for­man el ám­bi­to de la Ni­ñez y Ado­les­cen­cia rio­ne­gri­na (trabajadores del Es­ta­do, or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les, consejos lo­ca­les, Po­der Ju­di­cial)– se po­dría lle­gar a la con­clu­sión que la po­lí­ti­ca pú­bli­ca de Ni­ñez y Ado­les­cen­cia del go­bierno de We­re­til­neck ha fra­ca­sa­do rotundamente. Y ma­yor in­ten­si­dad po­dría atri­buir­se a es­te fra­ca­so si se con­si­de­ran los lo­gros en am­plia­ción de de­re­chos que tie­ne la le­gis­la­ción en es­ta ma­te­ria (ley na­cio­nal 26061 y ley pro­vin­cial 4109). Se agre­ga la crea­ción de la Se­cre­ta­ría de Ni­ñez y Ado­les­cen­cia, je­rar­qui­zán­do­la al ni­vel de un mi­nis­te­rio.

En re­su­men: a pe­sar de que exis­te una le­gis­la­ción de van­guar­dia y se prio­ri­zó el área al má­xi­mo ran­go den­tro del or­ga­ni­gra­ma pro­vin­cial, no se lo­gran im­ple­men­tar los pro­gra­mas con­cre­tos que me­jo­ren la si­tua­ción de la fran­ja más sen­si­ble y dé­bil de nues­tra so­cie­dad, que son las ni­ñas, ni­ños y ado­les­cen­tes con sus de­re­chos vul­ne­ra­dos.

En tér­mi­nos más sen­ci­llos, el Es­ta­do tie­ne la obli­ga­ción y res­pon­sa­bi­li­dad de ga­ran­ti­zar los de­re­chos de la po­bla­ción in­fan­til y ado­les­cen­te a la que –por múl­ti­ples cau­sas– sus en­tor­nos fa­mi­lia­res no han po­di­do ga­ran­ti­zar.

El efec­to del fra­ca­so de la im­ple­men­ta­ción y la ges­tión del Es­ta­do ge­ne­ra que es­ta po­bla­ción su­fra do­ble­men­te, ya que a la fal­ta del nú­cleo fa­mi­liar que los con­ten­ga se le su­ma un Es­ta­do que no lle­ga, o que lle­ga mal y tar­de.

“Ci­clos” ne­ga­ti­vos

Sin em­bar­go, si se en­tien­de la po­lí­ti­ca pú­bli­ca co­mo mo­da­li­dad de in­ter­ven­ción en for­ma es­ta­ble y sos­te­ni­da fren­te a un pro­ble­ma, se po­dría afir­mar que el go­bierno de We­re­til­neck no ha fra­ca­sa­do pa­ra na­da en es­ta área, sino que li­sa y lla­na­men­te es­to que vie­ne su­ce­dien­do es su po­lí­ti­ca pú­bli­ca en ni­ñez y ado­les­cen­cia...

Plan­tea­do sin­té­ti­ca­men­te, el mo­de­lo de im­ple­men­ta­ción se po­dría des­cri­bir co­mo una se­rie de ac­cio­nes que ocu­rren una tras otra, pa­ra lue­go re­pe­tir­se una y otra vez du­ran­te años.

Es­te “ci­clo” co­mien­za con el nom­bra­mien­to del fun­cio­na­rio/a res­pon­sa­ble del área ( ge­ne­ral­men­te des­co­no­ce el ám­bi­to y tie­ne que to­mar­se “un tiem­po” pa­ra po­ner­se en te­ma), lue­go és­te no lo­gra eje­cu­tar con efi­ca­cia y efi­cien­cia el presupuesto, po­ner­se al día con las deu­das y com­pro­mi­sos atra­sa­dos, ge­ne­rar los dis­po­si­ti­vos ade­cua­dos fren­te a si­tua­cio­nes de ex­tre­ma ur­gen­cia, res­pon­der en tiem­po y for­ma a los pe­di­dos de los juz­ga­dos de Fa­mi­lia y cum­plir con las con­di­cio­nes mí­ni­mas de tra­ba­jo que vie­nen so­li­ci­tan­do lar­ga­men­te los trabajadores.

En al­gún mo­men­to es­tas cues­tio­nes ge­ne­ran una cri­sis que de­ri­va en la re­nun­cia del res­pon­sa­ble del área, y lle­ga un nue­vo je­fe o je­fa, quien vuel­ve a “ne­ce­si­tar un tiem­po” y así se re­pi­te la mis­ma his­to­ria (en los úl­ti­mos años el pro­me­dio de ges­tión de ca­da au­to­ri­dad má­xi­ma del área fue de un año). El mis­mo “ci­clo” se re­pi­te en las re­gio­nes y de­le­ga­cio­nes.

Si bien se pue­de ma­ti­zar es­ta mi­ra­da, re­co­no­cien­do que apa­re­ce ca­da tan­to una ac­ción de go­bierno es­pe­ran­za­do­ra –co­mo el con­tra­to a los trabajadores en ne­gro o la je­rar­qui­za­ción de la Se­cre­ta­ría– la po­lí­ti­ca pú­bli­ca si­gue sien­do la mis­ma.

Las me­di­das po­si­ti­vas só­lo ate­núan o retrasan la si­guien­te cri­sis ter­mi­nal, que inau­gu­ra­rá un “nue­vo ci­clo”.

Las ex­cu­sas fren­te a es­ta com­ple­ja e inestable si­tua­ción sue­len ser que “se es­tá “co­men­zan­do de nue­vo”; “hay que dar­le tiem­po a la nue­va ges­tión” o “no me pue­do ha­cer car­go de lo que hi­zo o no hi­zo el an­te­rior...”.

Ne­ga­ti­vo con­tex­to ac­tual

La reali­dad y el con­tex­to na­cio­nal ac­tual agra­van los efec­tos de es­ta for­ma im­pro­vi­sa­da y errá­ti­ca de im­ple­men­tar la po­lí­ti­ca pú­bli­ca en ni­ñez y ado­les­cen­cia, re­fle­ja­do en di­ver­sas ma­ni­fes­ta­cio­nes e in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre es­ta pro­ble­má­ti­ca.

El Cie­tes ( Ins­ti­tu­to In­ter­dis­ci­pli­na- rio de Es­tu­dios so­bre Te­rri­to­rio, Eco­no­mía y So­cie­dad) – a pe­di­do del Mo­vi­mien­to de In­fan­cia de Ba­ri­lo­che– da la alar­man­te ci­fra de unos 6.600 ni­ños po­bres de es­ta ciu­dad que no cu­bren sus necesidades bá­si­cas (1).

En el mis­mo sen­ti­do, Río Ne­gro tie­ne el tris­te pri­mer pues­to en can­ti­dad de ni­ños po­bres de la Pa­ta­go­nia, se­gún el úl­ti­mo in­for­me del Ba­ró­me­tro de la Deu­da So­cial de la In­fan­cia de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca Ar­gen­ti­na (UCA). “La ci­fra es de 2017 y re­pre­sen­ta un al­za de 2% res­pec­to de 2016, al­can­zan­do el ni­vel más al­to des­de 2013”(2).

Se su­po­ne que una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de to­da esa po­bla­ción de­be­ría ser al­can­za­da por los in­su­fi­cien­tes, inexis­ten­tes y/o des­man­te­la­dos pro­gra­mas pre­ven­ti­vo-pro­mo­cio­na­les de la Se­cre­ta­ría de Ni­ñez y Ado­les­cen­cia de Río Ne­gro. (3)

Po­si­ble­men­te ven­drán nuevas cri­sis, que de­ri­ven en nuevas me­di­das y anun­cios rim­bom­ban­tes. Se­rá una mues­tra más de la po­lí­ti­ca ele­gi­da por es­te go­bierno, que con­sis­te en “ti­rar la pe­lo­ta pa­ra ade­lan­te”, o siem­pre “vol­ver a em­pe­zar”. La­men­ta­ble­men­te, las ni­ñas, ni­ños y ado­les­cen­tes con sus de­re­chos vul­ne­ra­dos no pue­den es­pe­rar, su tiem­po es hoy, ¡su fu­tu­ro es ya!

*Ma­gís­ter en Po­lí­ti­ca Pú­bli­ca y Go­bierno (UNRN) y le­gis­la­dor del FpV

1) Dia­rio “Río Ne­gro”, 6/7/2018

2) Agen­cia ADN , 30/7/2018

3) Co­lec­ti­vo Al Mar­gen, 16/7/2018

Es­te sec­tor de la po­bla­ción su­fre do­ble­men­te, ya que a la fal­ta de un nú­cleo fa­mi­liar que los pue­da con­te­ner se le su­ma un Es­ta­do que no lle­ga, o que lle­ga mal y tar­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.