Cuan­do el se­gun­do quie­re ser pri­me­ro

Rio Negro - Opiniones - - OPINIONES - Ga­briel Ra­fart*

Los par­ti­dos provinciales que lo­gran ser go­bierno siem­pre son coa­li­cio­nes de lí­de­res y or­ga­ni­za­cio­nes te­rri­to­ria­les. Sus prin­ci­pa­les fi­gu­ras con­si­de­ran que la mo­vi­li­dad as­cen­den­te es lo me­jor que le pue­de pa­sar tan­to a la so­cie­dad que go­bier­nan co­mo al par­ti­do del que son par­te. Es cier­to que to­do par­ti­do es una coa­li­ción de des­plie­gue ho­ri­zon­tal y ver­ti­cal. La di­men­sión ver­ti­cal en los par­ti­dos de pro­vin­cias es de me­nor al­can­ce. Es­tos cuen­tan con una es­ca­le­ra de po­cos pel­da­ños pa­ra que sus po­lí­ti­cos pro­fe­sio­na­les pue­dan as­cen­der. Cier­ta­men­te, los par­ti­dos de des­plie­gue na­cio­nal dis­po­nen de una es­ca­le­ra lar­ga cu­yo úl­ti­mo pel­da­ño los de­po­si­ta en la puer­ta de la Ca­sa Ro­sa­da. Tam­bién en el Con­gre­so Na­cio­nal. Aún hoy un gobernador pe­ro­nis­ta o ra­di­cal –la tra­yec­to­ria del Pro tam­bién lo con­fir­ma par­cial­men­te– si fra­ca­sa en la ca­rre­ra por la pre­si­den­cia acep­ta una pol­tro­na en el Se­na­do. Un vi­ce que no lo­gró ser je­fe po­lí­ti­co pro­vin­cial tam­bién pue­de aco­mo­dar­se en Dipu­tados. Am­bos, des­de esos lu­ga­res, es­tán en con­di­cio­nes de vol­ver al pun­to de par­ti­da y es­pe­rar un nuevo turno pa­ra in­ten­tar es­ca­lar el úl­ti­mo es­ca­lón ha­cia la cum­bre del Eje­cu­ti­vo, pro­vin­cial pa­ra uno, na­cio­nal pa­ra el otro.

En los par­ti­dos provinciales el pre­mio ma­yor siem­pre es el Eje­cu­ti­vo pro­vin­cial. Y por mu­cho tiempo se lo pen­só in­di­vi­so. El vi­ce era un se­gun­do, que de­bía es­pe­rar. Si te­nía as­pi­ra­cio­nes de­bía ser obe­dien­te. O al me­nos pa­re­cer­lo. Du­ran­te los años que du­ra su se­gun­da po­si­ción de­bía ser el hom­bre del gobernador en el con­gre­so pro­vin­cial. Es­to le da­ba un po­der que de­bía sa­ber ad­mi­nis­trar. Mu­cho de la gobernabilidad de­pen­día de ello. Asi­mis­mo, las ban­cas de le­gis­la­do­res provinciales y even­tual­men­te na­cio­na­les es­ta­ban dis­po­ni­bles pa­ra ese vi­ce con ape­ten­cias pe­ro que no cuen­ta con el fa­vor de to­dos. Ac­ce­día a ese re­par­to de acuer­do a las po­si­cio­nes al­can­za­das den­tro de la or­ga­ni­za­ción. Otras ve­ces era ape­nas un pre­mio con­sue­lo, una suer­te de em­ba­ja­da con pla­zo fi­jo, en oca­sio­nes pa­ra el ol­vi­do.

La fór­mu­la

En es­tos tiem­pos la reali­dad coa­li­cio­nal de los par­ti­dos tam­bién se ve en la cons­ti­tu­ción de la fór­mu­la pa­ra el Eje­cu­ti­vo pro­vin­cial. Esa se­de da lu­gar a la coha­bi­ta­ción de dos lí­de­res que se ne­ce­si­tan y com­ple­men­tan pa­ra ga­nar elec­cio­nes y sos­te­ner la gobernabilidad. El Mo­vi­mien­to Po­pu­lar Neu­quino apli­có di­cha fór­mu­la sin ma­yo­res do­lo­res de ca­be­za. Al me­nos has­ta el úl­ti­mo re­cam­bio de ha­ce tres años.

En to­dos los mun­dos par­ti­da­rios los je­fes mu­ni­ci­pa­les im­por­tan. En los provinciales cuen­tan más. So­bre to­do si du­ran­te mu­cho tiempo no se dis­po­ne de la in­ten­den­cia de la ca­pi­tal pro­vin­cial y de ciu­da­des re­le­van­tes. El li­de­raz­go lo­cal, aun­que sea de un pue­blo del in­te­rior pro­fun­do, im­por­ta por­que ofre­ce la ex­pe­rien­cia de gobernabilidad. Ade­más la con­sa­gra­ción por el vo­to po­pu­lar en ese mun­do de “esen­cia­lis­mo pro­vin­cia­lis­ta”. Es el ni­cho del lí­der ple­bis­ci­ta­do. Ese es un ca­pi­tal po­lí­ti­co ex­clu­si­vo, siem­pre a mano pa­ra en­ros­trar a los po­lí­ti­cos “de mi­nis­te­rios”. Ese es un pun­to de ten­sión que en la de­mo­cra­cia elec­to­ral im­por­ta, aun­que los elec­to­ra­dos sean más vo­lá­ti­les y me­nos ape­ga­dos a esos sen­ti­dos “lo­ca­lis­tas” de la po­lí­ti­ca de los vo­tos. Aquí la fuen­te de un con­flic­to de le­gi­ti­mi­da­des.

Ten­sio­nes cru­za­das

El Neu­quén de la du­pla Gu­tié­rre­zFi­gue­roa pa­re­ce vi­vir el pul­so de va­rias ten­sio­nes cru­za­das. En par­te por­que el par­ti­do pro­vin­cial no dis­po­ne de la es­ca­le­ra lar­ga de los par­ti­dos na­cio­na­les. Quien qui­so ex­ten­der­la –Jor­ge So­bisch– fra­ca­só ro­tun­da­men­te en el 2007. Hoy hay un vi­ce que lle­gó don­de lle­gó y quie­re más. As­pi­ra a ser pri­me­ro. Mien­tras tan­to el ac­tual pri­me­ro quie­re re­pe­tir. La ló­gi­ca ins­ti­tu­cio­nal es­tá de su par­te des­de que Neu­quén ha­bi­li­tó la re­elec­ción de su gobernador por un pe­río­do más. Aun así el ac­tual vi­ce mos­tró su desafec­ción ape­nas se ins­ta­ló su ofi­ci­na en la Le­gis­la­tu­ra. Por ello sa­be que su me­nú de op­cio­nes es li­mi­ta­do aun­que ya de­jó la mar­ca de un vi­ce dis­tin­to a sus pre­de­ce­so­res. Dis­po­ne de la ex­pe­rien­cia no muy dis­tan­te de la se­gun­da ge­ne­ra­ción de los Sa­pag. Re­fe­ri­mos a quien fue uno de los vi­ce de So­bisch y lue­go gobernador por dos pe­rio­dos. Jor­ge Sa­pag su­po do­si­fi­car prag­ma­tis­mo y sen­ti­do de opor­tu­ni­dad. Fue un maes­tro del equi­li­brio y gran ad­mi­nis­tra­dor del tiempo po­lí­ti­co. Tam­bién de la pa­la­bra. Por su­pues­to que con­ta­ba con el ca­pi­tal del ape­lli­do y un vien­to de cola pa­ra res­tau­rar cier­ta idea de un Neu­quén del Es­ta­do del Bie­nes­tar, aun­que mu­cho de ese bie­nes­tar ve­nía de la mano de las po­lí­ti­cas na­cio­na­les de la era del kirch­ne­ris­mo. El Fi­gue­roa de la desafec­ción cuen­ta con ese es­pe­jo pe­ro no con el ca­pi­tal de tra­ba­jo de su pre­de­ce­sor. Si dis­po­ne de tiempo. Un tiempo que su­me y no res­te. Por eso su “desafec­ción” se­rá ad­mi­nis­tra­da por la fuer­za de las cir­cuns­tan­cias y no tan­to por su vo­lun­tad. Es­ta di­men­sión pro­pia de las ló­gi­cas com­pe­ti­ti­vas mar­ca la his­to­ria del úl­ti­mo de los par­ti­dos provinciales con la más lar­ga vi­da en el po­der. Que por su ori­gen pe­ro­nis­ta se con­for­ma con ser un sis­te­ma de par­ti­dos en sí mis­mo, o sea go­ber­na­do por el jue­go de fac­cio­nes que nun­ca lle­van a frac­tu­ras irre­ver­si­bles. Un sen­ti­do de so­bre­vi­ven­cia co­mo or­ga­ni­za­ción de po­der le per­mi­te evi­tar que las co­sas se des­ma­dren. So­bre to­do con un ca­pi­tal elec­to­ral que se man­tie­ne es­ta­ble pe­ro a la ba­ja. Por úl­ti­mo es sa­bi­do que las di­fe­ren­cias tie­nen al­go de ideo­ló­gi­cas y otro tan­to re­sul­ta de la dispu­ta por ha­llar un nuevo prín­ci­pe pa­ra el fu­tu­ro. So­bre esa ba­se son re­cor­da­dos los con­flic­tos en va­rias pro­vin­cias. Va­le men­cio­nar en la dé­ca­da pa­sa­da La Rio­ja, Cha­co, San Luis, San­ta Cruz, Chu­but, Tie­rra del Fue­go, en­tre tan­tos. Al­gu­nos tu­vie­ron un fi­nal “des­ti­tu­yen­te” pa­ra los go­ber­na­do­res a ma­nos de sus se­gun­dos. Otros se ce­rra­ron en una tre­gua ne­go­cia­da.

*In­ves­ti­ga­dor y do­cen­te de His­to­ria y De­re­cho Po­lí­ti­co en la UNC.

En los par­ti­dos provinciales el pre­mio ma­yor es el Eje­cu­ti­vo. Y por mu­cho tiempo se lo pen­só in­di­vi­so. El vi­ce era un se­gun­do que de­bía es­pe­rar y ser obe­dien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.