Su­plan­ta­ción de iden­ti­dad en re­des so­cia­les: de­li­to y ame­na­za a la de­mo­cra­cia

Rio Negro - Opiniones - - OPINIONES - Mi­guel Án­gel Pi­chet­to*

La his­to­ria mo­der­na y con­tem­po­rá­nea se pue­de ob­ser­var a par­tir de las re­gu­la­cio­nes que se fue­ron dan­do las ins­ti­tu­cio­nes. Pe­ro las le­yes sue­len ir a la za­ga de la evo­lu­ción téc­ni­ca. Sin en­trar en la dis­cu­sión res­pec­to de si la tec­no­lo­gía es o no neu­tra, es in­ne­ga­ble que pue­de ser vehícu­lo o he­rra­mien­ta del de­li­to. Es­to nos plan­tea el desafío de en­ten­der que exis­ten nue­vas con­duc­tas de­lic­ti­vas que ne­ce­si­tan ser cla­ra­men­te ti­pi­fi­ca­das. En vir­tud de es­to, jun­to a los se­na­do­res na­cio­na­les Pe­dro Guas­ta­vino y Al­fre­do Luen­zo, pre­si­den­tes de la co­mi­sión de Jus­ti­cia y Asun­tos Pe­na­les y de Sis­te­mas, Me­dios de Co­mu­ni­ca­ción y Li­ber­tad de Ex­pre­sión, pre­sen­ta­mos un pro­yec­to de ley pa­ra in­cluir en el Có­di­go Pe­nal de la Na­ción un ar­tícu­lo que pe­na­li­za la su­plan­ta­ción de iden­ti­dad en el mun­do vir­tual, con eje en las re­des so­cia­les. Proponemos ade­más que se con­si­de­re agra­van­te del de­li­to el he­cho de que la víc­ti­ma sea una per­so­na de co­no­ci­mien­to pú­bli­co. Es im­pres­cin­di­ble le­gis­lar so­bre la usur­pa­ción de iden­ti­dad vir­tual de­bi­do a que exis­te un pe­li­gro­so va­cío le­gal en es­ta te­má­ti­ca. Ade­más, se re­la­cio­na con un in­cre­men­to del trá­fi­co de ba­ses de da­tos ile­ga­les con in­for­ma­ción pri­va­da de las per­so­nas. Es­to abre las puer­tas pa­ra la pro­li­fe­ra­ción de otros de­li­tos co­mo es­ta­fas, de­frau­da­cio­nes por me­dio de tar­je­tas de cré­di­to, in­ju­rias a tra­vés de re­des so­cia­les y has­ta de­li­tos se­xua­les con­tra me­no­res de edad.

Pu­nir el de­li­to de usur­pa­ción de iden­ti­dad en la es­fe­ra vir­tual tien­de a la pro­tec­ción del ciu­da­dano. Sin em­bar­go, es­ta ma­te­ria tie­ne otra di­men­sión ya que im­pli­ca ade­más un ries­go pa­ra el Es­ta­do de De­re­cho. Es­to es así de­bi­do a que la su­plan­ta­ción de iden­ti­dad en re­des so­cia­les pue­de de­ri­var en ca­lum­nias, la pro­duc­ción y cir­cu­la­ción de no­ti­cias fal­sas, lo que, a su vez, im­pac­ta en uno de los pi­la­res del sis­te­ma de­mo­crá­ti­co: la li­ber­tad de ex­pre­sión.

En el mar­co del de­ba­te del pro­yec­to de in­te­rrup­ción vo­lun­ta­ria del em­ba­ra­zo (IVE) que es­ta­mos dan­do en el Se­na­do de la Na­ción, fui víc­ti­ma de su­plan­ta­ción de iden­ti­dad a tra­vés de una cuen­ta de Twit­ter que pre­ten­día ha­blar en mi nom­bre y des­de la que se di­fun­dían co­men­ta­rios atro­ces. La vul­ne­ra­bi­li­dad de las re­des so­cia­les en es­te as­pec­to es cla­ra, e in­ne­ga­ble la res­pon­sa­bi­li­dad de las em­pre­sas co­mo Twit­ter, Fa­ce­book y Goo­gle, por ejem­plo. Las fa­llas pue­den ser tan gra­ves que obli­gan a re­cu­rrir a la Jus­ti­cia, co­mo lo hi­ce al de­nun­ciar el de­li­to del cual fui víc­ti­ma, lo que ori­gi­nó una cau­sa pe­nal fe­de­ral que es­tá avan­zan­do.

Sin em­bar­go, las im­pli­can­cias de es­te de­li­to hay que ver­las en un con­tex­to más am­plio. Fui víc­ti­ma del de­li­to re­sul­tan­do per­ju­di­ca­do mo­ral y po­lí­ti­ca­men­te por el te­nor de lo que pu­bli­ca­ba el usur­pa­dor vir­tual. Pe­ro tam­bién fue­ron víc­ti­ma al mis­mo tiempo los se­gui­do­res de esa cuen­ta fal­sa que en­ten­dían que a tra­vés de ella se co­mu­ni­ca­ban de­cla­ra­cio­nes mías. La con­tra­ca­ra de es­ta si­tua­ción es el ejer­ci­cio pro­fe­sio­nal de los pe­rio­dis­tas, los que no in­ven­tan in­for­ma­ción, que pu­bli­can da­tos ve­ra­ces y com­pro­ba­dos en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción con edi­to­res res­pon­sa­bles. Es­te de­li­to, el de la su­plan­ta­ción de iden­ti­dad es tam­bién un pe­li­gro pa­ra el ejer­ci­cio del pe­rio­dis­mo. Es­to ocu­rre en con­se­cuen­cia de que lo di­fun­di­do a tra­vés de cuen­tas fal­sas pue­de ser el vehícu­lo de ope­ra­cio­nes po­lí­ti­cas que, co­mo fue en el ca­so que mo­ti­vó mi de­nun­cia, afec­ten el de­ba­te de un pro­yec­to de ley. La im­pu­ni­dad de es­tas ac­cio­nes es un ata­que cla­ro a la re­pre­sen­ta­ción po­lí­ti­ca y al sis­te­ma de­mo­crá­ti­co.

Las em­pre­sas que di­se­ña­ron y ges­tio­nan las re­des so­cia­les con el con­si­guien­te be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co de­ben ren­dir cuen­tas an­te los fa­llos. Por eso de­be­rán es­tar en el Con­gre­so de la Na­ción cuan­do de­ba­ta­mos el pro­yec­to de ley que im­pul­sa­mos. Co­mo tu­vo que ha­cer­lo el fun­da­dor de Fa­ce­book, Mark Zuc­ker­berg, cuan­do en abril pa­sa­do an­te el es­cán­da­lo del ro­bo ma­si­vo de da­tos ad­mi­tió an­te el Se­na­do de Es­ta­dos Uni­dos su res­pon­sa­bi­li­dad. En la opor­tu­ni­dad no só­lo asu­mió no ha­ber he­cho lo su­fi­cien­te pa­ra evi­tar el trá­fi­co y la uti­li­za­ción de da­tos per­so­na­les de los usua­rios, sino que tam­bién ad­mi­tió la in­ca­pa­ci­dad de las re­des so­cia­les en lo que ha­ce a la li­mi­ta­ción de la pro­li­fe­ra­ción de no­ti­cias fal­sas y dis­cur­sos de odio. An­te el Ca­pi­to­lio Zuc­ker­berg com­pro­me­tió la co­la­bo­ra­ción de su em­pre­sa con una in­ves­ti­ga­ción de un fis­cal es­pe­cial es­ta­dou­ni­den­se, así que es es­pe­ra­ble que ese mis­mo es­pí­ri­tu de co­la­bo­ra­ción se plas­me cuan­do ci­te­mos al Se­na­do ar­gen­tino a los res­pon­sa­bles lo­ca­les de las em­pre­sas que ges­tio­nan las re­des so­cia­les.

Es ne­ce­sa­rio le­gis­lar con un es­pí­ri­tu pro­tec­to­rio de la iden­ti­dad de las per­so­nas en el mun­do vir­tual. Va­mos a avan­zar en ese sen­ti­do, que es tam­bién el de pro­te­ger un pi­lar del sis­te­ma de­mo­crá­ti­co, el de la li­ber­tad de ex­pre­sión en cu­yo mar­co los pe­rio­dis­tas desa­rro­llan su ta­rea pro­fe­sio­nal.

*Se­na­dor na­cio­nal­por Río Ne­gro, PJ.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.