Elem­ga­sem, ver­sión tehuel­che del Ba­si­lis­co y la Me­du­sa

Rio Negro - Opiniones - - OPINIONES - Jor­ge Cas­ta­ñe­da*

Se cuen­ta que el Ba­si­lis­co “es uno de los mu­chos ani­ma­les mi­to­ló­gi­cos, le­gen­da­rios o po­pu­la­res, crea­dos por la fan­ta­sía de las gen­tes pa­ra ate­mo­ri­zar a los in­cau­tos o pa­ra desa­rro­llar his­to­rias lo­ca­les”. El Ba­si­lis­co, con­cre­ta­men­te, era un mons­truo cu­ya apa­rien­cia va­ría se­gún las tra­di­cio­nes. En ge­ne­ral, pa­re­ce ad­mi­tir­se que te­nía el cuer­po co­mo un dra­gón, o co­mo una ser­pien­te de gran­des pro­por­cio­nes. Es­te mons­truo ma­ta­ba con la mi­ra­da, de mo­do que la úni­ca po­si­bi­li­dad de aca­bar con él era pre­sen­tán­do­le un es­pe­jo. Otras tra­di­cio­nes ase­gu­ran que con­ver­tía en pie­dra to­do aque­llo que pa­sa­ba an­te sus ojos, pe­ro es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca era pro­pia de Me­du­sa, una de las tres gor­go­nas.

So­bre la fa­mo­sa Me­du­sa se sa­be que Per­seo, guia­do por Ate­nea y Her­mes, te­nía por la­bor traer la ca­be­za de la mis­ma.

Se­gún Pín­da­ro y He­sío­do di­cen so­bre Per­seo que te­nía “la ca­be­za de un te­rri­ble mons­truo, la Gor­go­na, que le cu­bría to­tal­men­te la es­pal­da”.

Re­ci­bió el hé­roe de Her­mes una hoz de ace­ro y lle­gó vo­lan­do has­ta el Océano, sor­pren­dien­do allí a las Gor­go­nas mien­tras dor­mían. Eran es­tas Es­teno, Eu­ría­le y Me­du­sa, que era la úni­ca mor­tal; por eso Per­seo fue en­via­do a por su ca­be­za, se­gún cuen­ta Apo­lo­do­ro. Te­nían las gor­go­nas la tes­ta cu­bier­ta por es­ca­mas de dra­gón, gran­des dien­tes co­mo de ja­ba­líes, ma­nos de bron­ce y alas de oro con las que vo­la­ban. Pe­ro el de­ta­lle que nos im­por­ta es que a los que mi­ra­ban, co­mo el Ba­si­lis­co, los con­ver­tían en pie­dra. Lo mis­te­rio­so de es­te atri­bu­to es que se tras­la­dó a una de las fi­gu­ras ma­lé­fi­cas del pan­teón de los tehuel­ches, lla­ma­do Elem­ga­sem(o Elem­gas­sel), si­mi­lar alKo­llón ma­pu­che y ca­si con las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas, re­la­cio­na­dos ín­ti­ma­men­te con las pie­dras. Se­gún los tehuel­ches Elem­ga­sem era muy al­to y en­tre sus prin­ci­pa­les atri­bu­tos “era el due­ño de los ani­ma­les y pa­dre de la viz­ca­cha de las sie­rras (el pil­quín)”; ha­bi­tan­te de las sie­rras y del cie­lo; ge­ne­ra­dor del pue­blo tehuel­che sep­ten­trio­nal; due­ño de la sal de la pie­dra; co­no­ce­dor del “ca­mino di­fí­cil” o sea del pa­so al más allá por el la­be­rin­to; con po­der pa­ra pe­tri­fi­car y tam­bién pa­ra pe­tri­fi­car­se “pues se con­ser­va pe­tri­fi­ca­do siem­pre con un chico rap­ta­do en hom­bros –y es­ta fa­ce­ta, de rap­tar ni­ños, es pro­pia de su faz te­rre­na, de su re­pre­sen­ta­ción hu­ma­na–”, se­gún apor­ta Ro­dol­fo Ca­sa­mi­que­la. Uno de sus in­for­man­tes gü­nü­na kü­na, Jo­sé Ma­ría Cual, le con­tó que “por allí se per­dió una cria­tu­ra que llo­ra­ba, y que se lle­vó Elem­ga­sem al hom­bro.

La ma­dre echó a la cria­tu­ra del tol­do por­que llo­ra­ba. Cuan­do sin­tió que no llo­ra­ba más la fue a bus­car y no la en­con­tró; des­pués la ha­lló he­cha tos­ca (kar­we) en una fi­gu­ra de un hom­bre con un chico al hom­bro”.

Es­ta en­ti­dad es tam­bién au­to­ra del ar­te pa­rie­tal ex­pre­sa­do en ma­pu­che co­mo ko­llón, y de sus hue­sos (de su cuer­po pro­ce­den los hue­sos pe­tri­fi­ca­dos) se­gún era creen­cia co­mún te­nían cier­tas pro­pie­da­des te­ra­péu­ti­cas. Por eso en la ex­ten­sión del mi­to Elem­ga­sem se lo aso­cia­ba has­ta con­ver­tir­lo en el au­tor de las pin­tu­ras ru­pes­tres y en el guar­dián de los si­tios or­na­men­ta­dos con ellas, de allí el te­mor que su­po ro­dear a esos lu­gar que no se po­día pa­sar cer­ca de ellos, se­gún de­ta­lla el Pe­ri­to Mo­reno y Geor­ge Cla­raz, en­tre otros.

Es lla­ma­ti­vo que la piel de las tres en­ti­da­des ci­ta­das, el Ba­si­lis­co, la Me­du­sa y Elem­ga­sem era pa­re­ci­da a la del dra­gón en los pri­me­ros ca­sos y co­mo re­ves­ti­da de to­ba en el úl­ti­mo. ¿Ca­sua­li­dad? Lo cier­to que los re­la­tos mí­ti­cos pa­re­cie­ran guar­dar una me­mo­ria co­mún de un pa­sa­do le­gen­da­rio don­de al­gu­nos atri­bu­tos, en es­te ca­so la fa­cul­tad de pe­tri­fi­car, son co­mu­nes a mu­chos pue­blos que no te­nían co­mu­ni­ca­ción al­gu­na.

*Es­cri­tor de Val­che­ta

To­dos es­tos se­res mi­to­ló­gi­cos com­par­ten ras­gos y la fa­cul­tad de con­ver­tir en pie­dra a quie­nes los mi­ran, co­mo si una me­mo­ria co­mún ha­bi­ta­ra en cul­tu­ras muy ale­ja­das en el tiem­po y la geo­gra­fía.

Es­te ser mi­to­ló­gi­co tehuel­che era con­si­de­ra­do el crea­dor y guar­dián de las pin­tu­ras ru­pes­tres ha­lla­das en ca­ver­nas de to­da la Pa­ta­go­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.