Una tra­ge­dia mar­ca­da a fue­go

Rio Negro - Opiniones - - OPINIONES - DAN­TE MOROSANI dan­te­mo­ro­sa­ni@yahoo.com

El fu­ror de las lla­mas en me­nos de dos ho­ras de­ja­ba una ima­gen de­sola­do­ra en la ca­lle Sar­mien­to, ar­te­ria cen­tral del Ba­jo neu­quino, en­tre las ca­lles San Luis y La Pam­pa. Es po­si­ble que cuan­do ello ocu­rrió mu­chos lu­ga­re­ños to­da­vía no ha­bían ter­mi­na­do de pro­ce­sar el im­pac­to que unos años an­tes pro­vo­ca­ra el in­cen­dio que des­tru­yó el pri­mer lo­cal de Tien­da Bue­nos Ai­res, en la es­qui­na de Sar­mien­to y La Pam­pa. Es­ta vez, por su di­men­sión, el dra­má­ti­co epi­so­dio re­per­cu­tió en la po­bla­ción ca­pi­ta­li­na y en fa­mi­lias muy re­co­no­ci­das de la so­cie­dad, pro­pie­ta­rias de los co­mer­cios si­nies­tra­dos que fi­gu­ra­ban a nom­bre de Luis Carlos Ro­quet­te, Jo­sé Fa­lle­ti y Sal­va­dor Lom­bar­do. El due­ño de los tres in­mue­bles era Sal­va­dor Ben­chi­mol, ti­tu­lar de to­do el sec­tor ex­ten­di­do has­ta ca­si la mi­tad de cua­dra de la ca­lle San Luis, don­de el nom­bra­do po­seía su vi­vien­da fa­mi­liar.

Sin víc­ti­mas per­so­na­les

Los da­ños ma­te­ria­les su­pe­raron to­do lo ima­gi­na­do y, si bien no se re­gis­tra­ron víc­ti­mas per­so­na­les, las le­sio­nes en lo emo­cio­nal fue­ron múl­ti­ples.

El mo­bi­lia­rio que pu­do res­ca­tar­se era de las vi­vien­das de las res­pec­ti­vas fa­mi­lias, en tan­to la des­truc­ción fue to­tal en los sa­lo­nes co­mer­cia­les, se­pa­ra­dos en­tre si por ta­bi­ques de ma­de­ra.

El es­fuer­zo te­so­ne­ro y es­pon­tá­neo de mu­chos con­ve­ci­nos, es­pe­cial­men­te tra­ba­ja­do­res fe­rro­via­rios que acu­die­ron pre­su­ro­sos ate­nua­ron al­gu­nas con­se­cuen­cias aún ma­yo­res fren­te a la de­mo­ra de los bom­be­ros, se­cue­la del ho­ra­rio y li­mi­ta­cio­nes de la co­mu­ni­ca­ción. Con pers­pi­ca­cia los fe­rro­via­rios que ocu­pa­ban la pla­ya de ma­nio­bras fren­te al lu­gar de los he­chos no só­lo hi­cie­ron so­nar in­sis­ten­te­men­te el sil­ba­to de una lo­co­mo­to­ra de va­por co­mo se­ñal de alar­ma pú­bli­ca sino que tam­bién cru­za­ron to­do el des­cam­pa­do (hoy zo­na del Par­que Cen­tral) con re­ci­pien­tes car­ga­dos de agua. An­te el in­cre­men­to del fue­go, la de­ci­sión era es­pe­cial­men­te vá­li­da co­mo ges­to so­li­da­rio de ca­ra a tan­ta an­gus­tia.

To­da­vía le­jos del alba y el azo­te de la ba­ja tem­pe­ra­tu­ra la ma­yo­ría de los afec­ta­dos se en­con­tra­ba en ca­da uno de los pa­tios cu­bier­to con fra­za­das, cuan­do se hi­cie­ron pre­sen­tes los ve­ci­nos Simón Jud­zik y Marcos Co­gut, pro­pie­ta­rios de las tien­das Bue­nos Ai­res y El Dien­te de Oro, pi­dien­do que los afec­ta­dos se tras­la­da­ran a sus vi­vien­das pa­ra com­ple­tar el re­po­so. La de­ci­sión in­clu­yó desa­yuno y al­muer­zo, pe­ro no al­can­zó a los je­fes de fa­mi­lia Fa­lle­ti y Lom­bar­do, de­mo­ra­dos por la Po­li­cía en ave­ri­gua­ción de los he­chos.

¿Quién en­cen­dió la chis­pa?

Rá­pi­da­men­te a con­ti­nua­ción del in­cen­dio la con­je­tu­ra pa­sa­ba por la po­si­bi­li­dad de al­gún cor­to­cir­cui­to y por la in­sis­ten­cia en la no­ti­cia de que el úni­co de los afec­ta­dos que po­seía se­gu­ro era Luis Ro­quet­te, pro­pie­ta­rio de la li­bre­ría, lla­man­do la aten­ción que al mo­men­to de los acon­te­ci­mien­tos no só­lo es­ta­ba fue­ra del lu­gar tan­to él co­mo su fa­mi­lia sino que se com­pro­bó que ha­bía via­ja­do a Bue­nos Ai­res y, unos días des­pués, em­pren­di­do el re­torno a Uru­guay su país de ori­gen. Su hi­ja Cla­ra –vi­ve ac­tual­men­te en Mar del Pla­ta, tie­ne 86 años–, cuan­do le con­ta­mos de es­ta cró­ni­ca, se pres­tó muy gen­til­men­te pa­ra de­cir­nos que ella “no te­nía la me­nor idea de si el pa­pá ha­bía co­bra­do al­gún se­gu­ro, y que des­de unos días an­tes del in­cen­dio, jun­to a la ma­má se­pa­ra­da del ma­ri­do, ella se en­con­tra­ba vi­vien­do en Bue­nos Ai­res”. Apro­ve­chó la con­ver­sa­ción pa­ra re­cor­dar que unos días des­pués de aquel fa­tí­di­co 28 de agos­to al es­tar de re­gre­so en Neu­quén la se­ño­ra Na­ta­lia Co­rren­ti de Fa­lle­ti no só­lo se pu­so a su dis­po­si­ción sino que le dio tra­ba­jo de cos­tu­re­ra en la sas­tre­ría de su es­po­so. A to­do es­to, el pe­ri­ta­je po­li­cial a car­go del co­mi­sa­rio Isi­do­ro He­rre­ra, pa­dre del Dr. Alberto He­rre­ra que fue­ra in­ten­den­te de Plot­tier, no arro­jó nin­gún re­sul­ta­do con­cre­to en cuan­to al ori­gen del fue­go.

Bo­rrón y cuen­ta nue­va

En me­nos de un año des­pués de la tra­ge­dia Ben­chi­mol, pro­pie­ta­rio del lu­gar, hi­zo cons­truir a nue­vo otros tres sa­lo­nes y sus res­pec­ti­vas vi­vien­das, sien­do al­qui­la­dos por con­fi­te­ría Rex, de los her­ma­nos Di Gior­gio, que te­nían do­mi­ci­lio en Cen­te­na­rio; pe­lu­que­ría Gi­ner (fa­mi­lia­res del ac­tual fun­cio­na­rio mu­ni­ci­pal Mar­ce­lo Ber­mú­dez) y far­ma­cia Neu­quén, de Fran­cis­co Be­ne­det­ti, quien co­mo su her­mano En­ri­que, mé­di­co, fue­ra in­ten­den­te mu­ni­ci­pal du­ran­te el pe­río­do 1936/39. En tan­to a la fe­cha el úni­co lo­cal exis­ten­te es el de la far­ma­cia; la con­fi­te­ría ce­rró a po­co de su inau­gu­ra­ción abrien­do lue­go en el mis­mo lu­gar la óp­ti­ca Dof­figny.

¿Quién fue el más afec­ta­do?

Se­ña­la­mos acer­ca de la si­tua­ción del li­bre­ro Luis Carlos Gus­ta­vo Ro­quet­te. En cuan­to a Jo­sé Fa­lle­ti, pa­dre del ex­dipu­tado Ju­lio Fa­lle­ti y de Ati­lio, presidente de CALF (1979/86), fue im­por­tan­te la ayu­da mo­ral y ma­te­rial de la fa­mi­lia Mar­te­llot­ta, ins­ta­lán­do­se ca­si de ma­ne­ra in­me­dia­ta en el lo­cal de la ca­lle San­tia­go del Es­te­ro que ocu­pa aún hoy.

A la reaper­tu­ra de la mis­ma sas­tre­ría, y a po­co del na­ci­mien­to en fren­te del colegio San Mar­tín, anexó lo que se­ría lue­go una im­por­tan­te li­bre­ría es­co­lar.

A es­tar de las dis­tin­tas fa­ce­tas, con­se­cuen­cia de los he­chos, flo­ta­ba la pre­sun­ción, en cuan­to al as­pec­to eco­nó­mi­co, de que la peor par­te im­pac­tó en el pe­lu­que­ro y mú­si­co Sal­va­dor Lom­bar­do. In­te­gra­ba la Ban­da de Po­li­cía y en­ton­ces el suel­do era de 147 pe­sos men­sua­les. En su be­ne­fi­cio se hi­zo una co­lec­ta que él mos­tra­ba con re­co­no­ci­mien­to, la que arro­jó un to­tal de 120 pe­sos. La fa­mi­lia Sa­gris­tá, due­ña de la pa­na­de­ría La Ca­pi­tal, le pro­ve­yó sus pro­duc­tos en for­ma gratuita du­ran­te un mes. Fal­ta­ba sa­ber dón­de y có­mo po­día ins­ta­lar nue­va­men­te la pe­lu­que­ría. Di­cha ins­tan­cia plan­teó una reac­ción ca­si pin­to­res­ca pe­ro tam­bién amis­to­sa por par­te de la nu­me­ro­sa fa­mi­lia Am­bro­sio con ne­go­cio de sas­tre­ría en la ter­ce­ra cua­dra de la ca­lle Sar­mien­to. Co­mo el sa­lón co­mer­cial era lo su­fi­cien­te­men­te gran­de, le ofre­cie­ron a Lom­bar­do ar­mar un “biom­bo” y que en su in­te­rior pu­sie­ra la pe­lu­que­ría, in­clu­si­ve el ar­ma­do to­ma­ba par­te de una vi­drie­ra muy gran­de.

Acep­ta­do el ofre­ci­mien­to por par­te de Lom­bar­do, los Am­bro­sio de­ci­die­ron no co­brar­le nin­gún al­qui­ler, pe­ro a cam­bio y has­ta tan­to con­si­guie­ra otro lo­cal (ca­si 90 días des­pués abrió en Sar­mien­to

176) de­bía ha­cer­le ser­vi­cio de pe­lo y bar­ba a to­dos los in­te­gran­tes mas­cu­li­nos de la fa­mi­lia Am­bro­sio, que en­ton­ces y en to­tal eran ocho: el abue­lo, el pa­pá Fran­cis­co y los hi­jos Ci­priano, Ben­ja­mín, Po­ro­to, Chi­chín, Án­gel y Manuel. Así, con la car­ga de 78 ca­len­da­rios so­bre sus es­pal­das, se ins­cri­be es­ta his­to­ria del “pue­blo chi­co”, de cuan­do Neu­quén, en la dé­ca­da del

40, iba a ori­llar un pro­me­dio anual de ape­nas 5.000 ha­bi­tan­tes.

A la fe­cha de la tra­ge­dia el Te­rri­to­rio era go­ber­na­do por el co­ro­nel En­ri­que Rai­mun­do Pi­lot­to, ejer­cía la in­ten­den­cia don Aurelio Bas­si y la co­mu­ni­dad re­si­dual, que to­da­vía hoy tie­ne el tris­te pri­vi­le­gio de re­cor­dar aquél acon­te­ci­mien­to, le­jos es­ta­ba de ima­gi­nar que a po­co de los pa­sos ini­cia­les del si­glo XXI la ciu­dad mar­cha­ría ace­le­ra­da­men­te en pro­cu­ra de do­blar el co­do de los pri­me­ros tres­cien­tos mil po­bla­do­res.

El 28 de agos­to de 1940, un fue­go arra­sa­dor con­ver­tía en ce­ni­zas tres lo­ca­les co­mer­cia­les con­ti­guos y sus vi­vien­das fa­mi­lia­res, en ca­lle Sar­mien­to de Neu­quén. Tras­tien­da de un he­cho que po­cos co­no­cen o re­cuer­dan.

Jo­sé Fa­lle­ti, sas­tre y ar­tis­ta plás­ti­co.

Sal­va­dor Lom­bar­do, mú­si­co y pe­lu­que­ro.

Luis Ro­quet­te, li­bre­ría es­co­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.