Des­de el ar­cón de la his­to­ria

Rio Negro - Opiniones - - NOTICIAS - Car­los To­rren­go car­los­to­rren­go@hot­mail.com

• Re­cuer­do uno:

1985. Cua­tro pe­rio­dis­tas ar­gen­ti­nos via­jan a Bra­sil. Van in­vi­ta­dos por el hom­bre que li­de­ra­ba la tran­si­ción de ese país a la de­mo­cra­cia, Jo­sé Sar­ney. Du­ran­te un al­muer­zo con el man­da­ta­rio, Ri­car­do Kirsch­baum –hoy edi­tor de “Cla­rín”– le pre­gun­tó cuál era el pen­sa­mien­to de Bra­sil en re­la­ción a un te­ma. Sar­ney son­rió. An­tes de res­pon­der­le, una re­fle­xión: “Mi­re, cuan­do uno pien­sa en tér­mi­nos de Bra­sil de­be re­cor­dar que es­tá San Pa­blo… Por­que en al­gu­nos te­mas es­tá Bra­sil pe­ro tam­bién es­tá San Pa­blo, que no siem­pre pien­sa co­mo el res­to… Us­ted me en­tien­de, ¿no? El Es­ta­do de San Pa­blo. Hoy, más de 30 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. Con su ABC in­dus­trial. Por años, su PBI fue su­pe­rior al de Ar­gen­ti­na. Po­der con per­so­na­li­dad pro­pia, ave­ni­das y re­co­dos com­ple­jos, muy par­ti­cu­la­res. En­tre los pe­rio­dis­tas que ha­bla­ban con Sar­ney ha­bía un rio­ne­grino. Re­fle­xio­nó en si­len­cio las pa­la­bras del man­da­ta­rio y con­clu­yó: “Sal­van­do las dis­tan­cias, co­mo en Río Ne­gro. Es­tá Río Ne­gro, pe­ro es­tá Ro­ca…”.

• Re­cuer­do dos:

Su­ce­dió un otoño de ha­ce mu­chos oto­ños. Un Che­vro­let ‘46 atra­vie­sa el Al­to Va­lle. Cha­pa ofi­cial. Al vo­lan­te, el vied­men­se El­mo Ote­ro. Jun­to a él, Ed­gar­do Cas­te­llo, go­ber­na­dor de Río Ne­gro. Atrás, un jo­ven es­cri­bano, fun­cio­na­rio de la Di­rec­ción de Mi­ne­ría. Cos­tan­zo de ape­lli­do. Re­mo, su nom­bre. De­sa­rro­llis­ta. A su la­do, un ro­quen­se, im­por­tan­te em­pre­sa­rio fru­tí­co­la. Cas­te­llo rom­pe el si­len­cio: –¡Qué be­lle­za es­tos ála­mos que se van que­dan­do do­ra­dos, pe­la­dos! –di­ce mien­tras mi­ra a un la­do y otro de la ru­ta– ¡Mi­ren có­mo se fil­tra el sol en­tre los ala­mos! Hay al­go de acua­re­la, de vi­tró… ála­mos co­mo cú­pu­las de ca­te­dra­les eu­ro­peas…

En­ton­ces, ha­bló el em­pre­sa­rio, des­de el bol­si­llo. Cal­cu­ló cuán­tos

Tres anéc­do­tas po­lí­ti­cas gra­fi­can el pe­so que ha te­ni­do la di­ri­gen­cia de Ro­ca en la po­lí­ti­ca, en di­fe­ren­tes épo­cas de su his­to­ria re­cien­te.

ála­mos ha­bía por hec­tá­rea. Los trans­for­mó en ca­jo­nes. Si­guió con el ki­la­je que al­ber­ga­rían. Y re­ma­tó po­nién­do­le pre­cio: “Y es­to es lo que im­por­ta pa­ra los rio­ne­gri­nos, go­ber­na­dor”, sen­ten­ció. El es­cri­bano, un es­pí­ri­tu in­quie­to ger­mi­na­do en Vied­ma, sin­tió que era su turno.

–Bueno –di­jo–, el go­ber­na­dor só­lo hi­zo un jui­cio de na­tu­ra­le­za es­té­ti­ca… Los desa­rro­llis­tas te­ne­mos al­go de flo­ren­ti­nos… No to­do es gui­ta…

–¡Por su­pues­to Cos­tan­zo! –de­vol­vió el em­pre­sa­rio– Pe­ro no me va a ne­gar que Ro­ca es la más lin­da del Al­to Va­lle y que ge­ne­ra mu­cha ri­que­za pa­ra la pro­vin­cia, mu­cha… El­mo Ote­ro ca­rras­peó ron­co, a mo­do de ad­ver­ten­cia so­bre la in­con­ve­nien­cia de que en su amado Che­vro­let ‘46 se ins­ta­la­ran in­su­fri­bles te­mas geo­po­lí­ti­cos pro­vin­cia­les de vie­ja da­ta.

• Re­cuer­do tres:

Atar­de­cer del 20 de abril del 76, en Vied­ma. Des­de ha­ce un mes, Ar­gen­ti­na es­tá ba­jo bo­ta mi­li­tar. En la re­si­den­cia de los go­ber­na­do­res que ocu­pa­ra por al­go más de dos años el in­fan­te de Ma­ri­na Al­do Luis Bach­mann, atien­de el te­lé­fono. Es un hom­bre de es­ti­lo se­reno, re­fle­xi­vo. A ho­ras de asu­mir co­mo man­da­ta­rio rio­ne­grino de fac­to, atien­de un lla­ma­do de un enoja­do Emi­lio Mas­se­ra: –¡Al­do, qué ca­gada te man­das­te! ¡El ejér­ci­to es­tá re­ca­lien­te con no­so­tros! Me ha­bló el ge­ne­ral Vio­la, Az­pi­tar­te, Vi­las… to­do el V Cuer­po es­tá que ar­de con vos… –¿De qué me es­tás ha­blan­do?... –De que nom­bras­te mi­nis­tro a un tal Ge­noud y…

–Sí, Eduar­do Ge­noud… pa­ra Agri­cul­tu­ra y Ga­na­de­ría. Es un em­pre­sa­rio muy im­por­tan­te: fru­ta, in­dus­tria, di­ri­gen­te de cá­ma­ras del sec­tor…

–¡Me im­por­ta un rá­bano to­do eso! La cues­tión es que es­tu­vo me­ti­do en una mi­lon­ga du­ra en épo­ca de La­nus­se… y no sé qué pa­só en un des­fi­le que le die­ron la es­pal­da a la ban­de­ra cuan­do des­fi­la­ron tro­pas de Neu­quén y me­tie­ron pre­sa a mu­cha gen­te… –¡Sí, sí, el Ro­ca­zo!

–¡Eso, eso! El Ejér­ci­to que que­dó con la san­gre en el ojo, Al­do. ¡Pa­rá esa de­sig­na­ción! –chi­lló Mas­se­ra. –Pe­ro es un hom­bre de la em­pre­sa pri­va­da, em­pren­de­dor... –¡Ra­ja­lo Al­do! Pa­ra el Ejér­ci­to es­te ti­po en un tros­ko.

–Pe­ro ade­más Ge­noud es de Ro­ca y…

–¿Y qué?

–Bueno, en Río Ne­gro, Ro­ca es Ro­ca… po­der eco­nó­mi­co, pro­fe­sio­nal, cul­tu­ral…

Pe­ro Eduar­do Ge­noud no fue mi­nis­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.