“Pa­ra mu­chas co­mu­ni­da­des el tu­ris­mo es la úni­ca op­ción de desa­rro­llo”

An­to­nio To­rre­jón es un re­fe­ren­te cla­ve de la ac­ti­vi­dad. Opi­na que “for­ma­ción, in­ves­ti­ga­ción e in­no­va­ción” de­ben cons­ti­tuir un so­lo sis­te­ma en tu­ris­mo. Y des­ta­ca el po­ten­cial de la “hue­lla an­di­na” pa­ra unir a la Pa­ta­go­nia.

Rio Negro - Opiniones - - DEBATES - Andrea Isa­bel Ma­rín/Ju­lio Isi­dro Pérez*

He­mos es­cu­cha­do que los re­co­no­ci­mien­tos a per­so­nas, por mé­ri­tos pro­pios, se de­ben rea­li­zar en vi­da. En es­ta opor­tu­ni­dad que­re­mos re­fe­rir­nos a al­guien que ha lo­gra­do tras­cen­den­cia in­ter­na­cio­nal por su desem­pe­ño en una ac­ti­vi­dad que ini­ció des­de muy jo­ven, en las ve­re­das de su ciu­dad na­tal –Puer­to Madryn–, en los al­re­de­do­res de la li­bre­ría de sus pa­dres. Nos re­fe­ri­mos a An­to­nio To­rre­jón, quien su­po tras­cen­der en la apa­sio­nan­te ac­ti­vi­dad del tu­ris­mo. Pa­só por di­ver­sos lu­ga­res de­jan­do su ex­pe­rien­cia y opi­nión, sien­do fuen­te de con­sul­ta tan­to de la ac­ti­vi­dad pri­va­da co­mo la ofi­cial.

De muy jo­ven, con ami­gos dio en las cos­tas de la ciu­dad sus pri­me­ros pa­sos en el bu­ceo, que más ade­lan­te se­ría uno de los atrac­ti­vos prin­ci­pa­les pa­ra di­fun­dir tu­rís­ti­ca­men­te ese lu­gar, a lo que se fue­ron agre­gan­do el avis­ta­mien­to de ba­lle­nas, lo­be­ría, is­la de los pá­ja­ros, ele­fan­tes ma­ri­nos, en­tre otras po­si­bi­li­da­des que ofre­cía esa zo­na. En­ton­ces se con­tac­tó con la So­cie­dad Zoo­ló­gi­ca de Nue­va York, que a par­tir de 1970 fi­nan­cia las in­ves­ti­ga­cio­nes y es­tu­dios so­bre las ba­lle­nas fran­cas. Fun­da­cio­nes con­ser­va­cio­nis­tas de EE. UU. lo re­co­no­cie­ron por el mo­de­lo de áreas pro­te­gi­das en Chu­but.

A par­tir de 1957, To­rre­jón in­te­gró el gru­po pio­ne­ro de la Co­mi­sión Re­gio­nal de Tu­ris­mo de Puer­to Madryn y en 1964 fun­dó el or­ga­nis­mo tu­rís­ti­co de la pro­vin­cia de Chu­but, el que di­ri­gió en va­rios pe­rio­dos. Allí pu­so en va­lor nue­vas po­si­bi­li­da­des, co­mo la pin­güi­ne­ra de Pun­ta Tom­bo y el cen­tro de es­quí La Ho­ya, cer­ca de Es­quel. Su pa­sión por la ac­ti­vi­dad le per­mi­tió fun­dar el En­te Ofi­cial Pa­ta­go­nia Tu­rís­ti­ca, en la que lo­gró re­unir a to­das las pro­vin­cias del sur del país pa­ra reali- zar ac­cio­nes coor­di­na­das a fa­vor de la ac­ti­vi­dad.

En diá­lo­go con To­rre­jón, po­de­mos re­sal­tar su idea de que “no se des­cu­bre na­da nue­vo al afir­mar que el tu­ris­mo, co­mo reali­dad so­cio­eco­nó­mi­ca de nues­tro tiem­po, se en­cuen­tra aún en una fa­se ini­cial de con­so­li­da­ción, en la que los cam­bios en sus mo­dos de pro­duc­ción y con­su­mo son to­da­vía mu­cho más im­por­tan­tes. Ade­más, to­do es­te pro­ce­so se es­tá pro­du­cien­do en un mun­do en con­ti­nua glo­ba­li­za­ción, con una de­man­da en cre­ci­mien­to y fuerte au­men­to de la com­pe­ten­cia”. Re­sal­ta tam­bién que “los pro­fe­sio­na­les del tu­ris­mo –Skal o de ni­ve­les aca­dé­mi­cos– te­ne­mos co­mo ob­je­ti­vo pro­pio el im­pul­so del co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co de la reali­dad tu­rís­ti­ca y su di­fu­sión en­tre los con­jun­tos de in­tere­sa­dos, por lo que la crea­ción de pu­bli­ca­cio­nes de aná­li­sis tu­rís­ti­cos es una res­pues­ta a tal in­quie­tud y una obli­ga­ción mo­ral a nues­tra pro­pia exis­ten­cia”.

La im­por­tan­cia de for­mar

En nues­tros in­ter­cam­bios de opi­nión con To­rre­jón ha­ce men­ción a un te­ma fun­da­men­tal que a me­nu­do los fun­cio­na­rios no le dan im­por­tan­cia: el de la ca­pa­ci­ta­ción, al­go in­dis­pen­sa­ble pa­ra el avan­ce del tu­ris­mo glo­bal. Al res­pec­to To­rre­jón opi­na que “en un país con­si­de­ra­do po­ten­cial y po­si­ble pa­ra el éxi­to tu­rís­ti­co y en el que tal ac­ti­vi­dad con­tri­bu­ye de un mo­do im­por­tan­te y efi­caz a al­can­zar nues­tros ob­je­ti­vos eco­nó­mi­cos y so­cia­les, es in­dis­pen­sa­ble me­jo­rar sus­tan­cial­men­te nues­tro gra­do de co­no­ci­mien­to tu­rís­ti­co de ma­ne­ra que for­ma­ción, in­ves­ti­ga­ción e in­no­va­ción cons­ti­tu­yen un so­lo sis­te­ma ca­paz de ase­gu­rar en el tiem­po nues­tro li­de­raz­go en es­ta ma­te­ria y po­der con­ti­nuar co­mo pie­za cla­ve del bie­nes­tar de nues­tra so­cie­dad, así co­mo el de to­das aque­llas co­mu­ni­da­des que en­cuen­tran en el tu­ris­mo la me­jor op­ción, cuan­do no la úni­ca, pa­ra sa­lir del sub­de­sa­rro­llo emergente”.

Mu­chos han si­do los en­cuen­tros con To­rre­jón, re­co­rrien­do la am­plia Pa­ta­go­nia Ar­gen­ti­na o en otros lu­ga­res del mun­do en reunio­nes de la ac­ti­vi­dad.

Allí ha se­ña­la­do que “el tu­ris­mo en la Ar­gen­ti­na sur­gió so­bre la ba­se de un di­na­mis­mo em­pre­sa­rial, no siem­pre com­pren­di­do por la so­cie­dad o los po­de­res pú­bli­cos de turno, y sin el jus­to re­co­no­ci­mien­to de lo que en tér­mi­nos de ge­ne­ra­ción de ri­que­za, bie­nes­tar y em­pleo ge­ne­ra pa­ra nues­tra eco­no­mía”. Ex­pli­ca tam­bién que “re­sul­ta im­por­tan­te no per­der la pers­pec­ti­va de lo que el tu­ris­mo ha re­pre­sen­ta­do pa­ra Ar­gen­ti­na en tér­mi­nos so­cia­les, po­lí­ti­cos, y en lo que se re­fie­re es­tric­ta­men­te a una in­te­li­gen­te geo­po­lí­ti­ca”.

En 1977, To­rre­jón apo­yó con en­tu­sias­mo la rea­li­za­ción del con­gre­so mun­dial de Skal –la en­ti­dad que nu­clea a los pro­fe­sio­na­les del tu­ris­mo en el mun­do– en la ciu­dad de Bue­nos Ai­res. Cuan­do Ho­ra­cio Mas­sac­ce­si go­ber­na­ba Río Ne­gro creó el Mi­nis­te­rio de Tu­ris­mo, fun­ción que asu­mió To­rre­jón, don­de se desem­pe­ñó en­tre 1989 y 1996, otor­gán­do­le una fun­da­men­tal con­si­de­ra­ción a es­ta ac­ti­vi­dad, que otras pro­vin­cias fue­ron imi­tan­do.

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Tu­ris­mo, en el 2011, lo in­te­gró al Co­mi­té In­ter­na­cio­nal de Éti­ca Tu­rís­ti­ca, co­mo for­ma de re­co­no­cer su per­ma­nen­te apor­te a la ac­ti­vi­dad.

Du­ran­te el diá­lo­go des­ta­ca la im­por­tan­cia de la cul­tu­ra en el tu­ris­mo. “Los mu­seos son im­por­tan­tes pa­ra el in­ter­cam­bio cul­tu­ral, la iden­ti­dad, el en­ri­que­ci­mien­to de las cul­tu­ras y pa­ra el desa­rro­llo de la com­pren­sión mu­tua, de la coope­ra­ción y de la paz en­tre los pueblos”, sos­tie­ne.

Hue­lla an­di­na

Re­sal­tó la exis­ten­cia de la “hue­lla an­di­na”, que per­mi­te unir me­dian­te sen­de­ros unos 540 ki­ló­me­tros en la Cor­di­lle­ra de los An­des, des­de Vi­lla Pehue­nia –en la Pro­vin­cia de Neu­quén- has­ta el área del la­go Ba­guil, en Tre­ve­lin, pa­san­do por Ju­nín y San Mar­tín de los An­des, Vi­lla La An­gos­tu­ra, San Car­los de Ba­ri­lo­che, El Bol­són, La­go Pue­lo, Cho­li­la y Es­quel.

De­fi­nió co­mo cla­ve a ese ca­mino por sus po­si­bi­li­da­des de acer­car al co­no­ci­mien­to de la va­rie­dad y ri­que­za del te­rri­to­rio ar­gen­tino pa­ta­gó­ni­co, que in­clu­ye volcanes, la­gos, ríos, bos­ques de arau­ca­rias, arra­ya­nes, coihues y aler­ces, en­tre otros. Siem­pre ha ve­ni­do co­la­bo­ran­do con el Au­to­mó­vil Club Ar­gen­tino, en los as­pec­tos tu­rís­ti­cos de esa ins­ti­tu­ción.

En la ac­tua­li­dad, con la vi­ta­li­dad que lo ca­rac­te­ri­za sigue apor­tan­do sus co­no­ci­mien­tos. El Mi­nis­te­rio de Tu­ris­mo ar­gen­tino ha­ce unos años lo ho­me­na­jeó dán­do­le su nom­bre a su sa­lón de ac­tos. Re­ci­bió dis­tin­cio­nes de doc­to­ra­do ho­no­ris cau­sa de las uni­ver­si­da­des de Mar del Pla­ta, Mo­rón y Au­tó­no­ma de En­tre Ríos. La Uni­ver­si­dad Na­cio­nal del Co­mahue le otor­gó la men­ción de ho­nor, en la Fa­cul­tad de Tu­ris­mo, en el 2014, por su ges­tión en la pla­ni­fi­ca­ción tu­rís­ti­ca de la Pa­ta­go­nia, pa­ra la con­ser­va­ción y edu­ca­ción del tu­ris­mo. Nues­tro re­co­no­ci­mien­to a quien de­di­ca su vi­da a es­ta ac­ti­vi­dad, el tu­ris­mo, que se ha con­ver­ti­do en una par­te sus­tan­cial de la mo­der­na trans­for­ma­ción e his­to­ria eco­nó­mi­ca de la Ar­gen­ti­na.

*Li­cen­cia­da y experto en Tu­ris­mo.

An­to­nio To­rre­jón, un pio­ne­ro en re­cla­mar la in­te­gra­ción tu­rís­ti­ca de to­da la Pa­ta­go­nia, co­mo re­gión an­te el mun­do,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.