¿Se jus­ti­fi­can los “be­ne­fi­cios” a la Pa­ta­go­nia?

LA RE­GIÓN RE­CI­BE VA­RIOS DIFERENCIALES IMPOSITIVOS, SO­CIA­LES Y PREVISIONALES RES­PEC­TO DEL RES­TO DEL PAÍS. HAY ASI­ME­TRÍAS GEO­GRÁ­FI­CAS, POBLACIONALES Y ECO­NÓ­MI­CAS QUE LOS JUS­TI­FI­CAN.

Rio Negro - Opiniones - - PORTADA - Ed­gar­do Phie­llip*

Cree­mos que cons­ti­tu­ye un ob­je­ti­vo in­sos­la­ya­ble de po­lí­ti­ca económica y so­cial en nues­tro país la ba­ja de la pre­sión fis­cal, la dis­mi­nu­ción del dé­fi­cit fis­cal, la eli­mi­na­ción de la in­fla­ción y con­tro­lar la eva­sión y la pro­mo­ción del de­sa­rro­llo equi­li­bra­do de nues­tro país, ha­cien­do reali­dad los prin­ci­pios de equi­dad, jus­ti­cia so­cial, mo­vi­li­dad so­cial as­cen­den­te y fe­de­ra­lis­mo efec­ti­vo y no de­cla­ma­do.

No es el mo­ti­vo de es­ta no­ta el avan­ce en el tra­ta­mien­to de ca­da uno de esos te­mas, lo que de­man­da­ría un es­pa­cio que no se dis­po­ne, sino el con­si­de­rar un as­pec­to que re­sul­ta fun­da­men­tal y de ab­so­lu­ta ac­tua­li­dad: es jus­to tra­tar a to­dos los po­bla­do­res del país de igual for­ma en cuan­to a los “be­ne­fi­cios” que se otor­gan o, más ajus­ta­do a la reali­dad, tra­tar a los di­fe­ren­tes co­mo ta­les y no co­mo igua­les. Pa­ra ello es ne­ce­sa­rio in­tro­du­cir­nos en la pro­ble­má­ti­ca de las de­no­mi­na­das asi­me­trías te­rri­to­ria­les, o sea, las di­fe­ren­cias en las dis­tin­tas zo­nas de nues­tro país que de­ter­mi­nan di­fe­ren­tes con­di­cio­nes de vi­da de sus po­bla­do­res.

A lo lar­go de su his­to­ria, Ar­gen­ti­na ha si­do un país de asi­me­trías. Su ex­ten­so te­rri­to­rio, su dis­par ac­ce­so al mar y sus puer­tos, sus di­ver­sos cli­mas y cul­tu­ras, su he­te­ro­gé­nea dis­tri­bu­ción de re­cur­sos na­tu­ra­les y eco­nó­mi­cos y el ses­go de su po­lí­ti­cas son al­gu­nos de los fac­to­res que his­tó­ri­ca­men­te han de­ter­mi­na­do las de­sigua­les con­di­cio­nes de vi­da a lo lar­go del te­rri­to­rio na­cio­nal.

El In­ge­nie­ro A. E. Bun­ge desa­rro­lló el con­cep­to de “país aba­ni­co”. Sos­te­nía la exis­ten­cia de tres gran­des zo­nas en Ar­gen­ti­na de­li­mi­ta­das co­mo se­mi­círcu­los con epi­cen­tro en el puer­to de Bue­nos Ai­res, de­cre­cien­do la ca­li­dad de vi­da a me­di­da que se ale­ja­ba del dis­tri­to fe­de­ral. Lo que se ha ido mo­di­fi­can­do, en sen­ti­do ne­ga­ti­vo. Es­ta reali­dad no mo­di­fi­ca la afir­ma­ción de la exis­ten­cia de asi­me­trías te­rri­to­ria­les, sino que la re­afir­ma y la com­ple­ji­za. Sub­sis­te, a par­tir de in­di­ca­do­res eco­nó­mi­cos y so­cia­les so­bre las di­men­sio­nes geo­grá­fi­ca, económica, fis­cal y so­cial, la po­si­bi­li­dad de agru­pa­cio­nes en cin­co re­gio­nes, a sa­ber: NOA, NEA, Cu­yo, Cen­tro y Pa­ta­go­nia.

Esos in­di­ca­do­res se­ña­lan, cla­ra­men­te, que la po­bla­ción es­tá al­ta­men­te agru­pa­da en la re­gión cen­tro del país, que se tra­du­ce en una sig­ni­fi­ca­ti­va con­cen­tra­ción de la pro­duc­ción na­cio­nal, así co­mo tam­bién de la can­ti­dad de tra­ba­ja­do­res pri­va­dos re­gis­tra­dos y de em­plea­dos pú­bli­cos. Por otra par­te las re­gio­nes del nor­te ar­gen­tino re­gis­tran los me­no­res va­lo­res de pro­duc­ción por ha­bi­tan­te y las ma­yo­res ta­sas de em­pleo pú­bli­co, al igual que en la Pa­ta­go­nia.

Se pue­de desa­rro­llar la si­tua­ción res­pec­to a las ex­por­ta­cio­nes, la ca­li­dad de vi­da, la po­bre­za, la in­di­gen­cia, las ne­ce­si­da­des bá­si­cas in­sa­tis­fe­chas, las ta­sas de anal­fa­be­tis­mo y mor­ta­li­dad in­fan­til y el des­em­pleo.

Es en ese con­tex­to en el que hay que en­mar­car los de­no­mi­na­dos “be­ne­fi­cios diferenciales”, en ma­te­ria de ju­bi­la­cio­nes pa­ra la Pa­ta­go­nia; las asig­na­cio­nes fa­mi­lia­res pa­ra 4 zo­nas en el país y con­si­de­rar la cla­ra exis­ten­cia de dos lí­neas de pen­sa­mien­to: A) la que re­co­no­ce las di­fe­ren­cias y b) la que las ig­no­ra. La se­gun­da pre­ten­de una pre­sun­ta igual­dad de com­pe­ti­ti­vi­dad, a nues­tro jui­cio ab­so­lu­ta­men­te irreal y fal­sa, e igua­la el tra­ta­mien­to en las ma­te­rias se­ña­la­das.

Exis­ten dos me­ca­nis­mos, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, pa­ra pro­cu­rar el equi­li­brio te­rri­to­rial y las con­di­cio­nes de vi­da: a) las po­lí­ti­cas a me­diano y lar­go pla­zo del Es­ta­do que mo­di­fi­quen las con­di­cio­nes mo­di­fi­ca­bles y ge­ne­ren ele­men­tos de igua­la­ción y b) las asig­na­cio­nes del Es­ta­do en for­ma di­rec­ta a los po­bla­do­res de las re­gio­nes, o a tra­vés de be­ne­fi­cios in­di­rec­tos, que lo ame­ri­ten por cuan­to sus in­di­ca­do­res así lo de­man­dan. Eli­mi­nar el se­gun­do mien­tras se adu­ce que se es­tá im­ple­men­tan­do el pri­me­ro re­sul­ta una fa­la­cia que con­du­ci­rá al agra­va­mien­to del “país aba­ni­co”, al afian­za­mien­to de un país uni­ta­rio que se di­ce fe­de­ral y a la in­ten­si­fi­ca­ción de la con­cen­tra­ción de ca­pi­tal y po­bla­mien­to que pro­mue­ve la de­ma­go­gia de los sub­si­dios por la masividad de vo­tos. Ca­be aquí men­cio­nar que una de las “so­lu­cio­nes” que se han im­ple­men­ta­do y re­quie­re su aná­li­sis y so­lu­ción es el de es­ta­ble­cer los de­no­mi­na­dos adi­cio­na­les por zo­na pa­ra el sa­la­rio, a car­go de los em­plea­do­res, sin que re­sul­ten com­pen­sa­dos de nin­gu­na ma­ne­ra y que sa­can de competencia a las em­pre­sas lo­ca­les en re­la­ción a las lo­ca­li­za­das en el po­lo cen­tral del país.

Por to­do lo ex­pues­to cree­mos que el ca­mino in­ten­ta­do, que ocul­ta un evi­den­te pro­pó­si­to fis­cal, res­pal­da­do en una con­cep­ción te­rri­to­rial equi­vo­ca­da, es ab­so­lu­ta­men­te con­tra­pro­du­cen­te y con­tra­rio a los de­cla­ma­dos ob­je­ti­vos. *Con­ta­dor Pú­bli­co, vi­ce­pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Neu­quén (Aci­pan)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.