El ima­gi­na­rio cen­tra­lis­ta del te­rri­to­rio in­hós­pi­to y su fu­tu­ro

Rio Negro - Opiniones - - DEBATES - Lic. Os­val­do Preiss*

La per­ma­nen­te reivin­di­ca­ción de que la ex­plo­ta­ción de los re­cur­sos na­tu­ra­les de su te­rri­to­rio in­cen­ti­ve la lo­ca­li­za­ción de ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas que re­sul­ten en ni­ve­les de em­pleo e in­gre­so acor­des al ni­vel de bie­nes­tar y opor­tu­ni­da­des de una so­cie­dad desa­rro­lla­da, en un mar­co de sus­ten­ta­bi­li­dad am­bien­tal y so­cial, cons­ti­tu­ye un re­cla­mo his­tó­ri­co de los ha­bi­tan­tes de la Pa­ta­go­nia. Fue en es­te sen­ti­do que di­ver­sos pla­nes de de­sa­rro­llo re­gio­nal, asen­ta­dos en la idea de es­ti­mu­lar a tra­vés de un con­jun­to de me­di­das fis­ca­les y cre­di­ti­cias las in­ver­sio­nes que po­si­bi­li­ta­ran ge­ne­rar pro­duc­cio­nes de­man­da­das en los mer­ca­dos internos y ex­ter­nos, in­ten­ta­ron lle­var es­tas ideas al plano de la reali­dad, en ge­ne­ral con po­cos éxi­tos con­cre­tos.

Sin em­bar­go, el mun­do y las vi­sio­nes que apo­ya­ron y die­ron ori­gen a esas po­lí­ti­cas hoy son par­te del pa­sa­do. El de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co co­mo con­cep­to ha si­do re­em­pla­za­do en la teo­ría y los dis­cur­sos por la ne­ce­si­dad de adap­tar­se a las exi­gen­cias de la glo­ba­li­za­ción y el nue­vo or­den in­ter­na­cio­nal; asi­mis­mo, re­sul­ta po­co pro­ba­ble que la reivin­di­ca­ción re­gio­na­lis­ta en­cuen­tre un lu­gar prio­ri­ta­rio en las agen­das po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas de los go­bier­nos na­cio­na­les, que tras­cien­dan me­ros for­ma­lis­mos de con­vo­ca­to­rias di­lui­das en la au­sen­cia de ac­cio­nes po­si­ti­vas, ca­si ex­clu­si­va­men­te di­ri­gi­das a re­di­se­ñar per­ma­nen­te­men­te las re­la­cio­nes fis­ca­les na­ción-pro­vin­cias. La au­sen­cia de pro­yec­tos na­cio­na­les que po­si­bi­li­ten evi­tar una in­ser­ción vo­lá­til y con­tra­dic­to­ria de nues­tro país en la cre­cien­te in­ter­na­cio­na­li­za­ción económica se re­fle­ja en la pér­di­da de ca­li­dad de las po­lí­ti­cas es­ta­ta­les ha­cia la Pa­ta­go­nia.

Las me­di­das na­cio­na­les fo­ca­li­za­das en el sub­si­dio y la re­duc­ción im­po­si­ti­va se ba­san en la con­cep­ción de la Pa­ta­go­nia co­mo te­rri­to­rio in­hós­pi­to, sus­ten­ta­da en la visión de po­bla­cio­nes ale­ja­das, vi­vien­do en me­dio de la ari­dez y las in­cle­men­cias cli­má­ti­cas, con ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas que tam­bién su­fren los ma­yo­res cos­tos atri­bui­dos a di­cha si­tua­ción y que por lo tan­to pre­ci­san de la con­tri­bu­ción es­ta­tal pa­ra so­por­tar el ma­yor cos­to de vi­da.

Allí apa­re­cen en­ton­ces los su­pues­tos pa­lia­ti­vos que las con­di­cio­nes de la re­gión de­man­dan: el me­nor pre­cio de los com­bus­ti­bles, sub­si­dios ener­gé­ti­cos, zo­na des­fa­vo­ra­ble y otras me­di­das par­cia­les ten­dien­tes a re­du­cir las des­ven­ta­jas de lo­ca­li­za­ción.

To­do ello, eli­mi­na­do cí­cli­ca­men­te cuan­do la Na­ción las exi­gen ajus­tar las cuen­tas ne­ce­si­da­des fis­ca­les de y per­se­guir me­dian­te una ma­yor pre­sión tri­bu­ta­ria la trans­fe­ren­cia de re­cur­sos des­de la re­gión. En el me­dio de es­te es­ce­na­rio, las me­di­das de sub­si­dios y me­no­res im­pues­tos (que en es­te con­tex­to re­sul­tan di­lui­das por con­ti­nuos au­men­tos de cos­tos y otros tri­bu­tos), si bien fa­vo­re­cen a los ha­bi­tan­tes y sec­to­res eco­nó­mi­cos arrai­ga­dos en la re­gión, al mis­mo tiem­po ex­pre­san el lí­mi­te que al­can­zan los con­te­ni­dos de los pro­yec­tos po­lí­ti­cas na­cio­na­les de las úl­ti­mas dé­ca­das ha­cia la re­gión. No se en­cuen­tra allí un mí­ni­mo in­di­cio de es­tí­mu­los que se orien­ten al for­ta­le­ci­mien­to de ca­pa­ci­da­des tec­no­ló­gi­cas y ma­nas que per­mi­tan au­men­tar las opor­tu­ni­da­des y la pro­duc­ti­vi­dad de los sec­to­res lo­ca­les, la re­con­ver sión del sis­te­ma fru­tí­co­la agro dus­trial y tu­rís­ti­co en­tre otros, es de­cir po­lí­ti­cas di­ri­gi­das al con­jun que to de ac­ti­vi­da­des que cons­ti­tu­yen el pa­ra­dig­ma de un mi­ca que abri­ría nue­vas pers­pec­ti vas pa­ra el de­sa­rro­llo de las co­mu ni­da­des lo­ca­les. Por otro la­do, el de em pre­sas de ni­vel glo­bal y las exi­gen cias que se plan­te an so­bre los te­rri to­rios pa­ra al­can­zar ni­ve­les de com­pe­ti­ti­vi­dad a cor­des a la ló­gi­ca de los pro­ce­sos de va­lo­ri­za­ción eco-

nó­mi­ca del si­glo XXI con­di­cio­nan y li­mi­tan las al­ter­na­ti­vas lo­ca­les. Así, el de­sa­rro­llo ac­tual de nues­tra re­gión es­tá de­ter­mi­na­do fun­da­men­tal­men­te por las de­ci­sio­nes que adop­tan los ni­ve­les po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos, na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, fren­te a un con­tex­to de ac­cio­nes de go­bier­nos y sec­to­res so­cia­les pro­vin­cia­les que se pre­sen­tan frag­men­ta­das, in­co­ne­xas y con au­sen­cia de ejes co­mu­nes de ar­ti­cu­la­ción.

La visión cen­tra­lis­ta del te­rri­to­rio pa­ta­gó­ni­co inex­plo­ta­do co­mo ger­men de opor­tu­ni­da­des ex­pre­sa que la re­gión de­be ca­na­li­zar su in­te­gra­ción a los in­tere­ses de la Na­ción y del mun­do me­dian­te la ex­plo­ta­ción in­ten­si­va de sus re­cur­sos na­tu­ra­les no re­no­va­bles.

Los pre­si­den­tes y los mi­nis­tros, los fun­cio­na­rios in­ter­na­cio­na­les, los in­ver­so­res que lle­gan a nues­tra re­gión, han re­em­pla­za­do el diá­lo­go con sus ha­bi­tan­tes por el pro­pó­si­to ca­si ex­clu­si­vo de co­no­cer Va­ca Muer­ta.

Sin em­bar­go, no fal­tan tam­po­co allí las ga­ran­tías es­ta­ta­les de con­tra­tos con va­lo­res re­co­no­ci­dos en dó­la­res, es­que­mas es­pe­cia­les de im­por­ta­ción de equi­pa­mien­tos, y otras com­pen­sa­cio­nes que ya no se jus­ti­fi­can por las con­di­cio­nes geo­grá­fi­cas des­fa­vo­ra­bles, sino por lo­grar que el in­ver­sor se sien­ta atraí­do por una ecua­ción económica que brin­de fac­ti­bi­li­dad a los pro­yec­tos em­pre­sa­rios que per­mi­ti­rían el des­pe­gue pa­ta­gó­ni­co. Po­si­ble­men­te, en al­gún mo­men­to del cer­cano de­ve­nir, de­be­re­mos su­pe­rar los lí­mi­tes ideo­ló­gi­cos y fác­ti­cos que con­fi­gu­ran es­ta cre­cien­te in­ser­ción pe­ri­fé­ri­ca de nues­tro país y re­cu­pe­rar las tra­di­cio­na­les y siem­pre vi­gen­tes con­cep­cio­nes del ori­gi­na­rio re­gio­na­lis­mo pa­ta­gó­ni­co. *Economista, do­cen­te de la Uni­ver­si­dad del Co­mahue.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.