El por­te­ro en el fon­do de la ca­sa: 114 años del tras­la­do de la ca­pi­tal neu­qui­na a Con­fluen­cia

Rio Negro - Opiniones - - DEBATES - Oriet­ta Fa­va­ro*

Cuan­do se creó la Go­ber­na­ción de Neu­quén (1884) se de­sig­nó co­mo go­ber­na­dor al co­ro­nel Ma­nuel Olas­coa­ga y ca­pi­tal del te­rri­to­rio a Cam­pa­na Mahui­da, lu­gar si­tua­do so­bre el río Agrio, en el nor­te neu­quino. El go­ber­na­dor y una co­mi­ti­va sa­lie­ron de Bue­nos Ai­res vía Car­men de Pa­ta­go­nes –don­de per­ma­ne­cie­ron más de un año– y en ca­rre­ta; lue­go de me­ses de tra­yec­to lle­ga­ron a Neu­quén. El pri­mer asien­to de la ca­pi­tal fue Co­dihue – don­de es­pe­ró que pa­sa­ran los me­ses de in­vierno– lue­go Cam­pa­na Mahui­da, has­ta que lle­gó a Ñor­quín, asien­to de una bri­ga­da del Ejér­ci­to. Los lu­ga­res, por di­fe­ren­tes ra­zo­nes, no con­ven­cían a Olas­coa­ga pa­ra fi­jar la ca­pi­tal, así que arri­bó a Chos Ma­lal –Fuer­te

4ª Di­vi­sión, fun­da­do el 4 de agos­to de 1887–, so­bre el arro­yo Cu­rri­leu­vú, en la mar­gen iz­quier­da del río Neu­quén. Ese pa­ra­je fue ele­gi­do por Olas­coa­ga por ra­zo­nes geo­grá­fi­cas, es­tra­té­gi­cas y por re­unir las con­di­cio­nes de cli­ma, sue­lo y co­mu­ni­ca­ción ne­ce­sa­rias, ya que el no­roes­te neu­quino, a fi­nes del si­glo XIX, era un área geo­po­lí­ti­ca­men­te cla­ve por la si­tua­ción ex­ter­na, en par­ti­cu­lar por las po­si­bi­li­da­des de con­flic­to con Chi­le. En 1904 se tras­la­dó la ca­pi­ta­li­dad del te­rri­to­rio al em­pla­za­mien­to ac­tual, área co­no­ci­da co­mo “la Con­fluen­cia”. Así se de­sig­na­ba al con­jun­to de dos “pue­blos”. Uno, en la mar­gen iz­quier­da del río Neu­quén, co­no­ci­do co­mo Li­may (hoy Ci­po­llet­ti) y el otro, en la mar­gen de­re­cha del río Li­may, que a par­tir de la lle­ga­da del fe­rro­ca­rril al te­rri­to­rio neu­quino

(1902) re­ci­bió el nom­bre de Neu­quén.

Se­gún los cro­nis­tas de la épo­ca, es­tos “pue­blos” for­ma­ban uno de los cen­tros del co­mer­cio de los te­rri­to­rios de Río Ne­gro y Neu­quén, ya que re­ci­bían ca­rre­tas, arreos de mu­las, ca­ra­va­nas de tro­pas que lle­va­ban o traían los fru­tos de la zo­na (cue­ros, la­nas, pie­les, etc.).

La Con­fluen­cia es­ta­ba ha­bi­ta­da por tra­ba­ja­do­res del fe­rro­ca­rril, tro­pe­ros, ar­te­sa­nos, co­mer­cian­tes, es­tan­cie­ros, que iban y ve­nían de sus pro­pie­da­des. Un da­to a des­ta­car es que en el área ha­bía po­cas mu­je­res. Cer­ca del puen­te fe­rro­via­rio so­bre el río Neu­quén se es­ta­ble­ció el negocio de ra­mos ge­ne­ra­les y hos­pe­da­je Bue­na Vis­ta (1897) del ita­liano Ce­les­tino Dell’ Anna, an­ti­guo ve­cino de Pa­ta­go­nes, ra­di­ca­do en es­ta zo­na des­de fi­nes del si­glo XIX. La fa­mi­lia aten­día el ser­vi­cio de bal­sa so­bre el río men­cio­na­do.

En las in­me­dia­cio­nes de la es­ta­ción fe­rro­via­ria ha­bi­li­ta­da a co­mien­zos del si­glo XX se veía un ran­che­río di­se­mi­na­do y una ca­sa más gran­de que las otras, la po­sa­da de Man­gia­rot­ti, pró­xi­ma al gal­pón de con­sig­na­cio­nes del se­ñor Bueno.

Tam­bién se ins­ta­ló la co­mi­sa­ría de Po­li­cía (1891), una mo­des­ta cons­truc­ción cus­to­dia­da por el co­mi­sa­rio Do­ro­teo Plot y Lo­rea y con un pe­que­ño nú­me­ro de gen­dar­mes.

El juz­ga­do de Paz se si­tuó en es­te po­bla­do (1889), a car­go de don Pas­cual Cla­ro, “un ara­go­nés acrio­lla­do”, siem­pre ale­gre y ge­ne­ro­so, dis­pues­to a ayu­dar a cual­quier hom­bre que lle­ga­se a la zo­na. El pri­mer juez fue el agri­men­sor Er­nes­to Gra­mon­do, po­bla­dor de Vis­ta Ale­gre 1. Cer­ca del juz­ga­do se ubi­có la ca­sa de co­mer­cio La Ma­ra­ga­ta de Neu­quén, de don Agus­tín Fer­nán­dez y En­ri­que Ca­rro, de­di­ca­da a ra­mos ge­ne­ra­les (al­ma­cén, sas­tre­ría, ta­la­bar­te­ría, ar­tícu­los de hie­rro, pa­pel, li­bros, dro­gue­ría, mue­bles, etc.) y has­ta fon­da pa­ra la gen­te de pa­so y pa­ra­de­ro de ca­rrua­jes y ani­ma­les. Fren­te a la es­ta­ción fe­rro­via­ria, en oc­tu­bre de

1902 abrió sus puer­tas otro negocio de ra­mos ge­ne­ra­les, ho­tel y bar, La Na­cio­nal, de Va­re­la, Li­na­res y Cia (pos­te­rior­men­te Con­fi­te­ría Ideal), aten­di­do por Pe­dro Li­na­res, quien fue el pri­mer pre­si­den­te del mu­ni­ci­pio neu­quino. En 1903 ha­bía en la zo­na que es­ta­mos des­cri­bien­do un po­co más de 400 per­so­nas, la ma­yo­ría ex­tran­je­ros.

Cuan­do se hi­zo car­go de la go­ber­na­ción Car­los Bou­quet Rol­dán

(1903), re­co­rrió el te­rri­to­rio neu­quino y ges­tó la idea de tras­la­dar la ca­pi­tal des­de Chos Ma­lal a la con­fluen­cia de los ríos Neu­quén y Li­may, to­man­do co­mo ba­se el pe­que­ño po­bla­do exis­ten­te. Le trans­mi­tió el pro­yec­to al mi­nis­tro del In­te­rior, Joa­quín V. Gon­zá­lez, quien lue­go de un via­je de re­co­no­ci­mien­to por la zo­na apro­bó la me­di­da. Co­mo el lu­gar don­de se iban a em­pla­zar los edi­fi­cios prin­ci­pa­les, ca­lles, pla­zas y bu­le­va­res, se­gún un plano pro­vi­so­rio de la nue­va se­de de la ca­pi­tal, eran tie­rras pri­va­das, Bou­quet Rol­dán via­jó a Bue­nos Ai­res a ges­tio­nar con sus due­ños la “do­na­ción” de los te­rre­nos pa­ra efec­ti­vi­zar la me­di­da. Los pro­pie­ta­rios de las tie­rras Fran­cis­co Vi­lla Abri­lle, Ca­si­mi­ro Gó­mez y Ra­món Ló­pez Le­cu­be “do­na­ron” al go­bierno na­cio­nal una frac­ción de tie­rra de 190 hectáreas, pe­ro so­li­ci­ta­ron que se les men­su­ra­ra to­da la tie­rra de su pro­pie­dad, si­tua­ción acep­ta­da por el go­bierno del pre­si­den­te Ro­ca.

La mar­cha de 15 días

En una mar­cha de quin­ce días – des­de Chos Ma­lal– que ter­mi­nó el 17 de agos­to de 1904, el go­ber­na­dor Bou­quet Rol­dán se ins­ta­ló en la nue­va se­de de la ca­pi­tal de­no­mi­na­da ofi­cial­men­te Neu­quén, inau­gu­ra­da el 12 de sep­tiem­bre de ese año con la pre­sen­cia de una co­mi­ti­va ofi­cial. La me­di­da fue cues­tio­na­da por los chos­ma­len­ses y por al­gu­nos gobernadores de la épo­ca, en par­ti­cu­lar por Olas­coa­ga, quien de­cía que al te­ner Neu­quén la for­ma de trián­gu­lo, co­lo­car la ca­pi­tal en la Con­fluen­cia era “co­mo co­lo­car un por­te­ro en el fon­do de una ca­sa”. El tema tam­bién pro­vo­có dis­cu­sio­nes en la pren­sa de la épo­ca, en las cá­ma­ras del Con­gre­so na­cio­nal, por­que no só­lo in­gre­só un mes des­pués de ha­ber­se efec­ti­vi­za­do la me­di­da, sino ade­más por­que fue to­tal­men­te in­con­sul­ta sin te­ner en cuen­ta los in­tere­ses de los ha­bi­tan­tes del te­rri­to­rio. En de­fi­ni­ti­va, los prin­ci­pa­les be­ne­fi­cia­dos eran, en úl­ti­ma ins­tan­cia, los pro­pie­ta­rios de las tie­rras de la Con­fluen­cia –ad­qui­ri­das en el re­ma­te de 1885– sin ha­ber efec­ti­vi­za­do su ocu­pa­ción, quie­nes ha­bien­do do­na­do una par­te de sus te­rre­nos pa­ra el eji­do de la ca­pi­tal lo­gra­ron la men­su­ra de to­das sus tie­rras y una do­ble va­lo­ri­za­ción de las mis­mas al en­con­trar­se en pun­ta de rie­les (se es­ti­mó que la tie­rra se va­lo­ri­zó en un 500%).

La nue­va ca­pi­tal tam­bién re­gis­tró un au­men­to de per­so­nas, pe­ro el gran pro­ble­ma del te­rri­to­rio, que era la in­co­mu­ni­ca­ción, no se so­lu­cio­nó con la lle­ga­da del fe­rro­ca­rril ni con el tras­la­do de la ca­pi­ta­li­dad. Tu­vie­ron que pa­sar mu­chos años y la cons­truc­ción de ca­mi­nos y puen­tes pa­ra me­jo­rar la si­tua­ción, con­cre­ta­da en gran par­te cuan­do Neu­quén fue pro­vin­cia, a par­tir de 1958. *Doc­to­ra en His­to­ria, in­ves­ti­ga­do­ra del Ipehcs/Co­ni­cet/Uni­ver­si­dad del Co­mahue.

Hu­bo un au­men­to de po­bla­ción, pe­ro el gran pro­ble­ma del te­rri­to­rio, la in­co­mu­ni­ca­ción, no se so­lu­cio­nó con la lle­ga­da del tren ni con el tras­la­do de la ca­pi­ta­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.