Fuer­te Ar­gen­tino: me­se­ta ro­co­sa al bor­de del mar que ins­pi­ra le­yen­das

Em­pla­za­da en el Gol­fo San Ma­tías, se la aso­cia con múl­ti­ples des­ti­nos. ¿Mue­lle? ¿cas­ti­llo? ¿fuer­te? ¿otro­ra una is­la ro­dea­da de mar? ¿lu­gar de en­tra­da de los ca­ba­lle­ros tem­pla­rios con la re­li­quia del San­to Grial?

Rio Negro - Opiniones - - DEBATES - Jorge Cas­ta­ñe­da Es­cri­tor de Val­che­ta

Me­se­ta ro­co­sa, reino de la pie­dra, la ar­ci­lla, la are­na y la sal. Con una al­tu­ra irre­gu­lar de 130 a 160 me­tros, una di­men­sión apro­xi­ma­da de 1.800 me­tros de fren­te so­bre el mar y una pro­fun­di­dad cos­ta aden­tro de unos 800 me­tros pro­me­dio, con el mar de la Bahía sin Fon­do por un la­do y la in­men­si­dad mo­nó­to­na de la es­te­pa pa­ta­gó­ni­ca por el otro, se le­van­ta la for­ma­ción ¿na­tu­ral? del Fuer­te Ar­gen­tino en el gol­fo San Ma­tías. Cen­ti­ne­la le­gen­da­rio, ¿mue­lle? ¿cas­ti­llo? ¿fuer­te? ¿otro­ra una is­la ro­dea­da de mar? ¿lu­gar de en­tra­da de los ca­ba­lle­ros tem­pla­rios con la re­li­quia del San­to Grial? Fan­ta­sías. Le­yen­das. In­di­cios. Teo­rías. Bús­que­das.

“Una vez so­bre el Fuer­te Ar­gen­tino, mi es­pí­ri­tu sin­tió una nos­tal­gia in­con­te­ni­da, una in­fi­ni­ta emo­ción agri­dul­ce, co­mo si el pa­sa­do hu­mano es­tu­vie­ra con­cen­tra­do en la en­tra­ña mis­ma de la tie­rra”, es­cri­bió la his­to­ria­do­ra Jo­se­fi­na Gan­dul­fo Ar­ce en su li­bro so­bre Las Gru­tas.

¿Era una is­la el Fuer­te Ar­gen­tino ro­dea­da de mar? ¿O era una is­la ro­dea­da de agua dul­ce por la desem­bo­ca­du­ra del Río Ne­gro? El his­to­ria­dor Raúl En­trai­gas en su in­tere­san­te li­bro “El fuer­te del Río Ne­gro” ci­ta que es­te río era tan des­co­no­ci­do que Flo­ri­da­blan­ca ex­pre­sa que “En la Bahía sin Fon­do o Pun­ta San Mat­hías des­agua el río Ne­gro o de los sau­ces”. Y En­trai­gas acla­ra que “por otra par­te, ca­si to­dos creían que el río de los Sau­ces desem­bo­ca­ba en San An­to­nio y que en otras épo­cas se­gu­ra­men­te el gol­fo San Ma­tías ha­bría si­do su bo­ca”. ¿Ha­bía en el Fuer­te Ar­gen­tino hom­bres des­co­no­ci­dos que lo po­bla­ban?

In­ves­ti­ga­cio­nes

El vi­rrey Juan Jo­sé de Vér­tiz le ad­vier­te a Juan de la Pie­dra en su ex­ten­sa ins­truc­ción en el Le­ga­jo 331 del Ar­chi­vo de In­dias en el Ge­ne­ral de la Na­ción que “en­tre el Ne­gro y el Co­lo­ra­do vi­ven los in­dos de na­ción Te­güel­chú va­xo el man­do del ca­ci­que Ne­gro, el cual ya tie­ne per­mi­so de ve­nir a la Ca­pi­tal, que le den car­tas pa­ra Bue­nos Ai­res. Los emi­sa­rios del ca­ci­que Ne­gro ase­gu­ran que en la is­la que hay den­tro de la Bahía sin Fon­do es­tán po­bla­dos cier­tos in­dios o gen­tes no co­no­ci­das de quie­nes vi­ven muy re­ce­lo­sas”. Y pi­de que in­ves­ti­guen eso. Le pi­de se en­te­re, por me­dio de los abo­rí­ge­nes, si lle­gan bar­cos allá, y si tie­nen no­ti­cia de ex­tran­je­ros en el in­te­rior del país. ¿Quié­nes eran es­tos des­co­no­ci­dos que ha­bi­ta­ban la is­la del Fuer­te? Los osa­dos que bus­can en la Pa­ta­go­nia el de­rro­te­ro del San­to Grial traí­do por los ca­ba­lle­ros tem­pla­rios pa­ra pro­te­ger­lo, ci­tan­do an­ti­guas za­gas mi­to­ló­gi­cas ase­gu­ran que era una an­ti­gua for­ta­le­za habitada por “hom­bres blan­cos” y que en los an­ti­guos ma­nus­cri­tos del ca­ba­lle­ro Per­les­vaus és­te al lle­gar a las cos­tas pa­ta­gó­ni­cas en el gol­fo de San Ma­tías mues­tra su sor­pre­sa por­que “El cas­ti­llo se di­vi­sa so­bre una ín­su­la en el mar. El as­pec­to del fuer­te al acer­car­se des­de el mar es el de una is­la. Y afir­man que en cuan­to la na­ve to­mó puer­to de­ba­jo del cas­ti­llo, el mar se re­ti­ró de mo­do que la na­ve que­dó en tie­rra se­ca”. Un da­to más, di­cen los in­ves­ti­ga­do­res, se­ría que se tra­ta de la Bahía sin Fon­do por­que “la di­fe­ren­cia de ma­reas to­ma por sor­pre­sa al pi­lo­to de la na­ve, da­do que la di­fe­ren­cia en­tre plea­mar y ba­ja­mar de­lan­te del Fuer­te Ar­gen­tino sue­le ser de has­ta 10 me­tros, al­go inusual en el res­to del mun­do”. Otro apor­te a es­te mis­te­rio­so pro­mon­to­rio lo dan las “plan­ches” del Atlas con­fec­cio­na­do por el fran­cés Mar­tín de Moussy (geó­gra­fo y cien­tí­fi­co con­tra­ta­do por el go­bierno de la Con­fe­de­ra­ción) que en el pun­to geo­grá­fi­co del Fuer­te es­tá mar­ca­do con di­cho sím­bo­lo con la le­yen­da “An­cien Fort Aban­don­né”, o sea an­ti­guo fuer­te aban­do­na­do. Des­ta­ca­mos que los pre­ci­sos es­tu­dios geo­grá­fi­cos del Dr. Jean An­toi­ne Víctor Mar­tín de Moussy, en es­pe­cial su “Desc­crip­tion Geo­grap­hi­que et sta­tis­ti­que de la Con­fe­de­ra­tión Ar­gen­ti­ne” pu­bli­ca­da en tres to­mos y un atlas fue im­pres­cin­di­ble pa­ra fu­tu­ras in­ves­ti­ga­cio­nes so­cia­les.

Lo no­ta­ble del ca­so es que el mis­mí­si­mo Ju­lio Ver­ne al es­cri­bir sus li­bros am­bien­ta­dos en la Pa­ta­go­nia, la cual no co­no­cía, se va­lie­ra del tra­ba­jo del mé­di­co fran­cés. Es así que men­cio­na en­tre los an­te­ce­den­tes de via­je­ros y ex­plo­ra­do­res fran­ce­ses a “Al­ci­des D’ Or­bigny y a mi ho­no­ra­ble co­le­ga el doc­tor Mar­tín de Moussy”.

Por tra­di­ción oral, an­ti­guos po­bla­do­res ase­gu­ran que “tie­ne el lu­gar una his­to­ria an­ti­quí­si­ma y que an­ti­gua­men­te era un fuer­te que en la ca­ra que da­ba al mar te­nía ca­ño­nes em­pla­za­dos”. Vis­to des­de arri­ba el Fuer­te Ar­gen­tino se ase­me­ja a un par de alas de un pá­ja­ro in­men­so di­ri­gién­do­se ha­cia el mar. Ac­tual­men­te, em­pre­sas de tu­ris­mo sa­len des­de Las Gru­tas pa­ra vi­si­tar­lo y lue­go en­tre­gan a los vi­si­tan­tes un Cer­ti­fi­ca­do de Ca­ba­lle­ro Tem­pla­rio co­mo re­cuer­do de la ex­cur­sión.

Por otra par­te se mul­ti­pli­can las le­yen­das de to­do ti­po: que de­ba­jo del Fuer­te exis­te una ba­se mi­li­tar y de no­che se es­cu­cha el rui­do de tan­ques de gue­rra y de avio­nes que sa­len a la su­per­fi­cie. Otros ase­gu­ran que flo­ti­llas de Ov­nis aflo­ran del mar y se pier­den en el cie­lo.

Y has­ta hay un re­la­to de una fa­mi­lia que al en­trar en su te­rri­to­rio el pa­ra­bri­sas del vehícu­lo se cu­brió de pe­que­ñas ma­ni­tos que no de­ja­ban ver. Al ba­jar­se en vano bus­ca­ron al­go: no ha­bía na­da. Pe­ro al su­bir­se otra vez las ma­ni­tos cu­brían el pa­ra­bri­sas.

¿Otro mis­te­rio de la Pa­ta­go­nia ar­gen­ti­na? ¿Otra le­yen­da? ¿Otra im­pron­ta má­gi­ca y mís­ti­ca pa­ra es­ta tie­rra de aven­tu­ras?

Que los osa­dos sa­quen sus pro­pias con­clu­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.