El vo­to evan­gé­li­co ten­drá gran pro­ta­go­nis­mo en la elec­ción

Rio Negro - Opiniones - - DEBATES - MARCELO SIL­VA DE SOU­SA AP

En un pa­no­ra­ma per­mea­do por la in­cer­ti­dum­bre, una cer­te­za emer­ge en la ca­rre­ra por la pre­si­den­cia de Bra­sil: el vo­to evan­gé­li­co ten­drá un fuer­te im­pac­to en la elec­ción del pró­xi­mo man­da­ta­rio.

En las úl­ti­mas se­ma­nas, al­gu­nos de los prin­ci­pa­les can­di­da­tos al Pa­la­cio del Pla­nal­to sa­lie­ron a cor­te­jar el elec­to­ra­do re­li­gio­so.

An­tes de ser apu­ña­la­do, el mi­li­tar nos­tál­gi­co de la dic­ta­du­ra, Jair Bol­so­na­ro, subió al púl­pi­to de una igle­sia evan­gé­li­ca en Río de Ja­nei­ro y en­tre lá­gri­mas re­ci­bió la ora­ción; el ex­go­ber­na­dor de San Pa­blo, Ge­ral­do Alck­min, fue in­vi­ta­do es­pe­cial de un en­cuen­tro de pas­to­res pau­lis­tas con re­pre­sen­ta­ción in­ter­na­cio­nal; y en Be­lo Ho­ri­zon­te la eco­lo­gis­ta Ma­ri­na Sil­va pro­me­tió a evan­gé­li­cos mineros que si re­sul­ta elec­ta cual­quier cam­bio en la le­gis­la­ción del abor­to se­rá de­ci­di­do en un ple­bis­ci­to. Bol­so­na­ro y Alck­min se de­cla­ran ca­tó­li­cos, de cu­ño con­ser­va­dor; mien­tras que Sil­va es la úni­ca evan­gé­li­ca en­tre los prin­ci­pa­les can­di­da­tos. No obs­tan­te, pa­ra ellos y los otros diez pre­si­den­cia­les por igual el in­ten­to de es­tre­char víncu­los con las igle­sias es es­tra­té­gi­co. Aun­que la cam­pa­ña de Bol­so­na­ro que­dó cir­cuns­crip­ta a las re­des so­cia­les tras el ata­que del jue­ves pa­sa­do, que po­si­ble­men­te pu­so fin an­ti­ci­pa­do a sus ac­ti­vi­da­des pú­bli­cas pro­se­li­tis­tas, el dipu­tado de ul­tra­de­re­cha se con­so­li­da en la ci­ma de las pre­fe­ren­cias.

En Bra­sil, don­de la tra­di­ción re­li­gio­sa es muy fuer­te, los evan­gé­li­cos re­pre­sen­ta­ban unos 42 mi­llo­nes de per­so­nas en el 2010, cuan­do el Ins­ti­tu­to Bra­si­le­ño de Geo­gra­fía y Es­ta­dís­ti­ca reali­zó el úl­ti­mo cen­so. De acuer­do con pro­yec­cio­nes, la po­bla­ción evan­gé­li­ca adul­ta ha­bi­li­ta­da pa­ra vo­tar ron­da los 40 mi­llo­nes –ca­si un ter­cio del to­tal del elec­to­ra­do–. En una dispu­ta elec­to­ral de fi­nal abier­to co­mo la del pró­xi­mo 7 de oc­tu­bre, es­ta por­ción de vo­tos po­dría in­cli­nar la ba­lan­za.

Se­gún di­jo el po­li­tó­lo­go An­to­nio La­va­re­da, el vo­to evan­gé­li­co co­bra­rá un pro­ta­go­nis­mo iné­di­to de­bi­do a la re­gla­men­ta­ción elec­to­ral que, por pri­me­ra vez lue­go del es­cán­da­lo de co­rrup­ción del La­va Ja­to, prohí­be do­na­cio­nes de em­pre­sas a los can­di­da­tos pa­ra ha­cer cam­pa­ña. “An­te la es­ca­sez de re­cur­sos, to­dos los par­ti­dos ne­ce­si­tan del apo­yo de cor­po­ra­cio­nes pa­ra ga­ran­ti­zar vo­tos, y el ca­so de las igle­sias evan­gé­li­cas es es­pe­cial”, ase­gu­ra La­va­re­da. Si bien el evan­ge­lis­mo tie­ne me­nos fie­les que el ca­to­li­cis­mo en Bra­sil, el país con más ca­tó­li­cos en el mun­do con 123 mi­llo­nes se­gún el cen­so de 2010, el vo­to sue­le dis­per­sar­se me­nos. Orien­ta­da por el men­sa­je de los pas­to­res –osa­dos pa­ra ha­blar de po­lí­ti­ca–, la ma­yor par­te de la co­mu­ni­dad aca­ba in­cli­nán­do­se por un mis­mo can­di­da­to, ex­pli­can

In­fluen­cer del pú

Si­las Ma­la­faia, de 59 años, es uno de los pas­to­res más in­flu­yen­tes del país, lí­der de la red de más de 50 igle­sias “Asam­blea de Dios Vic­to­ria en Cris­to”, y vis­ce­ral a la ho­ra de opi­nar. Acos­tum­bra­do a fi­jar po­si­ción po­li­ti­ca y a orien­tar a sus fie­les en las vís­pe­ras de ca­da elec­ción, el pas­tor se jac­ta de ha­ber ayur­da­do a ele­gir “unos 25 dipu­tados fe­de­ra­les y unos cin­co se­na­do­res”. Va­rios miem­bros de su igle­sia es­tá­nen la po­lí­ti­ca y su her­mano irá por el cuar­to man­da­to co­mo le­gis­la­dor de Río de Ja­nei­ro. En el púl­pi­to y en sus re­des so­cia­les, don­de tie­ne más de un mi­llón y me­dio de se­gui­do­res Ma­la­faia ha co­men­za­do a aler­ta so­bre los can­di­da­tos de iz­quier­da que apo­yan una “ba­su­ra mo­ral”, es de­cir, pos­tu­ras a fa­vor del ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual y el abor­to. En es­ta elec­ción, el pas­tor apo­ya­rá a Bol­so­na­ro. “En Bra­sil ne­ce­si­ta­mos a un ma­cho co­mo él, que con su vi­da lim­pia­li­de­re el país pa­ra en­fren­tar al sis­te­ma co­rrup­to”, di­ce.

Los evan­gé­li­cos re­pre­sen­ta­ban unos 42 mi­llo­nes de per­so­nas y 40 mi­llo­nes de elec­to­res –ca­si un ter­cio del to­tal del elec­to­ra­do–. A di­fe­ren­cia de los ca­tó­li­cos, los pas­to­res sue­len orien­tar el vo­to en for­ma de­ci­si­va.

Ma­la­faia es­tá con­ven­ci­do de que el mi­li­tar con­se­gui­rá re­unir la ma­yor par­te del vo­to evan­gé­li­co por­que “de­fien­de to­dos los va­lo­res y prin­ci­pios de la fa­mi­lia cris­tia­na”. Al­ba­ni­ta Al­ves, 47 años, ama de ca­sa y se­gui­do­ra de Ma­la­faia, di­ce que Bol­so­na­ro tie­ne la pro­pues­ta que más le lle­ga por su “ideo­lo­gía” y por eso vo­ta­rá por él. La in­fluen­cia del pas­tor es de­ter­mi­nan­te pa­ra Al­ves. “No­so­tros te­ne­mos la li­ber­tad de es­co­ger nues­tro can­di­da­to, pe­ro co­mo hom­bre de Dios él tie­ne una vi­sión más am­plia que no­so­tros ”, di­ce. “Cuan­do un pas­tor lle­va a un can­di­da­to a su igle­sia o lo pa­tro­ci­na en­vía un men­sa­je muy fuer­te a los fie­les, que tien­den a ser po­co es­co­la­ri­za­dos y cons­tru­yen su opi­nión muy in­fluen­cia­dos por lo que es­cu­chan en el tem­plo. La igle­sia se con­vier­te en un corral elec­to­ral”, ex­pli­có Ma­ría das Do­res Ma­cha­do, so­ció­lo­ga es­pe­cia­li­za­da en es­tu­dios de la re­li­gión y pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad Fe­de­ral de Río de Ja­nei­ro.

El cre­ci­mien­to de las igle­sias pen­te­cos­ta­les en Bra­sil em­pe­zó a ha­cer pie en la po­lí­ti­ca eli­gien­do can­di­da­tos pro­pios y for­ta­le­cién­do­se en el Con­gre­so has­ta lle­gar a lo que hoy se co­no­ce co­mo “ban­ca­da evan­gé­li­ca”, con 87 dipu­tados y tres se­na­do­res. “No hay una ideo­lo­gía evan­gé­li­ca. Se cons­tru­yen alian­zas y apo­yos en ba­se a pu­ro prag­ma­tis­mo. Sí exis­te un pun­to de en­cuen­tro so­bre cues­tio­nes mo­ra­les co­mo el abor­to y el ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual, pe­ro en el Con­gre­so el blo­que es muy di­ver­so y ac­túan co­mo un gru­po de pre­sión”, di­ce Ma­cha­do.

La Igle­sia Uni­ver­sal y la Asam­blea de Dios son los dos blo­ques de agru­pa­cio­nes más gran­des e in­flu­yen­tes del país. La pri­me­ra, in­clu­so, tie­ne un par­ti­do po­lí­ti­co y ha lo­gra­do ocu­par la al­cal­día de Río de Ja­nei­ro con el pas­tor Marcelo Cri­ve­lla.

Sin em­bar­go, le­jos de res­pon­der a una di­rec­ti­va na­cio­nal, la so­ció­lo­ga se­ña­la que las or­ga­ni­za­cio­nes di­vi­di­rán apo­yos . “Una par­te im­por­tan­te va a apo­yar a Bol­so­na­ro. Es­tá cla­ro por su per­fil con­ser­va­dor, pe­ro Alck­min y Ma­ri­na tam­bién son can­di­da­tos fuer­tes que mues­tran acom­pa­ña­mien­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.