El día que Ro­dol­fo Walsh “trans­mi­tió” des­de Ma­quin­chao

En los ar­chi­vos del vie­jo Fe­rro­ca­rril del Es­ta­do de la es­ta­ción apa­re­ció un des­pa­cho te­le­grá­fi­co en­via­do des­de allí por el pe­rio­dis­ta y es­cri­tor, al pa­re­cer un re­la­to, des­pa­cho o cró­ni­ca de via­je.

Rio Negro - Opiniones - - DEBATES - Jor­ge Cas­ta­ñe­da*

Es un he­cho co­no­ci­do que el gran es­cri­tor Ro­dol­fo Walsh na­ció en La­mar­que, en­ton­ces de­no­mi­na­do Pue­blo Nue­vo de la Co­lo­nia de Choele Choel, un 9 de enero de 1927, pe­ro no tan­to que via­jó en tren por la Lí­nea Sur y des­de la lo­ca­li­dad de Ma­quin­chao en­vía un des­pa­cho te­le­grá­fi­co con frag­men­tos de uno de sus cuen­tos.

Pa­ra dar el cré­di­to co­rres­pon­dien­te me per­mi­to trans­cri­bir un tex­to de Ga­lo Mar­tí­nez de su li­bro “Ma­quin­chao, hil­va­nan­do re­cuer­dos” que lle­va por tí­tu­lo “Ro­dol­fo Walsh en Ma­quin­chao”. “Un ami­go que ha tran­si­ta­do el sur –cuen­ta Ga­lo– bus­can­do an­te­ce­den­tes de la his­to­ria de al­gu­nas po­bla­cio­nes, Ro­ber­to Pa­gu­ra, me en­tre­gó en oca­sión de en­con­trar­nos en el ho­tel de Ma­quin­chao com­par­tien­do in­quie­tu­des y avi­van­do re­cuer­dos un ver­da­de­ro do­cu­men­to li­te­ra­rio, por lla­mar­lo de al­gu­na ma­ne­ra”. “Ex­traí­do de los ar­chi­vos del vie- jo Fe­rro­ca­rril del Es­ta­do, guar­da­dos en la es­ta­ción Ma­quin­chao y la­men­ta­ble­men­te des­trui­dos en su ma­yo­ría, va­ya a sa­ber por qué apa­re­ció un des­pa­cho te­le­grá­fi­co en­via­do des­de allí na­da me­nos que por Ro­dol­fo J. Walsh”.

“¿Cuán­do el re­cor­da­do es­cri­tor des­apa­re­ci­do es­tu­vo en nues­tro pue­blo? Nos ha re­sul­ta­do im­po­si­ble de­ter­mi­nar. El ama­ri­llen­to des­pa­cho que men­cio­na­mos no con­sig­na fe­cha, pe­ro de su lec­tu­ra se in­fie­re que Walsh es­cri­bía por en­ton­ces al­gún re­la­to, o qui­zá un cuen­to, o sim­ple­men­te un des­pa­cho, si lo que lo lle­vó a Ma­quin­chao fue su ta­rea co­mo pe­rio­dis­ta”.

La trans­crip­ción tex­tual de lo que es par­te de un des­pa­cho más am­plio es la si­guien­te: “…por­que eso ha­bía pa­sa­do con­ti­nua­men­te an­te sus ojos du­ran­te el lar­go via­je en tren y se ha­bía su­mer­gi­do de tal mo­do en su es­pí­ri- tu que aún de no­che, mien­tras dor­mía a los sa­cu­do­nes so­bre el ban­co de ma­de­ra del va­gón de se­gun­da, ha­bía so­ña­do con esa com­bi­na­ción sim­plí­si­ma de ele­men­tos, ese pau­pé­rri­mo y mo­nó­tono pai­sa­je en que sin­tió di­sol­ver­se a un mis­mo tiem­po to­da sus ideas y sue­ños de dis­tan­cia, de co­sas ra­ras y des­co­no­ci­das y gen­te fas­ci­nan­te”.

Fir­ma­do: Ro­dol­fo J. Walsh.

“Qui­zá al­gún es­tu­dio­so lo­gre en­con­trar es­tas pa­la­bras en al­gu­na obra de Ro­dol­fo Walsh. En­ton­ces com­ple­ta­ría­mos es­te tes­ti­mo­nio del an­dar por el sur de aque­lla fi­gu­ra cu­ya des­apa­ri­ción aún con­mue­ve a mu­chos ar­gen­ti­nos”. El ameno li­bro de Ga­lo Mar­tí­nez fue im­pre­so en sep­tiem­bre de 2007 y lo ten­go de­di­ca­do de pu­ño y le­tra del au­tor. To­man­do su desafío co­men­cé a bu­cear en la pro­fu­sa obra li­te­ra­ria y pe­rio­dís­ti­ca de Walsh has­ta en­con­trar la per­la que fal­ta­ba: el ci­ta­do es un frag­men­to de su cuen­to “Ir­lan­de­ses de­trás de un ga­to”, que in­te­gra la edi­ción de su li­bro “Los ofi­cios te­rres­tres”, pu­bli­ca­do en 1965.

Es de su­po­ner en­ton­ces que Walsh por al­gu­nas ra­zo­nes que des­co­no­ce­mos es­tu­vie­ra en Ma­quin­chao en la dé­ca­da del 60 y des­de allí ha­ya en­via­do el des­pa­cho te­le­grá­fi­co que nos ocu­pa. ¿Se­ría al­gu­na co­rrec­ción al tex­to? Nun­ca se sa­brá con cer­te­za. Walsh es au­tor de li­bros im­per­di­bles de la li­te­ra­tu­ra ar­gen­ti­na co­mo “Va­ria­cio­nes en ro­jo”, “Ope­ra­ción ma­sa­cre”, “Un os­cu­ro día de jus­ti­cia” y tan­tos otros que mez­cla in­ves­ti­ga­ción con fic­ción.

El he­cho sor­pren­den­te pa­ra los rio­ne­gri­nos es que des­de Ma­quin­chao ha­ya en­via­do ese des­pa­cho, que se­gu­ro la fa­mi­lia del ami­go Ga­lo aún de­be con­ser­var. * Es­cri­tor - Val­che­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.