Río Ne­gro: los sui­ci­dios po­li­cia­les se su­ce­den an­te la apa­tía de la po­lí­ti­ca

Rio Negro - Opiniones - - DEBATES - Wal­ter Pue­bla Mo­rón *

Die­go An­drés V. en el 2008 es­tu­dia­ba en la Es­cue­la de Ca­de­tes de la Po­li­cía de Río Ne­gro, don­de lo co­no­cí. Se tra­ta­ba de un jo­ven que in­te­gra­ba uno de los dos gru­pos ma­yo­ri­ta­rios en los que se pue­den iden­ti­fi­car a los ca­de­tes de di­cho ins­ti­tu­to: fa­mi­lia­res de miem­bros de al­gu­na ins­ti­tu­ción de se­gu­ri­dad o jó­ve­nes de cla­ses po­pu­la­res en bús­que­da de un fu­tu­ro más pre­vi­si­ble que el de sus lo­ca­li­da­des de ori­gen. Su son­ri­sa abier­ta mos­tra­ba to­dos sus dien­tes y le pro­du­cía el achi­ca­mien­to de los ojos, lo que le va­lió el apo­do de Chino. Sus com­pa­ñe­ros lo re­cuer­dan en las re­des por su don de bue­na gen­te: ami­go, com­pa­ñe­ro, sim­pá­ti­co. En aquel 2008 apro­bó la asig­na­tu­ra que yo dic­ta­ba, aun­que al­go le de­be ha­ber im­pe­di­do ser ofi­cial. Sus “cur­sos” (co­mo sue­len re­co­no­cer­se quie­nes in­te­gran una mis­ma pro­mo­ción) re­cuer­dan que le so­lía to­car el nú­me­ro ocho al mo­men­to de nu­me­rar­se. Es­ta úl­ti­ma es una prác­ti­ca en la que rá­pi­da­men­te y en voz al­ta el ca­de­te pre­ce­den­te gi­ra la ca­be­za ha­cia su com­pa­ñe­ro pa­ra dar su nú­me­ro y uno su­ma el pro­pio, así su­ce­si­va­men­te has­ta fi­na­li­zar con el to­tal de ca­de­tes for­ma­dos. El sá­ba­do 22 de sep­tiem­bre se su­po de su sui­ci­dio en la no­che del vier­nes, en la ciu­dad de Vi­lla Re­gi­na, aun­que su lu­gar de tra­ba­jo era la co­mi­sa­ría 40ª de Chi­chi­na­les.

Es­te re­cuer­do, an­tes que na­da, pre­ten­de evo­car su as­pec­to alegre pa­ra con­sue­lo de sus fa­mi­lia­res y afec­tos que en es­tos mo­men­tos de­ben es­tar tran­si­tan­do to­dos esos in­te­rro­gan­tes sin res­pues­ta.

Ex­pues­to es­to, si­guen las con­si­de­ra­cio­nes acer­ca del con­tex­to en que se pro­du­ce la muer­te po­li­cial. Du­ran­te la ac­tual ges­tión de Alberto We­re­til­neck, la po­lí­ti­ca de se­gu­ri­dad fue con­du­ci­da por dis­tin­tos se­cre­ta­rios y lue­go mi­nis­tros de Se­gu­ri­dad, y la fuer­za po­li­cial por je­fes de Po­li­cía ci­vi­les y ac­tual­men­te de la fuer­za. Des­de el 2012 han muer­to un to­tal de 27 in­te­gran­tes de la ins­ti­tu­ción, con­tan­do ac­ti­vos y re­ti­ra­dos, de acuer­do con lo in­for­ma­do en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Ade­más de la eje­cu­ción ex­tra­ju­di­cial de Lu­cas Mu­ñoz, só­lo dos po­li­cías mu­rie­ron en el mar­co de un en­fren­ta­mien­to.

Muer­tes en ser­vi­cio

Si bien exis­ten dis­tin­tas de­no­mi­na­cio­nes con que re­gla­men­ta­ria­men­te se en­cua­dran es­tas pér­di­das hu­ma­nas, pa­ra la ob­ser­va­ción no po­li­cial cua­tro fue­ron muer­tes en ser­vi­cio pro­duc­to de con­di­cio­nes la­bo­ra­les cues­tio­na­bles o cen­su­ra­bles (caí­da des­de un mó­vil, as­fi­xia por mo­nó­xi­do den­tro de un pa­tru­lle­ro, in­clu­so un ca­so de gri­pe A con­si­de­ra­do co­mo “en ser­vi­cio”) y cua­tro más se pro­du­je­ron en el mar­co de si­nies­tros via­les. Tam­bién se cuen­ta el fa­lle­ci­mien­to de un co­mi­sa­rio re­ti­ra­do en oca­sión de un ro­bo. La mor­ta­li­dad po­li­cial en Río Ne­gro, por los da­tos que se di­fun­den en los me­dios, no se pro­du­ce “com­ba­tien­do a la de­lin­cuen­cia” co­mo ar­gu­men­tan los dis­cur­sos po­lí­ti­cos ma­yo­ri­ta­rios. Los sui­ci­dios re­pre­sen­tan ca­si el 60% de esas muer­tes. Die­ci­séis jó­ve­nes po­li­cías han de­ci­di­do qui­tar­se la vi­da.

Se pue­den plan­tear mi­les de pre­gun­tas. No in­tere­sa en es­te ar­tícu­lo con qué ges­tión se pro­du­je­ron más o me­nos muer­tes. El in­te­rro­gan­te que re­sul­ta más ob­vio pa­re­ce que es ¿qué nos di­cen es­tas muer­tes? ¿Dón­de es­tá el com­ba­te? ¿Có­mo jue­gan unas re­la­cio­nes la­bo­ra­les anacró­ni­cas res­pec­to a la so­cie­dad que nu­tre a una Po­li­cía con jó­ve­nes vul­ne­ra­bles an­te ese nue­vo y dis­tin­to en­torno de la fuer­za? ¿Se­rá la for­ma­ción que plan­tea un es­ce­na­rio dis­tin­to a ese con el que li­dian dia­ria­men­te es­tos jó­ve­nes po­li­cías? ¿Se­rá el ima­gi­na­rio den­tro de la fuer­za que no pue­de ser acom­pa­ña­do o com­par­ti­do por el gru­po fa­mi­liar o so­cial al que per­te­ne­ce ca­da jo­ven que ha de­ci­di­do qui­tar­se la vi­da? ¿Cuá­les son las con­di­cio­nes de tra­ba­jo y de vi­da de esos jó­ve­nes? ¿Se­rá que si­guen fal­tan­do po­li­cías a pe­sar del tan anun­cia­do in­cre­men­to de efec­ti­vos? Y en tal ca­so, ¿real­men­te un in­cre­men­to po­dría pa­liar las se­ve­ras con­di­cio­nes la­bo­ra­les en las cua­les se ven in­mer­sos?

Cla­ra­men­te las po­lí­ti­cas de se­gu-

La ma­yor mor­ta­li­dad en la fuer­za no se pro­du­ce “com­ba­tien­do a la de­lin­cuen­cia”. Ya son 16 los jó­ve­nes agen­tes que se qui­ta­ron la vi­da, ca­si el 60% de los fa­lle­ci­mien­tos.

ri­dad son mas com­ple­jas que el anun­cio de re­fuer­zos es­ti­va­les, con­cur­sos de­por­ti­vos o en­tre­gas de di­plo­mas. Exis­te una vi­da ins­ti­tu­cio­nal es­ca­sa­men­te vi­si­ble pa­ra la di­ri­gen­cia po­lí­ti­ca, pe­ro lo gra­ve es la ce­gue­ra de quie­nes la co­no­cen y por su ubi­ca­ción je­rár­qui­ca de­ci­den mi­ni­mi­zar­la. Na­da es­pe­ro de esas au­to­ri­da­des que tar­día­men­te han con­tes­ta­do de mo­do elíp­ti­co y es­qui­vo al­gu­nos pe­di­dos de in­for­mes de la Le­gis­la­tu­ra cuan­do se pro­du­je­ron otros ca­sos de esos que con­ta­mos en es­tos die­ci­séis sui­ci­dios. Po­si­ble­men­te es­to sea una gran par­te del pro­ble­ma.

*Do­cen­te de la UNRN, ex­do­cen­te en las es­cue­las de ca­de­tes y su­pe­rior de la Po­li­cía de Río Ne­gro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.