La ca­sa del in­ge­nie­ro Ja­co­bac­ci

Rio Negro - Opiniones - - DEBATES - Jorge Castañeda *

El his­to­ria­dor Héc­tor Juan Iz­co, des­ta­ca­do ve­cino de San An­to­nio Oes­te, en su in­tere­san­te li­bro “San An­to­nio Oes­te y el mar” de­di­ca uno de los ca­pí­tu­los a la his­to­ria del fe­rro­ca­rril que mar­có un an­tes y un des­pués en la vi­da de es­ta pu­jan­te lo­ca­li­dad. Con res­pec­to a las obras ane­xas a la cons­truc­ción del mis­mo ci­ta que “en cuan­to a las vi­vien­das pa­ra los fun­cio­na­rios, se ha­bi­li­tó un lu­gar mi­ran­do a la ma­rea y allí des­de en­ton­ces for­man­do una cos­ta­ne­ra, a más de 80 años, ca­si to­das es­tas cons­truc­cio­nes tie­nen una par­ti­cu­la­ri­dad no co­mún en el San An­to­nio de en­ton­ces: la ma­yo­ría son de ma­de­ra, in­clu­so la más im­por­tan­te que ocu­pa­ría el pro­pio in­ge­nie­ro Ja­co­bac­ci. Tam­bién lo era la des­ti­na­da al ge­ren­te de la lí­nea em­pla­za­da cer­ca del sec­tor de los ta­lle­res”.

“Tan­to la ca­sa que ocu­pa­ra el ge­ren­te de la lí­nea co­mo los pro­pios ta­lle­res fue­ron arra­sa­dos por un in­cen­dio. Me­jor di­cho, dos”.

“Pa­ra al­gu­nos obre­ros se hi­cie­ron cons­truc­cio­nes bas­tan­te pre­ca­rias muy cer­ca del hos­pi­tal y los ta­lle­res. Ge­né­ri­ca­men­te se co­no­ció co­mo ‘el cam­pa­men­to’, que to­da­vía sub­sis­te –muy en par­te– pues tam­bién los in­cen­dios hi­cie­ron lo su­yo”. Ac­tual­men­te, ex­cep­to la ca­sa cha­let del in­ge­nie­ro Ja­co­bac­ci, que­da muy po­co de esas pin­to­res­cas cons­truc­cio­nes, cer­ca­nas al ar­bo­li­to de Sa­las y por don­de su­po deam­bu­lar don Gre­go­rio Sa­jar­chuk (el se­ñor de las ma­reas), re­me­mo­ran­do un pa­sa­do de dur­mien­tes y rie­les. Se­gún el bo­le­tín “Res­ca­tan­do aye­res” de la Co­mi­sión Mu­ni­ci­pal de Asun­tos His­tó­ri­cos de San An­to­nio, el in­ge­nie­ro Gui­do Ja­co­bac­ci “na­ció en Mó­de­na en 1865, don­de su pa­dre era ins­pec­tor de adua­nas de la ciu­dad”. “En 1886, a los 22 años, se re­ci­bió de in­ge­nie­ro en Tu­rín y al po­co tiem­po, an­te la fal­ta de tra­ba­jo en su país, se em­bar­có, co­mo tan­tos con­na­cio­na­les, ha­cia Bue­nos Ai­res, que por en­ton­ces era la Me­ca adon­de via­ja­ban ita­lia­nos en bus­ca de nue­vos ho­ri­zon­tes. Una vez en la Ar­gen­ti­na, re­va­li­dó su tí­tu­lo de in­ge­nie­ro y co­men­zó a es­pe­cia­li­zar­se en la cons­truc­ción de fe­rro­ca­rri­les”. “In­gre­só a tra­ba­jar en una em­pre­sa pri­va­da, tra­zan­do la lí­nea Bue­nos Ai­res-Ru­fino, que nun­ca se con­cre­tó”.

“Al po­co tiem­po, por su ca­pa­ci­dad en la ma­te­ria, in­gre­só en el De­par­ta­men­to de In­ge­nie­ría del Mi­nis­te­rio de Obras Pú­bli­cas de la Na­ción. Don­de ela­bo­ró di­ver­sos pro­yec­tos”.

“Lue­go fue en­via­do a Eu­ro­pa a fin de es­tu­diar los puer­tos de Ham­bur­go, Am­be­res, Li­ver­pool y Car­diff. Más tar­de sus es­tu­dios fue­ron uti­li­za­dos pa­ra re­es­truc­tu­rar el puer­to de Bue­nos Ai­res”. “Su plan pa­ra el sis­te­ma de sub­te­rrá­neos en la ciu­dad de Bue­nos Ai­res fue el pri­me­ro en su gé­ne­ro en Su­da­mé­ri­ca”. “El ministro Eze­quiel Ra­mos Me­xía, que por en­ton­ces so­ña­ba con los fe­rro­ca­rri­les pa­ta­gó­ni­cos y ha­bía si­do el ins­pi­ra­dor de la ley 5559 de Fo­men­to de los Te­rri­to­rios Na­cio­na­les, en­cuen­tra en Ja­co­bac­ci la per­so­na ade­cua­da pa­ra po­ner al fren­te de la cons­truc­ción del Fe­rro­ca­rril San An­to­nio Oes­te-Nahuel Hua­pi, de ma­ne­ra que a par­tir de 1908 lo de­sig­na director ge­ne­ral de los Fe­rro­ca­rri­les Pa­ta­gó­ni­cos”, “Los obs­tácu­los que se­me­jan­te obra re­pre­sen­ta­ba fue­ron su­pe­ra­dos uno a uno por Gui­do Ja­co­bac­ci y por su se­gun­do, el tam­bién in­ge­nie­ro ita­liano Car­los Breb­bia”.

“Ba­jo su di­rec­ción se cons­tru­ye­ron gal­po­nes, ta­lle­res, es­ta­cio­nes, gru­po de vi­vien­das ne­ce­sa­rios pa­ra el per­so­nal y ade­más 400 ki­ló­me­tros de vías”. “Su­frió la in­com­pren­sión de fun­cio­na­rios que no veían lo que avi­zo­ra­ba pa­ra es­ta zo­na Ra­mos Me­xía, y una vez caí­do és­te del go­bierno tu­vo que ale­jar­se, tal cual ha­bía su­ce­di­do con Bai­ley Wi­llis”.

“Fa­lle­ció en An­dal­ga­lá, Ca­ta­mar­ca, el 10 de ju­lio de 1922”. La plu­ma y los pin­ce­les de Joaquín Bo­cho Iz­co le­ga­ron pa­ra la pos­te­ri­dad rin­co­nes de San An­to­nio Oes­te y de su his­to­ria, no pu­dien­do fal­tar el her­mo­so di­bu­jo de la ca­sa de Ja­co­bac­ci, que re­fac­cio­na­da hoy fun­cio­na co­mo mu­seo.

*Es­cri­tor de Val­che­ta

Las vi­vien­das fe­rro­via­rias te­nían una par­ti­cu­la­ri­dad no co­mún en el San An­to­nio de en­ton­ces: la ma­yo­ría eran de ma­de­ra. Ex­cep­to el cha­let, que­da po­co de esas pin­to­res­cas cons­truc­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.