Un “no” que re­tum­bó en am­bos la­dos de la cor­di­lle­ra

EL PLE­BIS­CI­TO QUE EL 5 DE OC­TU­BRE DE 1988 SA­CÓ DEL PO­DER A AU­GUS­TO PI­NO­CHET GE­NE­RÓ LA MA­YOR MO­VI­LI­ZA­CIÓN DE LA HIS­TO­RIA DEL EXI­LIO CHI­LENO. EN LA ZO­NA TAM­BIÉN TU­VO FUER­TE RE­PER­CU­SIÓN PO­LÍ­TI­CA.

Rio Negro - Opiniones - - PORTADA - Leo­nar­do He­rre­ros lhe­rre­ros@rio­ne­gro.com.ar

Ha­ce 30 años se ter­mi­na­ba un ago­ta­dor 5 de oc­tu­bre de vo­ta­ción en el ple­bis­ci­to y mi­llo­nes de chi­le­nos se­guían pe­ga­dos a ra­dios y te­le­vi­so­res, la ma­yo­ría en sus ca­sas, unos po­cos en las ca­lles, ex­pec­tan­tes y con­te­nien­do el fes­te­jo. Des­de las 21, el co­man­do de par­ti­dos por el “no” ha­bía ade­lan­ta­do sus cómpu­tos que da­ban un 57% de re­cha­zo a la con­ti­nui­dad de Au­gus­to Pi­no­chet en el po­der, pe­ro el ré­gi­men per­ma­ne­cía ter­ca­men­te en si­len­cio. Re­cién a las 2 de la ma­dru­ga­da del 6, tras va­rias idas y ve­ni­das car­ga­das de ru­mo­res, un de­ma­cra­do sub­se­cre­ta­rio del In­te­rior, Al­ber­to Car­de­mil, da­ba el re­sul­ta­do ofi­cial fi­nal: el “sí” ob­tu­vo el 43% fren­te al 54,7 % del “no”, anun­ció es­cue­ta­men­te. Po­co des­pués, un re­sig­na­do Pi­no­chet, que ha­bía he­cho cam­pa­ña en tra­je y cor­ba­ta, vol­vía a ves­tir el uni­for­me mi­li­tar, re­co­no­cía la de­rro­ta y pro­me­tía cum­plir con el cro­no­gra­ma de en­tre­ga del po­der. Re­cién allí, el fes­te­jo es­ta­lló en las ca­lles.

A la mis­ma ho­ra, en Ge­ne­ral Ro­ca, un re­du­ci­do gru­po de chi­le­nos, en­tre ellos Ger­mán Gutiérrez y su es­po­sa, ter­mi­na­ban una vi­gi­lia con huel­ga de ham­bre fren­te al Mu­ni­ci­pio ro­quen­se. En la Arau­ca­nía, aún en me­dio de la eu­fo­ria, Jor­ge Mu­ñoz y la pas­to­ral de Mi­gra­cio­nes or­ga­ni­za­ban el re­torno a Neu­quén y Río Ne­gro de los 12 mi­cros con cien­tos de chi­le­nos y 32 vee­do­res in­ter­na­cio­na­les que ha­bían su­per­vi­sa­do la elec­ción.

En Bue­nos Ai­res, Adol­fo Lo­bos fes­te­ja­ba con com­pa­trio­tas el éxi­to del ope­ra­ti­vo que ha­bía lo­gra­do en­viar a más de 40.000 vo­tan­tes pa­ra apo­yar el triunfo opo­si­tor, al igual que en más de 56 co­mi­tés de apo­yo en to­do el país. Co­men­za­ba el len­to pro­ce­so de re­gre­so a la de­mo­cra­cia en el ve­cino país, con avan­ces, cla­ros­cu­ros y al­gu­nas deu­das que si­guen pen­dien­tes.

La his­tó­ri­ca jor­na­da del ple­bis­ci­to y los me­ses an­te­rio­res de cam­pa­ña se vi­vie­ron con in­ten­si­dad en am­bos la­dos de la cor­di­lle­ra. En Ar­gen­ti­na, ade­más de la mo­vi­li­za­ción del exi­lio chi­leno, di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos de va­rios par­ti­dos ar­gen­ti­nos se su­ma­ron a la cam­pa­ña por el re­gre­so a la de­mo­cra­cia en Chi­le. El go­bierno de Al­fon­sín, for­mal­men­te res­pe­tuo­so de la “no in­je­ren­cia”, re­ci­bía a los lí­de­res opositores chi­le­nos y de­ja­ba ha­cer con li­ber­tad a los di­ri­gen­tes del ra­di­ca­lis­mo que los apo­ya­ban. Mer­ce­des So­sa, Víc­tor He­re­dia, Sil­vio Rodríguez y Joan Ma­nuel Se­rrat rea­li­za­ban aquí con­cier­tos ma­si­vos des­pués de “re­bo­tar” en sus in­ten­tos por par­ti­ci­par de ac­tos por el “no” en Chi­le.

Se une el exi­lio

Adol­fo Lo­bos lle­va 44 años en Ar­gen­ti­na, adon­de lle­gó exi­lia­do tras el gol­pe de 1973. Hoy vi­ve en Ba­ri­lo­che, don­de tie­ne un ne­go­cio de ar­te­sa­nías. En 1988 es­ta­ba en Bue­nos Ai­res y era pre­si­den­te a ni­vel na­cio­nal del mo­vi­mien­to Chi­le De­mo­crá­ti­co. Re­cuer­da que era un mo­men­to de mu­cha efer­ves­cen­cia en el exi­lio chi­leno. El fa­lli­do aten­ta­do a Pi­no­chet en 1986 y la re­pre­sión pos­te­rior ha­bían ter­mi­na­do por con­ven­cer a los par­ti­da­rios de “to­das las for­mas de lu­cha” de apo­yar la vía elec­to­ral pa­ra re­cu­pe­rar la de­mo­cra­cia, así que el exi­lio chi­le- no se vol­có ma­si­va­men­te a tra­ba­jar por el “no”. “Ha­bía 56 co­mi­tés de Chi­le De­mo­crá­ti­co en el país. El mi­gran­te chi­leno siem­pre fue bien re­ci­bi­do, pe­ro la lle­ga­da de di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos e in­te­lec­tua­les le dio otra vi­si­bi­li­dad y apo­yo” al mo­vi­mien­to, se­ña­ló. Re­cor­dó al dipu­tado rio­ne­grino, ro­quen­se y ra­di­cal Hu­go Piu­cil, quien li­de­ra­ba el Co­mi­té Ar­gen­tino de So­li­da­ri­dad con Chi­le. “Chi­le le de­be mu­cho, por­que no te­nía pro­ble­ma en cru­zar y ha­cer ges­tio­nes, ya que go­za­ba de cier­ta in­mu­ni­dad por ser par­la­men­ta­rio. Con él re­co­rri­mos el país: ciu­da­des de fron­te­ra, to­da la Pa­ta­go­nia; de Co­mo­do­ro Ri­va­da­via a Sal­ta”, re­cuer­da.

De los ca­si 1.200.000 chi­le­nos que se es­ti­ma ha­bía en Ar­gen­ti­na en el 88, unos 40.000 cru­za­ron la cor­di­lle­ra pa­ra vo­tar en el ple­bis­ci­to, más de la mi­tad gra­cias a or­ga­ni­za­cio­nes so­li­da­rias en Ar­gen­ti­na. “Se lo­gró en­viar gen­te por dis­tin­tos me­dios, la ma­yo­ría por tren y co­lec­ti­vo. Ca­si la mis­ma can­ti­dad fue por la su­ya”, se­ña­ló Lo­bos. En­tre las ac­cio­nes des­ta­ca­das men­cio­nó “la vi­si­ta de di­ri­gen­tes chi­le­nos, acom­pa­ña­dos por di­ri­gen­tes de DD. HH. , fes­ti­va­les cul­tu­ra­les, ar­tís­ti­cos y ac­tos po­lí­ti­cos y mo-

La rea­li­za­ción de ac­tos cul­tu­ra­les y po­lí­ti­cos en dis­tin­tas ciu­da­des du­ran­te los me­ses pre­vios tu­vo fuer­te apo­yo de ar­tis­tas y par­ti­dos re­gio­na­les, com­pro­me­ti­dos con la cau­sa de la re­cu­pe­ra­ción de la de­mo­cra­cia en el ve­cino país.

vi­li­za­cio­nes en to­do el país”, es­pe­cial­men­te en Men­do­za, Neu­quén y ciu­da­des de Río Ne­gro. “¡No! ¿Ya pa­sa­ron 30 años? Pa­re­ce que fue ayer”, ex­cla­ma in­cré­du­lo Jor­ge Mu­ñoz, ti­tu­lar de la Pas­to­ral de Mi­gra­cio­nes neu­qui­na, cuan­do es­te dia­rio lo con- sul­ta so­bre el aniver­sa­rio del ple­bis­ci­to chi­leno. “Ese fue un mo­men­to su­pe­ra­dor en la or­ga­ni­za­ción del exi­lio chi­leno”, re­cor­dó. Co­mo siem­pre, las co­rrien­tes po­lí­ti­cas es­ta­ban di­vi­di­das en­tre el Chi­le De­mo­crá­ti­co más li­ga­do a fuer­zas de iz­quier­da y el Par­ti­do Co­mu­nis­ta y los Co­mi­tés de So­li­da­ri­dad con Chi­le li­ga­dos al par­ti­do so­cia­lis­ta. El Co­man­do por el No lo­gró uni­fi­car­los, y la se­de fun­cio­nó en el lo­cal de la Pas­to­ral de Mi­gra­cio­nes, que sir­vió de ba­se pa­ra or­ga­ni­zar ac­tos y la lo­gís­ti­ca de trans­por­te de los chi­le­nos que fue­ron a vo­tar en el re­fe­rén­dum. Se ar­ma­ron co­mi­tés en Allen, Ci­po­llet­ti, Cin­co Sal­tos, Ro­ca, Neu­quén y Re­gi­na.

La “ben­di­ción” de Don Jai­me Mu­ñoz des­ta­có el rol de Mon­se­ñor Jai­me de Ne­va­res. “La ver­dad es que no­so­tros fui­mos a con­sul­tar­lo con al­go de mie­do. Es­ta vez no eran te­mas so­cia­les o de de­re­chos hu­ma­nos, sino in­vo­lu­crar a la Igle­sia en una cam­pa­ña po­lí­ti­ca, usan­do a la Pas­to­ral. Cuan­do nos reuni­mos, y vién­do­nos que dá­ba­mos ro­deos, nos pre­gun­tó di­rec­ta­men­te: ‘Che, a ver, los no­to me­dio ner­vio­sos. ¿Cuál es el pro­ble­ma? ¿Us­te­des qué quieren? ¿Ha­cer cam­pa­ña por el ‘no’ acá? Y bueno, la re­cu­pe­ra­ción de la de­mo­cra­cia en Chi­le me­re­ce que ha­ga­mos to­do lo que sea po­si­ble. Si eso es lo que vie­nen a plan­tear, ben­di­to sea”, lo que ge­ne­ró ali­vio in­me­dia­to.

La lo­gís­ti­ca fue bas­tan­te ar­te­sa­nal. Con fon­dos reu­ni­dos de dis­tin­tos la­dos, se lo­gró ar­mar una lis­ta de gen­te dis­pues­ta a ir a vo­tar (“ha­bía mu­cho mie­do”, re­cuer­da Mu­ñoz) y lue­go la for­ma de trans­por­tar en dos opor­tu­ni­da­des a los vo­tan­tes: pri­me­ro a ins­cri­bir­se en los pa­dro­nes elec­to­ra­les y lue­go a vo­tar. “La pri­me­ra eta­pa fue la más com­ple­ja. Pri­me­ro, por­que na­die que­ría pres­tar mi­cros pa­ra eso, Chi­le era una dic­ta­du­ra y ás­pe­ra. No se po­día con­tra­tar cual­quier trans­por­te, por el te­ma ha­bi­li­ta­cio­nes in­ter­na­cio­na­les”, re­cor­dó Mu­ñoz. Un em­pre­sa­rio za­pa­lino, due­ño de la des­apa­re­ci­da Unión del Sud, fue quien apor­tó los vehícu­los. En segundo lu­gar, ha­bía pro­ble­mas le­ga­les. “Só­lo po­dían em­pa­dro­nar­se los re­si­den­tes en Chi­le, así que mu­chos die­ron do­mi­ci­lios de fa­mi­lia­res en Te­mu­co, Vi­lla­rri­ca, etc., y otros los con­se­guían los par­ti­dos chi­le­nos: gen­te ami­ga, mi­li­tan­tes... pe­ro es­tá­ba­mos ha­cien­do al­go

ile­gal, dan­do do­mi­ci­lios fal­sos, con lo cual si nos pi­lla­ban iba a ser muy com­pli­ca­do”, re­cuer­da el je­fe de la Pas­to­ral. De es­te mo­do, “fui­mos en via­jes ti­po hor­mi­ga, de a po­cos. En los co­lec­ti­vos no se po­dían gri­tar con­sig­nas por más que fué­ra­mos to­dos co­no­ci­dos, en la adua­na nos ha­cía­mos los in­di­fe­ren­tes, ha­bía que lle­var un equi­pa­je que no le­van­ta­ra sos­pe­chas”, se­ña­la.

Y se ar­ti­cu­ló que en ca­da mi­cro acom­pa­ña­ra a las de­le­ga­cio­nes un sa­cer­do­te (gen­ti­le­za de Don Jai­me) y un pe­rio­dis­ta “pa­ra que nos sir­vie­ran de alar­ma y pro­tec­ción an­te cual­quier lío”, di­ce. Y en Chi­le, or­ga­ni­zar lo­gís­ti­ca: al­muer­zo, alo­ja­mien­to, for­ma­ción cí­vi­ca pa­ra vo­tar...

Pa­ra el día del ple­bis­ci­to la tó­ni­ca fue otra. “Ahí ya es­ta­ban los ojos del mun­do so­bre Chi­le, era im­po­si­ble que nos hi­cie­ran na­da. En cin­co días fue­ron unos 12 mi­cros des­de el Al­to Va­lle pa­ra allá, más los que se or­ga­ni­za­ban e iban en vehícu­los par­ti­cu­la­res”, re­cor­dó Mu­ñoz. En la de­le­ga­ción via­ja­ban 32 vee­do­res in­ter­na­cio­na­les ar­gen­ti­nos de Río Ne­gro y Neu­quén, en­tre los que re­cor­dó a la di­ri­gen­te de Ma­dres, Noe­mí La­bru­ne, la in­te­gran­te de la Apdh Sa­ra Mansilla, el dipu­tado Na­cio­nal Os­val­do Pe­llín (MPN) , Mi­guel Iri­go­yen, Ri­car­do Vi­llar (UCR), Wal­ter Pérez (tam­bién pe­rio­dis­ta), Ir­ma López, Os­val­do Ne­mi­rovs­ci (FpV rio­ne­grino), Ni­dia Po­ve­dano (UCR, rio­ne­gri­na), Gui­ller­mo Osés (UCR Neu­quén) y Juan Carlos Fer­nán­dez, de San Mar­tín de los An­des, en­tre otros.

Res­pal­do ar­gen­tino y cul­tu­ra

En Ro­ca, Ger­mán Gutiérrez re­cuer­da la gran ex­pec­ta­ti­va en­tre quie­nes se que­da­ron es­pe­ran­do el re­sul­ta­do. “Ha­bía mu­cha es­pe­ran­za, se ha­bía tra­ba­ja­do mu­cho pa­ra que ga­na­ra el ‘no’. Pa­ra ese día se hi­zo una sen­ta­da de Chi­le De­mo­crá­ti­co con huel­ga de ham­bre fren­te al Mu­ni­ci­pio que du­ró has­ta la ma­dru­ga­da. No­so­tros par­ti­ci­pá­ba­mos co­mo ju­ven­tud en­ton­ces”, re­cuer­da y se ríe por­que ha­ce años pei­na ca­nas.

Des­ta­có la par­ti­ci­pa­ción am­plia de fuer­zas de to­dos los sec­to­res y el apo­yo las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les y po­lí­ti­cas ar­gen­ti­nas. “Si ne­ce­si­tá­ba­mos lo­ca­les, so­ni­do, ayu­da pa­ra via­jar a Neu­quén a pro­tes­tar al con­su­la­do, no reunía­mos en la uni­ver­si­dad, siem­pre ha­bía apo­yo”, des­ta­ca. Las ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les co­mo pe­ñas y re­ci­ta­les fue­ron una fuen­te de con­vo­ca­to­ria, don­de acom­pa­ña­ban ar­tis­tas lo­ca­les co­mo Pe­dre­gal o el Men­du­co Arau­jo.

“No­so­tros ha­cía­mos una re­vis­ta que se lla­ma­ba ‘El Co­pihue’ que re­co­lec­ta­ba in­for­ma­ción al­ter­na­ti­va de Chi­le”, la im­pri­mía­mos en mi­meó­gra­fo o en im­pren­tas pres­ta­das y las re­par­tía­mos en ba­rrios don­de ha­bía bas­tan­te pre­sen­cia chi­le­na: Bren­ta­na, Pro­gre­so”, en­tre otros. Re­cuer­dos de un día in­ten­so, que de­jó una im­por­tan­te im­pron­ta en Ar­gen­ti­na tam­bién.

Las ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les y po­lí­ti­cas fue­ron in­ten­sas en los me­ses pre­vios a oc­tu­bre, y así lo re­fle­jó “Río Ne­gro”. Qui­zás la po­lé­mi­ca ma­yor se dio por el pro­yec­to de la en­ton­ces le­gis­la­do­ra rio­ne­gri­na por la UCR Ni­dia Po­ve­dano y sus pa­res neu­qui­nos Ri­car­do Vi­llar y Juan Carlos Gal­ván de apo­yar eco­nó­mi­ca­men­te el via­je de los chi­le­nos que bus­ca­ban par­ti­ci­par. Una par­te de la UCR lo apo­yó, pe­ro otros ra­di­ca­les y de la Uce­dé se opo­nían por con­si­de­rar que “in­ter­fe­ría en asun­tos de otro país” y te­nía un “al­to cos­to pa­ra el es­ta­do”. Tam­bién se in­for­ma­ba so­bre la cons­ti­tu­ción y ac­ti­vi­da­des de co­man­dos del “no” en va­rias ciu­da­des, así co­mo ac­tos po­lí­ti­cos y cul­tu­ra­les con ar­tis­tas lo­ca­les y lí­de­res de la UCR, el FpV, el MPN, el Mas, el PI y el PC. Mu­chos via­ja­ron des­pués co­mo vee­do­res in­ter­na­cio­na­les.

Una ma­ni­fes­ta­ción de Chi­le De­mo­crá­ti­co en Ro­ca. Ger­mán Gutiérrez (2º a la izq.) y lí­de­res chi­le­nos en la fron­te­ra, 1988.

Gutiérrez en el ne­go­cio fa­mi­liar, jun­to a su es­po­sa, tam­bién mi­li­tan­te.

Adol­fo Pa­la­cios hoy en Ba­ri­lo­che, en su lo­cal de ar­te­sa­nías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.