Pi­no­chet, el “Cé­sar” chi­leno

Rio Negro - Opiniones - - DEBATES - Carlos To­rren­go*

Un día de oc­tu­bre del 88. –Mi­re –di­ce Ale­jan­dro Fox­ley al en­via­do de es­te dia­rio a cu­brir el re­fe­rén­dum–, se­gu­ra­men­te con los años se in­ves­ti­ga­rá, se es­cri­bi­rá mu­cho so­bre el te­ma. Pe­ro hoy hay mu­cha se­que­dad. La dic­ta­du­ra chi­le­na ha si­do es­tu­dia­da des­de su cri­mi­na­li­dad, su eco­no­mía, sus re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. Pe­ro res­tan tra­ba­jos so­bre la na­tu­ra­le­za, las ca­rac­te­rís­ti­cas que tie­ne el po­der per­so­nal de Pi­no­chet, su tex­tu­ra… to­do un sis­te­ma de de­ci­sión dis­tin­to a los ejer­ci­dos por Vi­de­la, los dictadores de Bra­sil, Bo­li­via, Uru­guay… tra­ba­je esa lí­nea… Eco­no­mis­ta. De­mo­cris­tiano. Ajeno a re­fle­xio­nar des­de el ab­so­lu­to, ya en la tran­si­ción chi­le­na, Fox­ley se­rá mi­nis­tro de go­bierno, de Ha­cien­da y can­ci­ller de la Con­cer­ta­ción. Y le si­gue dis­gus­tan­do, aun­que lo di­si­mu­la, que lo lla­men “Dandy”. –Re­cuer­de– aco­ta Fox­ley mien­tras ca­mi­na en la ca­lle Mo­ran­dé, la­te­ral a La Mo­ne­da. Hay que pro­fun­di­zar la mi­ra­da so­bre el po­der de Pi­no­chet… có­mo man­dó es­te ca­ba­lle­ro...

Des­de aquel 88 a es­te pre­sen­te, el guan­te ha si­do re­co­gi­do por las cien­cias so­cia­les. Se ha pu­bli­ca­do una ca­ta­ra­ta de in­ves­ti­ga­cio­nes de de­sigual ri­gor. Pe­ro en to­das pri­ma un con­ven­ci­mien­to: el po­der de Pi­no­chet no se des­ple­gó tes­tean­do la opi­nión de sus ca­ma­ra­das de ar­mas. Sa­bía de su pen­sa­mien­to. De sus mi­ras. No ig­no­ra­ba los cri­te­rios cor­po­ra­ti­vos que ser­pen­tea­ban en esos pla­nos so­bre có­mo ejer­cer el po­der y re­pro­du­cir­lo.

El po­der de Pi­no­chet se or­ga­ni­zó y ex­ten­dió a par­tir de su pro­pia vi­sión so­bre el man­do. Ja­más re­cla­mó con­sen­so al res­to del po­der cas­tren­se pa­ra for­jar de­ci­sio­nes. Es­te es­ti­lo ga­ran­ti­zó la lon­ge­vi­dad de su po­der. En ese lap­so ja­más pren­dió en el es­pa­cio cas­tren­se la idea de tor­nar ro­ta­ti­vo el ejer­ci­cio de la pre­si­den­cia de fac­to, por ca­so. No es un da­to me­nor en di­rec­ción a de­fi­nir sin­gu­la­ri­da­des del ré­gi­men pi­no­che­tis­ta. Que lo di­fe­ren­cia de lo su­ce­di­do con­tem­po­rá­nea­men­te con lo su­ce­di­do en los re­gí­me­nes mi­li­ta­res en Bo­li­via, Ar­gen­ti­na, Bra­sil y Uru­guay.

No pa­re­ce una li­ge­re­za se­ña­lar que Pi­no­chet fue a Chi­le un Cé­sar. Cé­sar co­mo lo de­fi­ne el ame­ri­cano e his­to­ria­dor Wi­lliam Man­ches­ter: un po­der que pa­ra ejer­cer­se no ha­ce de la in­tri­ga y la sos­pe­cha un ins­tru­men­to. Sim­ple­men­te se ejer­ce.

Au­to­no­mía en el po­der

O, en otros tér­mi­nos, en re­la­ción a la es­truc­tu­ra de po­der que lo lle­vó al man­do –la mi­li­tar y sec­to­res he­ge­mó­ni­cos en el cam­po em­pre­sa­rial y so­cial–, la au­to­no­mía con­que se mo­vió Pi­no­chet fue ter­mi­nan­te.

Al año de es­tar en La Mo­ne­da, se des­pren­dió de in­fi­ni­dad de man­dos mi­li­ta­res que res­pal­da­ron su as­cen­so. Al re­ti­ro o a car­gos sin gra­vi­ta­ción de­ci­si­va en el ran­go ope­ra­cio­nal de las fuer­zas. Pa­ra ma­ne­jar fran­jas en­te­ras del apa­ra­to de Es­ta­do, Pi­no­chet bus­có ci­vi­les. Por ca­so, la Can­ci­lle­ría, es­pa­cio his­tó­ri­ca­men­te muy pro­fe­sio­na­li­za­do en Chi­le. Lu­gar com­ple­jo de ma­ne­jar pa­ra un país so­bre­car­ga­do de di­fe­ren­dos li­mí­tro­fes. En aque­llos 70, por ejem­plo, 13 só­lo con Ar­gen­ti­na. En­tre ellos na­da me­nos que el Bea­gle. Pi­no­chet co­rrió a la Ar­ma­da del ma­ne­jo de la po­lí­ti­ca exterior y co­lo­có a di­plo­má­ti­cos de ca­rre­ra en su ma­ne­jo. Só­lo ren­dían cuen­tas an­te él. En tér­mi­nos de ejer­ci­cio del po­der, en un in­tere­san­te tra­ba­jo (1) el fran­cés Alain Rou­quié en­cuen­tra en Pi­no­chet “fran­quis­mo sud­ame­ri­cano’’.

Una su­ma de lo que el in­glés Paul Pres­ton, en su for­mi­da­ble bio­gra­fía (2) so­bre aquel ga­lle­go san­grien­to de­fi­ne en tér­mi­nos de:

• De­ter­mi­na­ción pa­ra des­ma­le­zar e in­clu­so ani­qui­lar to­do atis­bo o reali­dad que le im­pi­die­ra – even­tual­men­te– la prác­ti­ca ex­clu­yen­te de su po­der.

• Fé­rrea vo­lun­tad de su­per­vi­ven­cia.

• As­tu­cia ins­tin­ti­va e im­per­tur­ba­bi­li­dad –san­gre fría, con­cre­ta­men­te– a la ho­ra de de­ci­dir. Qui­zá la ha­bi­li­dad de Pi­no­chet pa­ra ma­ni­pu­lar fue más rús­ti­ca que la del Cau­di­llo. Más tos­ca. Pe­ro ha­bi­li­dad al fin.

To­do en un ge­ne­ral chi­leno que lle­gó tar­día­men­te al gol­pe del 11 de sep­tiem­bre de 1973 con­tra el

El fran­cés Alain Rou­quié en­cuen­tra en Pi­no­chet una va­rian­te de “fran­quis­mo sud­ame­ri­cano’’. Qui­zá la ha­bi­li­dad de Pi­no­chet pa­ra ma­ni­pu­lar fue más rús­ti­ca que la del Cau­di­llo. Más tos­ca. Pe­ro ha­bi­li­dad al fin.

le­gí­ti­mo go­bierno del so­cia­lis­ta Sal­va­dor Allen­de. Por­que Pi­no­chet se su­mó en las úl­ti­mas ho­ras del lu­nes 10, cuan­do un man­do de la Ar­ma­da y otro de la Fuer­za Aé­rea le di­je­ron que con el Ejér­ci­to o sin él sa­lían en la ma­ña­na del 11 a de­rro­car a Allen­de. Y Au­gus­to Pi­no­chet co­men­zó en­ton­ces su ca­mino ha­cia el ce­sa­rea­to.

1) Alain Rou­quié, en “A la som­bra de las dic­ta­du­ras”, Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca, Mé­ji­co, 2010

2) Paul Pres­ton en “Fran­co, Cau­di­llo de Es­pa­ña”, Gri­jal­bo, Bar­ce­lo­na, 1994

* Pe­rio­dis­ta, en­via­do es­pe­cial del “Río Ne­gro” al ple­bis­ci­to de 1988 en Chi­le

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.