Un mues­tra­rio de la vi­da e his­to­ria de la me­se­ta rio­ne­gri­na en Val­che­ta

Rio Negro - Opiniones - - DEBATES - Jor­ge Castañeda*

Si el via­je­ro vi­si­ta Val­che­ta irá de sor­pre­sa en sor­pre­sa. Mi­ra­rá en las ri­be­ras or­na­das de es­pa­cios ver­des co­rrer las aguas del vie­jo arro­yo me­se­ta­rio, dis­fru­ta­rá ob­ser­van­do las her­mo­sas pie­zas con­fec­cio­na­das por los artesanos lo­ca­les, pro­ba­rá sus ex­qui­si­tos pro­duc­tos re­gio­na­les, es­cu­cha­rá can­tar el agua en las ace­quias re­gan­do quin­tas y jar­di­nes, vi­si­ta­rá el bos­que pe­tri­fi­ca­do más sep­ten­trio­nal de la Pa­ta­go­nia y por su­pues­to vi­si­ta­rá el Mu­seo Pro­vin­cial Ma­ría Inés Koop, así lla­ma­do en ho­me­na­je a su fun­da­do­ra y pri­me­ra di­rec­to­ra, una ver­da­de­ra de­fen­so­ra del pa­tri­mo­nio cul­tu­ral e his­tó­ri­co de la lo­ca­li­dad y sus pa­ra­jes.

Hoy Ro­mi­na Rial, hi­ja de Ma­ría Inés y mu­seó­lo­ga, es su ac­tual di­rec­to­ra. In­quie­ta, es­tu­dio­sa y muy iden­ti­fi­ca­da con su es­pe­cia­li­dad, ha do­ta­do a la ins­ti­tu­ción de mo­der­nos atrac­ti­vos, pro­mo­cio­nan­do char­las de in­ves­ti­ga­do­res y mues­tras y sien­do la an­fi­trio­na gen­til en las vi­si­tas co­ti­dia­nas tan­to de tu­ris­tas co­mo de de­le­ga­cio­nes es­co­la­res de to­da la pro­vin­cia.

Una gran can­ti­dad de pie­zas se agru­pan te­má­ti­ca­men­te en sus vi­tri­nas, sus pa­re­des, en ca­da rin­cón, pa­ra con­tar una his­to­ria di­fe­ren­te y par­ti­cu­lar.

Allí se pue­den ob­ser­var pon­de­ra­bles y mi­le­na­rios los hue­vos de di­no­sau­rios que nos cuen­tan de un tiem­po di­fe­ren­te y que al de­cir de Gar­cía Már­quez son pu­li­dos, blan­cos y enor­mes co­mo las pie­dras tan abun­dan­tes en la al­dea de Ma­con­do.

Se pue­den ver las cás­ca­ras de pal­me­ras, pe­tri­fi­ca­das con sus dá­ti­les fó­si­les co­mo mi­ran­do al vi­si­tan­te des­de la exó­ti­ca quie­tud de sus cua­drí­cu­las per­fec­tas; los res­tos con­ver­ti­dos en pie­dra de lo que ha­ce mi­llo­nes de años eran gi­gan­tes­cos ár­bo­les que da­ban som­bra y co­mi­da a los sau­rios del lu­gar, cuan­do era un bos­que tro­pi­cal.

En otra vi­tri­na las tu­rri­te­las con su his­to­ria cir­cu­lar co­mo en los vie­jos man­da­las orien­ta­les, los hue­sos del Mi­lo­dón que tan­to in­tri­ga­ron al Pe­ri­to Mo­reno des­de su sue­ño de 10.000 años, la hue­ca ca­pa­ra­zón del Glip­to­don­te, tes­ti­go le­gen­da­rio de un tiem­po per­di­do; las hue­llas fó­si­les de aves, los gran­des dien­tes del Car­cha­ra­dón Mi­lo­dón, tiburón de 25 me­tros, ha­bi­tan­te del gran ba­jo del Gua­li­cho, cuan­do allí las aguas se en­se­ño­rea­ban im­pe­tuo­sas; las os­tras ero­sio­na­das por la mano del tiem­po co­mo pe­be­te­ros ta­lla­dos en pie­dra. Y allí, ma­jes­tuo­sa, la ca­be­za fó­sil del ce­tá­ceo ma­rino del­fín pi­cu­do de Cu­vier pa­ra el de­lei­te de los in­ves­ti­ga­do­res.

En otro es­pa­cio es­tán los mor­te­ros con sus ma­nos de pie­dra, las ha­chas ce­re­mo­nia­les, em­ble­mas de man­do de los To­quí, cu­yos gra­ba­dos y gre­cas se pier­den en la no­che de los tiem­pos; las pun­tas de fle­chas, los ras­pa­do­res, los uten­si­lios de hue­so, los co­lla­res de re­don­das llan­cas y los di­ver­sos ob­je­tos lí­ti­cos que nos cuen­tan la ges­ta de un tiem­po le­gen­da­rio y dis­tin­to que bus­ca el epi­ta­fio er­ci­llano pa­ra res­ca­tar­los del ol­vi­do.

Se pue­den apre­ciar las pie­dras geo­ló­gi­cas en su her­mo­sa va­rie­dad –nin­gu­na tan be­lla y co­lo­ri­da co­mo la fluo­ri­ta– que des­cri­ben la ri­que­za de nues­tro sub­sue­lo. En lu­gar desata­ca­do des­can­san los ob­je­tos de la vi­da co­ti­dia­na de la co­lo­nia agrí­co­la, par­te de la his­to­ria del pue­blo que no se re­sig­na a ol­vi­dar su pa­sa­do de in­mi­gran­tes y co­lo­nos que su­pie­ron for­jar la tie­rra con tra­ba­jo y es­pe­ran­za.

Lla­ma la aten­ción una vie­ja vo­lan­ta del 1880 que per­te­ne­cie­ra a una fa­mi­lia des­cen­dien­te del ca­ci­que Pin­cén, con una muy ri­ca his­to­ria que in­clu­ye a un mi­nis­tro y que hoy só­lo es­pe­ra a sus ca­ba­llos pa­ra co­rrer nue­va­men­te por la es­te­pa pa­ta­gó­ni­ca de “acha­pa­rra­da flo­ra y de plan­tas enanas”.

Des­de sus pa­re­des los vie­jos re­tra­tos de an­ti­guos po­bla­do­res cuen­tan una ges­ta de pio­ne­ros don­de to­do re­que­ría de gran­des es­fuer­zos y sa­cri­fi­cios. Hay uten­si­lios sim­ples de la vi­da co­ti­dia­na, ob­je­tos de mu­cho va­lor afec­ti­vo pa­ra quie­nes los de­jan en cus­to­dia o los do­nan al mu­seo: ras­tras an­ti­guas, bo­te­llas ra­ras, aba­ni­cos, cu­nas an­ti­guas, el vie­jo piano de la es­cue­la Nº 15, un si­llón de pe­lu­que­ro, una an­ti­gua má­qui­na de ci­ne, ra­dios, añe­jas re­vis­tas. ¡Cuán­ta nos­tal­gia! Ca­da pie­za tie­ne su ró­tu­lo, pa­ra ilus­trar­nos y apa­gar la sed de co­no­ci­mien­tos, y muy es­pe­cial­men­te la gen­ti­le­za de Ro­mi­na pa­ra res­pon­der a to­das in­quie­tu­des.

Cuan­do uno fi­na­li­za la vi­si­ta al Mu­seo Ma­ría Inés Koop lo re­ci­ben en el exterior del edi­fi­cio los ár­bo­les de la ri­be­ra, las lo­ra­das que re­gre­san al­bo­ro­ta­das y las aguas del vie­jo arro­yo que con su sa­lu­do de­jan el al­ma col­ma­da de luz y so­laz.

*Es­cri­tor de Val­che­ta

El mu­seo pro­vin­cial Ma­ría Inés Koop cum­ple 40 años. Ten­drá to­da re­mo­de­la­da la sa­la his­tó­ri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.